Portada :: Argentina
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 31-10-2017

Lo que dejaron las elecciones
Ningn apoyo al ajuste

Gustavo Robles
Rebelin


A pesar de los festejos de la clase dominante, a pesar de la algaraba que quieren instalar el gobierno de los monopolios y las corporaciones periodsticas al servicio del engao a los trabajadores, la realidad es muy diferente a la que nos quieren mostrar.

Mientras el oficialismo en todas sus formas cacarea una victoria en todo el pas, el anlisis minucioso del sufragio nos muestra la verdadera cara de las elecciones: el rechazo de la mayora del pueblo a las polticas del gobierno.

La Alianza Cambiemos obtuvo, a nivel nacional, el 30.68% de los votos respecto del padrn electoral, el 39% de los votos totales. Slo contando los votos afirmativos, sin tener en cuenta aquellos que S votaron pero lo hicieron en blanco o anularon su voto, llega al 41%, quedando siempre como primera minora. Respecto del Balotaje de 2015, el macrismo perdi 2.742.248 votos.

La realidad indica

- que el 70% del padrn NO APOY al gobierno

- que de los que s votaron, el 60% VOT EN CONTRA DEL OFICIALISMO Y EL AJUSTE

- que casi 3 millones de sufragantes que eligieron a Macri para presidente en 2015, dos aos despus DECIDIERON NO VOLVER VOTARLO

LAS CIFRAS DEJAN BIEN CLARO QUE EL APLASTANTE TRIUNFO QUE QUIEREN HACER VER LOS MEDIOS DE COMUNICACIN, TAN APEGADOS AL OFICIALISMO EN SU MAYORA, NO ES TAL

Ms que un apoyo al macrismo, las elecciones parecen demostrar el repudio al ajuste y a las polticas oficiales.

 

A pesar de ello, el artilugio del instrumento electoral burgus le permite al oficialismo sumar 20 diputados y 9 senadores, consolidndose como primera minora en el Congreso nacional. Esa realidad institucional se contradice con la realidad social y no puede generar otra cosa que tensin y crisis.

 

Otro dato significativo que surge de la jornada del domingo 22, es la tremenda crisis que vive el peronismo y la debacle del kirchnerismo y de su lder, CFK, que perdi en la provincia de Buenos Aires a manos de un Cambiemos encabezado por el impresentable Esteban Bullrich. Ms all de la fidelidad que an mantiene el grupo duro del cristinismo, es evidente la ex presidenta recoge ms rechazo que adhesiones, y hasta parece difcil que pueda liderar sin cuestionamientos una eventual reunificacin del peronismo.

 

Mientras tanto el FIT, que ha lavado su discurso y sus polticas en funcin de quedar bien con el electorado e intentar as sumar votos, constituyndose en la pata izquierda del sistema, ha repetido, ms o menos, su eleccin del 2015. No ha retrocedido, pero no pudo crecer. Y en la cmara de diputados seguir con 4 legisladores, una representacin insignificante que no le hace ni cosquillas a los dueos del poder econmico.

El sistema burgus es una trampa para los trabajadores, y su sistema electoral es parte de ella. Pero si algo surge de las votaciones, es una aproximacin del verdadero apoyo popular hacia las polticas de los gobiernos de turno, aunque eso despus se tergiverse con la retrica del engao y el manejo de las cifras. Por ejemplo, los porcentajes de las listas que se presentan a las elecciones se miden desde los que emiten un voto positivo (es decir, se pronuncian por una de las listas que compiten), ignorando olmpicamente no slo a los que deciden no ir a votar, sino tambin a los que concurren a las urnas pero votan en blanco o anulan su voto. Las elecciones burguesas constituyen una fachada para engaar a las mayoras asalariadas que es necesario desenmascarar. Lamentablemente, no lo hacen las organizaciones de izquierda que priorizan la lucha electoral por encima de la revolucionaria y se acomodan en el discurso de las organizaciones del sistema: claro, si denunciaran la verdad, su porcentaje de sufragios tambin descendera dramticamente.

Los revolucionarios debemos apoyarnos siempre en la realidad y denunciar las mentiras y atropellos de las corporaciones y su sistema, no acomodarnos en l amparados en mezquinos intereses sectarios. Debemos denunciar el engao del gobierno, que parado en el clima triunfalista surgido de una ficcin que ha creado junto con los medios de comunicacin, intentar avanzar en la destruccin de los derechos de los trabajadores, y ya est aceitando la maquinaria de un ajuste an mayor, con nuevos tarifazos, quita de subsidios, flexibilizacin laboral, destruccin de convenios y suba de la edad jubilatoria. All se encontrar con la resistencia real de los asalariados a sus polticas, a pesar del relato y de la traicin de la podrida burocracia sindical. Y en el horizonte se encuentra una crisis de monumentales dimensiones, bajo la espada de Damocles de un endeudamiento brutal que tendr consecuencias nefastas para nuestro pueblo.

Nuestra tarea ser estar preparados para ello y bregar para organizar a la clase para las luchas que se avecinan.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter