Portada :: Colombia
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 27-10-2017

A dnde va la sustitucin de cultivos en parques nacionales?

Sammy Andrea Snchez
Agencia Prensa Rural

Si este proceso no se vincula a la formalizacin de la propiedad, garantas de estrategias de produccin y comercializacin, asistencia tcnica, bienes pblicos, reconocimiento de derechos fundamentales y un giro en la poltica de drogas, es casi fracasada la estrategia de la reforma rural.


Son inmensas las preocupaciones por parte de las comunidades campesinas cocaleras sobre el devenir en el proceso de sustitucin de cultivos declarados de uso ilcito contemplado en el acuerdo de paz. La acelerada ola de violencia en el campo y la erradicacin forzada parecen primar sobre la concertacin. A esto se suma la presin del gobierno norteamericano para disminuir las hectreas de cultivos de coca, ya que un informe de la DEA conocido esta semana a travs de medios de comunicacin nacionales indica que Colombia es el principal proveedor de la cocana que llega a los Estados Unidos y hace serios sealamientos contra el proceso de paz y su relacin con el aumento de cultivos.

El mismo Programa Nacional de Sustitucin de Cultivos de Uso Ilcito (PNIS) por dems es insuficiente si se habla de desarrollo rural en los territorios, en lo local, en lugares con poca institucionalidad rural y ambiental.

Si este proceso no se vincula a procesos de formalizacin de la propiedad, garantas de estrategias de produccin y comercializacin, asistencia tcnica, bienes pblicos, reconocimiento de derechos fundamentales y, cmo no, un giro en la poltica de drogas que acabe con el prohibicionismo y proteja a quienes finalmente llevan las cargas negativas de la lucha contra el narcotrfico, el eslabn ms vulnerable, el campesino, es casi fracasada la estrategia no solo de la sustitucin sino de la reforma rural que, si bien es ambiciosa en un pas como Colombia, no es un cambio estructural para resolver el problema agrario.

Ahora bien, el caso particular y tal como lo contempla el decreto del PNIS 897 de 2017, la situacin es aun peor para los campesinos en las reas Protegidas (AP) del Sistema de Parques Naturales Nacionales (SPNN) para la sustitucin de cultivos declarados de uso ilcito, puesto que la posibilidad para el desarrollo de proyectos productivos agropecuarios son nulas y en todas las AP las comunidades campesinas no pueden desarrollar las actividades permitidas por mltiples razones, e incluso se cierra la posibilidad del plan de atencin inmediata puesto que este contempla un presupuesto precisamente para proyectos.

De qu ms va a vivir una familia campesina, si no es de la tierra? Solo se da la posibilidad de procesos de relocalizacin, que a la final no se cumplen por poca oferta de tierras y el bajo presupuesto de las entidades competentes para dar cumplimiento a acuerdos suscritos con las comunidades asentadas all, como por ejemplo compra de predios para los objetivos de conservacin y la salida de campesinos de los parques naturales nacionales (PNN).

Segn cifras de la direccin de PNN, hay cerca de diez mil hectreas en proceso de erradicacin [1] en parques como Tinigua, Macarena, Paramillo, Paya, Catatumbo y Nukak. Segn la misma directora son las reas con ms cultivos de coca, las cuales tambin tienen conflictos territoriales de superposicin de reas protegidas en territorios campesinos y quienes a travs de sus juntas de accin comunal y organizaciones campesinas han persistido en la concertacin local para superar estos conflictos.

Sobre los puntos 1 y 4 del acuerdo de paz entre Gobierno y FARC hay una serie de propuestas para el desarrollo integral en el campo, la garanta de acceso a la tierra, la sustitucin de cultivos declarados ilcitos, entre otros puntos no menos importantes, como prembulo para la superacin de los conflictos que se han generado.

Parece obvio pero es importante destacar que el acuerdo en materia de erradicacin en parques nacionales genera elementos para la creacin de mecanismos de interlocucin directa con las comunidades, que llevan no solo a priorizar el reasentamiento de las poblaciones asentadas en reas de especial inters ambiental, sino que tambin protegen los intangibles culturales y espirituales, la economa campesina y las formas de organizacin comunitaria, en este caso campesina, que como se sabe tambin existe en parques nacionales.

El objetivo de PNN no es sacar a la poblacin campesina de estas reas y mucho menos la erradicacin. Incluso hay jurisprudencia de la Corte Constitucional que se refiere a ello, en sentencia T-299 de 2009 se reconoce el desplazamiento masivo de campesinos por la erradicacin manual y area y la constante zozobra por los operativos militares antinarcticos en estos procedimientos, hechos que se presentaron en comunidades asentadas en el PNN La Macarena. Las erradicaciones forzadas con Fuerza Pblica o personal civil son operaciones que en el contexto colombiano se leen como contrainsurgentes y son perversos en la medida en que no se ofrecen medidas de reparacin y de solucin contra la poblacin revictimizada.

Es as como surgen mltiples preguntas: cmo se implementarn el PNIS y los Planes integrales comunitarios y municipales de sustitucin y desarrollo alternativo en las reas protegidas con las restricciones normativas existentes? Primarn las medidas de fuerza contra la poblacin campesina que subsiste de los cultivos declarados de uso ilcito? Habr procesos judiciales contra la poblacin campesina que no arranque las plantas de coca, entre otras cosas porque saben que no les van a cumplir? Qu acciones sancionatorias se pueden establecer hacia las entidades que incumplen acuerdos y compromisos establecidos con las comunidades campesinas y que vulneran sus derechos fundamentales y el acuerdo de paz?

Nota:

[1] Palabras de la directora de PNN Julia Miranda en RCN Radio.

Fuente: http://prensarural.org/spip/spip.php?article22256



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter