Portada :: Mxico
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 02-11-2017

El desarrollo de la contrainsurgencia y la guerra sucia en Mxico
Antecedentes del narco-paramilitarismo (III)

Ramn Csar Gonzlez Ortiz
Rebelin


Continuacin sobre algunas de las caractersticas de la insurgencia del siglo pasado y la represin por parte del Estado.

En la dcada de los sesenta, los movimientos obreros y campesinos se encontraron controlados, sometidos y reprimidos por el gobierno mexicano que, desde Miguel Alemn, hasta Lpez Portillo, se caracterizaron por aplicar distintas polticas econmicas que beneficiaron en esencia al desarrollo industrial nacional, en complicidad con los intereses de la cpula empresarial estadounidense.

Campeando la retrica revolucionaria frente a la inexistencia del reparto agrario, se ocasiono que millones de campesinos se encontraran en pobreza extrema, a la vez que decenas de familias acaparan las mejores tierras en cada estado. Tan solo con Gustavo Daz Ordaz (1964-1970), diez mil propietarios posean 80 millones de hectreas, equivalentes a 38% de la superficie nacional. Mientras que, dos millones de ejidatarios tenan en conjunto 40 millones de hectreas.

En el caso de Chihuahua, estado donde se dara el primer levantamiento armado, 300 personas posean la tercera parte de las reas de riego, unos seis u ocho millones de hectreas, correspondientes a ms de la cuarta parte de los 24.5 millones de hectreas del territorio estatal. 100 mil ejidatarios tenan legalmente 4.5 millones de hectreas. Y 50 mil hombres no tenan tierra.

Llevndose as a la descapitalizacin del campo, y ante las muestras de inconformidad expresadas a partir de luchas electorales o armadas, por parte de sectores campesinos o urbanos, el gobierno los acuso de agitadores, subversivos y traidores a la patria. Lo cual estara unido a la represin desatada por policas judiciales, militares y guardias blancas, que en conjunto se dedicaron a proteger la propiedad y la vida de los grandes caciques y terratenientes.

Volvindose as caso comn, la quema de ranchos, los asesinatos, las acusaciones de despojo y el encarcelamiento contra campesinos que eran poseedores de ttulos legtimos de sus parcelas. Ejemplo de tales hechos lo dar la compaa Bosques de Chihuahua, que demand a dos campesinos por haber invadido Los Aguajes y El Durazno, predios donde los acusados haban vivido durante 40 aos. Adems de que dicha compaa contaba con sus guardias privadas conocidas como hombres de paja, que asolaban a los campesinos1.

Ms aun, bajo tal tesitura, seran dos escuelas normales rurales en particular, las que, asentadas en el estado de Chiuhuahua, tuvieron que soportar la ira del entonces presidente Gustavo Daz Ordaz, quien desat una campaa militar en la regin: la Abraham Gonzlez, ubicada en Salaices; y la Ricardo Flores Magn, en Saucillo.

La primera, para varones, sufrira los primeros embates gubernamentales y no concluira la dcada. Sera cerrada junto con casi dos decenas de escuelas ms en todo el pas. La segunda, para mujeres, sigue vigente hasta el da de hoy y es integrante de las 16 escuelas hermanas de la Federacin de Estudiantes Campesinos Socialistas de Mxico (FECSM).

Sin ser dato menor, el hecho de que, actualmente las alumnas de esta escuela encabezan en Chihuahua las movilizaciones estudiantiles que demandan la presentacin con vida de los 43 alumnos detenidos-desaparecidos de la Escuela Normal Rural Ral Isidro Burgos, de Ayotzinapa, Guerrero2.

De suerte que, despus de las manifestaciones rurales de inconformidad que cobraron visibilidad y trascendencia con Rubn Jaramillo y Florencio Medrano Mederos, (el Gero Medrano). Y despus de la primera respuesta ante los atropellos cometidos contra los campesinos de Chihuahua, bajo la organizacin de una delegacin estatal en Chihuahua, de la Unin General Obrera Campesina de Mxico (UGOCM).

Se presentar el 23 de septiembre de 1965, a partir del asalto al Cuartel Madera, la guerrilla rural encabezada por Arturo Gmiz y Pablo Gmez. Mismos que instaurarn la tradicin guerrillera socialista, dando origen a una nueva etapa de la lucha armada revolucionaria.

Proponindose los nuevos guerrilleros la construccin del socialismo en Mxico como objetivo final, se formar con ellos los vestigios de los movimientos socialistas contemporneos y el uso de la guerra de guerrillas como una herramienta ms de la lucha del pueblo mexicano.

Arturo Gmiz Garca.

Arturo Gmiz, naci en el pueblo de Suchil estado de Durango, el 28 de febrero de 1940. Fue hijo del seor Emilio Gmiz Fernndez y la seora Elodia Garca. Siendo Arturo el mayor de cinco hermanos, enseguida de l nacieron: Emilio el 19 de mayo de 1945, luego Dolores , Jacobo y Amalia que fue la ms chica.

A principios de la dcada de 1950, el seor Emilio Gmiz decide emigrar con su familia al estado de Chihuahua, radicndose originalmente en el pueblo Flores Magn. Una vez en Chihuahua, trabajar como obrero en la fbrica de Celulosa de Chihuahua S. A., procesadora de madera, ubicada en Anhuac.

Su hijo, Arturo Gmiz, iniciar la educacin primaria en la Escuela Federal de Schil. Cuando concluye la primaria es enviado a la ciudad de Mxico, al Instituto Politcnico Nacional, donde estudiaban dos familiares de don Emilio: el joven Salvador Gmiz Fernndez y Miguel ngel Gmiz Rodrguez.

En aquellos aos el Instituto Politcnico Nacional ofreca estudios en tres niveles, desde secundaria, que de acuerdo al sistema de educacin tcnica se denominaba Prevocacional, la Preparatoria que se denominaba Vocacional y diversas escuelas superiores. No se cobraban colegiaturas y en aos anteriores, se haba creado un gran internado donde se les daba cama y comida a cientos de estudiantes de provincia. Se cree que Arturo tuvo acceso al internado desde que inici sus estudios en el Politcnico.

Y durante el tiempo que estuvo Arturo, los estudiantes del Politcnico realizaron importantes movimientos huelguistas, por diversos motivos, unos de carcter meramente estudiantil y otros por cuestiones ms generales. Dentro de tales procesos, en 1955, el licenciado Vicente Lombardo Toledano tena mucha influencia entre los estudiantes del Politcnico.

Siendo el presidente de la Federacin de Estudiantes Tcnicos, Salvador Gmiz Fernndez, y entre 1954-1955, a la edad de catorce aos, Arturo empezar a participar con los jvenes del Partido Popular Socialista (PPS). Pero, despus del 23 de septiembre de 1956, cuando en un acto sorpresivo, el ejrcito mexicano ocupa las instalaciones del internado del Politcnico. Levantando de sus camas a cientos de estudiantes, a media noche y a punta de culatazos, patadas e insultos, sin darles tiempo ni de recoger sus pertenencias. Se cree que entre los jvenes que sufrieron el desalojo y la represin de esa noche se encontraba Arturo Gmiz, y al quedarse sin un lugar donde vivir y alimentarse abandonar los estudios y regresa a Chihuahua.

En Chihuahua, para ese entonces se haba revitalizado la lucha campesina de la Unin General de Obreros y Campesinos de Mxico (UGOCM), dirigida por miembros del PPS, por lo que pronto se vinculara a sus luchas y movilizaciones. Recibiendo formacin terica de Guillermo Rodrguez Ford y los hermanos Gaitn, se compenetra de la situacin de miseria y explotacin que privaba en esos aos en el campo chihuahuense, situacin a la que se agregaba la poltica represiva del gobernador militar, general Prxedes Giner Durn3.

As, fue presentado Arturo al profesor Amador Hernndez, quien le ayudar a obtener la plaza de profesor de primaria en el ao 19574. Y sin abandonar sus tareas polticas, trabaj de maestro rural en la sierra y posteriormente se matricul en la normal y se gradu de profesor.

De forma que, su activismo en el medio estudiantil sera la va de contacto poltico con grupos estudiantiles, especialmente con jvenes y profesores de las normales rurales y la Federacin de Estudiantes Campesinos Socialistas de Mxico (FECSM). Mismos que a travs de Arturo, se convertiran en aliados y partcipes fundamentales en las acciones organizadas por la Federacin de Obreros y Campesinos de Chihuahua (Focech), brazo regional de la UGOCM.

Abandonando en 1959 Arturo el magisterio, se incorpora a la lucha social de manera total. Teniendo lugar en 1960, el primer mitin masivo que se celebr en ciudad Madera, acto que sera determinante para el futuro de la organizacin y de varios jvenes que acudieron desde Chihuahua a apoyar a los campesinos.

Entre los oradores del mitin estuvo Arturo Gmiz quien se gan inmediatamente la confianza de los campesinos, gracias a su forma de exponer las ideas, clara y convincente. All los campesinos le pidieron que los ayudara ms directamente en su lucha, por lo que a partir de entonces Arturo se comprometi de lleno con la causa de los agraristas chihuahuenses, decidiendo para ello abandonar los estudios que recin haba iniciado en la Normal del estado.

Dos aos despus, en 1962, Arturo particip junto con lvaro Ros en la organizacin de un evento muy importante que se llev a cabo en Parral, all estuvieron dirigentes campesinos de: Chihuahua, Durango, Sonora, Coahuila y Zacatecas con el fin de formar el Frente Rural del Norte. Los planes de una gran organizacin campesina avanzaban rpidamente.

Adems, el esfuerzo organizativo de la UGOCM se extendi al estado de Durango, donde miles de campesinos tambin reclamaban la desaparicin de latifundios y el reparto de la tierra para formar ejidos colectivos.

Las formas de accin campesina fueron diversas y permanentes entre 1961 y 1965: desde el trmite agrario hasta la invasin pacfica de latifundios. Enfrentndose a enemigos poderosos econmica y polticamente: banqueros, empresarios, ex gobernadores y ex presidentes, dueos de grandes concesiones forestales y latifundios ganaderos: la nueva lite de latifundistas revolucionarios.

Por contraparte, la nula respuesta a las demandas y gestiones agrarias, as como intensificacin de la represin; asesinatos, vejaciones, encarcelamientos, torturas, desalojos y quema de poblados de campesinos, hizo cada vez ms inviable la lucha legal y pacfica.

De forma que, tras el recrudecimiento de la persecucin de miembros de la Focech, organizacin en la cual Arturo se encontraba al frente, determinaron en 1964 formar el Grupo Popular Guerrillero (GPG), e iniciar acciones armadas en la sierra en contra de latifundistas y sicarios.

Siendo la primera accin de la guerrilla, segn la Direccin Federal de Seguridad, el desarme y detencin por parte de los insurgentes de un grupo de agentes estatales que fueron enviados para detener a los sedicentes. Hechos ocurridos, el 21 de julio de 1964, a mediados de mayo de ese ao, en Mineral de Dolores, municipio de Madera, Chihuahua. Ah, cinco agentes, encabezados por el comandante Rito Caldera Zamudio, haban sido comisionados para ubicar y detener a los insurgentes. Sin embargo, los sorprendidos fueron los policas: los guerrilleros detectaron antes el lugar en el que los agentes pernoctaban.

Encontrndose los policas en la casa habitacin de Florentino Ibarra, ubicado en la poblacin de Mineral de Dolores, preparando sus armas y alimentos para perseguir a los guerrilleros, el Agente Manuel Gmez Licn oy un disparo y se sinti herido en un taln, por lo que el resto del grupo sali, disparando hacia donde se vean los destellos de los agresores, los que empezaron a lanzarles bombas molotov incendiando la casa.

Horas despus, el Jefe de Grupo, Caldera Zamudio, viendo que se les haba terminado el parque, orden que salieran los hombres a su mando con las manos en alto, siendo capturados por Arturo Gmiz Garca, fueron obligados los agentes a acostarse boca abajo, y amarrados de pies y manos.

Gmiz portaba un rifle 30-06 y una pistola 38 calibre especial, adems se encontraba acompaado por Antonio Escobel [Scobell], quien portaba un rifle M-1, y los hermanos Salom y Antonio Gaytn que portaban rifles 30-06 y otros dos individuos no identificados, armados con iguales rifles. Todos ellos tenan carrilleras cruzadas en el pecho y en la cintura5.

Mucho despus de tales sucesos, a iniciativa de Gmiz, el GPG, dirigentes de la Focech y la Federacin de Obreros y Campesinos de Durango (Foced), realizaron el segundo Encuentro de la Sierra Heraclio Bernal, en el latifundio invadido de Torren de Caas, Durango, en febrero de 1965.

El encuentro discuti y aprob cinco resoluciones polticas elaboradas por Arturo sobre problemticas internacionales y del pas, donde la ms trascendente sera, la que fundament la estrategia de lucha revolucionaria de los guerrilleros populares y reiter la continuidad del hermanamiento con el movimiento del que haban surgido, resolucin denominada El nico camino6.

As, Gmiz en la cuarta resolucin escribi: Estamos convencidos de que ha llegado la hora de hablarle a los poderosos en el nico lenguaje que entienden; llego la hora de que las vanguardias ms audaces empuen el fusil, porque es el nico que respetan y escuchan; lleg la hora de ver si en su cabeza penetran las balas, ya que las razones nunca les entraron; llego la hora de apoyarnos ms en el 30-30 y en el 30-36, ms que en el Cdigo Agrario y la Constitucin.

Con tales palabras se darn distintas expresiones de la guerrilla. Al respecto, el 29 de febrero de 1964, de acuerdo con la prensa local, un grupo de ms de cien campesinos que se encontraban levantados en la sierra, volaron un puente. Un mes despus, el 5 de marzo, Salomn Gaytn, pistola en mano, se aperson en el rancho del cacique Florentino Ibarra, lo ret a enfrentarse hombre a hombre y lo mato de un balazo en el pecho. El 12 de abril, el mismo grupo incendi una casa y una estacin de radio. Tres das despus atac a una patrulla de judiciales. Das ms tarde emboscaron a un pelotn de soldados del 52 Batalln de Infantera.

Para septiembre del mismo ao, el peridico Accin publica el primer comunicado perteneciente a un grupo guerrillero en la historia de Mxico en el siglo XX. Manifestando dicho comunicado que: Viendo que las autoridades nunca atienden los problemas del pueblo y que a los atropellos de los caciques se suman los de las fuerzas armadas del gobierno, decidimos empuar las armas para hacer justicia por nuestra propia mano, para castigar a los latifundistas que amargan la vida de los campesinos.

Seguiremos en pie de lucha y lucharemos hasta el fin de nuestros das. Nada ni nadie nos har deponer las armas.

El da en que se resuelvan los principales problemas del pueblo, que se repartan las tierras y se haga justicia al oprimido, ese da dejaremos las armas. Antes moriremos en pie de lucha.

Tales pronunciamientos y acciones daran pauta a una de las etapas ms violentas del pas, columnas de guerrillas se multiplicaron en zonas rurales del pas: Chihuahua, Sonora, Sinaloa, Guerrero, Oaxaca y Chiapas. Y se enfrentaron en una lucha cruenta contra las tropas del Ejrcito. Mediante emboscadas, masacres, persecuciones, comunicados, torturas, asesinatos y dems mtodos7.

En tal contexto, el 23 de septiembre de 1965 a las 5:00 a.m. una docena de maestros, lderes agrarios, estudiantes y campesinos pertenecientes al Grupo Popular Guerrillero, y donde se encuentra su cabeza poltico-ideolgica, Arturo Gmiz, intenta tomar por asalto el cuartel militar de Ciudad Madera, Chihuahua, en la regin suroccidental de la sierra Tarahumara que colinda con Sonora.

La intencin era realizar un asalto relmpago para obtener armamento, tomar la poblacin, expropiar el banco local y transmitir un mensaje revolucionario a travs de la radioemisora local, para posteriormente internarse de nuevo en la sierra chihuahuense.

Tal accin sera la ltima importante del GPG, ah moriran sus principales lderes y casi todos sus miembros: Arturo Gmiz, su hermano el poeta Emilio Gmiz; Pablo Gmez, mdico convertido en lder agrario del norte del pas, pero abandonado por su propio partido, el Popular Socialista de Vicente Lombardo Toledano; Antonio Scobell Gaytn, uno de los lderes de la Unin General Obrera Campesina de Mxico; Rafael Martnez Valdivia y scar Sandoval, ambos estudiantes normalistas, adems del profesor Miguel Quiones.

Siendo que, el GPG se encontraba infiltrado por Lorenzo Barajas, un presunto sargento desertor del ejrcito mexicano, ste les haba proporcionado adiestramiento militar y los haba preparado para el asalto al cuartel Madera. Pero Barajas segua cumpliendo funciones militares y era parte de una red de inteligencia que haba logrado infiltrar a los rebeldes. As, el cuartel de Ciudad Madera contar con informacin del da que habra de realizarse el ataque guerrillero, por lo que duplic y pertrecho a sus tropas.

Adems, el ejrcito concentra una compaa (125 soldados), ubicndolos estratgicamente alrededor de la poblacin y del cuartel para cercar y aniquilar desde diferentes direcciones al ncleo armado.

Una vez asesinados los rebeldes, sus cadveres seran exhibidos en un camin descubierto en el centro del poblado de Ciudad Madera, como medida intimidatoria. Horas ms tarde, seran arrojados al suelo en la Plaza de Armas, donde permanecern toda la noche. El 24 de septiembre de 1965 seran enterrados los cuerpos en una fosa comn, con excepcin del cadver de Salomn Gaytn Aguirre.

Sin embargo, no obstante tales hechos, se dieron movilizaciones para reclamar los cuerpos de los guerrilleros e intentar detener la represin que se cerna sobre la regin, que estuvieron a cargo de los estudiantes de las escuelas normales rurales de Salaices y de Saucillo. Adems de que los alumnos participaran tambin en acciones de desagravio a los rebeldes cados y en una campaa informativa para honrar la memoria de los muertos.

Motivo por los cuales desde entonces, se han cometido distintas agresiones en contra de los estudiantes normalistas, por parte corporaciones policiacas y de elementos militares, as como se ha generado su denostacin ante la sociedad a partir de los medios de comunicacin masiva. Estigmatizacin que se ha gestado en contra de los profesores en general y de los profesores normalistas en particular, al tacharlos de vndalos, ignorantes, grillos, y las normales rurales como nido de guerrilleros.

Pasando por alto el hecho de que son jvenes politizados, pero no guerrilleros, y que como todo ciudadano mexicano, al menos en el papel, tienen un derecho constitucional a manifestarse polticamente cuando lo consideran necesario, adems de que pueden estar organizados polticamente.

Ms toda va, no se puede sacar de contexto el hecho de que las normales rurales, a principios del siglo XX, se crean para atender la necesidad urgente que tena Mxico de formar maestros, ante la promesa de la Revolucin Mexicana y el Artculo 3 de la Constitucin Poltica de los Estados Unidos Mexicanos de 1917, de educar a los hijos de los campesinos8.

Lo cual ira inevitablemente de la mano con el reparto de tierras, para mejorar las condiciones de vida de los campesinos. Pero cuando se empieza a despojar al campesino desde 1940, para beneficiar al desarrollo industrial del pas, tambin se comenzara a golpear a las escuelas normales rurales, dado que no encajan dentro de la lgica industrial, mxime cuando se oponen por su misma esencia al desmantelamiento del campo en aras del desarrollo industrial.

Hechos que se exacerbaran durante la dcada de 1960, cuando se agudizan las agresiones armadas por parte del Estado mexicano, para cumplir con la industrializacin del pas, desatndose la contrainsurgencia. Poltica que se revitalizara en Mxico en 1994 y en el ao 2000, con el neoliberalismo de fondo, para beneficiar ahora al capital nacional monoplico que coludido con el capital trasnacional, ha impulsado la extraccin de minerales, la creacin de parques elicos, hidroelctricas y dems zonas de desarrollo, para lo cual han despojado de sus tierra a grupos indgenas y campesinos.

Situacin que se viene manifestando de manera similar en partes de frica, ante una ola de expropiaciones de tierras tras la necesidad de energas renovables alternativas como los agrocombustibles, considerados errneamente como una solucin a la crisis climtica.

Expropiaciones de tierras y recursos que en frica se han conseguido gracias a inversiones del sector financiero e industrial, que trabajan mano a mano guiados por el ansia de obtener beneficios y controlar las materias primas. Inversiones que al igual que en Amrica Latina incluyen transacciones de tierras para la minera, la agricultura y el turismo.

De forma que, al igual que en Mxico y el resto de Latinoamrica, el histrico acaparamiento de recursos que se ha dado con total impunidad por parte de las empresas no se detuvo con la independencia de muchos pases de frica del Sur, sino que continua con la colaboracin de las nuevas lites gobernantes, quienes han justificado su actuar ante la necesidad de impulsar proyectos de desarrollo, disfrutando de la proteccin y el apoyo del Estado.

As, cientos de miles de campesinos y pueblos indgenas han seguido trabajando la tierra en zonas marginales, viviendo en la pobreza y el hambre. Mientras que las tierras ms ricas en minera y agricultura han sido controladas por unos cuantos. Situacin que empeora en los aos ochenta, con el neoliberalismo.

Especialmente cuando se impulsan programas como los Programas de Ajuste Estructural (PAE), que piden se d la apertura de las fronteras nacionales al libre flujo de bienes, la retirada del Estado de la economa para dedicarse a la mera supervisin, se d un flujo del capital financiero sin restricciones, y de lo cual formar parte indisoluble, la hegemona de las empresas transnacionales.

Generndose as, un aumento de expulsiones de campesinos de sus tierras y territorios, nuevas formas de control por parte de los monopolios sobre la tierra y el agua, la imposicin global de sistemas de propiedad intelectual que roban las semillas de los campesinos, la invasin de las semillas transgnicas y la proliferacin de plantaciones de monocultivo, megaproyectos y minas9.

Lo que a su vez ha suscitado tambin la resistencia local contra el poder empresarial, de suerte que las comunidades locales afectadas, sobre todo en el campo, no se han limitado a ser vctimas pasivas, sino que han organizado todo tipo de acciones como sabotajes, desobediencia civil, huelgas y acciones judiciales.

Al respecto, en agosto de este ao el Tribunal Permamente de los Pueblos sobre las Empresas Transnacionales se reuni en Johannesburgo, Sudfrica, para denunciar a nivel regional los abusos de las empresas, as como la celebracin de un protagonismo rural comprometido y resolutivo. Siendo el Tribunal Permanente de los Pueblos, un tribunal de opinin pblica reconocido internacionalmente que funciona con independencia de las autoridades estatales.

En esta reunin, ocho comunidades presentaron casos que demuestran que la imparable acumulacin de capital de las ETN destruye sus medios de subsistencia, el medio ambiente y, a la larga, la soberana de sus pases. Y ante la resistencia de las comunidades, las empresas llegaban a criminalizar la resistencia y las protestas.

En tal sentido, en Mozambique, donde los campesinos y activistas que luchan contra ProSavana, programa agrcola trilateral propuesto por los Gobiernos de Mozambique, Brasil y Japn para sembrar cultivos comerciales y otros productos agrcolas para la exportacin en la zona del Corredor de Nacala, al norte de Mozambique. Denuncian que se ven acosados y amenazados con ser encarcelados10.

Y para el caso de Mxico, la presencia creciente de las trasnacionales extranjeras se viene manifestando en el sudeste del pas, provocando una acelerada ruptura del tejido social en las comunidades indgenas, quienes adems son vctimas de una acelerada militarizacin del Estado.

Al respecto Rosalinda Dionicio Snchez, activista de la Red de Defensoras y Defensores Comunitarios de los Pueblos de Oaxaca (REDECOM), ha dicho que tal situacin est estrechamente ligada a los muy diversos megaproyectos que se instalan no solo en Oaxaca sino en diversas zonas del pas.

Peor an, la joven al liderar la resistencia contra la Mina San Jos, de la empresa Cuscatln, filial de la canadiense Fortuna Silver Mines. En su calidad de protagonista de esta lucha, sufri un atentado en 2012 del cual salv milagrosamente su vida, aunque le produjo lesiones cuyas secuelas de motricidad todava son visibles. En dicha agresin fue asesinado otro dirigente popular, Bernardo Vsquez Snchez, en tanto un hermano de ste result gravemente herido.

Acciones que al igual que en el pasado, como hemos revisado, no se pueden desvincular de medidas contrainsurgentes. Mismas que se prev se potencialicen cada da ms, y donde han venido participando grupos de narcoparamilitares, debido a que si bien, ya suframos la presencia de mineras, hidroelctricas, parques elicos, gasoductos y super carreteras.

Aun se espera se cree en algunas comunidades proyectos como las Zonas Econmicas Especiales, mismas que facilitarn an ms la llegada masiva de transnacionales a estados como Oaxaca. Generando una especie de grandes zonas francas, territorios liberados para dichas empresas, con leyes, reglas, derechos impositivos y poder de decisin casi total para ellas11.


Bibliografa.

Buenda Manuel. La CIA en Mxico. Ediciones Ocano, 1983.

Castillo Heberto. Desde la trinchera. Ediciones Ocano, 1986.

Cordero H. Salvador y Tirado Ricardo. (Coordinadores). Clases dominantes y Estado en Mxico. UNAM, 1984.

Riding Alan. Vecinos distantes. Un retrato de los mexicanos. Joaqun Mortiz/Planeta. Vigsimo cuarta reimpresin, mayo de 1993.

Castaeda G. Jorge y Pastor A. Robert. Lmites en la amistad Mxico y Estados Unidos. Joaqun Mortiz/Planeta. 1989.

Garca Cant Gastn. El desafo de la derecha. Joaqun Mortiz/Planeta. 1987.

Hernndez Anabel. Fin de fiesta en los pinos. Grijalbo, 2006.

De la Rosa Martn y Reilly A. Charles (Coordinadores). Religin y poltica en Mxico. Siglo Veintiuno Editores. Dentro de Estudios Mxico-Estados Unidos, Universidad de California, San Diego, 1985.

Ezcurra Ana Mara. Intervencin en Amrica Latina. Los Conflictos de Baja Intensidad. IDEAS, 1988.

Delgado lvaro. El Yunque la ultraderecha en el poder. Plaza Jans, quinta edicin, 2003.

Castaeda G. Jorge. Aguilar Camn Hctor. Un futuro para Mxico. Punto de lectura, 2009.

Fazio Carlos. El tercer vnculo. De la teora del caos a la teora de la militarizacin. Joaqun Mortiz, primera reimpresin 1997.


Hemerografa.

Todo lo que debera saber sobre el crimen organizado en Mxico. Instituto Mexicano de Estudios de la Criminalidad Organizada, A.C. Ediciones Ocano, 1998.

Contralnea. Del 8 al 14 de agosto de 2016. Ao 15, nmero 500.

Contralnea. Del 14 al 20 de agosto de 2017. Ao 16, nmero 552.

Proceso. Nmero, 1631, 3 de febrero de 2008.

Proceso. Nmero, 1574, 31 de diciembre de 2006.

Proceso. Nmero, 1873, 23 de septiembre de 2012.

Proceso. Nmero, 2049, 7 de febrero de 2016.

Proceso. Nmero, 1794, 20 de marzo de 2011.

Proceso. Nmero, 1775, 7 de noviembre de 2010.

Proceso. Nmero, 1956, 27 de abril de 2014.

Proceso. Nmero, 2029, 20 de septiembre de 2015.

Proceso. Nmero, 2026, 30 de agosto de 2015.

Proceso. Nmero, 1287, 1 de julio de 2001.

Urbe, nmero 10, febrero de 2016.

Rebelin. La lucha por la tierra es esencialmente feminista, dice una investigadora de Ghana. Entrevista. 31-10-2017

  
Rebelin. La lucha contra la ola de expropiaciones de tierras tras una crisis alimentaria global. Boaventura Monjane, 24-10-2017.

Rebelin. El poder creciente de las empresas trasnacionales. Estn militarizando cada da ms a la sociedad mexicana. Por: Sergio Ferrari, 14-10-2017.


Notas

1 Sierra Guzmn Jorge Luis. El enemigo interno. Contrainsurgencia y fuerzas armadas en Mxico. Centro de Estudios Estratgicos de Amrica del Norte, Universidad Iberoamericana, Plaza y Valds editores, 2003. Pp. 36.37.

2 Normalistas rurales, los primeros estudiantes guerrilleros Contralnea

www.contralinea.com.mx Home A-Interna D

3 prof. arturo gmiz garca - Diario de Chiapas

www.diariodechiapas.com/landing/opinion/prof-arturo-gamiz-garcia/

4 23 de septiembre de 2004. 39 aos del asalto al ... - Madera, 1965

www.madera1965.com.mx/prensa/2004/39.pdf

5 Normalistas rurales, los primeros estudiantes guerrilleros Contralnea

www.contralinea.com.mx Home A-Interna D

6 La Jornada. Arturo, el profesor de la sierra. Por: Csar Navarro, Viernes 4 de septiembre de 2015.

7 Sierra Guzmn Jorge Luis. El enemigo interno. Contrainsurgencia y fuerzas armadas en Mxico. Centro de Estudios Estratgicos de Amrica del Norte, Universidad Iberoamericana, Plaza y Valds editores, 2003. Pp. 44-45.

8 Normalistas rurales, los primeros estudiantes guerrilleros Contralnea

www.contralinea.com.mx Home A-Interna D

9 Rebelin. La lucha contra la ola de expropiaciones de tierras tras una crisis alimentaria global. Boaventura Monjane, 24-10-2017.

10 Rebelin. La lucha contra la ola de expropiaciones de tierras tras una crisis alimentaria global. Boaventura Monjane, 24-10-2017.

11 Rebelin. El poder creciente de las empresas trasnacionales. Estn militarizando cada da ms a la sociedad mexicana. Por: Sergio Ferrari, 14-10-2017.


Ramn Csar Gonzlez Ortiz es Socilogo y Maestro en Estudios Polticos y Sociales por la Facultad de Ciencias Polticas y Sociales de la UNAM.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter