Portada :: Amrica Latina y Caribe
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 13-10-2017

La guerra simblica contra el Che libertador

J. . Tllez Villaln
Contexto Latinoamericano


Dos tendencias reagrupan las estrategias comportadas por los instrumentos de dominacin capitalistas para neutralizar el capital simblico del Che Guevara. Por un lado, su estigmatizacin y criminalizacin como mquina de matar, su sedimentacin como terrorista movido por el odio. La otra, su iconizacin, su conversin en un logotipo vaciado de las ideas, valores y significados que los conecten con cualquier rebelda antisistmica. Esta ltima, ms sutil y camalenica, deviene viral, fluye por las visiones dominantes de la metaideologia liberal, y puja con fachada apoltica por conquistar los imaginarios del 99%.

Basta googlear su nombre para constatar la pugna entre las principales narrativas o discursos alrededor de su figura: Ernesto Che Guevarasigno de la rebelda mundial [1],Che Guevara es icono pop y smbolo de la libertad [2],La boina del Che Guevara como smbolo de nuevos tiempos [3],Che: la figura histrica detrs del icono [4]),Che Guevara: Las significaciones de un cono global [5],El Che, un icono deslumbrante [6], De smbolo revolucionario a cono subastado [7]. Maneras de rememorarlo, asumirlo, consumirlo, y/o reproducirlos que informan desde cul de los bandos intentamos ganrnoslo simblicamente, ms all del real continente/contenido.

Como ha sealado George Balandier, en las sociedades contemporneas el desorden se desplaza por las diferentes producciones simblicas y el poder se legitima por la produccin de imgenes, por la manipulacin de smbolos y su organizacin en un espacio que l llama teatralidad estatal [8].

En los escenarios de la palabra, como en los audiovisuales, la geocultura neoliberal, necesita para maximizar las ganancias, minimizar o borrar todas las resistencias. Para establecerse como Hegemn, busca anular todo lo que simblicamente le resulte disfuncional. Pensamiento nico, homogeneizacin cultural y de los sistemas de valores, son las condiciones ideales para este propsito, para el cual el Guerrillero Heroico deviene una impedimenta.

Sobre todo, para su proyecto de dominacin cultural del Sur Poltico y Nuestra Amrica, porque como ha destacado Nstor Kohan [9], el Che Guevara reflexiona en castellano. No en cualquier lado. En el Tercer Mundo. No en cualquier mbito. En el seno de la direccin poltica de la Revolucin Cubana y a lo largo de distintas experiencias guerrilleras e insurgentes, antimperialistas y anticapitalistas (desde el Congo hasta Bolivia). Por eso incomoda tanto. Porque descentra y desconoce las normas habituales de produccin, circulacin y consumo de los saberes tericos, incluido el marxismo. Lo que, adems de desmarcarlo de lo que se desmereng, lo conecta con los excluidos y subordinados de hoy, aun despus de medio siglo de su partida fsica.

Para encauzar este trayecto, suelen demandarse ciertas plumas de la derecha. Es el caso del apologista del neoliberalismo Mario Vargas Llosa y de su hijo Alvaro Vargas Llosa Para, quien por all por el 2005 escribi un largo escrito titulado La mquina de matar: El Che Guevara, de agitador comunista a marca capitalista [10] y El Che, cada vez ms mito y menos realidad. Un odio por el que califican mquina de matar que los compulsa al deslegitimar hasta sus huesos [11], al promover el libro Operacin Che. Historia de una mentira de estado, escrito por Maite Rico y Bertrand de la Grange, famosos por demoler otros mitos izquierdistas como el subcomandante Marcos y el Obispo guatemalteco Juan Gerardi.

Otro de ellos, Enrique Krauze afirma que la vindicacin del Che es esencialmente contracultural y la Che-mana no slo niega la tradicin democrtica de Occidente, sino que deja de lado lo que en su criterio es el nico ngulo salvable del Guevara para nuestros das: la coherencia de su igualitarismo. Para el manipulador, no hay nada ms remoto a los valores de las democracias representativas de la regin que las romnticas e irresponsables aventuras de aquel condottiero del siglo XX [12].

En la misma lnea, el columnista del Miami Herald Andrs Oppenheimer, compara el debate que se viene dando en la sociedad estadounidense sobre la campaa para derribar las estatuas del general sureo de la guerra civil Robert E. Lee, con la peticin para demoler los monumentos al Che Guevara que est teniendo lugar en Argentina [13], que terminan siendo una, la peticin de la Fundacin Bases en la Ciudad de Rosario que haba reunido hasta el 23 de agosto de 14,100 firmas en el sitio web Change.org.; en una ciudad de ms de un milln de habitantes.

Persiguiendo un Che light, simplificado, o simplemente conector entre, por un lado, las grandes maquinarias de control social, productoras de subjetividad capitalsticas y modeladoras de las mentes, y por otro, las instancias squicas, las maneras de percibir el mundo que decidieron los guionistas de la Sociedad del Espectculo. Otro Che construido ingenierilmente, segn cdigos precisos con el fin de favorecer una interpretacin nica, automtica y controlable de los subordinados.

Esta iconizacin, como ltima fase de figurativizacin del discurso, pasa por la conversin del sistema de significados sintetizados en el Che Libertador, en otro menos denso, ms fragmentado e inconsecuente, un Che romntico, aventurero, rebelde sin causa, cono del pop, marca. Dotado solo de atributos susceptibles de producir una ilusin referencial consustancial a la subjetividad neoliberal.

Ya logo, adems de utilizable para maximizar la plusvala, resulta ms fcilmente individualizable, es decir cada sujeto puede tener y amordar su propio Che, que liberalizado de patrones conductuales, se aviene con la flexibilizacin de la vida personal, tan caros en la subjetividad neoliberal que se propaga.

En tiempos en que se ha elevado al cubo lo que avizoraba Feuerbach hace ms de un siglo: "Y sin duda nuestro tiempo... prefiere la imagen a la cosa, la copia al original, la representacin a la realidad, la apariencia al ser... lo que es 'sagrado' para l no es sino la ilusin, pero lo que es profano es la verdad. Mejor an: lo sagrado aumenta a sus ojos a medida que disminuye la verdad y crece la ilusin, hasta el punto de que el colmo de la ilusin es tambin para l el colmo de lo sagrado."

En tal sentido la foto de Alberto Korda, con su propia historia de iconizacin y occidentalizacin, le sirve como anillo al dedo a los persuadores y manipuladores de mente para etiquetar, decodificar y simplificar al Guerrillero Heroico. Recurdese que se ha reproducido cierto correlato que arrebata el mrito al fotgrafo cubano o se lo transfieren al artista irlands Jim Fitzpatrick y al famoso representante del Pop Art estadounidense Andy Warhol. Ms recientemente, se ha sumado otro captulo de vulgarizacin, el The Banksys Che, la versin del grafitero britnico en la que sobrepone a la silueta de Fitzpatrick un par de gafas con forma del reconocido modelo de la marca Ray Ban, con signos de dlares sobre ellas.

A su vez, dos elementos visuales, objetos reproducibles y equiparables, concentran este agenciamiento simblico de su figura, uno es la estrella y el otro la boina. De esto informa, -por solo poner dos ejemplos- su uso por Madonna en la cartula de su disco American Life del 2003 y por algunas de las modelos en el desfile de famosa casa de moda francesa Chanelen la capital cubana, solo que esta vez recubierta de lentejuelas.

Esta iconizacin, digamos que de segundo grado, profundiza su desvalorizacin ideolgica, constituyendo un vaciamiento agregado hacia su trasformacin instrumental en marca o logo, bajo su hegemnica lgica reduccionista.

Lo que se dirime es entonces cul de los Che, El logo o EL Libertador, tiene mayor capacidad de seducir, de calar y resonar en el sentido comn de poca, de convertirse en el marco de significado desde el que la realidad social es procesada, explicada y ordenada para generar determinados posicionamientos y comportamientos.

Solo la conciencia, parida por la prctica revolucionaria, romper las cadenas que tejen la enajenacin y el individualismo. Consecuencia y condicionantes de la invasin ms ntima de la lgica del mercado, hasta el punto que el sujeto no solo vende su fuerza de trabajo, sino que goza existir bajo el mandato de convertirse a s mismo y a la propia relacin con uno mismo en capital financiero-como lo han modelado Laval y Dardot-; el sujeto se engendra a s mismo ilimitadamente en capital financiero y el capital financiero en sujeto. Un crculo vicioso donde se van borrando progresivamente los legados simblicos, la alteridad y la imposibilidad que la determina, hasta volverse la vida expresin de un presente absoluto [14].

Todo lo cual, ratifica la vigencia de la tesis guevariana de el hombre nuevo un sujeto emancipador de todos los esclavizados, colonizados, vilipendiados- y contundente mandarriazo al ladrillo fundacional del neoliberalismo y de la filosofa del despojo.

Notas

1. https://www.aporrea.org/ideologia/a41958.html

2. https://mundo.sputniknews.com/opinion/20130618157324733/

3. http://www.cmhw.cu/en-villa-clara/6231-la-boina-del-che-guevara-como-simbolo-de-futuro

4. http://www.dw.com/es/che-la-figura-hist%C3%B3rica-detr%C3%A1s-del-icono/a-4694880

5. https://journals.aau.dk/index.php/sd/article/viewFile/1091/920

6. http://www.abc.es/cultura/cultural/abci-icono-deslumbrante-201611290141_noticia.html

7. http://www.elmostrador.cl/noticias/mundo/2013/11/22/de-simbolo-revolucionario-a-icono-subastado-mitica-foto-del-che-guevara-es-vendida-en-7-200-euros/

8. https://antroporecursos.files.wordpress.com/2009/03/balandier-g-1988-el-desorden.pdf

9. https://marxismocritico.files.wordpress.com/2011/11/en-la-selva.pdf

10. http://www.elindependent.org/articulos/article.asp?id=1535

11. https://patriciadamiano.blogspot.com/2007/03/los-huesos-del-che.html?m=0

12. http://www.enriquekrauze.com.mx/joomla/index.php/biogr-retrato/91-biogra-critica-historica/295-che-vida-y-milagros.html

13. http://www.elnuevoherald.com/opinion-es/opin-col-blogs/andres-oppenheimer-es/article168939962.html#storylink=cpy

14. https://www.pagina12.com.ar/42162-que-es-la-subjetivacion-neoliberal

Fuente: http://www.contextolatinoamericano.com/site/article/la-guerra-simbolica-contra-el-che-libertador

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter