Portada :: Amrica Latina y Caribe
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 28-10-2017

Del fin de ciclo a la consolidacin de las derechas

Ral Zibechi
La Jornada


Los ciclos polticos  no son caprichosos. Vivimos un periodo de crecimiento de las derechas, en particular en Sudamrica. El ciclo progresista termin aunque sigan existiendo gobiernos de ese color, pero ya no podrn desarrollar las polticas que caracterizaron sus primeros aos porque se impone una inflexin conservadora, aunque los discursos puedan decir algo diferente.

Un buen ejemplo de esa irona puede ser Ecuador: un gobierno de Alianza Pas que realiza un ajuste conservador. Salvo que se opte por la peregrina tesis de la traicin, Lenin Moreno muestra que an los progresistas deben dar un giro a la derecha para poder seguir gobernando.

Digamos que los ciclos son estructurales y los gobiernos coyunturales. El ciclo progresista se caracteriz por elevados precios de las exportaciones de commodities en un clima general de crecimiento econmico, un fuerte protagonismo popular y presiones por mayor justicia social. Los tres aspectos se debilitaron desde la crisis de 2008. Ahora sufrimos una fuerte ofensiva derechista en todos los terrenos.

A pesar de los malos resultados econmicos y de una elevada conflictividad social, en la que destaca la desaparicin forzada de Santiago Maldonado, el gobierno de Mauricio Macri consigui una contundente victoria en las recientes elecciones argentinas. El macrismo no es un parntesis, consigui una cierta hegemona que se asienta en los cambios econmicos de la ltima dcada, en el desgaste del progresismo y la debilidad creciente de los movimientos.

La primera cuestin a tener en cuenta es que el modelo extractivo (sojero-minero) ha transformado las sociedades. La edicin argentina de Le Monde Diplomatique de septiembre contiene dos interesantes anlisis de Jos Natanson y Claudio Scaletta, que desbrozan los cambios productivos del complejo de la soya y sus repercusiones sociales.

El primero sostiene que el mapa de la soya coincide casi matemticamente con los territorios en que gana Macri. Destaca que el campo se articula cada vez ms con las finanzas, la industria y los grandes medios, y que los terratenientes y los peones, que fueron los protagonistas del periodo oligrquico, conviven ahora con tcnicos, arrendatarios, agrnomos, veterinarios, mecnicos de maquinaria agrcola y pilotos fumigadores, entre otros.

La tecnologa es incluso ms importante que la propiedad de la tierra que los pools de siembra alquilan, mientras los cultivadores conectados al mundo globalizado estn pendientes de los precios de la bolsa de Chicago, donde se cotizan los cereales.

El segundo sostiene que estamos ante una complejizacin de las clases medias rurales y la emergencia de nuevas clases medias ruro-urbanas. En consecuencia, el conflicto con el campo que sostuvo el gobierno kirchnerista en 2008 no fue la clsica contradiccin oligarqua-pueblo.

A partir de ese momento, se hizo visible un conglomerado de actores ms complejo y con una base social mucho ms extensa, que rechaza las polticas sociales porque sienten la pobreza urbana como una realidad muy lejana. Ese bloque social es el que llev a Macri al gobierno y el que lo sostiene.

La sociedad extractiva genera valores y relaciones sociales conservadoras, as como la sociedad industrial generaba una potente clase obrera y valores de comunidad y solidaridad. En las grandes fbricas, miles de obreros se convirtieron en clase al organizarse para resistir a los patrones.

Por el contrario, el extractivismo no genera sujetos internos, o sea dentro del entramado productivo, porque es un modelo financiero especulativo. Las resistencias son siempre externas, en general las protagonizan los afectados.

La segunda cuestin es el desgaste del progresismo luego de una dcada larga de gobierno. Aqu aparecen dos elementos. Uno, el desgaste interno natural o por la corrupcin y la mala gestin, y combinaciones de ambos. Dos, porque el propio modelo despolitiza y desorganiza a la sociedad que slo se articula por medio del consumo. Ah es donde muerden las derechas.

El consumismo es la otra cara de la sociedad extractiva. Una sociedad que no genera sujetos, ni identidades fuertes, con valores vinculados al trabajo digno, o sea productivo, sino apenas valores mercantiles e individualistas, no est en condiciones de potenciar proyectos de largo aliento para la transformacin social.

La tercera cuestin que explica el auge de las derechas es la debilidad del campo popular, que afecta desde los movimientos hasta la cultura del trabajo y de las izquierdas. La sociedad extractiva crean las condiciones materiales y espirituales de esta anemia de organizacin y luchas. Pero hay ms.

Las polticas sociales del progresismo, sobre todo la inclusin mediante el consumo, multiplicaron los efectos depredadores del modelo en cuanto a desorganizacin y despolitizacin. En el shopping desaparecen las contradicciones de clase, incluso las tnicas y de gnero, porque en esos no lugares (Marc Aug) el entorno desaparece a la humanidad de las personas.

Pero los movimientos tambin son responsables por las opciones que tomaron. En vez de construir mirando el largo plazo, preparndose para el inevitable colapso sistmico, tomaron el atajo electoral que los llev a construir alianzas imposibles con resultados patticos. Algunos movimientos argentinos, que optaron por aliarse con la derecha justicialista, podran hacer balance sobre los resultados desastrosos que obtuvieron, y no me refiero a la magra cosecha de votos.

Por ltimo, debemos pensar las enseanzas que nos deja el ascenso de las derechas y la crisis de los movimientos. La sociedad extractiva de cuarta guerra mundial, no puede ser resistida con la misma lgica de la lucha obrera en la sociedad industrial. No existe una clase para ser dirigida. Los sujetos colectivos deben ser construidos y sostenidos todos los das. Las organizaciones deben ser slidas, cinceladas para el largo plazo y resistentes a los atajos institucionales.

Fuente: http://www.jornada.unam.mx/2017/10/27/opinion/016a1pol



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter