Portada :: EE.UU.
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 16-10-2017

Los orgenes de la mafia cubana de Miami

Manuel E. Yepe
Diario Por esto! (Mrida)


La ciudad estadounidense de Miami, en el estado de Florida, es reputada en medios polticos de todo el mundo como sede de lo peor de la comunidad cubana en Norteamrica. Como santuario seguro para algunos de los terroristas ms peligrosos del pas y el mundo, en ese pedazo de la nacin nortea, han radicado muchas jefaturas de pandillas que controlan negocios ilcitos relacionados con el contrabando de armas, drogas y seres humanos.

Pero esto no siempre ha sido as. La historia que relata Mario Puzzo en sus libros y filmes acerca de los mtodos violentos de las primeras familias mafiosas italianas de inmigrantes que fueron modificando sus procederes para adaptarse a la American Way of Life, incluso al nivel de la alta poltica de Estados Unidos, se puede comparar con la historia de la mafia cubana del Sur de la Florida.

Cuando en 1959 comenzaron a llegar a Miami centenares de corruptos polticos y servidores de la derrotada tirana de Batista con sus maletas cargadas de dlares robados al tesoro pblico cubano, iban con ellos cientos de policas torturadores y asesinos. Ellos fueron reclutados y organizados por la CIA y otras agencias del gobierno de Estados Unidos para ser utilizados en actos militares y terroristas contra la revolucin cubana y en otras fechoras de la extrema derecha estadounidense en el mundo.

Estos temibles refugiados constituyeron el germen de lo que lleg a ser la poderosa mafia cubana de Miami cuando a ellos se unieron otros factores de la posterior emigracin cubana.

Entretanto, la extrema derecha estadounidense, valindose de sus organizaciones de inteligencia y subversin organizaba diversos grupos terroristas de cubanos reclutados en la emigracin y en la isla con el propsito de subvertir el orden en Cuba y crear las condiciones para a invasin militar y ocupacin de la isla.

Tras el estruendoso fracaso de la invasin de Playa Girn en la Baha de Cochinos, la extrema derecha estadounidense intensific cientos de otros proyectos terroristas que tambin naufragaron.

Optaron entonces por un cambio tctico que gradualmente convirti a los terroristas cubanos, hbilmente maquillados, en polticos que llegaron a controlar la poltica exterior de Estados Unidos respecto a Cuba durante casi medio siglo y la administracin de doce presidentes distintos. El proceso de legitimacin de los representantes de la mafia cubana en el establishment poltico de Estados Unidos fue rpido y efectivo. Aprendieron el juego de la politiquera, el oportunismo, los fraudes y pronto tuvieron varios congresistas, altos funcionarios del poder ejecutivo y embajadores, as como un nmero de miembros del poder judicial en la Florida. Incorporaron a este aprendizaje sus experiencias metodolgicas adquiridas durante la cruenta dictadura de Batista en Cuba.

Una parte de esos grupos fueron imponiendo desde 1959 mtodos de presin comparables con los de los gangsters de Chicago en los aos 30 o 40 del pasado siglo para manipular a la poblacin de inmigrantes cubanos en Estados Unidos.

La mafia cubana del Sur de la Florida, ha realizado numerosos actos terroristas y ha participado en crmenes polticos financiados por la extrema derecha poltica estadounidense tanto en Cuba y Estados Unidos como en otros pases de Amrica Latina y Europa.

Han intervenido en trampas electorales y escndalos polticos en varios pases latinoamericanos y, en los propios Estados Unidos, se les sabe protagonistas de los hechos de Watergate y del fraude comicial en Florida que dio la presidencia a George W. Bush en el ao 2000. Se sabe que estuvieron involucrados en el asesinato del presidente John F. Kennedy.

No es que fueran polticos y funcionarios de origen cubano, no son slo eso. Eran cubanoamericanos claramente alineados con la extrema derecha del pas, recin desmarcados de las filas de connotados elementos terroristas con referentes en Miami.

Ha habido intentos por hacer que los cubanoamericanos lideren a los hispanos en el establishment poltico pero los intereses y ambiciones de ambos grupos se han mostrado incompatibles.

Los polticos cubanoamericanos, con honrosas excepciones, resultan un grupo ms homogneo y manejable que los de otros inmigrantes hispanos porque, como regla, responden de manera uniforme en su actuacin a los intereses de quienes los promueven, porque son algo as como polticos de laboratorio, clonados y amamantados por las fuerzas neoconservadoras a las que deben sus ascensos.

Sin embargo, en la actualidad, hay que tener en cuenta que tres cuartas partes de los cubanos que emigraron a EE.UU. despus de 1980 lo hicieron por motivos econmicos. Por ello, son portadores de muchos valores ticos, morales y patriticos de la revolucin y acabarn por imponer, ms temprano que tarde, la coexistencia con La Habana haciendo obsoleto el negocio de la contrarrevolucin con que la mafia cubana hizo su fortuna.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter