Portada :: Cultura :: Leer
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 06-11-2017

"El Capital ante la crisis epocal del capitalismo", de Luis Arizmendi
Tiempos pre-apocalpticos

Miguel ngel Adame Cern
Rebelin


Sobre la crisis epocal

Veamos lo que refiere Luis Arizmendi en su libro El Capital ante la crisis epocal del capitalismo (IPN, 2016). En primer lugar que la crisis actual del capitalismo no slo es una ms de las crisis cclicas de sobreproduccin que son intrnsecas al desarrollo contradictorio de este sistema, sino que se trata de una crisis lmite (o crisis de lmites, diramos siguiendo a Jorge Veraza: el geogrfico, el energtico, el ecolgico, el poblacional) en el proceso de reproduccin de la vida de la sociedad planetaria. Siguiendo al terico marxista ortodoxo hngaro de principios del siglo XX, George Lukcs, la llama Luis Arizmendi crisis epocal o de toda esta poca o era, porque podramos decir se trata de una crisis de crisis. Esto porque se combinan y retroalimentan varias crisis sectoriales, como la econmica, la ambiental, la alimentaria (y tambin le podemos integrar la migratoria, la poltica, la blica, la jurdica y de derechos humanos y la tica). Se trata, pues, como Arizmendi la caracteriza de una crisis peligrosa y hasta detonadora de colapsos.

Sin embargo, el autor deja claro que contra lo que pudiera pensarse: la crisis no se concibe como sinnimo variable de un derrumbe ineluctable para el capitalismo, sino con una compleja dialctica en la que incluso puede jugarse el apuntalamiento de su dominio (p. 18). La obra de Karl Marx El Capital (de la que estamos celebrando sus 150 aos de publicacin de su primer Tomo en alemn) puede dar cuenta de las crisis del capitalismo, y por tanto, la epocal (tambin llamada por su envergadura civilizatoria), porque para L. Arizmendi a partir de la ley de la forma valor expuesta y desarrollada en El Capital, se teje la teora de la crisis que atraviesa la totalidad de dicha obra; Marx dice Luis Arizmendi que esta ley que impera en la sociedad burguesa es una forma histrica que surge para hacer vivible la situacin invivible que significa la presencia de un peligro universal de muerte (p. 19).

Divisin de los captulos

El libro est dividido en 6 captulos que conforman 6 ensayos escritos en la primera dcada del siglo XXI, pero vigentes en esta segunda, que estn armados con la explcita intencin de demostrar la actualidad, es decir, la vigencia del magnum opus de Marx: El Capital, Crtica de la Economa Poltica, para comprender problemticas cruciales de estos peligrosos tiempos y para debatir y dialogar con tericos marxistas, principalmente con algunos de los que han ledo y recuperado El Capital y que Luis Arizmendi ubica, por un lado, dentro de la vertiente de los clsicos o crticos y, por otro, dentro de la vertiente de los que han cado en los mitos del capitalismo.

Los primeros tres captulos del libro de Luis Arizmendi se dedican a este debate, el primero a la nueva lectura alemana en polmica con Michael Heinrich, seguidor de la obra de Hans-George Backhaus; el segundo a la lectura y los aportes histrico concretos del fallecido marxista ecuatoriano-mexicano Bolvar Echeverra, y el tercero a los planteamientos de la marxista polaca-alemana Rosa Roja Luxemburgo.

Los segundos tres captulos tratan las cuestiones siguientes: la crisis alimentaria y el planetary management o control planetario del siglo XXI, la crisis ambiental mundializada y el planetary management y, por ltimo, los retos de los derechos polticos, sociales, ambientales, etc., frente a los peligros que produce la crisis epocal.

Antes de pasar a resear sucintamente cada uno de los captulos que componen el libro, voy a destacar algunos de los conceptos recuperados, retrabajados e innovados por L. Arizmendi a partir del propio Karl Marx y de autores marxistas crticos como Bolvar Echeverra (con el que L.A. mantuvo colaboracin y ha sido asiduo lector y continuador de su obra) y Georgy Lukcs; conceptos que Arizmendi usa a manera de herramientas heursticas para escudriar, denunciar y esbozar algunas posibles salidas a la crisis epocal capitalista.

Conceptos

El de la legalidad del capitalismo como combinacin esquizofrnica o esquizoide, contradictoria y dialctica de progreso-devastacin, y que en el siglo XXI adopta su choque ms radical. Legalidad a la que hay que oponer otras trayectorias alternativas viables y posibles: ecolgicas y autogestivas.

El de planetary management que indica la dominacin o control tecnocrtico autoritario del planeta por las fuerzas capitalistas.

El del mito del progreso, que mediante la mundializacin ascendente y prometedora a nivel econmico y poltico y el dominio desmesurado y agresivo (hybris) en las relaciones sociedad-naturaleza; ofrece el espejismo de bienestar y confort por la tcnica para expandir el estndar de vida de los ciudadanos, las sociedades y las naciones.

Las trends y las transiciones que como fuertes tendencias que operan en los diferentes mbitos en los que se mueve el capital, tienden a empujar cambios o continuidades de procesos a favor del sistema capitalista, primordialmente a nivel global o mundial pero tambin a nivel nacional o local.

El del proto-Estado global o transcapitalista mediante el cual las fuerzas de la hybris del capital, gobiernan con instituciones internacionales como el FMI, el BM, la ONU, el G-8, produciendo las violencias polticas destructivas y generando pobrezas y millones de muertes.

Definiciones acerca de lo que fue el siglo XX, entre las que destacan: el siglo de la mundializacin de la gran industria y del petrleo, el siglo de la violencia, los odios y los asesinos: el siglo de las tinieblas. As cabra completar con esta otra definicin de Jorge Veraza quien dice que el siglo XX es el siglo de la expropiacin de la conciencia histrica del proletariado a travs de la espacializacin del desarrollo imperialista mundial y del dominio mismo de ste (como plantean Veraza y V. Martnez).

Capitulado

Pasemos ahora a los captulos vistos uno a uno, pues cada captulo es en realidad un ensayo que problematiza situaciones de la primera dcada del siglo XXI pero que continan agudizndose en esta segunda dcada.

1. El primer captulo: Los claroscuros de la nueva lectura de El Capital, en la que cuestiona las ambivalencias de Michael Heinrich, principalmente porque desvanece el fundamento material, la contradiccin valor/valor de uso como ncleo de la crtica a la modernidad capitalista desde la Crtica de la Economa Poltica. Aqu Luis Arizmendi critica a 3 tipos de lecturas reduccionistas de El Capital: la positivista-empirista, la historicista y la armonicista o modular ya que ellas no reconocen cabalmente las leyes del desarrollo capitalista, su universalidad pues plantean la obra de Marx como un estudio de caso decimonnico o que slo capt la libre competencia y no los monopolios, etctera.

2. El segundo captulo: La trascendencia de la lectura de El Capital de Bolvar Echeverra para Amrica Latina. Arizmendi considera que diferencia de otras lecturas reduccionistas u otras ms completas como las estructuralistas, epistemolgicas o gentico-estructurales, la de B. Echeverra es la ms avanzada pues es una lectura praxeolgica-concreta e histrico-crtica. Destaca el acento que puso Echeverria sobre la violencia intrnseca del capitalismo como violencia econmica annima que pone en peligro de muerte a los sujetos pero que genera complicidad de los dominados cuando se introyecta e integra este dispositivo, que tambin se manifiesta como violencia poltica y de Estado. Tambin destaca la importancia que para B. Echeverra tuvo el proceso de reproduccin y el valor de uso para oponerse a los procesos esquizoides y de acumulacin capitalista.

Arizmendi retoma las aportaciones de Echeverra a partir de su lectura de El Capital, en torno a la cuestin de los pases perifricos, completando y alternando las concepciones que manej el latinoamericanista Ruy Mauro Marino al respecto sobre la dialctica de la dependencia, el subdesarrollo permanente, el intercambio desigual, la violacin de la ley del valor y la sobre-explotacin de los trabajadores perifricos, especialmente latinoamericanos, al ceder y transferir plusvalor las burguesas nacionales a las burguesas metropolitanas. As, Echeverra aport el concepto de renta tecnolgica que domina y abusa de la renta de la tierra por lo que se mundializa dicha transferencia y que el proto-Estado global intensifica de modo violento a favor del capital tras-nacional globalizado. Se desarrolla as la pugna entre Estados contra-hegemnicos y Estados hegemnicos trasnacionales y entre las rentas. Sin embargo se trata de una pugna desigual pues la composicin orgnica de capital del capital trasnacional subordina (y obtiene ms ganancia extraordinaria respecto) a los capitales nacionales menos tecnologizados.

Por ltimo en este captulo Arizmendi trata el concepto echeverriano de ethos, concebido ste como una totalidad econmica, poltica, cultural y tica en el objeto y el sujeto como estrategia elemental y forma de organizar el proceso de reproduccin vital, individual y social. con el que Bolvar Echeverra lleva a cabo un desciframiento de los diferentes tipos de modernidades capitalistas, concretamente de un cudruple ethe o cuatro espritus y complicidades que se establecen entre los comportamientos y la modernidad capitalista transfigurada: el realista, el clsico, el romntico (o progresista) y el barroco (de resistencia-integracin propio del barroquismo latinoamericano y desarrollado particularmente por las comunidades indgenas desde su insercin forzada al capitalismo y su mercado).

3. El tercer captulo Rosa Luxemburgo ante el relanzamiento del marxismo crtico en el siglo XXI. Aqu L. A. plantea que la lectura de Luxemburgo es la primera lectura poderosa de El Capital aunque presenta deficiencias respecto a los esquemas del capital del tomo II. Rosa Luxemburgo lleva a cabo una crtica a la militarizacin como campo de acumulacin y plataforma de la barbarie y la importancia que tienen las reas precapitalistas y las colonias en disputa por su control, con la violenta proletarizacin y expropiacin de los recursos, para la continuidad de la acumulacin y la exacerbacin de la barbarie. Luis observa que esto ha sido y es clave para entender la dialctica de la relacin precapitalismo-capitalismo o sea cmo los procesos reproductivos no capitalistas son integrados al capitalismo. R. L. plante la ley general de la acumulacin capitalista desde la teora de la economa global y la guerra mundial como retroceso a la barbarie o devastacin. Respecto cuestiones polticas de movilizacin, concibi dice L. A. que la espontaneidad es ms que un proceso coyuntural, pues implica autogestin, y se inscribe entre la accin de las masas y los partidos, implica creatividad de los sujetos en la historia, por ejemplo las huelgas autoeducativas. Rosa Luxemburgo segn Luis tambin plante la importancia de las luchas anticapitalistas y las de autodeterminacin nacional o nacionalistas (aunque sean estadocntricas).

4. El cuarto captulo Crisis alimentaria y planetary management en el siglo XXI. Aqu inicia planteando el entrecruzamiento y la simbiosis esquizoide entre el mayor desarrollo tecnolgico y de las fuerzas productivas y la mayor crisis alimentaria en la historia de la humanidad y la mutilacin radical de la vida humana. El progresismo capitalista prometi abundancia y superacin histrica del hambre (y la pobreza), pero en el siglo XX y XXI ha reproducido lo que sucedi en Londres en 1934: personas hambrientas con excedentes de alimentos frente a ellas (p. 116). La segunda mitad del siglo XX sucedieron procesos de soberanas alimentarias en varios pases perifricos (1945-1973), luego la revolucin verde y luego la generacin de una escasez artificial de alimentos porque en el inicio del siglo XXI se cuenta con las capacidades productivas para proveer alimentacin al casi el doble de la poblacin mundial contempornea! (p. 122). Sucede pues, dice Arizmendi, que nos encontramos frente a una crisis alimentaria global y frente a una subordinacin del consumo de alimentos a las corporaciones; o sea frente a una nueva geopoltica del hambre. Aqu cita a Thomas Pogge que seal que actualmente cada ao en promedio mueren 18 millones de personas por hambre-pobreza.

5. El quinto captulo: Planetary managament y la crisis ambiental mundializada. Luis Arizmendi comienza sealando el papel desde el establishment, tanto del liberalismo ambientalista como de los Estados para en contrapesos tratar de regular y administrar la acumulacin global e impedir que el sobrecalentamiento y la pobreza generalizada se desboquen. Respecto al sobrecalentamiento estn los acuerdos en los protocolos internacionales para no incrementar la temperatura planetaria ms all de 2 C, ante los efectos de los gases de la industria fosilista y sus impactos en los circuitos geo-biofsicos en una dinmica no lineal: sumideros terrestres, ciclos ocenicos y sumideros marinos, la desestabilizacin de los albedos del rtico y el metano del permafrost siberiano, entre otros. Enseguida Arizmendi lleva acabo una correlacin entre las eras del carbono y las revoluciones tecnolgicas.

La coyuntura de inicios del siglo XXI pone a la cuestin ambiental-energtica en una situacin crtica, pues se presenta una disputa de Estados y capitales para obtener la maximizacin de las ventajas econmicas del patrn fosilista petrolero antes que el oro negro se agote (p. 154). Capitales globales y particulares colisionan (de ah brotan, dice L. A., las posturas entre cientficos y negacionistas del cambio climtico antropognico o, mejor, capitalocnico). A continuacin L. A, realiza una conexin entre los ciclos de revoluciones tecnolgicas y lo que llama depredaciones histricas que cada vez han sido ms cnicas, programadas e inestables. De esta manera concluye este captulo sealando que ante el caos climtico (que est afectando y afectar ms a los pases del sur) es clave la transicin tecnolgico-energtica del patrn fosilista por uno basado en ecotecnoenergas alternativas; sin embargo dicha transicin sigue bloqueada.

6. Captulo sexto. Los retos del derecho ante la crisis epocal del capitalismo en el siglo XXI, plantea que el derecho moderno necesita ser reconceptualizado crticamente ante las situaciones de crisis epocal y la global governance, teniendo como base el proto Estado trasnacional de gobernanza mundial que impone normas y reglas para generar la imposicin del Estado de excepcin, o sea de volver legal lo que es ilegal y hacerlo mundial. As L. A. revisa aqu 3 tipos de tecnologas peligrosas y entonces tres tipos de derechos vinculados a ellas: 1) la ingeniera gentica (patentes, etc.): bioderechos, bioseguridad, bioriesgo, nanoderechos; 2) la geoingeniera: (tecnoderechos, derechos climticos, etc.); 3) ingeniera nuclear que intenta reemplazar al petrleo como energa opcional o sustituta, sin poner en riesgo a los monopolios (derecho nuclear y ambiental). As Arizmendi plantea que es necesario para estos tiempos promulgar, gestionar nuevos derechos modernos desde el valor de uso, teniendo a la vida social-natural como fundamento. Esto es, darle importancia a la afirmacin cualitativa del proceso de reproduccin vital de las naciones y sus derechos de seguridad, proteccin, derecho ambiental, etc., para confrontarlos con el proto Estado global.

Consideraciones y observaciones

Considero que si bien este libro de Luis Arizmendi critica el progresismo y sus mitos, habra que dar ms nfasis al hecho de que el progreso capitalista desde inicios del siglo XX y ms ahora en el siglo XXI no es verdadero progreso, lo que se puede constatar porque el desarrollo de sus fuerzas productivas se trasmut a fuerzas destructivas y definitivamente el progreso tecnolgico es cada vez ms generador de nocividades que se extienden al mbito del consumo: con lo que queda configurada la subsuncin del consumo bajo el capital (como la define Jorge Veraza). Se trata de un anti-progreso degradador globalizador de toda la reproduccin humana y ambiental.

En este texto de L. A. se habla de la tendencia barbrica a que lleva el capitalismo como opcin histrica real, sin embargo la situacin actual de devastaciones, desastres y colapsos multidimensionales que el capitalismo mundial ha ya generado como capitaloceno, indica que ya estamos en la barbarie, y la peligrosidad de la acumulacin capitalista ha mutado ya a una situacin pre-apocalptica (Adame, En el pre-apocalipsis planetario, 2017).

Cuando L. A. habla en este libro que con la crisis epocal se ha abierto una fase de transicin, es decir de definiciones del rumbo histrico humano y planetario, que puede durar muchas dcadas, definitivamente habra que decir que tanto el planeta como la humanidad se encuentran (nos encontramos!) ya en un estado de emergencia generalizada, y efectivamente como dice Arizmendi los desenlaces son inciertos. Sin embargo, el sector capitalista ms violento sigue predominando y dominando esas tendencias globales y, entonces, el capitalismo como un todo, sigue llevando a la humanidad y a la Tierra al precipicio apocalptico.

En definitiva de trata de un libro que hace radiografa crtica de algunos de los aspectos ms importantes que el capitalismo contemporneo ha producido y ponen al conjunto de la poblaciones humanas en grave peligro de muerte y, por tanto, en la necesidad de seguirlo resistiendo y confrontndolo clasista y nacionalistamente con Estados que se perfilan mnimamente como contrahegemnicos (como los llamados Estados progresistas o posneoliberales latinoamericanos que desgraciadamente han sido fuertemente debilitados, incluido el Estado venezolano), con soberanas, con luchas ecolgicas, democracia real y autogestin. Queda pendiente (para otros libros, de los que Arizmendi ya tiene contemplados para completar una triloga) el desarrollo de esta parte de la luchas, resistencias y autoorganizaciones anticapitalistas y socialistas-comunistas para valorar la importancia que sigue teniendo y tendr El Capital de Karl Marx, para armarse terica y polticamente contra el pre-apocalipsis en el que el capitalismo nos subsumi.


Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter