Portada :: Argentina
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 27-10-2017

Entrevista a Diego Ancalao, candidato mapuche al Senado de Chile por el Frente Amplio
La muerte de Maldonado puede provocar un levantamiento del pueblo mapuche

Gorka Castillo
Ctxt


Como mapuche dice estar alarmado por la muerte de Santiago Maldonado, un artesano que viva en una comunidad indgena de la Patagonia argentina y cuyo rastro se perdi durante las protestas comunales contra el saqueo de tierras que practica la multinacional Benetton en esta zona del mundo. Pero como presidente del Instituto del Desarrollo Indgena (ILDI) asegura que no le sorprende su asesinato. Tanto Argentina como Chile mantienen un conflicto histrico con mi pueblo por la usurpacin de tierras que, a menudo, tratan de resolver con mtodos violentos, asegura. Diego Ancalao es maestro de escuela, tiene 36 aos y naci en Purn, en pleno corazn de la Araucana chilena, la referencia territorial para dos millones de mapuches. Inquieto y culto, concurre el prximo 19 de noviembre como candidato a senador por el Frente Amplio, una coalicin de partidos de izquierda que se plantea superar la dicotoma tradicional del bipartidismo chileno. La pelea en la que est embarcado es por devolver a su pueblo el reconocimiento como nacin que le arrebat la administracin criolla. La muerte de Maldonado, presumiblemente a manos de la gendarmera argentina, lo trastoca todo. Los mapuches han vuelto a hacer sonar los tambores de guerra en una vasta regin fracturada por dos Estados clave en la prospeccin de las tinieblas patagnicas, donde tantas atrocidades se han cometido y se siguen cometiendo en nombre de la codicia humana. Puede producirse un gran levantamiento mapuche a ambos lados de la cordillera, advierte Diego Ancalao en conversacin telefnica sobre un conflicto olvidado pero que ha vuelto sbita y efmeramente a las primeras pginas de la actualidad.

Le sorprende que detrs de la muerte de Santiago Maldonado planee la sombra de la gendarmera argentina?

Lamento mucho decirlo pero no me sorprende. Es algo que viene sucediendo desde el siglo XIX con la ocupacin de la Araucana chilena y la guerra del desierto argentina donde el general Julio Roca proclam aquello de que el nico indio bueno es el que est muerto. Puede sonar fuerte dos siglos despus pero la cultura de despojo y asesinatos practicada por ambos pases contra el pueblo mapuche ha sido una constante desde 1861.

Cmo han encajado la muerte de Maldonado?

Con mucha preocupacin. Porque lo que le ha sucedido a Santiago tambin est pasando en Chile, que es un voladero de luces. Es importante que la gente conozca, por ejemplo, que la mayor parte de los desaparecidos mapuches se han producido durante los gobiernos socialistas. En 2005, bajo la presidencia de Ricardo Lagos, desapareci Jos Huenante, un chico de Puerto Montt de 16 aos. Se lo llevaron los carabineros y nunca ms se supo de l. Tenemos a 14 mapuches muertos en los ltimos aos a manos de la polica, unos con tiros por la espalda, otros a golpazos. Es una realidad que nos duele mucho y que nos hace desconfiar bastante sobre la buena intencin del Estado en reconocer nuestros derechos como pueblo.

Por qu?

Porque estamos convencidos de que los intereses econmicos, tanto chilenos como argentinos, estn por encima de los derechos colectivos de los pueblos indgenas sobre sus tierras. Aqu se han restituido tierras, mediante una ley diseada para el desarrollo indgena, que slo suman alrededor de 900.000 hectreas, una minucia si se compara con los tres millones de hectreas apropiadas en Chile por la celulosa Mininco, de la familia Matte, y por la Arauco, de la familia Angelini. O sea, que dos familias poseen tres veces ms de territorio que todo el pueblo mapuche desde el ro Biobo hacia el sur. Para el Estado chileno son ms importantes los derechos econmicos de esas dos familias que los derechos polticos de un pueblo.

La situacin parece peor en Chile que en Argentina

As es. Uno de los motivos es que, a diferencia de Chile, Argentina es un Estado federal. Aunque mnimamente, esto ha servido para que se reconozcan algunos derechos a la comunidad de Ro Negro, o para que se permita la existencia de un canal televisin mapuche. De hecho, la Constitucin argentina permite la reclamacin de tierras de los pueblos originarios. Sin embargo, esos derechos tan solemnes han comenzado a ser recortados con la poltica del actual gobierno que, como el chileno, ha decidido beneficiar a empresas como Benetton. Esta firma compr en 1991 cerca de 900.000 hectreas de tierra para la explotacin ovina en la Patagonia. Adems, ha rechazado pblicamente el derecho constitucional de los mapuches a reclamarlas porque considera que no son ciudadanos argentinos originarios sino chilenos.

Cul puede ser la reaccin del pueblo mapuche al asesinato de Santiago Maldonado?

Si se confirma esa brutalidad, puede producirse un gran levantamiento del pueblo mapuche a ambos lados de la cordillera, en el Puelche chileno y en el Wallmapu argentino. No podemos permitir ms que los Estados sigan maltratando y matando a quienes tratan de resistir pacficamente a la dominacin de su territorio. Sera una prueba ms de la violacin total de los derechos humanos y supondra una transgresin completa de la soberana de nuestro pueblo. Esto situara en el centro del debate pblico y poltico los derechos que nos han sido arrebatados por estos dos Estados a lo largo de la historia.

Cules son sus reivindicaciones polticas?

La primera es la devolucin del territorio. En segundo lugar, restitucin de los derechos polticos para decidir el futuro como nacin del pueblo mapuche que vive a ambos de la cordillera. Exigimos una compensacin por los tratados que, especialmente el Estado chileno, ha violado con mi pueblo. Reclamamos que los 22 presos polticos mapuches sean liberados y tambin pedimos la derogacin de una ley antiterrorista vigente que niega un proceso judicial justo a nuestros ciudadanos encausados.

A qu atribuye esta actitud implacable hacia los mapuches?

Los dueos del territorio que nosotros reclamamos han comprado la voluntad poltica de la mayora de los parlamentarios chilenos. Eso est comprobado. Un ejemplo es que algunos de los presos mapuches se encuentran en prisin en funcin de la ley de pesca. Y otro elemento es que en Chile se ha instaurado lo que llaman en Alemania el derecho penal del enemigo. Es decir, considerar a toda persona que hable otro idioma, tenga otro origen y posea reclamaciones polticas no recogidas en la Constitucin como enemigo del Estado. Esta anomala no slo justifica la violencia contra los mapuches, sino que nos mantiene en una permanente lucha para demostrar que no somos terroristas. Tanto es as que aprovechando esta batera de medidas, el ministro de Interior implement la Operacin Huracn el pasado mes de septiembre en la Araucana, un operativo utilizado para allanar viviendas sin orden judicial y para detener a ocho personas acusadas de pertenecer a una supuesta asociacin ilcita. Pues bien, todos ellos acaban de ser puestos en libertad por la Corte Suprema por falta de pruebas.

Parece que habla de la poca de Pinochet

Es que para nosotros es muy similar. Hay miedo en las comunidades indgenas a la impunidad con la que acta la polica. Los candidatos conservadores para las elecciones presidenciales de noviembre ya han anunciado que tienen previsto aplicar el estado de sitio en la Araucana, lo que significar militarizar toda la regin. Esa es una amenaza muy grave y dramtica.

Fuente: http://ctxt.es/es/20171018/Politica/15774/entrevista-Diego-Ancalao-mapuche-Chile-Santiago-Maldonado.htm



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter