Portada :: Mundo :: Afganistn
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 23-10-2017

Afganistn
La batalla de la prxima primavera

Guadi Calvo
Rebelin


Como decamos apenas unos das atrs (Afganistn: Temporada de caza), el pas centroasitico se ha convertido en un inmenso coto de caza, donde no se distinguen cazados de cazadores.

Como prueba de ello a apenas horas de los ltimos ataques del Talibn contra diferentes objetivos militares, cuatro en total, ejecutados entre el martes y el mircoles de la semana pasada, que dejaron alrededor 150 muertos y casi 300 heridos, como para coronar la semana, este ltimo viernes, 20 de octubre, el da sagrado del Islam, se produjeron dos atentados simultneos contra dos mezquitas chies. El primero en Kabul y en el otro en la provincia de Ghor al oeste del pas, causado entre los dos atentados cerca de 70 muertos y unos 100 heridos.

La accin que dej mayor cantidad de vctimas tuvo como objetivo la mezquita del Imam Zamam en el barrio kabul de Dasht-e-Barchi, al oeste de la ciudad, en su mayora habitado por la martirizada minora hazara. Durante la oracin del atardecer el atacante se deton matando a 39 personas e hiriendo a otras 45 y revindicado por el Emirato de Khorasn (Daesh)

El objetivo en la provincia Ghor, fue la mezquita Khwajagan, en el distrito de Du-Layna, que produjo una treintena de muertos. Ms all del ataque a la comunidad chi, las autoridades creen que el blanco principal fue Fazl-ul-Ahad Khan, comandante de las de las tantas fuerzas para-estatales que operan en Ghor, contra los fundamentalistas quien se cuenta entre los muertos, junto a varios de sus lugartenientes.

Los ataques contra la comunidad chi son frecuentes en Afganistn, el ltimo que se haba producido, fueron a fines del mes de agosto ltimo, en Kabul, que dej 28 muertos y cerca de medio centenar de heridos. En ese caso el ataque fue revindicado por Emirato de Khorasan, una formacin fundada en enero de 2015, por el Daesh, y que pretenda la creacin de un emirato que contenga nada menos que a Afganistn, Pakistn, India y Bangladesh.

Estados Unidos por su parte, que intenta replantear su presencia en Afganistn a partir de la nueva administracin, tras haber anunciado el envi de unos tres mil hombres y exigir a sus socios europeos que por lo menos enven otros mil, bombarde un campo de entrenamiento del Daesh, donde al parecer murieron cerca de 40 muyahidines en Peja, distrito de Achinm en la provincia de Nangarhar este ltimo sbado. Adems han fueron destruidas un gran nmero de armas, municin y explosivos. Esta operacin intenta evitar atentados como el del ltimo viernes en Kabul. Otro atentado en que murieron dos personas y resultaron ocho heridas, se produjo en un hotel en el distrito de Ishkamish, de la provincia de Tajar, en el norte del pas. Hasta el momento ninguno de los grupos wahabitas que operan en el rea, se ha adjudicado el ataque.

Durante esta ltima semana tambin se volvieron a registrar enfrentamientos entre el Talibn y los hombres del Califa Ibrahim, guerra que no por solapada es menos sangrienta. Ambos grupos rigoristas estn en disputa por las regiones productoras de opio, factor clave para financiar sus guerras, ya que el pas es el mayor productor mundial de opio con casi un 95% de total. Desde la invasin de 2001, la produccin ha aumentado 25 veces pasando la superficie de cultivo de 8 mil hectreas a 201mil, en la actualidad los cultivos se ubican en 21 de las 34 provincias afganas.

Este ltimo jueves, los combates se libraron en el distrito de Jogyani en la provincia de Nangarhar, al este del pas, donde habran muerto cerca de una docena de milicianos.

El mullah Haibatullah Akhundzada , mximo lder del talibn ha reiterado en varias ocasiones el pedido a ambos grupos de evitar enfrentamientos, pero nada se ha logrado. Las escaramuzas entre el talibn y el Daesh, que se producen con cierta periodicidad ya se ha cobrado la vida de unos 800 milicianos de ambos bandos.

Un viejo jugador vuelve al conflicto?

Agencias de inteligencia y medios informativos internacionales insisten en establecer que Mosc ha tomado partido por sus antiguos rivales el Talibn y sea justamente Rusia quien est proveyendo de armamento a la organizacin fundada por el mullah Omar.

Funcionarios afganos han denunciado en distintos foros a Mosc por su injerencia en la guerra que Kabul, apoyado por Estados Unidos, libra contra el talibn, alegando que potencias extranjeras, intentan llenar los vacos tras la retirada norteamericana.

Despus de semanas de intensas batallas en la provincia occidental de Farah, en la que los combatientes talibanes estuvieron por tomar la ciudad capital del mismo nombre por tercera vez en el ao. El comandante del 207 Cuerpo del Ejrcito afgano, denunci que los terroristas portaban armas de origen ruso.

De continuar el ritmo de ataques insurgentes contra blancos militares y civiles afganos la decisin de Trump de retomar activamente la guerra en Afganistn. Ya que los casi 10 mil militares norteamericanos que se mantienen en el pas centroasitico, solo cumplen tareas de entrenamiento y vigilancia, estando impedidos de entrar en combate, aunque si puede bombardear.

El Talibn con sus acciones est desafiando abiertamente a Trump, aunque tambin se sabe que con la llegada del invierno, el frente de guerra tender a serenarse hasta la prxima primavera, que se espera sea una de las ms sangrientas de la ltima dcada.

Guadi Calvo es escritor y periodista argentino. Analista Internacional especializado en frica, Medio Oriente y Asia Central. En Facebook:https://www.facebook.com/lineainternacionalGC.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter