Portada :: Espaa :: Crisis poltica en Catalua
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 13-10-2017

Espero que Catalunya se quede en Espaa, pero defiendo su derecho a irse

Owen Jones
The Guardian


Es difcil no estar de acuerdo con el primer teniente alcalde del Ayuntamiento de Barcelona, Gerardo Pisarello, quien al referirse a la crisis poltica en Catalunya afirm: "Algunos caminan por una gasolinera llena de combustible con un mechero en la mano". En el centro del debate hay un principio democrtico bsico: el derecho a la autodeterminacin o, como indica el eslogan de los defensores del referndum, el derecho a decidir.

No tienes que querer la independencia de Catalunya para apoyar este principio; de la misma forma que puedes estar de acuerdo con el derecho al divorcio sin querer que todas las parejas se separen. Imaginemos que en una pareja, uno de sus miembros se cuestiona si la relacin va bien, y el otro no solo le niega la posibilidad de divorciarse sino que adems le impide sopesar esta posibilidad.

Esta reaccin es mucho ms que una afrenta. De hecho, no hace ms que alimentar el deseo de separacin del miembro de la pareja que ya tena dudas. Y esta es precisamente la reaccin ante la intransigencia del Gobierno espaol, sus polticas econmicas desastrosas, su negativa a negociar y las medidas brutales con las que intent impedir el ejercicio de las libertades civiles en Catalunya.

El presidente del Gobierno cataln, Carles Puigdemont, ha actuado con una prudencia admirable tras la celebracin de un referndum que termin con cientos de ciudadanos heridos y con policas agarrando a mujeres mayores por el pelo. Estas personas solo queran ejercer el derecho democrtico ms bsico: el derecho al voto. Algunos grupos independentistas ms radicales se han estado movilizando para que se proclame una declaracin unilateral de independencia, pero Puigdemont ha optado por suspender esta declaracin para fomentar el dilogo y la negociacin.

Sin embargo, cuando personas como Rafael Hernando, portavoz del Grupo Parlamentario Popular, describe una huelga general celebrada en Catalunya en apoyo a la democracia como una "huelga de corte nazi" se hace evidente que por parte de Madrid hay poca voluntad de dilogo. Ahora, el peligro es que el Gobierno espaol active el artculo 155 de la Constitucin y suspenda la autonoma de Catalunya. Altos funcionarios de la administracin temen que esto provoque disturbios y una nueva ofensiva policial, que tendra consecuencias imprevisibles.

La situacin en Catalunya no puede ser comprendida si no se analiza el contexto. Estamos ante otra reaccin a la crisis que sacude al mundo occidental; otro sntoma de un sistema en decadencia. "2017 podra convertirse en el ao en el que la poltica finalmente alcanz la crisis financiera del 2008": as describi Jeremy Corbyn el auge del partido laborista, pero lo cierto es que la crisis econmica ha provocado muchas otras reacciones polticas. Dio lugar a una nueva izquierda, que abarca desde el partido Syriza en Grecia, Jeremy Corbyn en el Reino Unido a Bernie Sanders en Estados Unidos. Tambin aliment el populismo xenfobo de derechas, con polticos como Donald Trump en Estados Unidos, Nigel Farage en el Reino Unido, el Frente Nacional en Francia y la extrema derecha en Austria. As mismo, jug un papel crucial en el resultado del referndum sobre la permanencia del Reino Unido en la Unin Europea (Brexit). Sin lugar a dudas esta crisis tambin ha dado lugar al nacimiento de un nacionalismo ciudadano en Escocia y en Catalunya.

Espaa fue uno de los pases ms afectados por la crisis. La tasa de desempleo entre los jvenes lleg a ser del 50%. Cientos de miles de familias perdieron sus casas cuando explot la burbuja inmobiliaria. Hace seis aos, el movimiento de los indignados ocup plazas de ciudades de todo el pas, entre ellas Barcelona. Fue el principio del fin de la hegemona de los dos partidos que haban estado en el Gobierno desde la llegada de la democracia en Espaa tras la muerte de Franco. El desengao poltico se ha convertido en una de las caractersticas que mejor definen lo que est pasando en Catalunya. En la Diada de 2012, el da nacional de Catalunya, unos dos millones de catalanes salieron a la calle para protestar contra los recortes en el sector pblico, el desempleo y el estancamiento de las condiciones de vida.

El Gobierno de centroderecha cataln aprovech este estado de nimo para pedir al Gobierno de Rajoy ms soberana presupuestaria. De lo contrario, indic, Catalunya se independizara.

Al mismo tiempo que las fuerzas independentistas pedan a los catalanes que dieran la espalda al sistema espaol, Podemos, el nuevo partido de izquierdas en el pas, y sus aliados abogaban por una reforma radical del sistema.

La propuesta de independencia, como explica el periodista Raphael Minder [corresponsal del The New York Times en Madrid] en su excelente nuevo libro, The Struggle for Catalonia, "prometa cambio y prosperidad en un nuevo Estado cataln, en contraposicin al estancamiento en una Espaa corrupta".

El comportamiento autoritario y despectivo del PP

En 2015, prcticamente la mitad de los catalanes votaron a partidos que se posicionaron a favor de la independencia. Todo parece indicar que los partidarios de la independencia se duplicaron en una dcada. La crisis econmica no fue el nico factor que aliment el descontento. Tambin lo fue el comportamiento autoritario y despectivo del Partido Popular. Los catalanes haban aprobado en referndum un estatuto que defina a Catalunya como "nacin" y daba un estatus especial a la lengua catalana. Sin embargo, el Partido Popular consigui que estos artculos quedaran sin efecto. Desde entonces, no se han parado de or peticiones para que se celebre un referndum de independencia. La situacin ha ido a peor, ya que el Partido Popular ha exacerbado la crisis catalana porque eso le da votos.

Cuando el Gobierno de Rajoy se opone a las fuerzas "separatistas" catalanas, como ellos las llaman, consiguen fortalecer el nacionalismo y el patriotismo espaol. Y, todava ms conveniente, consiguen que los electores no presten atencin a los escndalos por corrupcin que han sacudido al Partido Popular en los ltimos aos. Algunos catalanes de izquierdas, que defienden la necesidad de que se celebre un referndum pero no quieren la independencia, temen que el Gobierno espaol ya haya dado a Catalunya por perdida y que simplemente este alimentando el resentimiento y las quejas del resto de los espaoles para ganar votos en otras partes de Espaa.

Qu pasar a continuacin? La Unin Europea no ha condenado explcitamente el comportamiento de Rajoy. Ahora debera presionar al Gobierno para que negocie con Puigdemont y con otros polticos. Los Gobiernos del Reino Unido y de Canad permitieron que se celebraran referndums de independencia en Escocia y Quebec.

Obviamente, los catalanes deberan tener derecho a votar sin ser atacados por los antidisturbios. Mientras que el partido Podemos defiende este argumento, el Partido Socialista, bajo presin de su sector ms conservador, de momento no ha sido capaz de apoyar la que probablemente es la nica va para resolver esta crisis.

No suelo posicionarme a favor de los movimientos independentistas salvo que una nacin est siendo oprimida, como las que estaban dominadas por expotencias europeas. Catalunya no es una nacin sometida. Defender que Catalunya tiene derecho a divorciarse no significa querer que eso pase. Cuando se est atacando la democracia tenemos el deber de solidarizarnos.

Algunos sealan que la experiencia de Escocia y el Brexit demuestran que los referndums dividen a un pas. La negativa a que se celebre un referndum en Catalunya ha servido precisamente para provocar esa divisin. Si el Gobierno espaol hubiera querido que Catalunya se fuera, probablemente habra seguido la misma hoja de ruta. Es el principal responsable de esta crisis.

Al final, solo un nuevo Gobierno que aborde el agravio social y econmico de Catalunya podr garantizar que Espaa no se desintegre. El Gobierno actual ha creado una olla a presin que est a punto de explotar.

Fuente: http://www.eldiario.es/theguardian/Espero-Cataluna-Espana-defiendo-derecho_0_696430756.html

Traduccin de Emma Reverter



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter