Portada :: Espaa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 04-11-2017

[Crnicas sabatinas] Por la comprensin mutua, por la Repblica federal espaola
En una ininterrumpida, peligrosa y dolorosa espiral que puede liquidar a la izquierda transformadora en Catalua (y en el conjunto de Espaa)

Salvador Lpez Arnal
Rebelin


Para Daniel Viglietti, in memoriam. "Es un tiempo de guerra, es un tiempo sin sol": https://youtu.be/FfoiDdmhgkc

Para Jess Otaola, para Paco Puche y para el resto de trabajadores de la librera Proteo. Enhorabuena por un Premio ms que merecido!

Para las trabajadoras de Bershka. Por su coraje, por su lucha, por la equidad.

Y para todos ustedes. nimo, resistan!

La independencia de Catalua, proclamada por 70 diputados, es un hecho grave, contrario a la ley, que solo puede llevar a un callejn sin salida.

Anne Hidalgo (27.10.2017)


La falta de garantas del 1 de octubre o la vulneracin del Estado de derecho con la ley de transitoriedad jurdica no son importantes al lado de las cargas policiales, la corrupcin del PP, la monarqua o la detencin de los Jordis. As ve la situacin una gran parte de esta progresa barcelonesa antes libre de identidades y de las siglas de la Transicin. Han abrazado la creacin de una repblica catalana como un ideal democrtico pese a que hace dos das podan considerar la idea de un Estado-Nacin como una cosa convencional, incluso retrgrada. Nada garantiza que el nuevo Estado sea mejor que el de los vecinos, es ms, todo apunta a que en sus primeros aos la situacin econmica sera desastrosa, pero esto no es importante si se puede huir de Espaa, un pas mucho peor que Corea del Norte o Turqua, como dijo en un mitin del 30 de septiembre el presidente de la ACM (As.Cat.Munic), Miquel Buch. Tiempo atrs, personas como Buch eran consideradas por esta progresa como alocados nacionalistas; ahora repiten las mismas consignas.

Cristian Segura (2017)


Tomo prestado al excelente escritor y periodista Sergi Pmies la expresin de exilio-instagram y comparto con l la acusacin de que frivolizar lo que ha sido el exilio para este pas es algo inaceptable, impresentable. No estoy seguro de que el seor Puigdemont entienda siquiera de qu le estamos hablando. Pero los que somos hijos y nietos, por parte de padre y de madre y de abuelos y abuelas, de refugiados y exiliados de dos guerras, la Guerra Civil espaola y la II Guerra Mundial, tenemos derecho a estar indignados. Los que hemos crecido en el exilio, y por cierto lo llevamos con tranquilidad sin dar la tabarra a nadie con el tema, sentimos como un insulto la puesta en escena de una supuesta ruta del exilio por el seor Puigdemont y sus amigos. El exilio fue otra cosa, trunc la perspectiva de una vida medianamente normal a centenares de miles de personas. El riesgo era de tal proporcin entonces que la pretensin de estos fugitivos de pasar por exiliados ahora es sumar un insulto a una injuria.

Pere Vilanova (2017)


Con la mxima brevedad. Y esta vez en serio.

Mis coordenadas espacio-temporales: Barcelona, 3 de noviembre, viernes por la maana. Hora de finalizacin: 12:30.

El ttulo de esta sabatina era este inicialmente: Menos banderas (y menos numeritos) y ms lucha obrera (y ms perspectiva ecologista). He tenido que rectificar a ltima hora y reescribirla toda de nuevo. No hay forma de salir del monotema; nos atrapa a todos en sus extendidas redes.

Las acciones tienen sus consecuencias. Cuando crecemos un poco y empezamos a comprender lo ms bsico, es una de las primeras cosas que nos golpea. En lo ms hondo. Es as y, ms incluso, debe ser as. Todas las acciones; las hechas y las por hacer. Pero parece que no importa, que tampoco esto importa.

El aviso del homenaje al presidente republicano Manuel Azaa les llega un poco tarde. Disculpas. La primera cita resume en dos lneas una evidencia ocenica; la segunda, la del periodista de El Pas, ensea -y acierta- sobre evoluciones regresivas. De la tercera les hablo ms tarde.

Les iba a explicar un chiste. Era este: La alcaldesa de Girona, Marta Madrenas (CiU), denunci el 31 de octubre ante la Polica Municipal el robo de la bandera espaola el pasado viernes, minutos despus de que el Parlament de Catalua proclamara la Repblica. Madrenas se mostr totalmente en contra de cmo se hizo aquella retirada de la bandera. A pesar de que desconocen quin la retir, est convencida que "no fue nadie del Ayuntamiento. Pero no es momento para chistes; se lo explico la semana que viene. O la otra o cuando sea posible. Voy al tema, a nuestras angustias diarias, matutinas, vespertinas y nocturnas.

Aunque no estemos en tiempos de matices (hace mucho tiempo que no lo estamos), matiz -como nos ense un maestro no olvidado- es concepto, reflexin propia, demarcacin, mirada singular, concepcin crtica.

Nadie puede alegrarse de ninguna prisin preventiva; es una medida extrema. Tienen razn las personas, magistrados o no, que ponen nfasis en este punto. Debera haberse evitado. De hecho, el juez del Tribunal Supremo, interviniendo casi simultneamente, la evit. Tanto da, tanto debera dar que los abogados defensores, en uno y otro caso, solicitaran aplazamientos o no los solicitaran.

La resolucin de la jueza Lamela, amparndose igualmente en la ley, hubiera podido ser otra distinta. Ms garantista incluso. Sin negar, por supuesto, que las personas implicadas, los anteriores miembros del gobierno de la Generalitat, siguen actuando en trminos muy parecidos, siguiendo caminos incendiarios.

No es impensable que en lo sucedido haya mucho de victimismo. Ms claramente: que hayan hecho todo lo posible, menos en el caso de Santi Vila, para estar donde estn en estos momentos. La causa, piensan algunos, ellos probablemente, necesita hroes. La actuacin de sus abogados defensores hace plausible esa afirmacin.

En todo caso, no se puede hablar, por supuesto que no, de justicia colonial y de odio anticataln como hacen algunos escritores de izquierda. Es el caso, por ejemplo, de Miguel ngel Ferrer: http://www.rebelion.org/noticia.php?id=233599

Las declaraciones del responsable parlamentario del PP relacionando al presidente Maduro con los lderes secesionistas producen, de nuevo, arcadas y vmitos.

El president Puigdemont, se diga lo que siga, no es un president mrtir ni un exiliado poltico. Pere Vilanova hablaba de ello, con indignacin compartida, en el global-imperial el pasado jueves. La cita inicial, la tercera, es de ese artculo.

No soporto a la seora Marta Rovira haciendo teatro, compungida, haciendo ver que llora frente a los micrfonos y cmaras de los medios. Absolutamente vomitivo, como en otras casos, como en otras ocasiones. Vanla, adems, como empuja a quien sea para ponerse en primera fila, para que las cmaras la filmen y extiendan su mensaje de llanto.

No soporto que se vuelva a hablar de presos polticos por parte de Pedro Iglesias y de sus compaeros de organizacin para hablar de polticos profesionales acomodados dispuestos casi a cualquier cosa para incrementar la separacin y el desgarro de ciudadanos/as trabajadores/as.

Es increble que lderes, jvenes lderes de la CUP, echen pestes sin matices del rgimen del 78, olvidndose (olvidndose?) de que ellos mismos han sido aliados decisivos, abrazos incluidos, de fuerzas -CiU, PDCat, ERC incluso- que han sido sostn de ese supuesto Rgimen del 78, expresin que arroja por la ventana la Constitucin de 1978, toda ella, como si fuera un trapo sucio antiobrero, olvidndose de mil historias de lucha y resistencia antifascista.

No soporto tampoco, cada vez menos, que Ada Colau y su formacin poltica expliquen la mitad o cuarta parte de la historia y no toda la narracin de los hechos. Una y otra vez; martes, jueves y viernes. Y luego, si llega el momento, digan lo contrario si conviene. En su decir, el expresident Puigdemont y sus consejeros, siguen siendo el gobierno legtimo de Catalua. Argumentacin: les vot la gente. Y a otra cosa, sin ms consideraciones.

No soporto tampoco las declaraciones de algunos dirigentes de Ciudadanos y del PP, aunque ayer tarde Xavier Garca Albiol, justo es reconocerlo, no tuvo su peor da.

Azcona y Berlanga, si vivieran, escribieran un nuevo guin para su nuevo sainete: Puigdemont, un presidente en el exilio. Cmo es posible que lo comparen, como estn haciendo, con Llus Companys! Pero, conviene sealarlo, ese posible que este sainete o esperpento tenga su sentido. Esperemos.

Los secesionistas dejaron tirados el pasado viernes a sus partidarios. Algo debera importarles pero no les importa. Justifican la actuacin.

No olvidemos que el secesionismo pone sus huevos en varias cestas. No es impensable que hayan estudiado diversos escenarios. El que vivimos puede ser uno de ellos: medio gobierno en el exilio; el otro medio en la crcel. Volveremos a sufrir, afirman; volveremos a luchar, prosiguen; venceremos esta vez, exclaman. Y, como dicen en sus redes en lenguaje muy espaol, a por ellos el 21D.

No es de recibo que se vuelva a hablar del mandato democrtico del 27S. Perdieron su apuesta en lo que ellos mismos llamaron plebiscito indepedentista! Pero lo han hecho estos das. A prueba de argumentos y falsaciones. Sin cambiar una coma.

El 1-O no justifica por s mismo ninguna declaracin de independencia. Ni por votos ni por participacin (sin que ello implique justificar todas las acciones policiales; no es mi caso). Es otro de sus argumentos. No admiten matices ni observaciones. El referndum de autodeterminacin ya se ha consumado y lo han ganado!

La consigna y vindicacin del derecho de autodeterminacin de los pueblos est causando heridas de muerte en la izquierda. Debera hablarse de pueblos oprimidos, no de pueblos sin ms. La izquierda espaola, en tiempos del fascismo y en los primeros aos de la transicin (tambin ms tarde, errneamente en mi opinin), reivindicaba, al mismo tiempo, ese derecho (inaplicable al caso de Catalua) y la Repblica federal. Dos cosas, no una. Por lo dems, no ha sido una demanda de toda la izquierda. Como historiadores-maestros nos han enseado, no ha defendido el derecho de autodeterminacin Rosa Luxemburg, por ejemplo. No lo hizo Mao y el PC Chino. No lo hizo el PC italiano ni en la cuestin de Sicilia ni en la de Trieste. Tampoco en PC francs (errneamente en el caso de Argelia). Tampoco el PC portugus. Etc.

Se critica al gobierno PP por el uso del estado para su conveniencia. Vale, aceptmoslo. El secesionismo lleva aos y aos usando su estado, todo el estado que les corresponde y que no es poco, para su causa, para su finalidad de separacin (y para procesos de acumulacin dineraria). Sin pararse en medios ni detenerse en detalles.

El pasado jueves se dieron dos resoluciones judiciales. La de la Audiencia Nacional y la del Tribunal Supremo. Nada que ver una y otra. Si el estado fuera simplemente un juguete en manos del PP, la segunda no se hubiera producido. Las cosas no son tan sencillas. El estado, que tiene sin duda un carcter y aroma prximo a las clases dominantes y hegemnicas, no es un simple puo o un a simple escoba servil. Hay autonomas y resistencias en ocasiones.

Podemos imaginarnos cmo actuara la justicia catalana si en una Catalua independiente colectivos polticos, pongamos por caso, de la Corporacin Metropolitana de Barcelona aspirasen a la independencia de su territorio y actuaran como ellos han actuado. Ni les cuento donde estaran. En Can Brians desde hace dcadas.

Desde un punto de vista poltico, la decisin de la jueza Lamela beneficia esencialmente a los colectivos secesionistas y al ncleo duro de su cosmovisin: Espaa, que no es propiamente nacin, en un estado opresor y autoritario. No al gobierno ni a las fuerzas catalanas no secesionistas.

Santi Vila ha salido de la crcel despus de abonar su fianza.

Los planes secesionistas no pueden esquematizarse ni olvidarse. Son muy astutos-arturos. Hay miembros del gobierno aqu y miembros del gobierno all. Por debajo y a las claras: extender la idea en Europa (han ido al pas, Blgica, donde hay fuerzas ms prximas al nacionalismo conservador que representan) de que en Espaa la justicia no vale un pimiento y las garantas son inexistentes.

Su mensaje: no nos quieren, nos persiguen, no quieren sentarse con nosotros, no quieren dialogar, nos encarcelan. Son unos brutos neofranquistas; no son europeos de espritu. Nosotros, en cambio, somos modernos, pacficos y muy muy europeos.

Una duda, una tontera: no ser la juez a Carmen Lamela una agente infiltrada por el secesionismo en los aparatos judiciales del Estado espaol?

Dos apuntes finales. El primero. El artculo que antes les citaba, el de Cristian Segura (Nuevos patriotas), se abra con estas palabras que les copio. Valen la pena:

La madrugada del 12 de octubre sucedi un hecho que me impact de forma especial. Aquel jueves, la noche de fiesta en la sala Razzmatazz de Barcelona finaliz con el pblico cantando Els Segadors y alzando el brazo formando las cuatro barras con los dedos, como gustaba tanto hacer a Artur Mas. Razzmatazz, la antigua Zeleste, es donde muchos disfrutamos de nuestros primeros encuentros con la msica internacional ms transgresora o ms indie. Razzmatazz era un puente que conectaba Barcelona con una red global cultural que iba ms all de identidades nacionales. El aptrida barcelons, el individuo que rechazaba formar parte de una nacin y al que le daba igual ser ciudadano de un Estado o de otro, pero que si se identificaba con algo era con su ciudad, siempre ha estado en minora. Hoy lo est mucho ms. Escritores, msicos, actores, ilustradores o agentes culturales de Barcelona que viven del mercado espaol han abrazado la causa independentista. Personas que tambin trabajan en castellano, personas para las que su patria era una buena edicin de Blackie Books o de Anagrama, un disco de Los Planetas, una peli de los Trueba o que se rean de las miserias nacionales de unos y de otros. Seguro que continan gozando de estas opciones culturales, pero ahora lo hacen mientras te inundan las redes sociales con fotografas de antidisturbios zurrando a una seora, con las ocurrencias de Assange, increpaciones al PP, PSOE, Cs, a EL PAS, ltimamente tambin a la UE y, sobre todo, con imgenes de las masas desfilando con banderas.

No es que antes no les preocuparan la poltica y sus causas nobles, concluye Segura, pero el hecho nacional, estas masas envueltas en banderas y colores nacionales, les generaban suspicacias. Ahora son hiperactivos defensores de ello y, aado yo, sin andarse con muchos miramientos. Miren las redes en las que se despachan a gusto.

El segundo apunte. Paco Frutos intervino en la manifestacin ciudadana antisecesionista celebrada en Barcelona el pasado 29 de octubre de 2017. Cit unos versos al final de su parlamento: Diversos sn els homes i diverses les parles i han convingut molts noms a un sol amor (Diversos on los hombres y diversas las hablas y han convenido muchos nombres para un solo amor)", Salvador Espriu, de La pell de brau. y Un amor que conversa y razona; sabio y antiguo -dilogo y presencia- nos trajo de su Ilustre Barcelona", de Antonio Machado, de su Sonet o a Eugenio D'Ors , Nuevas canciones.

Pueden ver aqu su intervencin http://www.asec-asic.org/2017/10/29/yo-soy-un-botifler-traidor-contra-el-racismo-que-estais-creando/. Habl en cataln y no est subtitulada. Pueden entender lo fundamental si se ponen un poco. Les ayudo tomando pie en informaciones de prensa:

Con efusividad, el ex diputado se ha dirigido a los cientos de miles de personas que se han dado cita en las cntricas calles de Barcelona. As se arranc: "Vengo a hablar en nombre de la izquierda no nacionalista. Suponiendo, permitidme la irona, que existe la izquierda nacionalista". Continu con estas palabras, las ms citadas y recordadas: "Permitidme tambin que utilice el lenguaje del adversario. Yo soy un botifler (traidor) a las mentiras y a las historietas que os inventis cada da desde 1714. Soy un traidor al racismo identitario que estis creando. Soy un botifler contra el dogmatismo sectario que preconizis e intentis aplicar a toda la sociedad. Y, adems, soy un botifler porque nunca justificar las corrupciones. Ni las de all, ni las de aqu". De los lderes independentistas, los calific de "botiflers reales", dijo lo siguiente: "Porque traicionis a la gente trabajadora, porque enfrentis a la gente sin motivo alguno, porque os cargis la libertad, la democracia y la palabra de quienes no piensan igual que vosotros. Qu puedo decir de gente que manda a nios y nias de 16 aos, e incluso menos, a manifestarse por Barcelona con una pancarta que dice Contra el franquismo. Eso es algo miserable.

Frutos insisti en que hablaba "en nombre de una izquierda plural y no nacionalista". Critic tambin a "esa izquierda cmplice que se dice que no es nacionalista, pero que se va detrs de los nacionalistas y les baila el agua". "Qu hace esta izquierda que no est aqu, como lo est la izquierda real?" se pregunt. Pidi a los independentistas que "acaben con las mentiras y con los odios, que no se sabe cmo empiezan y no se sabe cmo acaban. Los nacionalismos destrozan el mundo". Record una obra de Stefan Zweig sobre los inicios de la I Guerra Mundial, donde se narraba "aquel optimismo y nacionalismo que haba en los pueblos, donde unos se tenan que comer a los otros. Y, despus, hubo treinta millones de muertos. Y Europa destruida".

Frutos, que fue como recordamos lder de CCOO, secretario general del PSUC y del PCE, no habl, por supuesto que no, en nombre de ninguna de estas organizaciones. De ninguna. NO es tonto ni estpido. Habl en nombre de la izquierda no nacionalista. Pens seguramente en grupos como ASIC/ASEC.

Pues bien, esa misma tarde se difundi un acuerdo del Comit Federal del PCE sobre la participacin del que fuera su secretario general en la manifestacin. El texto del comit federal:

El Comit Federal del Partido Comunista de Espaa, ha conocido en el da de hoy la intervencin del ex Secretario General del PCE Paco Frutos en la manifestacin y acto convocado por Sociedad Civil Catalana, en Barcelona.

Desde el PCE, nos hemos manifestado en contra de las posiciones que defienden tanto la aplicacin del artculo 155 de la Constitucin Espaola como de la Declaracin Unilateral del Independencia, nuestra propuestas es la Repblica Federal y Solidaria. En funcin de ello, la presencia de Paco Frutos en la mencionada manifestacin no nos representa en la medida que su posicin es contraria a los acuerdos del Partido, los de ahora y los que se tomaron cuando l ejerci como Secretario General del PCE. Siempre hemos defendido el derecho de autodeterminacin para los pueblos del estado espaol.

El Comit Federal del PCE reprueba la actitud del que fuera su secretario general, Paco Frutos, y le recrimina la utilizacin del cargo que ostent para ir contra la poltica y los acuerdos del partido.

Les puedo asegurar que Frutos no utiliz en ningn momento el cargo que ostent en su momento. A qu viene entonces ese comunicado? El PCE puede tener razn o no en sus reflexiones, en su crtica al 155, a la DUI, en su defensa del derecho de autodeterminacin de los pueblos del estado espaol y de la Repblica federal espaola. No la tiene, en cambio, en su crtica a la intervencin de Frutos, un ciudadano que puede decir lo que crea conveniente.

Las recomendaciones de la semana (que seguramente no les van a interesar ni un quark de medio tomo divisible de la dcima parte de un pimiento):

Un homenaje a Federico Luppi: http://play.cadenaser.com/audio/370RD010000001280087/, acompaado de una interesante reflexin de Jordi Mir Garcia. Dos textos de inters: Kate Pickett y Richard Wilkinson, Los costes verdaderos (y falsos) de la desigualdad http://ctxt.es/es/20171025/Politica/15791/costes-desigualdad-salud-violencia-felicidad.htm, y Mikel de la Fuente, Pobreza laboral y degradacin del empleo, Viento Sur 28/10/2017. Una entrevista de Daniel Viglietti a Eduardo Galeano sobre el escribir: https://www.youtube.com/watch?v=IyqcvN-Sk58. Desde un punto de vista marxista alternativo (por fin!): Vila (Le Grand Soir), La Catalogne et la question nationale https://www.legrandsoir.info/la-catalogne-et-la-question-nationale.html De Jordi Ibez Fans, El descrdito de Catalua. El Pas, 30 de octubre de 2017. Dos artculos del martes 31 de octubre: J.J. Moreso, La regla del reconocimiento y Rosa Cullell, El Estado cataln del desasosiego, ambos en El Pas-Cat, p. 2. Del viernes 3.11: Frances Valls, Fe en los dirigentes, El Pas-Catalua, p. 2; Xavier Vidal-Folch, Supremo, 10; Audiencia Nacional, 0, El Pas, p. 20, y Francisco J. Laporta, Una salida constituyente, El Pas, p. 13. Incluso este aunque piensen que he perdido el juicio poltico: Joan Antoni Duran i Lleida, Reconciliacin. http://www.lavanguardia.com/opinion/20171103/432551551733/reconciliacion.html

Les dejo finalmente en buena compaa. Con la reflexin del ex profesor Francesc Xavier Pardo,en el 500 aniversario (y cuatro das ms) de la accin de Lutero:

Como sabis, el 31 de octubre de 2017 se cumplieron 500 aos del gesto histrico del fraile Martin Lutero (1483-1546), clavando en la puerta de la iglesia de Wittenberg sus 95 tesis contra el papado de Roma, inicindose as la llamada "Reforma protestante". En mi opinin, nadie como Karl Marx(1818-1883) ha sabido ir hasta la raz para explicar lo que esa reforma signific histricamente, como dej escrito en 1844 en su Introduccin a la crtica de la filosofa del derecho de Hegel, desmenuzando -en este breve texto- el hecho de que el protestantismo converta la religin en cuestin privada y el segundo la mantena como cuestin pblica. As escribi, pues, el titn de Trier (Trveris), Karl Marx: Lutero venci, efectivamente, a la servidumbre por la devocin, porque la sustituy por la servidumbre de la conviccin. Acab con la fe en la autoridad, porque restaur la autoridad de la fe. Convirti a los curas en seglares, porque convirti a los seglares en curas. Liber al hombre de la religiosidad externa, porque erigi la religiosidad en el interior del hombre. Emancip de cadenas al cuerpo, porque carg de cadenas el corazn.

Cadenas en el cuerpo, cadenas en el corazn, y olvido de lo ms bsico, de lo ms esencial. Tambin se trata de eso.

PD: Algunas sesudas reflexiones en este aadido. Cuidado con la acidez estomacal. Disimulan a veces pero son as aunque no pueden ser tan as. Seguro que hay falsedades (que no he podido detectar concretamente) en los comentarios que les copio! La situacin no puede haber alcanzado estos niveles de despropsito! Insultos castellanos es un aportacin poltico-cultural de una ex presidente del Parlament de Catalua; lo de la destruccin del fascismo es made in Rufin.


Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter