Portada :: Ecologa social
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 10-10-2017

Invertir en la juventud rural es el futuro del campo dominicano

IPS

Este artculo integra una serie sobre el Da Mundial de la Alimentacin, el 16 de octubre, que este ao tiene como tema: Cambiar el futuro de la migracin. Invertir en seguridad alimentaria y desarrollo rural.


Pedro de los Santos y Niurka Adn. Crdito: Rosa Borg/FAO

SANTO DOMINGO, 5 oct 2017 (IPS) - Empujado por la falta de oportunidades laborales en su provincia de origen, Monte Plata, Pedro de los Santos decidi trasladarse hasta la capital de Repblica Dominicana donde trabaj por varios aos como vigilante de seguridad en una torre de apartamentos.

No tena fuente de ingresos aqu, en la ciudad era que haba mejor vida y cog para all, explic.

Con un trabajo duro y mal pagado, que lo mantena alejado del calor de la familia, Pedro decidi escuchar a su esposa migrante en la ciudad igual que l- y volver a su pueblo para darle una oportunidad a un oficio que dej de lado cuando an era un mozalbete: la agricultura.

Cuando era un muchacho mi pap tena un conuco y nos mandaba a mis hermanos y a m a trabajar, pero cuando crecimos lo abandonamos. No nos gustaba. Ahora me gusta tanto que pienso estudiar agronoma, cont Santos.

Fue a travs del proyecto Unidades de Produccin Agropecuarias Demostrativas y de Capacitacin, que desarrolla la FAO en esta y otras provincias de la regin Este, que este joven de 27 aos encontr su verdadera vocacin al punto de que planea ingresar a la universidad para convertirse en agrnomo.

Este agricultor, a quien todos conocen como Alex, tiene a su cargo el cuidado del estanque de peces que ha instalado la organizacin, a los que alimenta y cambia el agua cuando es necesario.

Cada tres meses, cuando los peces estn aptos para el consumo, son puestos a la venta entre los miembros de la comunidad, asegurando un alimento fresco, nutritivo y a bajo precio para sus habitantes.

Disponer de alimentos sanos y frescos es una de las cosas que ms aprecia su esposa Niurka Adn, madre de una nia y con un beb en camino: En un maana vamos a poder darles a nuestros hijos una alimentacin sana, ya que en la siembra de las hortalizas no utilizamos ningn tipo de qumicos.

Esta madre tiene tambin su historia de desarraigo, pues al igual que su esposo, migr hacia la ciudad capital en busca de mejores oportunidades que les fueron esquivas, pero el recuerdo de su campo, ubicado en el paraje de Sabana de la Maya del municipio de Yamas, en Monte Plata, hizo que convenciera a su esposo de volver y se dedicaran a la agricultura.

Historia parecida tiene Modesta Santos Mariano, quien siendo una adolescente abandon esta misma comunidad para trabajar en labores domsticas en la capital dominicana. Aun despus de casarse sigui trabajando en casas de familia.

El nacimiento de sus hijos, y la idea de que crecieran alejados de ella, fue la principal motivacin que tuvo Mariana para dejar su trabajo en la ciudad y regresar a Sabana de la Maya.

Aunque no pertenece a una familia de agricultores, la llegada del proyecto de la FAO (Organizacin de las Naciones Unidas para la Alimentacin y la Agricultura) la motiv a integrarse a las labores agrcolas y hoy es una de las entusiastas mujeres que forman parte de la Asociacin de Agricultores de Sabana de la Maya.

Si seguimos ampliando el proyecto y trabajando juntos se puede salir adelante y vivir de la agricultura, afirm Mariana.