Portada :: Cuba
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 31-10-2017

El Che y el actual modelo econmico

Humberto Prez
Segunda cita


El Che, es una figura tan admirada, respetada y querida por todos los revolucionarios cubanos y por todo el pueblo de Cuba, y nos hemos comprometido tanto con seguir el legado de sus principios, sus ideas y su conducta que nos sentimos preocupados cada vez que debemos pronunciarnos, establecer y defender algo nuevo que pudiera apartarse o entrar en contradiccin con ese legado. Eso nos pas cuando, en la preparacin de las propuestas para el Primer Congreso del Partido, fue necesario elaborar lo correspondiente a un nuevo Sistema de Planificacin y Direccin de la Economa (SDPE) y luego a la hora de aprobarlo y aplicarlo. En aquel momento estbamos recin salidos de las nefastas consecuencias econmicas de la etapa de idealismo, subjetivismo y voluntarismo que se vivi en el ltimo quinquenio de los aos 60, en la que se sobredimensionaron, caricaturizaron y deformaron las ideas del Che, supuestamente tratando de aplicarlas con sentido creador. Estos hechos fueron honrada y valientemente reconocidos y autocriticados por Fidel en su Informe al I Congreso del Partido.

Como consecuencia y analizada la situacin interna y externa de aquellos aos, se decidi aplicar un modelo econmico que partiera de la prctica que exista en todos los pases socialistas, tratando de adaptarla a las condiciones nuestras y hacindolo, adems, con mucho cuidado y con un criterio ms bien conservador, como sealara Fidel.

Para llegar al modelo que finalmente fue aplicado, entre otros modelos y experiencias, se estudi minuciosamente todo lo que el Che haba hecho y escrito sobre el Sistema Presupuestario de Financiamiento, para lo cual result muy til y completa la compilacin de la obra del Che que haba hecho el compaero Orlando Borrego y que exista en una edicin limitada en 7 tomos, que estaba en manos de algunos compaeros de la Direccin del pas. Tambin se tuvo acceso, sino a todos, por lo menos a varios de los ms importantes escritos y apuntes que haba hecho el Che desde el extranjero en los aos 1965 y 1966, y que solo fueron editados en el 2012.

Cuando se nos encarg por la direccin del Partido y del Gobierno pronunciar el discurso de clausura en el acto de constitucin de la ANEC, el 14 de junio de 1979, decidimos dedicar el discurso al Che y a examinar y plantear, con la mayor honradez y sinceridad posibles, las diferencias que existan entre lo planteado y propuesto por el Che y lo que se haba aprobado en el I Congreso y se estaba aplicando.

En aquel momento nos tranquilizaba sobre todo que el Sistema que aplicbamos persegua los mismos objetivos en cuanto a eficiencia y calidad a que aspiraba el Che, con mecanismos de planificacin y gestin similares, en ms de 15 aspectos, a los que propugnaba el Che. Pero, adems, el Che haba escrito, en medio de su defensa del Sistema que propona y estaba en proceso de aplicacin en las empresas del Ministerio de Industria, en su artculo titulado Sobre el Sistema Presupuestario de Financiamiento, que lo que nosotros buscamos es una forma ms eficiente de llegar al comunismo; no hay discrepancia de principio, y ms adelante manifestaba que Cargada de subjetivismo, la afirmacin requiere la sancin de la experiencia; si en el curso de ella se demostrara que es un freno peligroso para el desarrollo de las fuerzas productivas, habra que tomar la determinacin de cortar por lo sano y volver a los caminos transitados. (Compilacin Tomo I, pgs. 187 y 191)

Hoy nos encontramos ante un dilema parecido y dira que ms complejo, cuando examinamos el modelo econmico de construccin socialista aprobado en los Congresos VI y VII del Partido, y plasmados en el documento de la Conceptualizacin, aprobado en este ltimo Congreso y ratificado despus por la Asamblea Nacional del Poder Popular.

En estos das, con motivo del 50 aniversario de su muerte, se han publicado y se siguen publicando numerosos artculos y estudios sobre la figura del Che y dentro de los asuntos tratados se encuentran naturalmente los referidos a su pensamiento econmico y a las vas de construccin del Socialismo que l defenda, tema al que dedic principalmente lo ms puro de sus esperanzas de constructor.

Cuando recordamos y nos recuerdan que el Che era contrario a usar lo que llam las armas melladas del capitalismo en la construccin socialista, que se opona a los intentos de usar al mercado y a la ley del valor, a reconocer la necesidad de las relaciones mercantiles entre las empresas estatales, del uso de los bancos, del crdito, del inters, de la ganancia y dems categoras mercantiles capitalistas, que aconsejaba basarse principalmente en el estmulo moral por encima del estmulo material, etc., y frente a ello estudiamos el documento de la Conceptualizacin, se nos produce una primera y fuerte impresin de que nos estamos apartando del Che y que el Che no apoyara el modelo econmico en desarrollo actualmente en nuestro pas, sino que lo criticara y combatira.

Ms all de los elementos del llamado Sistema de Clculo Econmico, de los que en su momento discrep en argumentados trabajos polmicos y que estn presentes en el actual Modelo, vemos que, adems, este incluye formas de propiedad de los medios de produccin que solo encuentran similar en las orientadas por Lenin cuando la NEP, poltica econmica cuya validez universal el Che negaba. Por otro lado, cuando leemos algunos de sus ltimos pronunciamientos, sobre todo en la carta a Fidel de abril de 1965 y otros que aparecen en Apuntes crticos a la Economa Poltica editados en el 2012, vemos que en ellos avizora en los pases socialistas el fracaso del socialismo y el regreso al capitalismo, cosa que lamentablemente acaeci en los hechos solo unos 20-25 aos despus que l lo advirtiera.

Por todo lo anterior, es lgico que nos asalte la preocupacin de si la Conceptualizacin aprobada y el Modelo en marcha est en contradiccin con el pensamiento del Che y con su legado y advertencias.

Pero algo que nunca debemos olvidar al estudiar al Che y a su pensamiento filosfico y econmico social, es que era un marxista convencido y profundo y ello lo reiter numerosas veces en sus artculos y escritos, incluyendo los ltimos redactados en 1965 y 1966, que aparecen en los Apuntes crticos a la Economa Poltica. (Vanse su Plan Tentativo del libro que se propona escribir o que planteaba deba escribirse en Apuntes Crticos --edicin del 2012, pgs. 18 a 23--, el articulo adjunto bajo el titulo La necesidad de este libro --en la misma edicin, pgs. 25 a 28--, y la sntesis biogrfica de Marx y Engels que dej redactada y que aparece en las pginas 29 a 52 de la propia edicin). Y desde el punto de vista cientfico, ser marxista significa ser ante todo realista y dialctico.

Textualmente El Che escribi que se debe ser marxista con la misma naturalidad con que se es newtoniano en fsica o pasteuriano en biologa, considerando que si nuevos hechos determinan nuevos conceptos, no se quitara nunca su parte de verdad a aquellos otros que hayan pasado (ver Notas a la Ideologa de la Revolucin Cubana. Compilacin, Tomo I, pgs. 353. El subrayado es del autor de este artculo). Y es evidente que, despus de la muerte del Che y sobre todo despus del derrumbe de la URSS y del campo socialista, han acontecido extraordinarios nuevos hechos, tanto en la situacin interna de Cuba como en su situacin externa dentro de la arena internacional, lo que determina la necesidad de nuevos conceptos.

Es imposible llegar a conclusiones sobre como pensara el Che en la situacin actual de nuestro pas y cules seran sus propuestas y consideraciones al respecto, y sera poco serio especular acerca de ello.

Creo que lo ms que puede hacerse es examinar con detenimiento y acuciosidad sus planteamientos en diferentes circunstancias, y observar como derivaba y fundamentaba las polticas a seguir, a partir de las situaciones objetivas concretas existentes en cada momento.

As en su artculo titulado Sobre el Sistema Presupuestario de Financiamiento, publicado en febrero de 1964, se refiere al momento histrico en que Lenin sienta las bases de la NEP y, para explicar las razones de la misma, se remite al propio Lenin y hace una larga cita de este, en la que argumenta el por qu era necesario pasar a desarrollar esta poltica econmica. A continuacin, razona el Che:

Cmo se ve, la situacin econmica y poltica de la Unin Sovitica haca necesario el repliegue de que hablara Lenin. Por lo que se puede caracterizar toda esta poltica como una tctica estrechamente ligada a la situacin histrica del pas (Compilacin, tomo I, Pgs. 182-184) (El subrayado es nuestro).

A rengln seguido, refirindose a la situacin histrica existente en Cuba y en el mundo en los aos 62-64, momentos en que l planteaba y defenda el Sistema Presupuestario de Financiamiento, argumentaba:

Se puede abordar la tarea de la construccin de la nueva conciencia porque estamos frente a nuevas formas de relaciones de produccin y, aunque en sentido histrico general la conciencia es producto de las relaciones de produccin, deben considerarse las caractersticas de la poca actual, cuya contradiccin fundamental (en niveles mundiales) es la existente entre el imperialismo y el socialismo. Las ideas socialistas tocan la conciencia de las gentes del mundo entero, por eso puede adelantarse un desarrollo al estado particular de las fuerzas productivas en un pas dado. En Cuba el desarrollo de las contradicciones entre dos sistemas mundiales permiti el establecimiento del carcter socialista de la revolucin, que le fue dado en un acto consciente, gracias a los conocimientos adquiridos por sus dirigentes, la profundizacin de la conciencia de las masas y la correlacin de fuerzas en el mundo (dem, pg. 192) (Los subrayados son nuestros).

En otro artculo de ese mismo ao, titulado La Planificacin Socialista, su significado en el que polemiza con Charles Bettelheim, economista marxista francs, quien defenda para Cuba el Sistema denominado de Calculo Econmico, el Che le sealaba dos errores fundamentales, uno de los cuales es que se apoyaba en una interpretacin mecnica y dogmtica de la necesaria correlacin que debe existir entre las fuerzas productivas y las relaciones de produccin. Despus de acudir de nuevo a una larga cita de Lenin en refutacin a Bettelheim el Che planteaba:

Nosotros sostenemos que toda esa argumentacin, absolutamente valida y extraordinaria por su perspicacia en aquel momento, es aplicable a situaciones concretas en determinados momentos histricos. Despus de aquellos hechos, han sucedido cosas de tal trascendencia como el establecimiento de todo el sistema mundial del socialismo, con cerca de mil millones de habitantes, un tercio de la poblacin del mundo. El avance continuo de todo el sistema socialista influye en la conciencia de la gente a todos los niveles y, por lo tanto, en Cuba, en un momento de su historia, se produce la definicin de revolucin socialista, definicin que no precedi, ni mucho menos, al hecho real de que ya existieran las bases econmicas establecidas para esta aseveracin.

Cmo se puede producir en un pas colonizado por el imperialismo, sin ningn desarrollo de sus industrias bsicas, en una situacin de mono productor, dependiente de un solo mercado, el transito al socialismo?

La explicacin, razona el Che, a nuestro juicio exacto, es la de que, en el gran marco del sistema mundial del capitalismo en lucha con el socialismo, uno de sus eslabones dbiles, en este caso concreto Cuba, puede romperse. Aprovechando circunstancias histricas excepcionales y bajo la acertada direccin de su vanguardia, en un momento dado toman el poder las fuerzas revolucionarias y, basadas en que ya existen las suficientes condiciones objetivas en cuanto a la socializacin del trabajo, queman etapas, decretan el carcter socialista de la revolucin y emprenden la construccin del socialismo.

Esta es la forma dinmica, dialctica, en que nosotros vemos y analizamos el problema de la necesaria correlacin entre las relaciones de produccin y las fuerzas productivasllegamos a la conclusin de que en Cuba se hizo una revolucin socialista y que, por tanto, haba condiciones para ello. Porque realizar una revolucin sin condiciones, llegar al poder y decretar el socialismo por arte de magia es algo que no est previsto en ninguna teora

Si se produce el hecho concreto del nacimiento del socialismo en estas nuevas condiciones, es que el desarrollo de las fuerzas productivas ha chocado con las relaciones de produccin antes de lo racionalmente esperado para un pas aislado. (pgs. 235-240)

Las esperanzas en nuestro sistema van apuntadas hacia el futuro, hacia un desarrollo ms acelerado de la conciencia y, a travs de la conciencia, de las fuerzas productivas.

El compaero Bettlheim niega esta particular accin de la conciencia, basndose en los argumentos de Marx de que esta es un producto del medio social y no al revs, y nosotros tomamos el anlisis marxista para luchar con l contra Bettelheim, al decirle que eso es absolutamente cierto pero que, en la poca actual del imperialismo, tambin la conciencia adquiere caractersticas mundiales. Y que esta conciencia de hoy es el producto del desarrollo de todas las fuerzas productivas del mundo y el producto de la enseanza y educacin de la Unin Sovitica y los dems pases socialistas sobre las masas de todo el mundo. (Los subrayados son todos nuestros).

Es decir, el Che entenda justificada la NEP en los momentos en que Lenin la orient, por la situacin histrica concreta en que exista la URSS de entonces, y explicaba el por qu en Cuba era posible aplicar el Sistema presupuestario de Financiamiento que defenda y basarse en el desarrollo de la conciencia social, debido fundamentalmente a que la situacin objetiva concreta mundial haba cambiado.

l no negaba la vigencia de las leyes del desarrollo histrico descubiertas por Marx, como la de la determinacin de la conciencia por el modo social, es decir, por las relaciones de produccin y el desarrollo de las fuerzas productivas, y la ley de la contradiccin y choque de estas dos ltimas como base del devenir histrico. El Che aceptaba la validez de estas leyes, pero las analizaba no dogmtica y mecnicamente, como si debieran manifestarse en todo momento histrico, actuando estrechamente y enmarcadas en cada pas por separado, sino que l las interpretaba dialctica e histricamente actuando a nivel mundial, en las nuevas circunstancias creadas.

Tena en cuenta, segn el anlisis que haca, que desde la poca de la NEP hasta la poca que se viva en Cuba, en aquellos aos haban ocurrido cambios trascendentales como lo era el establecimiento de todo el sistema mundial del socialismo, que abarcaba a un tercio de la poblacin del mundo y que, derivado de ello, esta poca tena como contradiccin fundamental la del imperialismo frente al socialismo a niveles mundiales, y que esas caractersticas eran las que permitieron que un pas como Cuba pudiera declarar el carcter socialista de la Revolucin y darse a la tarea de construir el socialismo y hacerlo adems situando al desarrollo de la conciencia como el motor principal.

Estas circunstancias objetivas de carcter mundial a que se refera el Che como existentes en los aos 60 del pasado siglo, no existen actualmente, se han desarrollado otras fuerzas y contradicciones externas totalmente diferentes, con las cuales Cuba se ve obligada a convivir y a insertarse en las mismas y, adems, la situacin interna se ha modificado tambin de manera significativa en numerosos aspectos de suma importancia econmico social. Y como nuevos hechos determinan nuevos conceptos, al decir del propio Che, la Revolucin Cubana ha debido adecuarse a la nueva poca y elaborar nuevos conceptos para desarrollarse y conservar el carcter socialista de su proceso. Esos nuevos conceptos son los que se han plasmado en el documento llamado de la Conceptualizacin.

Creo que es de suma importancia, finalmente, traer a colacin un artculo poco o nada conocido del Che porque solo aparece en la Compilacin hecha por el compaero Borrego (Tomo I, pgs. 87-93 de la primera edicin limitada de los aos 70). El artculo se titula Rumbos de la industrializacin y, aunque no se tiene la fecha exacta de cundo fue escrito, es virtualmente seguro que ello se produjo entre el ltimo trimestre de 1959 y el primero de 1960, perodo que transcurri desde la creacin del Departamento de Industrializacin del INRA, el 7 de octubre de 1959 --a cuyo frente estuvo el Che-- y julio de 1960, en que comienza la etapa de nacionalizaciones que concluyo en lo fundamental en octubre de ese ao, momento que en la prctica la Revolucin adquiere un carcter socialista, aunque ello no fuera proclamado formalmente hasta el 16 de abril de 1961, en vsperas de los combates de Playa Girn.

Teniendo en cuenta la situacin histrica de Cuba en ese periodo, el Che en el artculo referido escribi lo siguiente, refirindose al resultado de los trabajos realizados por el Departamento de Industrializacin:

Se estableci entonces una divisin que estudiara las grandes lneas de los proyectos bsicos con la idea directriz de poner estos proyectos al servicio de la nacin entera, con participacin exclusiva o casi exclusiva del Estado. Ellos son: a) Energa y combustible, b) Industria siderrgica y metlica en general, c) Industria de la caa y sus derivados, d) Industria qumica en general, e) Plan de desarrollo minero y f) Industria de productos agropecuarios. En este ms alto nivel industrial, el Estado dirigir toda la poltica econmica.

En industrias derivadas de estas fundamentales, pero no tan importantes, particulares y estado podran o no estar asociados en una serie de ellas y, en un plano ms bajo, solamente particulares intervendran en la industrializacin total del pas.

Vemos pues que en la situacin histrica concreta de la Cuba de finales de 1959 y comienzos de 1960, el Che propona una estructura de la propiedad de los medios de produccin industriales similar a la que hoy se plantea en la Conceptualizacin:

1) Los medios fundamentales de produccin en manos exclusivas o casi exclusivas del Estado. 2) En un segmento de industrias derivadas de los medios fundamentales de produccin, pero no tan importantes, con la participacin de los privados y el estado con posible asociacin entre ambos sectores de propiedad. 3) Un segmento ms bajo de industrias en las que solo intervendra la propiedad privada.

Considero que, si tenemos en cuenta todas las anteriores referencias sobre los planteamientos del Che, en los que se trasluce un pensamiento totalmente dialectico y prctico, derivando las polticas econmico sociales a seguir de la situacin histrico concreta de cada poca y momento y no de conceptos dogmticos dados de una vez y para siempre, podemos pensar que el Che estara hoy de acuerdo en general con los contenidos presentes en el documento de la Conceptualizacin, incluyendo lo referido al nuevo modelo econmico social de construccin socialista a implementar.

Pero, en todo caso, actuar y pensar como el Che implica no ser dogmtico ni siquiera ante el propio pensamiento anterior del Che, pues l era, como recientemente ha escrito acertadamente en este propio blog el compaero Jos Alejandro Rodrguez, el anti dogma en persona, y por tanto l hoy no sera dogmtico ni con el mismo.

Reunin bimestral 22 de febrero de 1964.

(Apuntes Crticos, pgs. 276-277) (Compilacin, pgs. 438-4399:

no hay que caer tampoco en el espejismo de considerar que el estmulo moral es el centro del Sistema Presupuestario. El centro del Sistema Presupuestario es el conjunto de acciones, dentro del cual lo fundamental es la organizacin, la capacidad organizadora para dirigir y al mismo tiempo el desarrollo de la conciencia y el elemento de desarrollo, sobre todo a niveles de masa, a niveles ms generales, es la conjuncin del estmulo material correctamente aplicado y del estmulo moral, dndole un nfasis cada vez mayor al estmulo moral, a medida que van avanzando las condiciones.

es idealista que todo lo va a resolver al llamado de la conciencia, el estmulo moral y que ah se acaba todo, y el hombre come y la barriga del hombre es la que est determinando su accin, y en definitiva eso es ciertoAhora el estmago del hombre se traslada un poquito a todas las necesidades del hombre. Entonces ya no es estmago, como estmago, sino el estmago representando todas las necesidades del hombre Es decir, cuando un hombre tiene hambre, hambre fsica, que le faltan cosas para meter en las mandbulas, es difcil hablarle de otras cosas, y el esfuerzo fundamental hay que hacerlo para darle esas cosas fsicas, cualquiera que fuera. Y pensar que un pas entero va a responder a estmulos superiores teniendo hambre, eso a m me parece un sueo este problema de las necesidades materiales es muy importante determinarlo hay una cantidad de necesidades que son vitales y esas hay que satisfacerlas, si no las satisfacemos, en verdad difcilmente podremos avanzar.

Fuente: http://segundacita.blogspot.com/2017/10/el-che-y-el-actual-modelo-economico.html



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter