Portada :: Palestina y Oriente Prximo :: Palestina
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 17-10-2017

Qu hay detrs de la reconciliacin entre Hamas y Fatah?

Ramzy Baroud
Middle East Monitor

Traducido del ingls para Rebelin por Beatriz Morales Bastos.


El entusiasmo de Egipto por arbitrar entre las dos facciones palestinas enfrentadas, Hamas y Fratah, no es fruto de una sbita concienciacin. De hecho, El Cairo ha desempeado un papel destructivo manipulando a su favor la divisin palestina al tiempo que mantena el paso de Rafah cerrado a cal y canto.

Sin embargo, los dirigentes egipcios actan claramente en coordinacin con Israel y Estados Unidos. Aunque el lenguaje utilizado por Tel Aviv y Washington es bastante cauteloso respecto a las actuales negociaciones entre ambos partidos palestinos, si se observa con detenimiento, su discurso poltico no es enteramente desdeoso respecto a la posibilidad de que Hamas participe en un gobierno de unidad encabezado por Mahmoud Abbas.

Los comentarios del primer ministro israel Benjamin Netanyahu a primeros de octubre dan validez a esta afirmacin. No rechaz categricamente un gobierno de Fata y Hamas, pero segn Times of Israel, exigi que cualquier futuro gobierno palestino disuelva el ala armada de la organizacin terrorista (Hamas), rompa toda relacin con Irn y reconozca el Estado de Israel.

Tambin al presidente egipcio Abdel-Fattah el-Sisi le gustara ver un Hamas ms dbil, un Irn marginado y un acuerdo que vuelva a situar Egipto en el centro de la diplomacia de Oriente Prximo.

Bajo los auspicios del dictador egipcio, el antao papel fundamental de Egipto en los asuntos de la zona se ha debilitado hasta convertirse en uno marginal.

Pero la reconciliacin entre Hamas y Fatah est dando a el-Sisi una oportunidad de ofrecer una nueva imagen del pas que en los ltimos aos se ha visto empaada por ofensivas brutales contra la oposicin del pas y sus mal calculadas intervenciones militares en Libia, Yemen y otros lugares.

En septiembre el-Sisi se reuni pblicamente con Netanyahu por primera vez en el marco de la Asamblea General de las Naciones Unidas en Nueva York. Nunca se revel totalmente la naturaleza exacta de lo que haban hablado, aunque algunos reportajes de los medios sealaron que el dirigente egipcio haba tratado de convencer a Netanyahu de que aceptara el acuerdo de unidad de Hamas y Fatah.

En su discurso en la Asamblea General el-Sisi tambin hizo un apasionado e improvisado llamamiento a la paz. Habl de una oportunidad que se debe aprovechar para lograr el anhelado acuerdo de paz y pidi al presidente de Estados Unidos Donald Trump escribir una nueva pgina de la historia de la humanidad aprovechando esta supuesta oportunidad.

Cuesta imaginar que el-Sisi, que tiene una influencia y preponderancia limitadas sobre Israel y Estados Unidos, sea capaz de crear sin ayuda de nadie el entorno poltico necesario para la reconciliacin entre las facciones palestinas.

En el pasado se produjeron varios intentos similares, pero fracasaron, particularmente en 2011 y en 2014. Sin embargo, ya en 2006 el Gobierno de George W. Bush prohibi esta reconciliacin y utiliz amenazas y retir fondos para asegurarse de que los palestinos continuaban divididos. El Gobierno de Barack Obama hizo lo mismo, asegurarse de que Gaza permaneca aislada y los palestinos divididos al tiempo que tambin apoyaba las polticas israeles al respecto.

A diferencia de los Gobiernos anteriores, Donald Trump ha mantenido bajas las expectativas respecto a negociar un acuerdo de paz. No obstante, desde el principio se puso de parte de Israel, prometi trasladar la embajada estadounidense de Tel Aviv a Jerusaln y nombr embajador estadounidense en Israel a un miembro de la lnea dura y sionista por excelencia, David Friedman.

Es indudable que el pasado mes de junio Trump firm una orden temporal para mantener la embajada de Estados Unidos en Tel Aviv, lo que decepcion a muchos de sus seguidores pro-Israel, pero la medida no es en absoluto un indicio de un cambio serio de poltica. Quiero dar una oportunidad (a un plan para la paz) antes de pensar siquiera en trasladar la embajada a Jerusaln, afirm Trump recientemente en una entrevista televisada. Si podemos hacer la paz entre los palestinos e Israel, creo que eso llevar a la paz definitiva en el Oriente Prximo, lo que tiene que suceder.

A juzgar por los precedentes histricos, es bastante obvio que Israel y Estados Unidos han dado luz verde a la reconciliacin palestina con un claro objetivo en mente. Israel, por su parte, quiere que Hamas rompa con Irn y abandone la resistencia armada, mientras que Estados Unidos quiere dar una oportunidad a hacer poltica en la zona y que en cualquier solucin los intereses israeles sean primordiales.

Al ser el receptor de una generosa ayuda militar por parte de Estados Unidos, Egipto es el conducto natural para guiar el aspecto de reconciliacin de la nueva estrategia.

Lo que sugiere fuertemente que hay actores poderosos detrs de los intentos de reconciliacin es lo tranquilo y poco conflictivo que ha sido hasta ahora todo el proceso, algo totalmente diferente a aos de intentos fallidos y acuerdos repetidos con resultados decepcionante.

A lo que en un principio pareca otra ronda fallida de negociaciones con Egipto como anfitrin pronto siguieron ms cosas: primero, un entendimiento inicial, seguido de que Hamas accediera a disolver el comit administrativo que cre para gestionar Gaza, a continuacin una exitosa visita a Gaza del Gobierno de Consenso Nacional y, por ltimo, el respaldo a los trminos de la reconciliacin nacional por parte de los dos organismos ms poderosos de Fatah, el Consejo Revolucionario de Fatahy el Comit Central.

Puesto que Fatah controla la Autoridad Palestina (AP), este respaldo defendido por Mahmoud Abbas era un hito importante, necesario para que avanzara el proceso mientras tanto Hamas como Fatah se prepararon para unas negociaciones ms trascendentales en El Cairo.

A diferencia de acuerdos anteriores, el actual permitir a Hamas participar activamente en el nuevo gobierno de unidad. Lo confirm un alto cargo de Hamas, Salah Bardawil en una declaracin. Con todo, Bardawil tambin insisti en que Hamas no depondr sus armas y que la resistencia a Israel no es negociable. Al margen del poder de Estadios Unidos-Israel-Egipto, este es, de hecho, el quid de la cuestin. Como es entendible, los palestinos estn deseando alcanzar la unidad nacional, pero esta unidad se debe basar en unos principios que son mucho ms importantes que los intereses egostas de los partidos polticos.

Por otra parte, hablar de paz (o incluso lograrla) sin abordar las parodias del pasado y sin acordar una estrategia de liberacin nacional para el futuro cuya base sea la resistencia, el gobierno de unidad de Hamas y Fatah resultar ser tan insignificante como todos los dems, los cuales operan sin una soberana real y en el mejor de los casos con un discutible mandato popular.

Peor an, si la unidad se gua por el apoyo tcito de Estados Unidos, un consentimiento israel y una agenda egipcia que solo vela por sus intereses es de esperar que el resultado sea lo ms alejado posible de las verdaderas aspiraciones del pueblo palestino, al que sigue sin convencer la imprudencia de sus lderes.

Aunque Israel invirti aos a mantener la divisin palestina, las facciones palestinas estando cegadas por los lamentables intereses personales y el intil control de una tierra bajo ocupacin militar.

Debera quedar claro que cualquier acuerdo de unidad que preste atencin a los intereses de las facciones a expensas del bien colectivo del pueblo palestino es una farsa; aunque al principio tenga xito, a la larga fallar, ya que Palestina es ms grande que cualquier individuo, faccin o potencia regional que busque el consentimiento de Israel y las limosnas de Estados Unidos.


Fuente: https://www.middleeastmonitor.com/20171011-what-is-behind-the-hamas-fatah- reconciliation/

Esta traduccin se puede reproducir libremente a condicin de respetar su integridad y mencionar al autor, a la traductora y Rebelin como fuente de la traduccin.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter