Portada :: Espaa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 07-11-2017

La Nueve de Evelyn Mesquida
Los espaoles que liberaron Pars de los nazis

Jess Aller
Rebelin


La periodista alicantina Evelyn Mesquida, corresponsal treinta aos en Pars de la revista Tiempo, supo de la historia de La Nueve en 1998, cuando preparaba un reportaje sobre el exilio republicano en Francia y un veterano combatiente anarquista le mostr una foto en sepia realizada en Inglaterra en el verano de 1944 en la que aparecan unos soldados espaoles con uniformes americanos, pero encuadrados en una unidad del ejrcito francs. Estos hombres desembarcaron poco despus en Normanda, y ellos fueron, le asegur el anciano, los primeros en entrar en Paris el 24 de agosto del mismo ao. Evelyn decidi entonces conocer y entrevistar a los supervivientes de aquello y as naci el proyecto de La Nueve, un libro que vio la luz en 2008 (Ediciones B), prologado por Jorge Semprn, y se convirti pronto en un bestseller.

La obra comienza recordando las postrimeras de la Guerra Civil Espaola y la avalancha humana que lleg a Francia. All fue hacinada en campos de concentracin improvisados, donde al final quedaron casi exclusivamente los excombatientes. El de Le Vernet fue destino especial para los considerados peligrosos, como ms de nueve mil procedentes de la Columna Durruti. Entre ellos estaban algunos futuros miembros de la Nueve. Otros fueron de los que consiguieron embarcar en el puerto de Alicante y acabaron en campos del norte de frica, a los que pronto, con la guerra inminente, se envi tambin a parte de los excombatientes retenidos en Francia. Se calcula que haba, en unos cincuenta campos de Tnez a Marruecos, ms de treinta mil espaoles, que en septiembre de 1939, con el estallido del conflicto, fueron convertidos en trabajadores forzados, y vejados y maltratados. Liberados tras el desembarco aliado en frica a finales de 1942, muchos de ellos aceptaron enrolarse en el ejrcito francs.

Hay que decir, sin embargo, que la participacin de republicanos espaoles en unidades francesas empieza ya en 1939 en los combates que se libran en Finlandia y Noruega. Con la invasin de Francia en mayo de 1940, y la debacle del ejrcito francs, miles de espaoles caen prisioneros de los alemanes, mientras varios centenares son rescatados en Dunkerque y muchos otros se integran en la Legin extranjera o van a parar de nuevo a los campos de concentracin del sur. El mariscal Ptain, buen amigo de Franco, asume el mando de la Francia colaboracionista que fija su capital en Vichy, pero esos mismos das de junio se produce el llamamiento del general De Gaulle desde Londres para organizar la resistencia. Su brazo ejecutor ser un joven capitn que logra huir herido de Francia y llega a Inglaterra en julio de 1940. Su nombre era Philippe de Hauteclocque, pero para la misin que se le encomienda adopta el de Franois Leclerc.

La actividad de Leclerc comienza en las colonias francesas del frica ecuatorial, que gana para la causa de la Francia Libre. En los combates que siguen en Gabn, Eritrea, Egipto, Libia y Tnez, muestra su coraje y talento militar, en una poca marcada tambin por las tensiones entre gaullistas y partidarios de Vichy dentro del campo francs, que slo remiten con la fusin de los dos ejrcitos en agosto de 1943. Ese mismo mes, Leclerc organiza en Marruecos su Segunda Divisin Blindada en la que los espaoles, encuadrados hasta entonces en diversas unidades francesas, fueron reagrupados en un batalln con cuatro compaas, todas con un tercio al menos de espaoles, pero una, la Nueve, compuesta exclusivamente de ellos. Al frente del batalln coloca a Joseph Putz, un veterano de la Gran Guerra y las Brigadas Internacionales que conoca y apreciaba a nuestra gente.

En la Nueve predominaban los anarquistas, y eran combatientes experimentados, pero que requeran que las rdenes les fueran explicadas. Estos hombres fueron llevados en 1944 a Inglaterra, donde se adiestraron en el manejo de las nuevas armas americanas y el 1 de agosto desembarcaron en Normanda. Sus blindados estuvieron pronto en movimiento hacia el sur, desbordando a los alemanes, y ellos fueron los primeros en entrar en Pars el 24 de ese mes, desobedeciendo las rdenes americanas. A ellos cupo el honor de liberar la ciudad. Despus de aquello, combatieron duro en Alsacia y tomaron el bnker de Hitler en Berchtesgaden, donde les lleg la noticia de que la guerra haba terminado. La Nueve era la fuerza de choque por excelencia de la divisin y de los 144 hombres que la formaban antes de Normanda, slo quedaban diecisis vivos al final de la guerra. En la tumba de cada cado siempre se coloc una pequea bandera republicana.

La segunda parte del libro la componen breves biografas de algunos de los integrantes de la Nueve entrevistados por Evelyn Mesquida. Sus testimonios sirven de homenaje a los que se fueron sin poder contar sus historias. Estos hombres aportan recuerdos sobre todo de la lucha y la derrota en Espaa, y la miseria de los campos de concentracin franceses. Incorporados a la Segunda Divisin Blindada, remarcan el entusiasmo con que iban en Europa contra los nazis, confiados en su terrible armamento, aun sabiendo que muchos habran de dejar all la vida. En Pars, no olvidan tampoco la gran bandera republicana que desplegaron en los Campos Elseos y que en seguida les conminaron a retirar. Tras la victoria, casi todos rehusaron ir con Leclerc a Indochina, donde no se les haba perdido nada.

El aristcrata, religioso y derechista Leclerc lleg a simpatizar con aquellos rudos espaoles antiautoritarios e improvisadores, pero implacables en el combate, que componan la Nueve. Estos tambin apreciaban la inteligencia y el coraje de un jefe que velaba por sus hombres paternalmente, pero estaban movidos sobre todo por una lucha contra el fascismo que se les hizo creer que tendra su continuacin con la liberacin de Espaa. En este sentido, slo cabe decir que fueron miserablemente engaados. La presencia de excombatientes republicanos espaoles en el ejrcito francs durante la Segunda Guerra Mundial fue un hecho esencial, ninguneado mucho tiempo y que an no se ha reconocido en toda su amplitud. Libros como La Nueve de Evelyn Mesquida ayudan grandemente en esta tarea.

Blog del autor: http://www.jesusaller.com/

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter