Portada :: EE.UU.
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 10-10-2017

Las Vegas

Nino Gallegos
Rebelin



Antes y despus de New York, Las Vegas, tena que ser el escenario para el acto propiciatorio de la matanza, al estilo del hombre blanco. Si no fue por el terrorismo, fue, por el terror: los heridos y los muertos, los balaceados y los ejecutados, a mansalva, con un arsenal de armas y un hombre blanco, solo. Ni siquiera un lobo solitario. Un hombre, normalmente, enloquecido por las armas y las masas?: la gente y los dems, corriendo y arrastrndose por sus vidas. Cuando el hombre blanco enloquece en su pulcritud supremacista de raza blanca, mata a los de su raza porque cree que de la raza blanca, el hombre blanco, se ha contaminado de algo y de alguien, del mal o de los malos? Entonces, empieza a escuchar voces ancestrales, dicindole que elimine a los elementos contaminados e indeseables para la antigua raza blanca, no habiendo ningn misterio biogentico y poltico cuando el entrecruce con la raza aria, en la hibridacin de la pulcritud y la blancura, de la poderosa imaginacin supremacista, el mal y la locura, se gestan, se alimentan y se paren en cada parto o en cada aborto con el sabelotodo de la estpida ignorancia moderna, donde Dios no ha sido necesario y s Los Padres Fundadores, tampoco Thoreau y Whitman.

El hombre blanco, el de los generales Grant, Pershing y Patton es individualista, poseso, obseso, cabeza de una familia disfuncional por motivos e instintos egostas, de aqu que al multifrancotirador-un solo hombre blanco le fue suficiente y autosuficiente parapetarse y pertrecharse para tirar a diestra y siniestramente y dejar de disparar hasta que se dispar a s mismo y a la decadente y boqueante cultura del hombre blanco.
Esa, Mi Lucha, la interna del hombre blanco, fue la del hombre blanco disparando desde una ventana rota del hotel Mandalay Bay, a la gente y los dems en la explanada escuchando msica country; un gnero musical propio y tradicional en la cultura de la raza blanca americana.

Desde el mundo de arriba del hombre blanco se baja a travs de en medio del cielo hasta abajo de la tierra, vindolo el hombre caf, amarillo, negro, albino y cetrino a todo color con ese andar marcial derrotado en todos los campos de batallas, habidos y por haber-a ver, de aqu a la prxima concentracin para el exterminio humano.

La voluntad tica y moral en el estado actual mental del hombre blanco americano, desde Vietnam a Irak-Siria, ha sido la frustracin ante la derrota, y por eso lo de Trump de rehacer una America-Made in USA ms grande y fuerte, teniendo abajo a Mxico, en frente a Cuba, y del otro lado, a Corea del Norte.

El hombre blanco en el hotel Mandalay Bay, no era siquiera los hombres del poema Aullido, tal vez s/quizs no, de Ginsberg como s de los hombres-personajes en las novelas, cuentos y poemas de Bukowski: el hombre blanco disparando a travs de una ventana rota, fue un hombre armado, desalmado y cruelmente cobarde, asesino sumario y serial en un solo acto, porque ni hroe ni antihroe para la cultura oficial y la contracultura popular, porque su soledad en el aislacionismo y en el nacionalismo progringos es un fascismo armado hasta los dientes e incapaz de superar cualquier derrota militar y desplegar ante cualquier amenaza su complejo psiquitrico e industrial militar.
Los hombres blancos del Rifle, tan respetables como tan detestables, no solamente han cazado seres animales porque estn cazando seres humanos como ir a un da de prcticas al tiro al blanco, al caf, al negro, al amarillo, al albino, al mal del pinto y al cetrino imaginndose colgando-posteando las pieles, los colores y los sexos en el Facebook junto a la bandera de las barras y las estrellas, recibiendo del Presidente un encubierto y cmplice Twitter, por omisin e inaccin, temprano por la maana.

En alguna parte, Adam Smith, escribi:
El hombre que dedica su vida a realizar una cuants operaciones sencillas, cuyos efectos son, tal vez, siempre o casi los mismos, no tienen ocasin de ejercitar su inteligenciay, en general, se vuelve tan estpido e ignorante como puede volverse una criatura humana.

El rasero racial, antropolgico, social y cultural del hombre blanco es tal y para cual en el capitalismo de enajenacin y consumo, y nunca ha sido la tal inocencia americana, concebida y perdida, en sus relaciones humanas, familiares, amistosas e inamistosas, siendo ms proclive y proactivo a ganarse enemigos en el mundo de arriba, en el cielo de en medio y en la tierra de abajo: el hombre blanco es revulsivo y repelente (de y en) s mismo, plstico, desechable y contaminante. Es el Trashman-Trashuman, lesivo y agresivo, al ser humano y a la condicin humana.

De las matanzas y las masacres que viene el hombre blanco, no han sido de pelcula hollywoodesca, y la que se ha ejecutado en Las Vegas, ciudad ficticia y real para el juego y el dinero, espejismo que aparece y desaparece en el desierto arriba en el mundo, en medio de cielo y abajo en la tierra, a la vista de las manos y en los trasmanos de la jugada maestra: el engao, en el cual todos ponen, pierden y ganan, no contaban con un jugador fuera de lugar y de s mismo, el multifrancotirador, que habiendo planeado con una lectura visual lo que Jean Baudrillard escribi:
Por todas partes la supervivencia est a la orden del da, al parecer debido a una oscura nusea de la vida o un deseo colectivo de catstrofe (pero no hay que tomrselo demasiado en serio: existe tambin un juego de catstrofe.)

Las Vegas, utopa y distopa al mismo tiempo y en el mismo espacio de la ldica hiperrealidad que con las miles de cmaras de seguridad captaron las luces intermitentes metlicas de fuego y plvora en cada bala disparada con un excesividad de locura americana, siendo y hacindose el exceso tan ajeno y tan deseable para la propia cultura americana del hombre blanco que, invade y ocupa, con sus bases militares, otros pases y otras culturales con la indiferencia y la indolencia del complejo industrial militar, a nombre de la democracia y la Pax americana.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.




Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter