Portada :: Brasil
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 18-10-2017

A dos aos de la tragedia en Mariana, las mineras siguen mandando en Brasil

Daniel Cerqueira y Letcia Aleixo
Global Americans


El 5 de noviembre de 2015, Brasil protagoniz la peor tragedia ambiental de su historia. Dos embalses de una mina de hierro de la empresa Samarco S.A. empresa asociada a BHP Billiton y Vale colapsaron, dejando un rastro de destruccin sin precedentes. La tragedia tuvo lugar en Mariana, en el corazn del estado de Minas Gerais, cuya historia siempre estuvo marcada por la minera. El desecho convirti a los poblados de Bento Rodrigues y Paracatu, en la zona rural de Mariana, en ciudades fantasmas. Varios manantiales fueron sepultados y el Ro Doce uno de los principales corredores hdricos del sureste brasileo, se convirti en un mar de lodo de aproximadamente 850 kilmetros atravesando desde el este de Minas Gerais y el estado de Espritu Santo, alcanzando finalmente a la isla de Abrolhos.

En un contexto de absoluta asimetra econmica entre una empresa minera y la regin donde opera, es la poblacin ms vulnerable quien asume el costo de una tragedia cuya dimensin era desconocida hasta que la avalancha de lodo invadi sus casas, ros y comunidades. Segn los informes hechos por Samarco para la obtencin de las licencias de los embalses, los desechos alcanzaran 3,5 kilmetros de distancia en caso de ruptura, pero entre Mariana y Abrolhos, donde termin sepultado el lodo txico, la distancia es de 850 kilmetros.

Samarco sigue siendo omnipresente, poltica y econmicamente, en Mariana y ciudades aledaas. Desde que las operaciones de sus minas fueron suspendidas, en noviembre de 2015, RENOVA una fundacin privada creada por las propias empresas causantes del dao, tras un acuerdo con los gobiernos federal y estatal (de Minas Gerais y Esprito Santo), se convirti en la principal empleadora de la regin. Cabe destacar que RENOVA inici operaciones sin ninguna consulta previa con la poblacin afectada.

La primaca de los intereses corporativos sobre los de la poblacin afectada se evidencia en la estructura funcional de RENOVA

RENOVA opera a lo largo de la cuenca del Ro Doce, para implementar programas de reparacin, diseados en los bastidores por las empresas responsables (Samarco, BHP Billiton y Vale), y las autoridades estatales involucradas. La primaca de los intereses corporativos sobre los de la poblacin afectada se evidencia en la estructura funcional de RENOVA. La fundacin no cuenta con un solo representante de los afectados en sus foros deliberativos y la mayora de su cuadro de personal proviene por orden de las empresas que patrocinaron su constitucin.

Para entender la dinmica de la impunidad corporativa en Brasil, antes y despus de una tragedia como la de noviembre de 2015, basta con mirar la forma en la que el sector minero financia procesos electorales en los diferentes mbitos regionales. Samarco es la principal financiadora de las campaas a cargos de eleccin popular en Mariana y la regin aledaa, por lo que hay un fuerte apoyo poltico local para que vuelva a operar. En el mbito estatal, la cooptacin poltica ejercida por Samarco, Vale y otras empresas mineras no ha variado desde noviembre de 2015. Semanas despus de la tragedia, se propuso crear una Comisin Parlamentaria en la Asamblea Legislativa de Minas Gerais, para investigar lo ocurrido en Mariana y determinar responsabilidades. Luego de un intenso lobby de los gremios mineros, la Comisin Parlamentaria se convirti en una Comisin Extraordinaria de Embalses, dedicada, supuestamente, a discutir un nuevo marco legal para el licenciamiento y fiscalizacin ambiental en Minas Gerais.

En este contexto, el Ministerio Pblico estatal elabor un proyecto de ley, en el marco de una campaa ciudadana conocida como Mar de Lodo Nunca Ms. Respaldado por ms de 56 mil ciudadanos, dicho proyecto (PL 3.695/16) fue presentado a la Asamblea Legislativa de Minas Gerais, con el propsito de que se establecieran parmetros ms rigurosos para la concesin de embalses en el estado. Dichos parmetros incluyen la exigencia de consultas amplias con las comunidades potencialmente afectadas; garantas financieras previas, para eventuales indemnizaciones; y el empleo de tecnologas seguras de contencin de desechos.

De haber existido este tipo de salvaguardias antes de noviembre de 2015, las autoridades estatales hubieran podido exigir, con ms rigor, que Samarco informara a la poblacin sobre cmo proceder en casos de deslave. Los habitantes de Bento Rodrigues y Paracatu nunca haban sido informados del riesgo potencial de perder sus casas derivado de un deslave, pese a que conocan actividades de la empresa desde hace dcadas. De hecho, algunas de las personas que perdieron sus casas eran ex-funcionarios de Samarco o de empresas proveedoras, e ignoraban la destruccin que podra provocar la ruptura de los embalses. Cabe destacar que Samarco no contaba con sistemas de alarmas ni planes de evacuacin, lo que contribuy para que 19 personas fallecieran, enterradas bajo el lodo que barri a Bento Rodrigues del mapa de Minas Gerais y Brasil.

Una de las principales causas de la tragedia de Mariana es la vigencia de un modelo de embalse que justamente est prohibido en otros pases dado a su alto riesgo de operacin. Conocido como embalse montante, este modelo consiste en la ampliacin de la barrera de contencin a travs de varios peldaos laterales, en los que se utiliza el propio desecho mineral como material de contencin. En este caso, desgraciadamente, bast con elegir un modelo ms barato, pero excesivamente ms riesgoso, privando al gobierno federal de activar la institucionalidad necesaria para fiscalizar los embalses en operacin. En el 2014, el entonces Departamento Nacional de Produccin Mineral, reemplazado por la Agencia Nacional de Minera en julio de 2017, haba fiscalizado solamente 141 de los 602 embalses mineros del pas.

La poltica de fiscalizacin tras la peor tragedia ambiental del pas parece ser la del olvido

La poltica de fiscalizacin tras la peor tragedia ambiental del pas parece ser la del olvido. Segn un informe publicado recientemente por la Agencia Nacional del Agua, de los 22.920 embalses mineros y de otra naturaleza existentes en el pas, solamente 3.174 tienen asignado a responsables tcnicos y jurdicos debidamente identificados. Es decir, hay 19.746 embalses muchos de ellos de porte mediano o incluso grande, que, en caso de ruptura, no se sabe con precisin quienes debern responder legalmente frente a los afectados. El mencionado informe indica que de las 3.691 instalaciones que cuentan con un anlisis reciente de riesgo en el pas, 1.091 son clasificadas como de alto riesgo de deslave. Con relacin al potencial de daos a la poblacin ubicada en la zona de impacto de los embalses, de los 4.149 diques examinados, 2.053 presentan un alto potencial de dao, debido a la presencia de comunidades o ciudades enteras debajo de las presas o de la naturaleza de los residuos que podran ser vertidos en zonas habitadas.

Ante un cuadro de omisiones e impericias acumuladas durante varios aos, la ciudana ha tratado de influenciar el debate pblico para que un modelo ms responsable de construccin y manejo de embalses sea incorporado en el pas. En el estado de Minas Gerais, por ejemplo, 56.000 ciudadanos y ciudadanas demandaron la adopcin de un marco normativo que evite nuevas tragedias como la de Mariana, por medio del proyecto de ley de iniciativa popular Ley del Mar de Lodo Nunca Ms. Pese a ello, se encuentra en discusin otro proyecto de ley en la Asamblea Legislativa del estado (PL 3676/2016) que, si bien posee algunas exigencias adicionales al marco legal vigente en el estado, es bastante ms permisivo que el proyecto de iniciativa popular. Cabe aqu recordar que desde 1986, han ocurrido al menos 6 rupturas de embalses mineros en Minas Gerais, con un saldo de 33 vctimas mortales y cientos de miles de afectados.

En el mbito federal se tramita desde hace algunos aos un proyecto de Cdigo Minero, cuyo texto ha sido bastante criticado por la sociedad civil. Ni las crticas de la ciudadana, ni el trauma de Mariana han sido suficientes como para evitar la relacin txica entre empresas mineras y el Congreso Nacional. Diecisiete de los 34 diputados federales que conforman la principal comisin de la Cmara de Diputados que delibera el nuevo Cdigo Minero, contaron con el apoyo por parte de grandes empresas del sector minero para financiar sus campaas electorales.

300 familias de Bento Rodrigues y Paracatu siguen expuestas a condiciones degradantes de vida

Mientras esta relacin txica vaticina el futuro de la minera en el pas, 300 familias de Bento Rodrigues y Paracatu siguen expuestas a condiciones degradantes de vida. Dicha cifra refleja solamente la situacin de los habitantes de los dos poblados aledaos a los embalses de Samarco. Si tomamos todo el rastro de destruccin provocado por la irresponsabilidad de la empresa y de las autoridades estatales, la pregunta que la poblacin de Mariana, Minas Gerais y Brasil debera hacerse es si los riesgos inherentes al modelo de minera actualmente vigente son tica y ambientalmente aceptables.

A juzgar por lo que viene sucediendo en la Concejala de Mariana, en la Asamblea Legislativa de Minas Gerais y en la Cmara de Diputados de Brasil, la respuesta a esta pregunta es muy sencilla: olvidemos la tragediadel 5 de noviembre de 2015 y celebremos el desarrollo promovido por Samarco, Vale y otras empresas que financian nuestras campaas electorales.

Daniel Cerqueira es Oficial de Programa Snior en la Fundacin para el Debido Proceso (DPLF, en sus siglas en ingls).
Letcia Aleixo es orientadora de la Clnica de Derechos Humanos de la Universidad Federal de Minas Gerais y asesora tcnica de la Fundacin Ford en el Caso Samarco.

Fuente: http://theglobalamericans.org/2017/10/cooptacion-del-estado-tragedias-ambientales-y-olvido-los-ingredientes-de-la-mineria-en-brasil/


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter