Portada :: frica
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 25-10-2017

Sahara Occidental, negociar el qu y para qu

Jos Taboada Valds
Sahara Press Service


El actual enviado personal del Secretario general de la ONU para el Sahara, el expresidente de Alemania Horst Kohler, tiene el mandato del Consejo de Seguridad y Antonio Gutierres como mxima autoridad de NU, de impulsar un nuevo proceso de negociacin entre Marruecos y el Frente Polisario, para buscar una solucin definitiva al conflicto del Sahara Occidental, realizando la ensima gira por la regin, intentando desbloquear el proceso de descolonizacin inconcluso que se mantiene desde hace mas de 40 aos.

El problema principal ha sido la falta de voluntad clara y contundente, del Consejo de Seguridad a la hora de aplicar sus Resoluciones, no la escasez de soluciones innovadoras. Durante siete aos, el conflicto puso a prueba la imaginacin y la paciencia de James Baker, enviado personal del Secretario general de la ONU al Shara Occidental entre 1997 y 2004. Baker perdi la confianza de Marruecos en enero de 2003, cuando propuso una solucin basada en un referndum que habra de votar entre la integracin, la autonoma y la independencia. El siguiente enviado personal, el diplomtico holands Peter Van Walsum, solo dur tres aos. Perdi la confianza del Polisario al sugerir que la opcin de la independencia, aunque era aceptable segn el derecho internacional, debera descartarse ya que el Consejo de Seguridad no iba a obligar a Marruecos a aceptarla o consentirla. Luego, el enviado de la ONU al Shara Occidental, el ex diplomtico norteamericano Chris Ross, designado por Ban Ki-moon en enero de 2009, est intent evitar sufrir un destino similar a sus predecesores explorando un inexistente intersticio entre Marruecos y el Polisario, no tuvo xito y dimiti tambin, tras haber realizado varias reuniones para discutir las nuevas propuestas realizadas por las partes en 2007.

El actual mandato del Consejo de Seguridad es encontrar una solucin polticamente aceptable por ambas partes, sin condiciones previas, que permita la autodeterminacin del Pueblo saharaui. Este mandato ha hecho que muchos observadores no salgan de su perplejidad Cmo pueden las partes llegar a un acuerdo para aplicar la doctrina de la autodeterminacin? Marruecos rechaza la opcin de la independencia y quiere que su propuesta de autonoma se acepte como base de las negociaciones, descartando por tanto la independencia. El Polisario ha expresado su firme compromiso de cooperar con el nuevo emisario de la ONU, en cuanto cuestin de descolonizacin que se rige por el principio de autodeterminacin. en el ltimo territorio africano reconocido como No Autnomo por las Naciones Unidas.

Estas posiciones mutuamente excluyentes estn reforzadas en el nivel regional y el internacional. Aunque Francia, el mejor aliado de Marruecos, y otros pases que le apoyan, como Espaa y en parte EEUU, no reconocen formalmente la soberana marroqu sobre el Shara Occidental, creen que una retirada forzada de Marruecos del territorio desestabilizara a este pas amigo. Sin embargo, Marruecos se ha cerrado a si misma las puertas a cualquier solucin de compromiso, rechazando otra solucin distinta de la anexin.

Existe un clima creciente de inestabilidad en la regin, que debe animar al Gobierno espaol a implicarse ms para encontrar, cuanto antes, una va de resolucin pacfica para el conflicto. La cuestin sufre un largo bloqueo con graves consecuencias en las difciles relaciones entre los mismos pases de la regin, singularmente entre Argelia y Marruecos, teniendo como teln de fondo el contencioso del Sahara Occidental, que afecta directamente a la poltica exterior del Estado espaol en referencia con el Magreb.

El conflicto del Sahara Occidental, puede sufrir en cualquier momento una nueva reactivacin blica. Conviene no olvidar que ya en 1991 se firm un alto el fuego entre el Frente Polisario y el Gobierno marroqu, con la mediacin de la ONU y la Unin Africana (UA), tras una guerra de 16 aos. La intencin era aplicar un Plan de paz y hacer un referndum de autodeterminacin en el plazo de un ao, lo que fue aprobado por unanimidad en el Consejo de Seguridad.

Esto no ha sido posible despus de 26 aos, y constituye una negacin del principio de la autodeterminacin -que asegura la expresin libre y autntica de la voluntad del Pueblo Saharaui- y supone una violacin de la legalidad internacional, adems de una ruptura unilateral del compromiso libremente asumido por Marruecos de celebrar un referndum de autodeterminacin.

Desde sus inicios, la lucha del Pueblo Saharaui fue, es y ser, no solamente una lucha justa, sino tambin una lucha legtima. As es hoy y as seguir siendo porque se basa en los principios bsicos de autodefensa y en el derecho que asiste a cada pueblo de defenderse con todos los medios a su alcance, frente al que ocupa su tierra ilegalmente, frente a quienes violan sistemticamente los derechos humanos de personas civiles, se benefician de los recursos naturales del Sahara, en contra de todas las Resoluciones de las Naciones Unidas y de la Unin Africana, y de la ltima sentencia del Tribunal de Justicia Europeo.

En estos ltimos tiempos en que desgraciadamente los radicalismos y el terrorismo internacional son noticias diarias por todos los rincones del mundo, siempre hemos confiado en las NNUU y en el dialogo y en la bsqueda de una solucin justa y definitiva, que garantice que se cumple con la aplicacin del Plan de paz y la organizacin de un referndum de autodeterminacin.

40 aos son suficientes de injusticia, dolor y exilio, es urgente buscar la forma de celebrar un referndum para que el pueblo saharaui pueda democrticamente elegir su futuro, y as puedan volver a su territorio, el Sahara Occidental.

 

Jos Taboada Valds, presidente de la Coordinadora Estatal de Asociaciones Solidarias con el Sahara.

Fuente: https://www.spsrasd.info/news/es/articles/2017/10/20/11621.html

 



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter