Portada :: Argentina
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 30-10-2017

Los saltos de cantidad en calidad en los anlisis polticos

Carlos A. Larriera
Rebelin


El salto de cantidad en calidad ya se conoca desde Anaxmenes, uno de los grandes filsofos de Mileto, junto con Tales y Anaximandro. [2]

En los anlisis econmico polticos no se tiene adecuadamente en cuenta ni el salto de cantidad en calidad ni que la existencia es un fuerte determinante de la conciencia. En ste ltimo caso podemos agregar la experiencia junto con la existencia, que se parecen pero no son exactamente lo mismo. Uno puede existir sin experimentar demasiado. Pero las dos son inevitablemente determinantes.

Tomemos el caso de un campesino, el cabecita negra que baj de las provincias para integrarse a la industria en el perodo de sustitucin de importaciones posterior al crac del 29, junto con los inmigrantes europeos, muchos de ellos socialistas o anarquistas. Esta combinacin explosiva para los intereses del capitalismo fue la que intent controlar con xito el primer Pern. Pero siguiendo con la reflexin, un campesino con un mes de trabajo en una fbrica todava es un 99% campesino y un 1% obrero. Su existencia como campesino le ha formado en gran medida una concepcin del mundo que todava no ha sido cambiada o reemplazada por su nueva existencia como obrero fabril. Y, probablemente, nunca lo sea del todo. Pero al cabo de cinco, diez o veinte aos, su existencia habr cambiado la composicin de su conciencia, en, por ejemplo, 50% conciencia campesina y 50% obrera.

Aqu tambin interviene la nocin de salto de cantidad en calidad, simplificando el ejemplo, a medida que su vida de obrero se prolonga en el tiempo, es decir, se acumula una cantidad de tiempo vivida como tal, se va acercando un momento en que se produce un salto de cantidad en calidad y ya se puede considerar que piensa en un 100% como obrero. Hasta ese momento, durante todo ese perodo, no se poda decir que su conciencia era plenamente campesina ni tampoco plenamente obrera.

Ver a alguien trabajando en una fbrica y pensar que, por lo tanto, piensa como obrero, sin averiguar primero cunto tiempo lleva en ese trabajo, nos conduce inevitablemente a un error grave de apreciacin.

En general siempre se produce una acumulacin molecular de experiencia econmico poltica en los pueblos a lo largo de un cierto perodo de tiempo, ms o menos prolongado segn de lo que se trate.

Y esta acumulacin generalmente no se percibe, y por lo tanto no se tiene en cuenta. En determinado momento se produce un salto de cantidad en calidad, y repentinamente aparece en la superficie como un fenmeno nuevo. Esto es lo que pas con el estallido popular del 2001. Si bien haba muchos antecedentes que se venan acumulando, tanto de protesta y resistencia como de los padecimientos que las provocaban. Pero el estallido en s fue en gran medida una sorpresa para la mayora de la poblacin, para algunos ms que para otros, incluso para los propios protagonistas. El detonante final fue el decreto de estado de sitio por De la Ra el 19 de diciembre. Estado de sitio? Otra vez dictadura no! Todos los que vienen gobernando desde 1983 nos someten a las mismas penurias Qu se vayan todos!

Hay que tener en cuenta que una gran parte de la poblacin adquiere determinada conciencia en un perodo particular de la historia, y cuando ese perodo cambia, y surge algo muy distinto, siguen pensando que gran parte de lo que caracterizaba al anterior perodo sigue vigente. La vieja conciencia sigue predominando a pesar de que las condiciones objetivas han cambiado. Hay una disociacin entre ambas.

Esto tiene efectos positivos y negativos. La promesa del gobierno anterior de no reprimir la protesta social se cumpli en gran medida, lo que permiti que, cada una de las movilizaciones se realizara con cierto grado de tranquilidad. El pueblo se acostumbr a movilizarse, podra decirse ms que en cualquier otra poca de su tradicional capacidad de movilizacin. A pesar de que este gobierno, al contrario del anterior, hace de la represin la columna vertebral de su gestin, el pueblo ha seguido movilizndose con cierta relativa confianza, interiorizada muy profundamente durante el perodo anterior, de que no iba a ser reprimido.

Esto es un efecto por un lado muy positivo, porque ha ayudado a mantener un alto grado de movilizacin frente a las crecientes agresiones a las condiciones de vida de la poblacin por parte de este gobierno, y ha impedido, en gran medida, que tanto su plan represivo como el llamado ajuste que sera ms apropiado denominar saqueo avanzara con toda la velocidad que quera el poder dominante.

Pero tuvo tambin varios efectos negativos. Colabor en alguna medida a que la parte del pueblo ingenua y bien intencionada pero que vot a Cambiemos, tardara en tomar conciencia de la verdadera naturaleza de este gobierno. Claro que esto no fue el nico factor que provoca esta demora, hay muchos otros muy determinantes como el manejo de la informacin y la manipulacin de la poblacin por medio del cuasi monopolio de los medios de comunicacin y de una utilizacin extremadamente efectiva de las redes sociales y gran parte del poder judicial. Esto se refleja, por ejemplo, en el mantenimiento de un alto porcentaje de votos por parte de Cambiemos. Otro efecto negativo es que el pueblo no ha estado suficientemente prevenido acerca de las caractersticas y modalidades de los planes represivos del gobierno, y, por lo tanto, todava necesita perfeccionar la organizacin de las movilizaciones para permitir su creciente continuidad mientras se acta de la manera ms efectiva frente a la represin.

Esto no niega que toda la experiencia vivida desde las tres A y la dictadura hasta ac no haya dotado a gran parte de la poblacin de un grado de conciencia mayor que en cualquier otro momento de la historia.

Pero falta un ajuste, en el sentido de adecuar la conciencia a la realidad objetiva que se est viviendo, y a la perspectiva de que empeore en profundidad si el gobierno logra cumplir sus planes.

Es un fenmeno muy comn, que se repite constantemente, tanto a nivel social como a nivel grupal o individual, de que la conciencia generada por la existencia y experiencia anterior contina vigente aunque la realidad objetiva haya cambiado. Tener plena conciencia de esto ayudar a todos a adecuarnos en el tiempo suficiente frente a los cambios de situacin poltica, econmica y social.

El movimiento molecular puede producirse en un grado significativo o no, pero puede tomar distintas direcciones, porque el poder dominante interviene de mltiples maneras para manipular las conciencias, dando una interpretacin falsa de los hechos, orientando al pueblo hacia enemigos ficticios, como hicieron el nazismo y el fascismo.

La existencia y la experiencia determinan, en gran medida, a la conciencia, pero hoy este proceso se ha complicado mucho, porque la mitad de la poblacin vive en las redes sociales, su realidad es la realidad virtual, y la verdadera realidad de los hechos no la tiene en cuenta. [3]

A pesar de esto la realidad material es ms fuerte y termina determinando en gran medida la conciencia. El problema en poltica es siempre que la toma de conciencia se realice con el suficiente tiempo como para enfrentar y vencer la ofensiva del gran capital. Por eso la batalla ideolgica debe contrarrestar el discurso pblico del gobierno, ms su influencia en la realidad virtual, ms la manipulacin del poder a la interpretacin de los hechos reales.

Cunto tiempo deber transcurrir, cunta experiencia habr que acumular, para que la parte sana de los votantes de Cambiemos tome nota de la verdadera naturaleza de este gobierno?

Hacia dnde se orienta la acumulacin molecular en el seno del pueblo? Se producir un salto de cantidad en calidad de esa acumulacin? Y si as fuera cundo?

La elevacin de la conciencia que tiende a surgir naturalmente de la experiencia de los pueblos no es suficiente. Es necesario que se complemente esa experiencia con conocimientos adecuados de cmo funciona la sociedad, tanto de este pas, como del conjunto del mundo. Y para eso se necesita el aporte de verdaderos intelectuales que sean fieles a la causa del pueblo. La combinacin de ambos y la batalla ideolgica consiguiente es imprescindible.

Es necesario ganar esta feroz lucha ideolgica contra las manipulaciones de las mentes por parte de los agentes del poder econmico dominante, en primer lugar de este gobierno.

Slo la combinacin de la experiencia que tiende a surgir naturalmente de los hechos con una explicacin de los verdaderos intelectuales acerca de los intereses materiales del poder econmico dominante que defiende este gobierno, y de la actitud de todos los partidos polticos, periodistas, comunicadores, etc. que de alguna manera colaboran con l, puede lograr que el conjunto de la poblacin tome verdaderas conciencia de la situacin que vivimos, y su dinmica a futuro.

Notas:

[1] Este artculo ya estaba escrito antes de saberse el resultado electoral. Habra que esperar un tiempo para hacer un balance serio de manera de agregar conceptos, pero el contenido fundamental del artculo no cambia, y parece conveniente publicarlo sin modificaciones aclarando cuando fue escrito.

[2] y la introduccin de un criterio cuantitativo para explicar diferencias cualitativas no solo perfeccion los sistemas monistas milesios, sino que fue muy fructfero para el pensamiento griego posterior y tambin para el europeo. Estamos an en los inicios, en el primer alborear de la explicacin racional, y aqu no hay que plantearse el que Anaxmenes no le haya dado ninguna explicacin matemtica a su nuevo principio.

Este avance hay que atribuirlo, con justicia, a los pitagricos, Pero, mediante la afirmacin del principio, se haba dado el primer paso esencial por un camino que an se sigue. Que todos los fenmenos fsicos color,

sonido o cualquier otro puedan expresarse en forma de ecuaciones matemticas en otras palabras, que todas las diferencias de cualidad puedan reducirse a diferencias de cantidad y que, solo cuando se reducen de este modo, puedan ser consideradas descritas de un modo cientfico es un supuesto sobre el que se basa toda la ciencia fsica moderna.

Al explicar todas las diferencias cualitativas de materia por grados diferentes (A.B. Guthrie, Historia de la filosofa antigua, Tomo I, pg. 125 de la versin en PDF)

[3] Ver el artculo Microfascismos y realidad virtual, en Rebelin y en wwwnudosgordianos.blogspot.com.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter