Portada :: Palestina y Oriente Prximo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 19-10-2017

La lenta muerte de la ciudadana israel

Marzuq Al-Halabi
972mag

Traducido para Rebelin por J. M.


A medida que la derecha consolida su poder en casi todas las esferas de la poltica israel, la ciudadana se transforma en una cuestin de ideologa. Los ciudadanos no judos no son los nicos que sufrirn.

Miles de judos israeles enarbolan banderas conmemorando el Da de Jerusaln en la Puerta de Damasco en su camino hacia el Muro Occidental, Jerusaln Oriental, 24 de mayo de 2017. (Yonatan Sindel / Flash90) 

El concepto de ciudadana en Israel siempre ha sufrido insuficiencias significativas, ya sea debido a la Ley de Retorno o a las polticas estatales que hacen que el otorgamiento de ciudadana sea una hazaa extremadamente difcil. La situacin actual, por ejemplo, permite al Estado afirmar que los ciudadanos beduinos en el Negev no son ciudadanos en absoluto y que sus tarjetas de identificacin azules se les enviaron por error, incluso si ellos y su tribu estuvieron aqu mucho antes de que se estableciera el Estado. Adems la situacin permite al Estado convencer a su Alto Tribunal de Justicia de defender, una y otra vez, una ley que impide a los cnyuges palestinos, en ambos lados de la Lnea Verde. la reunificacin familiar.

Lo mismo ocurre con los trabajadores extranjeros y los solicitantes de asilo: son buenos para hacer el trabajo que los israeles no estn dispuestos a hacer, sin embargo se debe evitar a toda costa que obtengan la ciudadana, al tiempo que les niegan los derechos humanos. Adems el Estado ha logrado hasta el momento convencer a la Corte Suprema de que no existe una "nacin israel".

Analizar el estado actual de la ciudadana israel no es menos problemtico. La ciudadana, despus de todo, no es una cuestin formal limitada a las tarjetas de identificacin y documentos. Hay varios estratos de ciudadana israel: una para judos y otra para rabes, una para ciudadanos veteranos y otra para inmigrantes, una para los que viven en el centro del pas y otra para los de la periferia, para los que son ricos y para los que no lo son. Los ciudadanos rabes en Israel afirmarn justificadamente que el principio de igualdad -un principio fundamental en cualquier democracia- no se aplica a ellos en muchos aspectos de la vida, lo que infringe sus derechos.

De hecho la "igualdad" no aparece en la legislacin ni en ninguna de las leyes bsicas de Israel, solo existe en varias decisiones histricas de la Corte Suprema. Adems la discriminacin de los rabes y otros grupos existe bajo el pretexto de eludir la ciudadana a travs de instituciones nacionales que privilegian a los ciudadanos judos. Incluso la Ley del Retorno da preferencia a una persona juda que vive en el extranjero sobre al rabe en Israel.