Portada :: Cultura
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 31-10-2017

Entrevista a Daniel Viglietti, trovador uruguayo (1939-2017)
Creo que no hay conciencia sin emocin

Cristian Vitale
Pgina/12

En homenaje al legendario Daniel Viglietti -fallecido ayer 30 de octubre- reproducimos esta entrevista del 5 de febrero pasado. Viglietti habl de su cancionero y de Amrica Latina -justo antes de volver a cantar en Buenos Aires. El inmenso trovador uruguayo dijo que su concierto ser como un paseo por diferentes estilos de msica, seres que est prohibido olvidar, historias de amor y resistencia, y tambin algo de humor.


Creo que no hay conciencia sin emocin, afirma el legendario Daniel Viglietti.
Creo que no hay conciencia sin emocin, afirma el legendario Daniel Viglietti.

Es Daniel Viglietti, y si es Daniel Viglietti, el que compuso hitos de la msica americana como Cancin para mi Amrica, Declaracin de amor a Nicaragua o La Patria Vieja, es imposible no preguntarle qu piensa del nuevo rumbo que ha tomado el continente. Yo tengo solamente una voz, y es complicado contestar una pregunta tan polifnica como sa. Canto los agudos de Cuba o los graves de Hait? Nombro la prisin de Milagro Sala en Jujuy o el crimen impune de Ayotzinapa, en Mxico?, esboza l, sutil y agudo, en la previa de su concierto del sbado 11 de febrero a las 21, en Caras y Caretas (Sarmiento 2037), donde prev mezclar temas de vieja y nueva cosecha. Ser como un paseo por diferentes estilos de msicas, seres que est prohibido olvidar, historias de amor y resistencia, algo de humor, desde canciones en su mayora de mi autora, que voy a elegir desde mis comienzos en 1957 hasta este 2017, en que conmemoramos los cien aos del nacimiento de la nica violeta que naci de una parra, como a m me gusta nombrarla, recalca el hombre, evocando el cincuentenario de la desaparicin fsica de la genial e impetuosa chilena (ver nota aparte).

Entre cancin y cancin les dar la palabra a algunos recuerdos y algunas imaginaciones. Me sentir feliz si cantan conmigo en algunas, y si alguien sale del concierto discutiendo con sus adentros, o con una burbuja del alma que haya sentido emocin. Creo que no hay conciencia sin emocin, prev el trovador uruguayo, mientras piensa en cmo retomar la pregunta inicial. De economa conozco poco. Apenas s sumar, y dividir es paradjico. Bueno, una cancin ma termina diciendo que uno ms uno son tres no? Es de las canciones que a veces me gusta llamar del interior, no porque sean del campo que no lo son sino porque bucean dentro de uno mismo como La mano impar, De cabeza o Cancin bicfala. Alguna de ese estilo cantar en este recital en que me han dicho que se entra sin careta, aunque sea carnaval, y lo har dando la cara, en el sentido de que el cuerpo de lo colectivo alterne en el programa con el sujeto de adentro de uno.

Algo ms sobre esta Amrica de hoy?

S, claro. Es cierto que es un torbellino lo que est pasando con este cambio de rumbo en el continente. En algunos pases, hace un tiempo ya, se pudo electoralmente derrotar a la derecha y se trabaj para cambiar, y se lograron algunas reformas sociales. Se dieron pasos. Y en Uruguay se sigue en esa tarea. Pero la caminata exige cambios ms profundos, y el desnimo puede instalarse en alguna gente. Por ejemplo, en la Argentina en materia de Derechos Humanos se lograron cosas que en Uruguay han sido muy difciles o algunas imposibles hasta ahora en la lucha contra la impunidad de los represores. En Argentina y Venezuela hay tambin ejemplos de lo que se vena avanzando en materia de proyectos sociales. Luego han surgido agresiones y desmantelamientos diversos, en unos y otros mapas, y no olvidemos a Brasil. Y en medio de esos juegos de contradicciones hay que seguir apostando a la unin de nuestros pueblos y, por ejemplo, continuar defendiendo la permanencia de Venezuela en el Mercosur. Hay que cuidar todo lo que nos permita construir eso que podra llamarse los pueblos unidos de Latinoamrica

Al lado de la era de las tremendas dictaduras del pasado usted piensa que esto es tan as de complicado, o no?

No tanto. Es algo muy diferente, claro, pero a la vez muy complejo. Pensando en esa bsqueda de unin continental, le cuento que en 1982 en Managua, en la Nicaragua sandinista inicial, se me ocurri el trmino nuestroamericano en la letra de mi cancin Declaracin de amor a Nicaragua. Eso me naci de un sentimiento de siempre que nos viene de Bolvar, de Mart, del Che, del propio Artigas, la idea de la unidad latinoamericana. Pero con el tiempo me doy cuenta que esto no borra las identidades, en sus aspectos positivos y negativos, de cada una de nuestras patrias. Somos todos uno, somos Latinoamrica y el Caribe, de acuerdo y ojal bien juntos, pero cada una de nuestras historias es un mundo y tiene sus coordenadas propias. Pienso que hay que lograr aunar toda esa diversidad y los logros obtenidos. Por ejemplo ahora, las decisiones proteccionistas de Trump a la vez que nos irn golpeando pueden unirnos. Pero no se trata de caer en la teora de que lo peor es lo mejor. Por su lado, los medios de comunicacin, la televisin y la radio, nos abarcan y nos manipulan en una hipnosis que rompe conciencias, que adormece el sentido crtico. Y ah lo peor es lo peor. No es fcil ni es habitual ejercitar la contralectura de lo que vemos, de lo que leemos, de lo que escuchamos en esa suerte de nueva iglesia inquisidora que son los medios.

Qu hacer entonces, segn usted y su experiencia artstica y meditica, dados sus trabajos en radio y televisin?

Trabajar ms sobre eso. Leer de nuevo a Armand y a Michle Mattelart, que han analizado mucho esos problemas de la comunicacin. Armand, el socilogo belga, junto con el escritor chileno Ariel Dorfman, publicaron aquel libro Para leer al Pato Donald y hoy podran ayudarnos a leer los designios del Donald Trump. Las imgenes intentan dominar el imaginario colectivo, y muchas veces lo consiguen. Y lo cultural es infiltrado por la seduccin de los mensajes del poder. Y si un da crece la rebelin popular, ah est siempre latente la amenaza de la represin, de encarcelar, torturar, y si la situacin se agrava, aplicar la receta de los misiles y las bombas, ahora muchas veces en ataques annimos desde los siniestros drones no tripulados. Ejemplos de esos procesos represivos en escalada, abundan. En nuestro sur esto fue muy claro en los aos de plomo, aunque sin la guerra generalizada. Y hoy contina este otro conflicto, la guerra invisible, la de los medios. Y esto si que no es para nada un juego de nios. Sin olvidar las guerras de destruccin que continan y las desesperadas migraciones de tantas poblaciones, como en campos de concentracin mviles.

Todo esto se ve igual desde Argentina y desde Uruguay, o existen diferencias a trasluz, digamos?

Tenemos como un par de lentes comn, pero cada ojo ve con matices distintos. El sueo artiguista de las provincias unidas qued trunco y en el hoy por hoy somos dos pases con gobiernos diferentes, historias democrticas distintas, militarismos con rasgos propios, dentro de una visin que en tiempos dictatoriales fue fascista en ambos pases y en otros como Chile, por poner un ejemplo. Y ha habido similitudes en el modo en que reprimieron nuestros intentos revolucionarios, en eso la unidad de la represin ha sido sistemtica, Plan Cndor mediante. Al cndor, que comparativamente con lo que practicaron nuestras dictaduras parece un ave domstica, le toc ser emblema de los que defienden el huevo de la serpiente desde las sombras de la impunidad. Se vuelve de actualidad regional ese ttulo de aquella pelcula del sueco Ingmar Bergman, no? Pero en el tema de los Derechos Humanos tambin tenemos que abordar el problema de la desigualdad social, del hambre, de la injusticia, de la falta de libertad. Se debe hablar de la educacin, esa madre de las ideas. Un amigo argentino me deca hace poco que como mnimo son cinco las prioridades para un mundo mejor. sas: la alimentacin, la vivienda, la salud, la educacin y el trabajo. Parece un lugar comn, pero es un buen resumen de la sed de estos tiempos. Como los cinco dedos de la mano izquierda. En ese caso, de puo abierto.

Cmo traslada todo este anlisis al mundo de la cancin, que es el suyo, ms all de sus inquietudes polticas, sociales o comunicacionales?

En realidad, uno siempre se est componiendo, porque se est pensando, soando, sufriendo, respirando la porcin de realidad que al trovador le toca vivir, siempre se est como afinando ideas. Y de repente nace la cancin, aunque la gestacin pueda durar aos. A veces muy poco tiempo. Pero tampoco creer que uno es una mquina de cantos polticos. Por eso, as como me nacen canciones de opinin, me nacen otras sobre el paisaje, sobre el amor, sobre seres entraables. Pero siempre vienen de una sensibilidad determinada, desde un modo de concebir la vida. Una vida igualitaria, lo ms parejita posible, sin soberbia, sin codicia, defendiendo la alegra, como nos peda nuestro entraable Mario (Benedetti). La ternura, el compaerismo, como tantos queremos. Defendiendo las arenas rochenses de Valizas al cantar El vals de la duna, defendiendo el amor al cantar Anaclara, defendiendo la educacin al recordar a la maestra uruguaya desaparecida Elena Quinteros, cuestionando la impunidad al cantar mi msica para el poema de Circe Maia Otra voz canta, defendiendo nuestra cultura cuando abordamos a Violeta o a Atahualpa o a Benedetti o a Galeano, defendiendo la libertad de pensamiento cuando evocamos al sacerdote colombiano Camilo Torres que, en su momento, cambi la sotana por un fusil, o al capitn Carlos Lamarca que cambi la puntera del suyo, defendiendo la memoria de Salvador Allende, de Miguel Enrquez, de Vctor Jara, como en mi pas la de Ral Bebe Sendic, o en el mundo la del nuestroamericano que fue el argentino Ernesto Guevara.

Ha tenido la oportunidad de viajar por el continente recientemente?, qu impresin le caus, en general?

Lo que ms me impact fue que regres a Cuba, cuando present mi recital Viglietti recuerda a Benedetti, en Casa de las Amricas. Fue un hermoso reencuentro con esa entraable isla en ebullicin. Me introdujeron, con sus palabras Silvio Rodrguez, y con su cancin al poeta, Vicente Feli. Como era en medio de la Feria del libro, hubo presencia de mucha gente, incluidos representantes del gobierno uruguayo. Entre los cubanos, en primera fila, el insigne poeta Roberto Fernndez Retamar, presidente de Casa. Reencontr msicos y poetas amigos como Miguel Barnet, Nancy Morejn, Leo Brouwer, Augusto Blanca. Algn da volver a presentar en la Argentina esa evocacin de Benedetti que incluye canciones, textos y un contrapunto de imgenes que organiz conmigo en Mxico el cineasta argentino Jorge Denti.

Habra que profundizar en el climax de esa Cuba que vio, entonces

En esos pocos das en la isla respir la lealtad de un pueblo a Fidel y a una revolucin que ha tenido el acierto de no creerse perfecta. Ahora estamos todos preocupados por qu har Trump, con lo que fue acordado el ao pasado con Obama, que no era un santo. Pero algo era algo, aunque el objetivo principal, terminar con el bloqueo, aun no se ha logrado. Pero, volviendo a la pregunta anterior, tambin he estado en Mxico donde cant ante miles de personas en el enorme espacio del Zcalo capitalino, en el Centro Histrico, en un festival dedicado a los exilios en esa tierra generosa, desde el espaol al latinoamericano. A Mxico siempre voy con mi compaera de vida, Lourdes, psicoanalista, que es mexicana. En cuanto a Venezuela, ahora hace un tiempo que no se ha dado la oportunidad de ir, pero siempre sigo apoyando esa patria bolivariana en diversos actos, siempre recordando a Al Primera, y a cantoras actuales como Cecilia Todd y Amaranta, chavistas ellas, entre otros miembros de la valiosa cantera musical venezolana. Mi deseo de cantar de nuevo en Chile, en Ecuador, en Colombia, en Bolivia, en Per, en El Salvador, siempre es fuerte, pero se pospone por razones de organizacin, de produccin, o porque no hay eventos que hayan requerido de mi solidaridad. Siempre ando navegando a dos aguas; la de la solidaridad y la de mantenerme con mi trabajo. Es evidente que no formo parte del show business... Ms de la mitad de mis actuaciones son por causas solidarias, como la de los desaparecidos. Por esa razn estuve actuando hace poco en el interior de Uruguay, en la inauguracin de monumentos en memoria de los desaparecidos en los departamentos de Artigas y Soriano.

Qu temas histricos cree que no pueden faltar, dado el contexto actual, adems de las que ya mencion?

Nunca sent que deba retirar canciones de mi repertorio, aunque admito que hay algunas que es mejor contextualizarlas. Slo digo compaeros, por ejemplo, aquella que termina invocando la sangre de Tupac, la sangre de Amaru. A desalambrar, que me acuerdo una vez que en un intento de variar el repertorio no la cant en un concierto en Madrid, el cronista del diario El Pas anot que yo me haba negado a cantarla. Por otra parte, en un homenaje que me hicieron los paisanos de Paso de los Mellizos, una poblacin de apenas cientos de habitantes en el departamento de Ro Negro, yo la cant y coment que no era mi intencin dejar sin trabajo a los alambradores. Porque adems, cuando llegue el tiempo de la reforma agraria, habr que alambrar mucho en los repartos de tierra para las mayoras. Ese verbo que invent en 1966 es un smbolo que me naci del Reglamento de Tierras que Artigas cre en 1813. Se trata, todava hoy y no solamente en Uruguay, de desalambrar los latifundios. Tambin cantar a la luchadora paraguaya Soledad Barrett, a quien conoc inicialmente en Argentina. Y pensando en los Familiares, Madres e Hijos de los desaparecidos, incluir Otra voz canta.

Su ltimo disco fue Trabajo de Hormiga, qu visin tiene sobre l, y por qu hace tanto que no graba?

Trabajo de Hormiga me permiti difundir mi retorno al sur con canciones nuevas que traa del exilio, algunos temas histricos y varios inditos, y algunas versiones junto a amigos cantores como Isabel y ngel Parra, o Chico Buarque. Es cierto, hace mucho que no grabo. Siempre digo penltimo disco, pensando que vendr otro. No s si de estudio, como fue Esdrjulo, grabado en ION en Buenos Aires, con el invalorable aporte de Corin Aharonin. Los dos penltimos son grabados en vivo, Devenir fue el anterior. Quiz siga ese camino o alterne algo de estudio con algo en pblico. Y agregue alguna curiosidad que tengo guardada. Ahora, en este periplo argentino, interpretar algunas canciones que no he llevado todava al disco. O a la nube, que dispersa los materiales pensados como una unidad, pero tiene algo generoso en su lluvia. En todo caso, hasta nuevo aviso, espero que algo quede grabado en el corazn de la memoria de la gente. Ojal, de nuevo.

Fuente: http://www.pagina12.com.ar/18225-en-este-recital-me-han-dicho-que-se-entra-sin-careta



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter