Portada :: Economa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 03-11-2017

Austeridad para unos, opulencia para otros

Hedelberto Lpez Blanch
Rebelin


Tras la crisis econmica en 2007 iniciada en Estados Unidos y que se extendi como plvora por todo el planeta, varias instituciones financieras presionaron para que se impusieran en diversos pases polticas de austeridad que redujeran los programas sociales y disminuyeran el poder adquisitivo de los pobladores.

As, las potencias occidentales, representadas en el viejo continente por la llamada troika (Comisin Europea, Banco Central Europeo y Fondo Monetario Internacional) aplicaron a Grecia un control fiscal y en 2009 se iniciaron los multimillonarios rescates de los bancos, adems de obligar a Atenas a tomar fuertes medidas de austeridad aplicadas con intransigencia, las que llevaron al pas al hundimiento de su sistema poltico y econmico.

Motivado por los grandes dficit presupuestarios y para que Espaa no entrara en impago, en 2012 la Unin Europea anunci su plan de rescate y entreg una abultada cifra a los bancos ibricos a cambio de numerosas exigencias al Gobierno de Mariano Rajoy.

El Banco Central Europeo (BCE), oblig a bajar el dficit pblico y flexibilizar el mercado laboral, adems de incluir una supervisin de las cuentas, la que an no ha terminado.

Medidas similares se las aplicaron a Portugal, Irlanda, Italia y otras naciones cuyos pobladores en los ltimos aos han visto perder sus empleos, junto a considerables aumentos en los precios de los servicios y de la canasta de alimentacin bsica, o la disminucin en sus jubilaciones, por citar solo unos pocos ejemplos.

Desde que la crisis econmica se hizo presente en 2007, los pases y organizaciones hegemnicas se empearon en recetar drsticos ajustes, pero no para ellos.

Trabajar en instituciones como el Fondo Monetario Internacional (FMI), el Banco Central Europeo (BCE) o el Banco Mundial (BM), implica disfrutar de ventajas que dejan la puerta abierta a un mayor crecimiento de desigualdad.

El FMI, punta de lanza de los macro ajustes, se caracteriza tambin por pagar abultados salarios a sus directivos. Segn su memoria anual de 2013, el Fondo contaba con un presupuesto de 740 millones de euros y el 80 % estaba destinado al pago de su plantilla de 2 400 empleados y 10 % para gastos de viajes.

La directora del FMI, Cristine Lagarde, ostenta el sueldo ms elevado de todos los personajes que dominan el mundo. Controla el dinero que los pases aportan a la institucin y determina quines, cmo y cundo lo recibirn.

Lleva aos predicando la reduccin salarial de los trabajadores, pero ella desde que lleg al cargo, se increment el sueldo en un 11 % que hoy supera los 450 000 euros anuales, mientras los supervisores y gerentes reciben ms de 300 000 euros y los directores ejecutivos unos 180 000 euros.

A su elevado sueldo, se suman algunas ventajas adicionales pues al ser francesa y presidir un organismo internacional con sede en Estados Unidos, no tiene necesidad de declarar impuestos a ningn pas; tiene un suplemento para gastos de representacin que hace cinco aos era de 58 000 euros exentos de tributacin.

El FMI reserva para los gastos personales de su presidente un fondo que asciende a unos 65 000 euros al ao, destinado a que mantenga un nivel de vida apropiado a su posicin como directora gerente.

Siempre debe viajar en primera clase y tiene derecho a una pensin vitalicia del 60 % de sueldo cobrado y aumenta de acuerdo al tiempo ocupado en el cargo. Desde el 2011 cuando lleg a la direccin ha recibido ms de 2,2 millones de euros.

Cuando comenz la crisis en 2007, el cargo del presidente del Banco Central Europeo tuvo un incremento salarial del 2,6 % y fue subiendo paulatinamente en 1,9 % en 2008, 2,5 % en 2009, 2 % en 2010 y 0,8 % en 2011 y 2012.

En la actualidad, el expresidente del BCE, Jean Claude Trichet sin tener en cuenta la crisis econmica en la Unin Europea, recibe un sueldo anual de 367 800 euros libres de impuestos. Desde entonces, directivos del BCE tienen remuneraciones para paliar la crisis.

El vicepresidente del BCE, Vtor Constancio, recibi en 2013 un salario de 324 214 euros y Mario Draghi, al frente del Banco Central Europeo gan alrededor de 389 000 euros en 2016, un 1 % ms que en 2015. Las mejoras tambin se han aplicado a los sueldos del resto de los miembros del Consejo Ejecutivo del BCE que vieron incrementarse a 270 168 euros anuales.

La estructura salarial del Banco Europeo prev que sus ejecutivos perciban prestaciones por residencia y representacin. El presidente dispone de una residencia oficial propiedad del BCE para su uso particular, a la par que los miembros del Consejo Ejecutivo cuentan con derecho a representaciones tanto por residencia como para educacin de sus nios, as como deducciones fiscales para el plan de pensiones y seguro mdico.

Los salarios de todoslos empleados han continuado subiendo en todos estos aos.

De esta forma se demuestra la incoherencia entre las drsticas medidas de austeridad que imponen esas instituciones y organismos financieros a los gobiernos y trabajadores del mundo mientras sus empleados y funcionarios incrementan anualmente sus salarios.

Hedelberto Lpez Blanch, periodista, escritor e investigador cubano, especialista en poltica internacional.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter