Portada :: Venezuela
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 18-10-2017

Despus del 15O qu puede suceder?

Juan Eduardo Romero
Rebelin


Los resultados de las elecciones regionales en Venezuela, celebradas este 15O arrojan un conjunto de enseanzas, tanto para el Gobierno como a la oposicin. Para el Gobierno, muestra la posibilidad de seguir navegando en el efecto portaviones de la convocatoria de la ANC y el impacto psicolgico y anmico, tanto sobre sus seguidores como sus opositores. El resultado en unas condiciones que siguen siendo de apremio econmico y alimenticio, de asfixia financiera internacional, muestra las fortalezas organizativas del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) como maquinaria electoral. Es decir, estamos hablando de una estructura cuya organizacin tiene gran capacidad de movilizarse cuando las condiciones anmicas lo favorecen.

Los resultados de las elecciones del 30-J, cuando el PSUV obtuvo un total de 8.089.320 votos, que represent una recuperacin en relacin a su votacin del 6-D de 2015, cuando slo obtuvo 5.599.025 votos, significa que la maquinaria no est totalmente derruida, a pesar del efecto desencanto que se deriva de las condiciones de agobio econmico y los propios errores de una burocracia ineficiente, permeada por prcticas esencialmente criticables desde el punto de vista tico. Que el PSUV haya ganado 17 de un total de 23 Estados, luego de pasar el acoso de la accin colectiva violenta entre abril y julio de 2017, es un verdadero milagro poltico, que revela que el soporte afectivo construido por el liderazgo de Chvez sobrevive, a pesar de los propios errores del PSUV y la inclemente campaa de desprestigio y desaliento desarrollada en el lapso 2013-2017, y cuyo efectos ms claros fueron los resultados de las elecciones legislativas del 2015.

La jugada estratgica adelantada por el Presidente Nicols Maduro, el 1 de mayo, al anunciar la convocatoria de la Asamblea Nacional Constituyente (ANC), demostr la posibilidad real que tiene el PSUV de despertar las afiliaciones e identificaciones carismticas construidas en torno a Chvez. El cambio en la discursividad poltica implementado por Maduro, muestra que hay una organizacin poltica, que a pesar de sus carencias, es capaz de responder en momentos de apremio y reponerse sobre sus propias cenizas. El panorama poltico hoy en Venezuela no se parece en nada al escenario postelectoral del 2015, a pesar que en este proceso poltico el PSUV obtuvo menos votos que en ese entonces. Las elecciones que acabamos de presenciar, le arrojan al PSUV una votacin (sin contar a Bolivar, cuyos resultados no se dan) de unos 5.294.065 votos, que representa unos 2.795.255 votos menos de los alcanzados hace 2 meses y medio. Debe decirse, que tradicionalmente las votaciones regionales en Venezuela, son menos concurridas que otros procesos electorales, y que si bien son procesos distintos, sirven de base de comparacin.

Si lo vemos en el caso de la oposicin a Maduro, nos encontramos que la prdida electoral es tambin significativa. En 2015, la oposicin obtuvo 7.707.422 votos, en el proceso comicial sin supervisin- del 16-J 2017 obtuvo 7.186.170 votos, y ahora, en este acto electoral slo alcanz 4.644.344 votos, lo que representa una prdida de 2.541.826 votos en un poco ms de 2 meses y medio. Es decir, la oposicin a Maduro perdi entre 2015 y 2017 un total de 3.063.078 votos. El PSUV y Maduro, en ese mismo lapso unos 304.960 votos. En nmeros absolutos, insistimos en ello, dentro del contexto econmico, la prdida muestra un efecto no tan grande, reducido por los garrafales errores y el desvari de las acciones polticas de la MUD.

Para la MUD, estas elecciones muestran los terribles efectos de una poltica incongruente, de marchas y contra marchas, aunado a una dispersin heterognea de su liderazgo, entre cuatro (4) organizaciones polticas dismiles (Primero Justicia, Un Nuevo Tiempo, Voluntad Popular y Accin Democrtica), que les hizo desaprovechar la oportunidad poltica generada por su triunfo de 2015. La capacidad o mejor su incapacidad- para administrar el resultado electoral favorable es evidente. Pero no todo es malo para la MUD. Al haber pasado de slo tres (3) Gobernaciones en 2013 a tener cinco (5) es un incremento nada desdeable.

El PSUV, recupera Gobernaciones que haban sido opositoras como el estado Lara, Miranda y Amazonas, pero pierde tres (3) gobernaciones claves en trminos geopolticos: Zulia, Tchira y Mrida. La denominada media luna. Esos estados fronterizos con Colombia, son espacios que eran ocupados por autoridades cercanas al PSUV. Cmo entender esa prdida? La respuesta es mltiple y todas se vinculan con los errores cometidos por el centralismo poltico de la Direccin Nacional al escoger los candidatos de esos estados para estos comicios. En el caso de Zulia y Tchira, cuyos Gobernadores dos exmilitares claves en el 4F- Francisco Arias Crdenas y Jos Vielma Mora, pretendan repetir el resultado muestra el rechazo de las bases del PSUV con una gestin muy criticada por su accionar durante los meses de violencia colectiva, entre abril y julio de este ao. Por otro lado, hay un voto castigo por el hecho innegable de los efectos del contrabando de extraccin y la evidente incapacidad o complicidad?- de estos gobernantes de combatirla. La falta de apertura de la Direccin Nacional del PSUV al hacerse de odos sordos ante las crticas y exigencias de las bases contra estos ex militares, tuvo su efecto, que puede generar mayores consecuencias a futuro.

POSIBLES ESCENARIOS ANTE EL RESULTADO DE LA OPOSICIN

En trminos absolutos, los nmeros indican que efectivamente el PSUV y el Gobierno de Maduro obtuvieron una mayora significativa de Gobernaciones (75% del total). Que recupero estados controlados por la oposicin (Lara, Miranda, Amazonas). Que domina gran parte del corredor electoral (estados con mayor votacin) tal es el caso Miranda (2do), Lara (3ero), Carabobo (4to), Aragua (5to), Portuguesa (8vo), Monagas (9no) y Falcn (10mo). Ello le brinda estabilidad al Gobierno, pues en el eje central controla el epicentro (Aragua, Carabobo, Dtto Capital y Miranda). Esto en trminos de la centralidad del poder poltico es importante, pero la prdida que sufri, en una lgica geopoltica, es muy peligrosa.

La frontera occidental, est formada por 2.218 km2 limtrofes con Colombia, que se ha transformado en uno de los socios militares ms significativos de los EEUU en el mundo y el ms importante en Nuestra Amrica. Colombia es un pas clave en la estrategia de desenvolvimiento del Comando Sur, principalmente por la existencia de bases militares que cuentan con personal y equipo de tropas y de transporte norteamericano. Un aspecto poco conocido, es el hecho que Colombia a travs de sus Fuerzas especiales entrenadas por EEUU- ha venido realizando ejercicios de entrenamiento de otras fuerzas especiales en todo el Continente. Con excepcin de Cuba y Venezuela, todo el resto de los pases han recibido intercambios de entrenamiento por las fuerzas colombianas. Estos entrenamientos, auspiciados por los EEUU, buscan crear vnculos de acercamiento entre los componentes armados, entrenarnos en estrategias de accin conjunta, pero sobre todo permiten un trabajo de inteligencia que facilitara la captacin de elementos militares para ponerlos a orbitar en torno a los intereses geoestratgicos de Colombia y por derivacin, de los EEUU.

Conocido es el hecho que el Gobierno colombiano es una pieza vital en una estrategia de agresin militar contra Venezuela. El hecho que los gobernadores de la oposicin que resultaron ganadores en los estados fronterizos, hayan estado relacionados con acciones muy violentas entre los meses de abril y julio, permite establecer un escenario prospectivo de alta conflictividad y avizora relacionamiento no oficial, entre estos gobernadores y fuerzas especiales encubiertas que se movilicen desde Colombia, con el objeto de desestabilizar.

La posibilidad de un plan secesionista, que tenga como epicentro estos estados fronterizos, que tienen enormes recursos estratgicos (agua, coltrn, petrleo, gas, bioma, entre otros) es ms que cierta en estos momentos. Los estados Zulia, Tchira y Mrida, pueden transformarse en una punta de avanzada en un plan de separatismo que proponga el establecimiento de un gobierno paralelo en estos espacios, contando con la excusa de responder a una situacin de crisis humanitaria en Venezuela. En este sentido, la alegra del Gobierno de Maduro, por el triunfo en las elecciones regionales debe ser revisitado muy seriamente.

El Gobernador electo por el partido Primero Justicia en el Zulia, Juan Pablo Guanipa, representa una perspectiva que insistiendo en la particularidad histrica y cultural de esa zona, ha apostado por un separatismo en ocasiones anteriores, durante el Gobierno de Oswaldo lvarez Paz (1989-1993). Lo mismo ocurre con la Gobernadora electa en el Tchira, Laidy Gmez, del partido Accin Democrtica (AD), quin ha manifestado la necesidad de abrir la frontera con Colombia, que significara el increment del trnsito y presencia de grupos paramilitares en esa zona.

Ese tringulo geogrfico (Zulia, Tchira y Mrida) seran vitales en cualquier operacin militar que tenga como epicentro Colombia, que segn el Director de la CIA, Mike Pompeo, est presta a colaborar en la recuperacin de la democracia en Venezuela. La perspectiva de un plan articulado desde Colombia, contando con apoyo de fuerzas especiales del Comando Sur, que deriven en un pronunciamiento independentista contra el Gobierno de Nicols Maduro es una realidad amenazante, ms an con los EEUU arreciando sus acciones para desestabilizar o forzar una transicin poltica.

Lo que sealamos y con ello, advertimos a los rganos de inteligencia y contra-inteligencia de Venezuela, es que este resultado incrementa las amenazas a la seguridad y defensa de la integridad territorial del pas, ms an si se considera, que Colombia ha expresado intereses estratgicos en el espacio del Golfo de Venezuela, donde hay petrleo extrable superior a los 543.000 millones de barriles y reservas de gas superior a los 192 millones de pies cbicos.

En tal sentido, hacemos una prospectiva donde estos gobernadores, recibirn soporte de inteligencia proveniente del Comando Sur con sede en Colombia, pueden llegar a propiciar una mayor penetracin de fuerzas paramilitares en la zona, provenientes del vecino pas, que pueden resultar claves en cualquier accin militar que se planifique contra la integridad territorial. En consecuencia, es necesario la activacin de los mecanismos de prevencin colectivos establecidos en la Ley Orgnica de Seguridad de la Nacin.

No hay espacio para dejar que actores polticos internos o externos, acten contra la repblica Bolivariana de Venezuela, en su esfuerzo por desmantelar toda la estructura del Proyecto Bolivariano levantado con tanto esfuerzo desde el triunfo de Chvez, en diciembre de 1998. La amenaza es real, y sin duda, tiene como epicentro Colombia y la cercana del espacio fronterizo del occidente de Venezuela, ahora bajo control poltico opositor.

Dr. Juan Eduardo Romero es Director del Centro de Investigaciones y Estudios Polticos Estratgicos (CIEPES)
Asesor de la Secretaria del Consejo de Defensa de la Nacin (SECODENA)

[email protected]

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter