Portada :: Brasil
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 24-10-2017

La fuerza y la crisis del lulismo

Editorial Esquerda Online


Resiliencia, en un sentido figurado, es la capacidad de superar, de recuperarse de las adversidades. En trminos fsicos, es la propiedad que algunos cuerpos presentan de retomar la forma original luego de haber sido sometidos a una deformacin elstica.

Observado por ese prisma, la capacidad de recuperacin de Lula es notable. A pesar de la apertura de innumerables procesos judiciales y de la condena en primera instancia por el juez Sergio Moro, incluso con los violentos ataques de los grandes medios de prensa y la campaa de difamacin permanente de la derecha, el ex-metalrgico se mantiene como el principal lder popular del pas.

A un ao de la eleccin de 2018, el ex-presidente est al frente en la carrera presidencial, con expresiva ventaja sobre los principales adversarios. El petista tiene por lo menos 35% de las intenciones de voto en los escenarios testeados, de acuerdo a la ltima encuesta Datafolha. Vencera, inclusive, en el segundo turno.

El ndice de rechazo del ex-presidente es bastante alto 42%), pero viene en una trayectoria de cada, en marzo de 2016, la tasa de desaprobacin del petista era de 57%. En realidad, hay un cuadro de polarizacin en torno a su figura. En cuanto cerca de mitad de la poblacin prefiere que el petista retorne a la presidencia, la otra mitad desea verlo tras las rejas.

As, el destino poltico de Lula se revela como un factor determinante en el escenario poltico nacional.


Cmo se explica la recuperacin de Lula?

La vida del pueblo trabajador empeor en el ltimo perodo. Los salarios cayeron, el desempleo se dispar y el consumo de la familias baj. El acceso y la calidad de los servicios pblicos -salud, educacin, transporte pblico, etc.- se deterioraron sensiblemente. La violencia urbana alcanz niveles increbles, victimizando particularmente a la poblacin pobre y negra. Con todo eso, la desigualdad social y la pobreza aumentaron dramticamente.

Al cuadro de aguda crisis social y econmica se sumaron la retirada de derechos sociales y los cortes brutales de las fondos destinados a las reas sociales.

Delante de ese huracn reaccionario y de la ausencia de una nueva alternativa por la izquierda, los ojos se vuelven al pasado. Los trabajadores comienzan a comparar la situacin actual con los tiempos de los gobiernos Lula, momento en que la vida haba mejorado. La conclusin, para mucha gente del pueblo, es la siguiente: aunque Lula sea corrupto, mejor con l porque se preocupa con los ms pobres.

Por otro lado, hay un aumento de la percepcin de que existe una persecucin en curso. Mientras Acio Neves es protegido por el sistema, Temer se mantiene en el gobierno y Alckmin sigue blindado, Lula es blanco de una implacable ofensiva judicial. Frente a eso, muchos se preguntan: si todos roban, por qu solo quieren agarrar a Lula?.


Excluir a Lula de las prximas elecciones hace parte del golpe

La imposicin de un gobierno ilegtimo, en condiciones de realizar el pillaje de derechos sociales sin depender de respaldo popular, fue el objetivo del golpe parlamentario que llev a Michel Temer (PMDB) a la presidencia.

La continuidad del golpe requiere por consecuencia, la eleccin de un nuevo gobierno sometido a ese programa de expoliacin. En ese sentido, la eleccin de Lula no es conveniente a la burguesa en este momento, una vez que el petista subira a la rampa del Planalto en base a la expectativa popular de reversin del panorama actual.

La clase dominante sabe que Lula no atacara sus intereses fundamentales si fuese electo nuevamente, al final, los gobiernos petistas garantieron un nivel de enriquecimiento a los grandes empresarios y banqueros como nunca antes en la historia del pas. Pero el pacto conciliatorio inscrito en el lulismo, las pequeas concesiones sociales combinadas con la preservacin de la estructura de dominacin burguesa, no es deseable a la clase dominante ahora, que prefiere un gobierno pura sangre para proseguir el exterminio de derechos. En el contexto econmico actual, no es posible la poltica del gana-gana, los capitalistas quieren la torta entera.


Lula y la resistencia de los trabajadores

La direccin del PT acta casi exclusivamente para garantir la candidatura de Lula en 2018, que se encuentra amenazada por la probable condena en segunda instancia del ex-presidente.

En lugar de jugar todos los esfuerzos en la movilizacin social para derrotar a Temer y las reformas, la a cpula petista se concentra en los mezquinos clculos electorales. Las negociaciones en que est comprometida incluyen, por ejemplo, la costura de acuerdo con antiguos aliados de la derecha, como Renan Calheiros, Jos Sarney, Ktia Abreu, entre otros.

El objetivo, por tanto, no es impedir las reformas con la lucha de los trabajadores, sino dejar que Temer se desgaste ms y ms para, as, impulsar la candidatura de Lula junto al pueblo.

La lucha por la preservacin de los derechos sociales no puede esperar a las prximas elecciones. Hasta ya, buena parte de las conquistas histricas de los trabajadores habrn desaparecido. Son las condiciones del pueblo trabajador que estn en juego. En ese sentido, es necesario que el conjunto de los movimientos sociales y de la izquierda exijan de Lula y del PT el compromiso con la lucha efectiva hoy, para que pongan su peso poltico y social al servicio de la resistencia. En las calles, podemos derrotar el golpe!


La importancia de una nueva alternativa de izquierda

El lulismo es incapaz de ofrecer sentido de futuro. No hay ninguna perspectiva transformadora en su programa. Lula recobra fuerza delante de la devastacin del presente. Sobrevive por el miedo, no ms por la esperanza que convoc un da. El pacto conciliatorio con la burguesa fue enterrado por el golpe, pero el PT insiste en resucitar la alianza que nos llev a la tragedia Temer.

Es tiempo de presentar una nueva alternativa de izquierda, aunque sta sea minoritaria por ahora. Es momento de apostar en el futuro, de relanzar el sentido de transformacin perdido. Una candidatura radical, nacida de las luchas del pueblo, sin miedo a confrontar a los poderosos, abrir un puente hacia el maana. Reconstruir los lazos con la clase trabajadora y los ms oprimidos, encantar nuevamente a la juventud con el sueo de cambio socialista. La apuesta de la izquierda radical en las prximas elecciones debe ser, en nuestra opinin, norteada por esta estrategia.

En tal sentido, consideramos fundamental el lanzamiento de una candidatura del PSOL. Una candidatura que sea abrazada y conducida por los movimientos sociales, el MTST (Movimento dos Trabalhadores Sem Teto), Povo Sem Medo, otros partidos y organizaciones de izquierda (PCB, PSTU), los sindicatos combativos (CSP-Conlutas, Intersindicales), los artistas, los millares de activistas independientes de izquierda, etc.

Vamos por una nueva izquierda, de lucha y socialista!


Traduccin: Ernesto Herrera, para Correspondencia de Prensa.

Fuente: https://esquerdaonline.com.br/2017/10/20/a-forca-e-a-crise-do-lulismo/


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter