Portada :: Chile
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 16-10-2017

Eleccin presidencial en Chile
Una derecha con hambre de poder

Cecilia Vergara Mattei
CLAE


La eleccin presidencial en Chile para el perodo 2018 - 2022 , se realizar el 19 de noviembre junto con la de diputados, senadores y tambin las de consejeros regionales , y ; en caso de ser necesaria una segunda vuelta , sta tendr lugar el 17 de diciembre, posiblemente entre el derechista Sebastin Piera y el socialdemcrata Alejandro Guillier.

Tras los resultados de las ltimas encuestas, la coalicin opositora Chile Vamos refuerza la idea de un triunfo de Piera en la primera vuelta, para lo cual buscar conquistar al electorado del candidato de la Unin Democrtica Independiente Jos Antonio Kast - quien obtuvo un 5 % en esta encuesta- , para as (tratar de) alcanzar la victoria en la primera vuelta .

Estas elecciones se desarrollan en un contexto poltico de gran desmovilizacin electoral, relacionado con que la crisis de confianza en la poltica en general, no se ha superado por medio de la campaa electoral. Hay escepticismo. La encuestadora Cerc/Mori diagnostica una opinin pblica depresiva, donde el fin del binominal ha atomizado las opiniones y ha debilitado los liderazgos polticos, en un contexto de desafeccin con la poltica.

Los adjetivos que se asocian a la poltica son claros: 42% desconfianza, 33% indiferencia. Slo un 10% compromiso, 6% entusiasmo y un 2% pasin. Si bien el gobierno y la presidenta Michelle Bachelet aumentan su aprobacin, el 45% de los consultados no quiere que siga gobernando la Nueva Mayora. Pero tampoco los gobiernos anteriores logran despertar admiracin ni nostalgia.

Respecto a cmo se construye la opinin pblica, los encuestados muestran una crisis en la credibilidad de la televisin como fuente de informacin y criterio. Aumenta la importancia de las redes sociales y medios electrnicos. Pero todava un 37% slo se informa por la TV abierta.

Las mediciones que dan a conocer que ms del 40 % de los votantes que apoyara al exmandatario y empresario Sebastin Piera, evidenci una clara ventaja frente a sus contrincantes, razn por la cual el bloque ha decidido instalar un discurso triunfalista. Alejandro Guillier tiene en las mediciones entre 28 y 31%. Beatriz Snchez entre 11 y 12%, Carolina Goic entre 7 y 9%. Marco Enrique Ominami entre 3 y 4%, Jos Antonio Kast entre 2 y 4%, Alejandro Navarro en torno al 1% y Arts bajo el 0%.

El punto fundamental radica ahora, segn los analistas, en determinar lo que pasara enunla segunda vuelta. El voto de Goic no resultar determinante ya que en todas las ocasiones anteriores ese electorado ha votado por la Concertacin o la Nueva Mayora. La derechizacin de Piera ha puesto difcil el trasvasije de votos Democracia Cristiana a la derecha.

En cambio el voto de la Izquierda no oficialista resultar decisivo. La sumatoria mecnica de Snchez, Goic y Enrique-Ominami podra evitar el triunfo de la derecha. Pero esta suma mecnica no es simple de pensar en la poltica real, indica lvaro Ramis en Punto Final.

Para Marta Lagos, directora de Barmetro Poltico, la posibilidad de un triunfo de Piera en primera vuelta existe si los candidatos de centroizquierda e izquierda desmovilizan sus bases electorales anticipando un pacto previo de segunda vuelta. La seal que daran al pactar anticipadamente es que la primera vuelta no importa. Si convocan menos votantes, la proporcin de votos de Piera no va a variar porque su voto es incombustible, por lo cual su porcentaje final aumentara y podra ganar en primera vuelta.

Lo que preocupa a algunos analistas son las cada vez ms desafiantes e insubordinadas expresiones de mandos militares que vuelven a alertar que Chile puede experimentar otro severo quiebre institucional, si las autoridades civiles no actan a tiempo y con firmeza. Los uniformados esperan es el triunfo de Piera o de la otra expresin todava ms extrema de la derecha, la de Kast, quienes coinciden en la intencin de militarizar la Araucana, a lo que est tan dispuesto el actual comandante en jefe.

Crisis de legitimidad

En una reciente entrevista en ministro de Hacienda Nicols Ayzaguirre- seal que Chile no se juega la vida en estas elecciones, porque tiene una institucionalidad fuerte, no como en otros pases donde las elecciones si tienen consecuencias muy importantes. Claro, el funcionario quera atraer inversiones en el Chile Day en Londres y sealaba a las claras que no habra cambios en la poltica econmica, fuera quien fuera el prximo presidente.

La derecha econmica est en un alto nivel de expectativas que no se oculta respecto al triunfo del especulador Piera. Juan Andrs Camus, presidente de la Bolsa de Comercio de Santiago, afirm que si el candidato de Chile Vamos no se convierte en el prximo presidente sobrevendra un colapso en el precio de las acciones.

Todo esto revela falta de sensibilidad respecto de la crisis de legitimidad del actual sistema socio-econmico agudizado por los problemas de la relacin incestuosa entre lo negocios y la poltica y la profunda contradiccin que enfrenta la actual administracin al no poder definir si est a favor de las reformas socio laborales en juego y si se est o no por priorizar de verdad el crecimiento econmico, lo cual depende de si se logra o no un cambio en el estilo de crecimiento, coment Eugenio Rivera en El Mostrador.

En este contexto, hacia el futuro deber definirse si el centro estar cooptado por la derecha y las organizaciones empresariales o si por el contrario ser hegemonizado por fuerzas polticas del centro que apostarn a la democratizacin del modelo poltico y econmico heredado y al fortalecimiento de los sectores medios como fuerza autnoma del mundo empresarial y la derecha.

El Frente Amplio genera una situacin nueva, pero no tiene recursos suficientes para alterar la hegemona de los ejes de la derecha y de la Nueva Mayora, pese a que este bloque se dividi. Por un lado estn quienes apoyan al senador socialista Alejandro Guillier, respaldados orgnicamente y electoralmente por los partidos PRSD, PS, PC, PPD, y por el otro quienes apoyan a la senadora democristiana Carolina Goic.

Esta divisin de fuerzas de la coalicin autodefinida como de centroizquierda pero demasiado cercana a la derecha, la debilita como opcin presidencial en estos momentos, pero tambin existe la posibilidad que la concertacin de fuerzas se rehabilite de cara a la eventual segunda vuelta electoral en diciembre apoyando electoralmente a Guillier- tras una previsible derrota democratacristiana en las elecciones parlamentarias.

Se debe tener en cuenta el alto porcentaje de abstencin que se registr en las ltimas elecciones municipales (2016), cuando solo particip el 34 % de los electores, poco ms de un tercio de la poblacin. Ms preocupante: en las primarias d el 2 de julio ltimo   solo vot el 13% del total de los ciudadanos chilenos. El amplio universo de los abstencionistas y de los indecisos presagia un escenario muy abierto, con llegada final muy pareja.

Los principales actores polticos

Todo hace pensar que los cuatro actores principales, que tendrn incidencia en la primera vuelta, sern la derecha con Chile Vamos liderado por Sebastin Piera, el Frente Amplio (de centroizquierda) con Beatriz Snchez y los candidatos de la partida Nueva Mayora, Alejandro Guillier y Carolina Goic.

Las candidaturas de Jos Antonio Kast, de Andrs Velasco, Alejandro Navarro, Marco Enrquez-Ominami, parecieran que no estarn en la pelea de fondo, y aparecen hoy con poca capacidad de negociacin posterior. La votacin del Frente Amplio y de la democracia Cristiana sern claves en el resultado que pueda obtener Guillier frente a Piera.

El escenario ms probable es que pasen a segunda vuelta las candidaturas de Sebastin Piera y de Alejandro Guillier, ya que las encuestadoras y los medios de comunicacin hegemnicos no han logrado imponer en el imaginario colectivo un seguro triunfo de Piera, en medio de escndalos y denuncias de corrupcin, en primera vuelta.

Pero Guillier tambin fue salpicado en un escndalo, aunque lateralmente: un programa de televisin evidenci un vnculo de los funcionarios de la alcalda de San Ramn con el narcotrfico, que operara al interior del municipio. El alcalde Miguel ngel Aguilera, vicepresidente del Partido Socialista y quien en las ltimas elecciones, fue uno de los alcaldes ms votados con el 70% de los votos, fue uno de los que particip activamente en la recoleccin de firmas para inscribir la candidatura de Guillier.

Quien explot el tema fue el progresista Marco Enrquez Ominami, quien acus a Guillier de que las firmas reunidas para inscribir su candidatura provienen del narcotrfico y denunci que con l el narcotrfico lleg a la poltica. Carolina Goic demand de Guillier una condena mucho ms profunda y enrgica.

 

Beatriz Snchez, la candidata del Frente Amplio, tuvo la capacidad de repeler sus eventuales votantes con algunas opiniones sobre los procesos progresistas de la regin (dijo que Fidel Castro era un dictador y calific de totalitario el gobierno de Allende). Es el grave problema de tener asesores de imagen que insisten en que hay que parecerse a los dems, en lugar de lograr sacar ventajas justamente por representar lo contrario que los otros.

 

El drama frenteamplista se reduce a que no ofrece ningn proyecto de solucin a las contradicciones del capitalismo chileno que ane a la gran burguesa y un espectro social importante. A lo ms que puede contribuir es a oxigenar el sistema poltico con rostros nuevos y a promover una serie de reformas liberales en lo sociocultural; porque en lo econmico, seales como las de la huelga de Minera Escondida, muestran que el gran capital no est disponible para reformas ni dispuesto a transar en lo ms mnimo en su derecho a explotar a los trabajadores, seala el economista Sebastin Zarricueta.

La nica duda es a quien respaldar en una segunda vuelta. Los sectores de izquierda tendrn que cambiar su discurso y recomponerse ante la posibilidad de otro gobierno de Piera y la amenaza de ms reformas neoliberales que arrasen, incluso, con las pocas reformas de Bachelet.

Porqu va ganando Piera

 

An cuando las encuestadoras (CEP, Adimark, Adem) cayeron a un nivel muy bajo de credibilidad por su evidente dependencia con el gran empresariado y la derecha, coinciden en que el Piera lleva entre 35-40% de las preferencias del electorado, pese a ser un poltico poco carismtico y haber finalizado un perodo de gobierno con problemas de gestin y casos de corrupcin.

 

Piera va ganando por la divisin de Nueva Mayora ante la ruptura de la DC con los dems partidos oficialistas, por la lenta y contradictoria campaa de Guillier (impuesta para impedir la candidatura de Ricardo Lagos), porque la candidata del Frente Amplio no ha capitalizado la debilidad de las candidaturas de Guillier y Goic, pero sobre todo porque la derecha ha logrado desincentivar el inters por el proceso poltico.

 

La derecha, con el electorado ms disciplinado y fiel a la hora de las urnas, ensucia el debate para reducir al mnimo posible la participacin en las elecciones, mientras que los medios hegemnicos el empresariado junto a la derecha- ha instalado con xito la idea de que Piera devolver el crecimiento, pese a que la economa chilena es un barquito de papel en las fluctuantes aguas internacionales, seala el analista lvaro Ramis.

 

Es ms, la derecha con el apoyo irrestricto de los medios masivos de comunicacin- ha instalado la idea de que las tmidas reformas tributarias y laborales del gobierno de Bachelet han paralizado la economa. Han instalado la lgica del chantaje econmico: el pas est en crisis (ha tenido aos de bajo crecimiento), debido a las reformas, pero la crisis ha significado cifras record de ganancias para los grandes conglomerados.

 

Asimismo, la derecha ha logrado desplegar el apoyo de sectores que tendan a ser electoralmente pasivos, como los evanglicos, ahora cooptados por su reaccin a los cambios en materia de derechos civiles: aborto y matrimonio gay, por ejemplo. En el ltimo Te Deum evanglico se dieron el lujo de insultar a la Presidenta. El crecimiento de los evanglicos habla tambin de la prdida de poder de los catlicos.

 

Pero, sobre todo, la derecha tiene mucha hambre de poder y le importa poco cmo y con quien volver a La Moneda. Y a esa campaa se han sumado los pragmticos s con sentido indesmentible de clase y una gigantesca voluntad de poder, seala Ramis.

 

Hoy se venden candidatos como productos, se apela a la percepcin y no al reciocinio. Quiz ya sea hora de mostrar qu tipo de pas es el que se desea ofrecer a los electores, con sus programas en los planos social, econmico y tambin constitucional. Parece que la eleccin ser entre reforzar las actuales lgicas de la economa social de mercado que impera en Chile desde la dictadura (con Piera) o apostar por un programa de desarrollo social que propone Guillier.

*Periodista chilena, analista asociada al Centro Latinoamericano de Anlisis Estratgico (CLAE, www.estrategia.la)


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter