Portada :: Chile :: Pueblo Mapuche: Cinco siglos de Resistencia
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 11-10-2017

Violenta represin sufre marcha por la Resistencia Indgena en Santiago

Andrs Figueroa Cornejo
Rebelin


Este ao el gobierno determin que el da del inicio de la invasin colonialista en contra del que luego sera el continente latinoamericano, no se conmemore el 12 de octubre sino que el lunes 9, tres das antes que en la realidad histrica. En consecuencia, el lunes 9 fue declarado feriado o asueto y el 12 ser un da cualquiera.

Sin embargo, y volvindose una sola manifestacin a propsito del medio siglo desde el asesinato de Ernesto Che Guevara en Bolivia, el 9 de octubre diversas agrupaciones mapuche y no mapuche, solidarias con la causa de los pueblos indgenas, convocaron a una marcha por la arteria principal de la metrpolis chilena que logr reunir a alrededor de 10 mil personas.

Las razones de la protesta que arranc al medioda en el ombligo de Santiago, la Plaza Italia, de acuerdo a los propios convocantes, estn en que La represin desatada del Estado chileno sigue articulando montajes en contra de nuestras dignas Comunidades en Resistencia y contra nuestros Presos Polticos Mapuche. Hoy son ms de treinta los hermanos y hermanas que enfrentan la persecucin judicial tras las rejas () Los gobiernos de Chile y Argentina se articulan para frenar las justas reivindicaciones mapuche y nuestra histrica lucha como un solo pueblo a ambos lados de la cordillera. La mafia estatal se coordina con sus diversas instituciones para proteger las inversiones de latifundistas, empresas forestales y otras multinacionales capitalistas que explotan y depredan nuestro territorio y recursos naturales, afectando la armona con la mapuuke y tambin el futuro y derecho de nuestros hijos a crecer en nuestro Wallmapuche. La ley antiterrorista heredada de la dictadura de Pinochet y perfeccionada por la Concertacin y Nueva mayora slo persigue a opositores, luchadores sociales y principalmente a Comuneros Mapuche.

La represin

Como es costumbre en la dictadura capitalista chilena, la masiva marcha por la resistencia mapuche y de otros pueblos originarios, fue violentamente reprimida con carros lanza-aguas cuya composicin contiene qumicos que queman la piel y las vas respiratorias; lacrimgenas antimotines igualmente dainas; detenciones por doquier y palizas de las Fueras Especiales de Carabineros. Al cierre de esta nota, an se desconoca el nmero de personas apresadas. Lo cierto es que en su enorme mayora se trata de jvenes.

Si la marcha parti hacia el sector poniente de la ciudad, siempre por la Alameda, de manera compacta y pacfica, la represin policial se encarg de ir fracturando y disolviendo la protesta durante su trayectoria. La violencia uniformada impidi que se realizar el acto central de los organizadores en el bandejn de la Alameda a la altura de la estacin Repblica del metro subterrneo.

Tras la opresin

Las causas profundas del despojo territorial, el extractivismo o acumulacin originaria incesante, el racismo, la expoliacin y sobre explotacin, entre otras maldiciones, provienen de las relaciones sociales capitalistas. Chile, histricamente, ha sido gobernado por una oligarqua dependiente de los Estados centrales del capital. Al colonialismo espaol, le sigui el ingls y luego el estadounidense. En las ltimas dcadas, el capital chino tambin juega un papel cada vez ms relevante, posible de testear en la balanza de pagos. Mucho despus viene la Unin Europea. El entramado entre los grandes grupos econmicos nativos con las grandes corporaciones transnacionales y sus Estados han convertido a Chile, salvo breves perodos (como el de la Unidad Popular de Allende), en una simple y subordinada economa primario extractivista y exportadora. Las mercancas de mayor valor agregado, como las tecnologas, siempre han sido importadas, incluso como capital constante para la precaria y casi inexistente industria productiva local. De hecho, la pobre industria productiva est asociada a la exportacin de las mercancas salidas directamente del extractivismo (agro, minera, pesca, entre otras), cuyos precios y movimiento estn determinados por la especulacin de los denominados mercados internacionales, u oligopolios planetarios.

Ocurre que la resistencia de los pueblos indgenas y del Mapuche, en particular, est ligada a una cosmogona y desenvolvimiento que se contradice inmediatamente con la ideologa de la modernidad y del liberalismo. La ficcin del progreso infinito y el fetiche de la ganancia chocan con las relaciones de vida indgenas fundadas en un vnculo armonioso con la naturaleza, no destructivo. De all la represin estatal ante las distintas formas de resistencia y lucha mapuche y de otras comunidades originarias. La acumulacin capitalista de los Estados corporativos y empresariales que ordenan contradictoriamente la competencia y guerras intercapitalistas globales, no puede tolerar ni la menor insumisin ante el saqueo de las materias primas que demandan sus propios complejos productivos.

La resistencia mapuche no hace ms que colocar al desnudo la crisis civilizatoria de la reproduccin capitalista, su ideologa o falsa conciencia. Ese combate que se inici hace ms de 500 aos, en la actualidad obstruye el movimiento interno del capital. Una vez ms, los grandes ausentes son las y los trabajadores y sus fuerzas sociales aliadas en la guerra social entre opresores y oprimidos. La conquista de la independencia y la libertad de los pueblos indgenas en resistencia, supone la independencia de los grupos sociales subalternos chilenos, esto es, del conjunto de las opresiones. El Estado capitalista chileno tiene una dentadura implacable, y ningn grupo social por s solo podr echarlo abajo solitariamente.

Ya sera una gran cosa que las y los chilenos que sobreviven de la venta de su fuerza de trabajo, al menos comenzaran a luchar por el aumento del salario, como lnea condensada del conjunto de derechos sociales inexistentes y por alcanzar. Y que las mltiples iniciativas de organizacin popular cuyo horizonte de sentido es definida como anticapitalista y socialista radical, organizaran puntos de confluencia concretos, mientras, a la vez y en la prctica, crearan las estrategias urgentes en contra de la alienacin y el disciplinamiento social, enemigo principal de la llamada toma de conciencia de la inmensa mayora oprimida.

Frente a la lucha por la superacin de las relaciones capitalistas, las y los chilenos tienen un ejemplo precioso en la resistencia e incluso en aspectos sustantivos del proyecto de sociedad que subyace en las batallas histricas que hoy mismo ofrece el segmento social en resistencia de la liberacin colectiva mapuche.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter