Portada :: Brasil
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 11-10-2017

Se hace urgente un debate sobre los medios de comunicacin de Brasil

Pedro Simon Camaro
ALAI Agencia Latinoamericana de Informacin


Como resultado de la crisis poltica que se arrastra desde 2013, Brasil vive un momento singular. Entonces, se levant la primera ola de grandes protestas protagonizadas principalmente por la clase media. En ese periodo, los grandes medios de comunicacin no eran los que convocaban a las manifestaciones. El objetivo de las protestas era exigir ms y mejores servicios pblicos

El momento en que los grandes medios de comunicacin -principalmente la Globo- comienzan a analizar las manifestaciones en los noticiosos, la lnea editorial se fue invirtiendo y ocurri una separacin entre los manifestantes de izquierda -muchas veces asociados al disturbio, y las manifestaciones pacficas qu , segn las noticias, eran protagonizadas por ciudadanos brasileos. Infelizmente, a esas alturas, fue muy difcil distinguir exactamente lo que significaba cada una de las manifestaciones, quines participaban en ellas y cules eran las aspiraciones de cada uno de esos participantes.

El hecho es que el cuadro presentado por abalado, encasillaron a los brasileos en diferentes campos y foment la polarizacin. Ello provoc fuertes tensiones en momentos de extrema importancia para la poltica nacional. Sin embargo, esa crisis no permiti que los grandes medios de comunicacin salieran del proceso con el mismo poder con el cual ingresaron al mismo. El activismo de las grandes empresas periodsticas del Brasil fue tan grande que ya es imposible ocultar a la poblacin la manera tendenciosa con la que elaboran las noticias. No se trata de afirmar que los grandes medios de comunicacin perdieron su poder, pero hoy stos dividen la atencin de la opinin pblica con informaciones provenientes de otras fuentes, mayoritariamente de internet.

Prueba de que se afect al monopolio de los grandes medios de comunicacin es la tentativa del Jornal Nacional de la Red Globo a presentarse como un programa hecho por profesionales de la internet y de la televisin y a declarar que usan un lenguaje diferenciado. La alteracin ocurrida recientemente tambin se repite en las otras emisoras u es consecuencia de la aproximacin del pblico con el internet. Es un intento de los grandes medios de comunicacin para mantenerse como el poder de mayor influencia en la opinin pblica. Sin embargo, ocurre que el Brasil de hoy es muy diferente al de los aos 90 cuando esas grandes empresas de comunicacin controlaban casi toda la informacin que circulaba en el pas. Hoy -gracias a internet- se puede decir que la Red Globo y las otras emisoras ya no son las nicas proveedoras de entretenimiento audiovisual e informacin.

La quiebra del monopolio de la informacin ejercido durante dcadas por los grandes medios de comunicacin en Brasil es algo significativo, sin embargo an est muy lejos de representar una democratizacin de la informacin. Mientras la polarizacin en la sociedad va disminuyendo, queda la sensacin ciudadana de que las noticias pueden no ser representaciones tan confiables de los hechos. Aunque por tradicin se siga consumiendo los mismos peridicos y los mismos programas, ya existe un poco de desconfianza que antes no haba.

Esta nueva situacin requiere atencin porque puede revelar una serie de nuevas resignificaciones sobre el funcionamiento de la sociedad brasilea, que es extremadamente influenciada por los medios de comunicacin. Mientras no surjan cuestionamientos en la sociedad que conduzcan a generar una reflexin sobre el tema, el proceso de transformacin permanecer estancado. Debatir el contenido y la estructura de los grandes medios de comunicacin tal vez sea el camino ms productivo para comprender el rol que stos ejercen.

Me arriesgo a decir que los grandes medios de comunicacin son responsables del desconocimiento que la sociedad tiene de su propio pas, por la manera en que stos recrean la nacin. En la perspectiva de las grandes empresas de comunicacin existe apenas el Sudeste, Brasilia y una parte del Sur. El resto es tratado apenas en ocasiones especiales. Los asuntos prioritarios son poltica, economa y violencia.

La poltica se restringe a Brasilia, a cmo van las discusiones en la capital que afectan el resto del pas. El problema es que elaboran esas noticias a partir de la poltica y no de los ciudadanos. Sera muy diferente si la noticia tuviese como preocupacin primordial la vida y la perspectiva del ciudadano. En cuanto a la economa, la lgica es parecida. Las noticias tienden a mostrar cmo los cambios en el mercado o en el escenario econmico afectan a trabajadores y consumidores.

Se ignora el discurso del trabajador. Es como si esa parte de la sociedad no tuviese un posicionamiento que amerite ser parte del debate nacional. Ya la violencia es el nico tema que puede motivar noticias de cualquier regin de Brasil. En relacin a eso, diariamente miles de personas conviven con las dificultades que produce la sequa en el noreste semirido, sobre lo cual casi nada se dice. De la misma forma, es cada vez mayor el nmero de personas que conviven con el hambre, otro asunto indeseable para los grandes medios de comunicacin. La educacin, la cultura, la falta de polticas culturales, la escasez de servicios pblicos de calidad y los motivos de estos problemas tambin son ignorados por los noticiosos televisivos y peridicos. Estos asuntos slo salen a la luz cuando son utilizados polticamente en contra o a favor de algn actor poltico.

Se debe debatir la calidad de este tipo de periodismo que esconde no slo una parte del Brasil, sino un contingente significativo de la poblacin. Las fuerzas polticas tampoco son tratadas de manera equitativa, lo que deja en claro que no existe pluralidad de discursos en los medios de comunicacin brasileos. Una caracterstica que perjudica el pas como un todo.

Pedro Simon Camaro es periodista. Trabaj como reportera de televisin y actualmente es colaboradora en la Fundacin Perseu Abramo y realiza su maestra en Comunicacin y Semitica en la PUC-SP.

Traduccin: Sandra Aliaga, para Alainet.

Fuente: http://brasildebate.com.br/a-midia-brasileira-precisa-ser-debatida-com-urgencia/



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter