Portada :: Europa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 09-10-2017

El lenguaje antiobrero e insultante de monsieur Emmanuel Macron, la nueva esperanza blanca de la UE merkeliana

Salvador Lpez Arnal
Rebelin


Lo coment el pasado sbado, 7 de octubre. Marc Bassets, en el global imperial [1]. Vale la pena recordar y valorar lo sealado.

Monsieur Macron visit la primera semana de octubre el departamento de Corrze [2]. Un grupo de trabajadores de una fbrica en dificultades protestaban en un ambiente de tensin (cmo si no?). Podemos imaginar sus razones: despidos, malas condiciones de trabajo, desesperacin ante lo que se les avecinaba, etc. Reunido con polticos profesionales locales, monsieur Macron apunt en un lenguaje soez-elitista, el suyo: Algunos, en vez de montar folln, deberan ir a ver si puede buscar trabajo ah [en otra fbrica cercana], porque adems estn cualificados para hacerlo. La palabra usada, bordel (folln, lo, quilombo) tiene connotaciones vulgares, nos recuerda Bassets.

Hace unas semanas, como seguramente recordamos, el mismo monsieur Macron llam vagos a las personas que se oponan y enfrentaban a su (contra)reforma laboral. No es imposible que, entre otras, la espaola del PP le haya servido de inspiracin. Los neoliberales confesos aprenden siempre de lo peor.

Monsieur Macron se excus en el segundo caso, creo que no en el primero. Se quiso referir, explic, a los polticos que durante dcadas se haban quedado de brazos cruzados en vez de reformar Francia. Si fuera as, si fuera esa la referencia real de sus vagos, encajara bien el calificativo? Los polticos que se han opuesto a las contrarreformas laborales francesas son unos vagos? Monsieur Macron es, por el contrario, el ejemplo de poltico laborioso?

Pero hay ms antecedentes nos recuerda Bassets.

Cuando era ministro de Economa con el presidente Hollande, monsieur Macron us el trmino de iletrados para referirse a los trabajadores de un matadero que iba a cerrar sus puertas. En la misma lnea y en esa misma poca, en una discusin con unos trabajadores huelguistas que le reprochaban tener suficiente dinero para pagarse un traje elegante como el que el ministro llevaba, les respondi sin ms miramientos: La mejor manera de pagarse un traje es trabajar. Lo entendieron? Les qued claro a los trabajadores lo que hay que hacer para vestirse como hay que vestirse?

Volvamos a Corrze y recordemos su comentario: Algunos, en vez de montar folln, deberan ir a ver si puede buscar trabajo ah [en otra fbrica cercana], porque adems estn cualificados para hacerlo. Despiste, un mal momento, un enfado circunstancial? Nada de eso, por supuesto que nada de eso. Rascando un poco, irrumpe, una vez ms, la cosmovisin neoliberal, impa y antihumanista. Los trabajadores, que ellos llaman o suelen llamar mano de obra o mano de obra no cualificada, reflejados en su contabilidad como gastos de personal al lado de sus gatos energticos por ejemplo, los trabajadores, deca, son una mercanca, sin apenas derechos, una mercanca, como casi todo en la civilizacin del capital, que debe acomodarse a los planes creativos del capital. Sin huelgas, si reuniones, sin manifestaciones, sin organizaciones. Donde el capital ordene, all hay que ir y basta. El capital manda en plaza. En todas las plazas. Y si hay paro por razones estructurales o de supervivencia de las empresas a buscar cualquier tipo de trabajo y donde sea, cerca o a 1.000 km de casa. O, si no hay ms remedio, a esperar la buena nueva. Sin rechistar y en nuevos ciclos de nuevos reciclajes.

Mientras tanto, a prepararse y a usar, cuando sea el momento, un lenguaje delicado, elitista, exquisito, nada de follones, un lenguaje como el que usa monsieur Macron, la esperanza blanca de esta UE merkeliana que se saca la careta salvaje antiobrera a la primera del turno.

El lenguaje dice mucho de nosotros; los insultos antiobreros dicen mucho de monsieur Macron y de lo que realmente representa.

 

Notas

1) https://elpais.com/elpais/2017/10/06/opinion/1507302599_985794.html

2) Viejo feudo, seala Bassets, no s si de forma contradictoria o a ttulo descriptivo, de los presidentes Jacques Chirac y Franois Hollande.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter