Portada :: Mxico
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 16-10-2017

Dictadura delincuencial; todos contra Morena; candidatura del CNI-EZLN

Arsino Orihuela Ochoa
La digna voz


El mundo est atento al acontecer poltico de Mxico. Las elecciones presidenciales de 2018 presentan elementos inditos. En el rengln cultural, Mxico est en una situacin de desgarramiento sin parangn: por un lado, una antimexicanidad inoculada desde la vecindad del norte (el gobierno en turno de Estados Unidos), y por otro, una resignificacin de la mexicanidad impulsada desde el sur nacional (las comunidades indgenas nucleadas en Chiapas). En el rengln poltico, la rasgadura no es menos insondable: por un lado, el prismo colonial, y por otro, el zapatismo decolonial, llegan a la eleccin de 2018 en su estado ms maduro. Estas contradicciones agravadas hacen necesario redoblar los esfuerzos de anlisis y participacin.

En otros pases, los analistas de la poltica acostumbran decir que la situacin de Mxico es singular; que, si bien es cierto que las estadsticas en materia de derechos humanos reportan una crisis humanitaria, la singularidad del caso (notoriamente en contraste con las dictaduras militares en otras regiones de Latinoamrica), radica en que este orden de terror discurre en democracia. En este espacio, no obstante, hemos insistido que la trillada distincin entre democracia y dictadura es una pura formalidad; que las democracias realmente existentes encierran altos contenidos de totalitarismo; y que, en Mxico, la singularidad a menudo obviada es que el narcotrfico es clase gobernante, que es una modalidad de gobierno que emula frmulas no convencionales tributarias de las juntas militares en el ejercicio del poder pblico (militarismo; terrorismo de Estado; organizacin criminal de la poltica etc.). Mxico es una dictadura delincuencial. Y ningn observador decente puede objetar seriamente este hecho.

La comandancia en jefe de este orden poltico es el Partido Revolucionario Institucional. Y el PRI comprende a la partidocracia en su conjunto, incluido el ejrcito de aspirantes presidenciales (hasta ahora suman ms de 30) que han solicitado registro como candidatos independientes (agrguesele una treintena de comillas) ante el Instituto Nacional Electoral (INE).

En la oferta que perfilan las elecciones de 2018, figuran dos excepciones a la dictadura delincuencial: Movimiento de Regeneracin Nacional (Morena), dirigido por Andrs Manuel Lpez Obrador (AMLO), y el Concejo Indgena de Gobierno (CIG), que es una propuesta conjunta del Congreso Nacional Indgena y el Ejrcito Zapatista de Liberacin Nacional.

El eje toral de la estrategia del PRI, en las vsperas de la eleccin federal de 2018, es la atomizacin del voto opositor. Y, para el PRI, la oposicin es bsicamente Morena. En relacin con el CIG, representado por Mara de Jess Patricio Martnez, el PRI no tiene una estrategia de contencin electoral de gran calado, acaso porque no cuenta con instrumentos efectivos para escamotear esa candidatura y porque, en el fro clculo de la poltica llanamente electoralista, el CIG no representa un adversario serio.

El principal temor del PRI es el ascenso de Morena que ac hemos dicho que se trata un movimiento electoralista, anti-neoliberal y tibiamente nacionalista. Y tiene miedo de Morena por una cuestin de factibilidad: en los concilibulos del PRI estn conscientes de la capacidad de arrastre de Andrs Manuel Lpez Obrador. La maquinaria electoral del PRI ya perdi dos elecciones presidenciales frente a AMLO, y tuvo que acudir al fraude y la compra masiva de votos.

La frmula electoral del PRI para 2018 tiene tres pasos: uno, la fragmentacin del voto con base en las candidaturas independientes; dos, la compra de voluntades ciudadanos, polticos, rbitros electorales con base en la inyeccin de altsimos volmenes de dinero ilcito a la campaa; y tres; la desautorizacin del principal adversario poltico (Morena) con base en el socorrido estribillo del populismo.

Y, por abajo y a la izquierda de esta grotesca escenificacin de la alternancia democrtica, irrumpe con una fuerza moral incorruptible, la nica opcin poltica firmemente alternativa e independiente: el Concejo Indgena de Gobierno, que, por cierto, anunci recientemente que no aceptar financiamiento pblico del INE, y cuya historia registra fehacientemente la construccin de una opcin poltica por fuera de ese sistema de partidos y el sistema del dinero que prohjan las castas que gobiernan el pas.

La candidatura indgena es el caballo negro de la eleccin 2018. Pero en el deep state mexicano (PRI) ni siquiera los sospechan.

Fuente: http://lavoznet.blogspot.com.br/2017/10/mexico-2018-ii-dictadura-delincuencial.html

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter