Portada :: Ecologa social
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 07-11-2017

Minera Samarco
Silencio y abandono ante la mayor tragedia medioambiental de Brasil

Agnese Marra
Pblico

Se cumplen dos aos del tsunami de barro y residuos txicos de la minera Samarco que acab con el 80% de la la quinta mayor cuenca hidrogrfica de Brasil, mat a 19 personas y destruy los hogares de 300 familias.


Se cumplen dos aos del accidente de Samarco, la mayor tragedia medio ambiental de Brasil. EFE/Neno Vianna

No son la sirena como se debera hacer en estos casos. Tampoco se atendieron las advertencias de la Secretara de Medio Ambiente sobre la fragilidad del dique que contena los residuos txicos de la minera. Trabajaban sin haber obtenido la renovacin de la licencia ambiental. Y no disponan de un plan de contingencia y de prevencin de riesgos actualizado. As fue como el 5 de noviembre de 2015 se cumplieron todos los pronsticos. El dique de la minera Samarco se rompi y un mar de residuos txicos, concretamente 44 millones de metros cbicos -el equivalente del contenido de agua de 17.600 piscinas olmpicas- acab con la vida de 19 personas, la historia de 300 familias, y con el 80% del ecosistema de la quinta mayor cuenca hidrogrfica de Brasil.

El tsunami de barro pill desprevenido al pueblo de Bento Rodrigues (interior de Minas Gerais) que en cuestin de horas qued sepultado. Dos das despus las ciudades de Paracat y Gesteira correran la misma suerte y miles de habitantes de las comunidades de pescadores de la regin vieron cmo su forma de vida, la nica que conocan, desapareca. En una semana el barro recorri 655 kilmetros a travs del Rio Doce hasta llegar al ocano Atlntico, a la altura del estado de Espritu Santo, al norte de Rio de Janeiro.

Este domingo se cumplen dos aos del accidente medioambiental ms grave de Brasil. El silencio de las autoridades brasileas y de los responsables de Samarco (empresa que pertenece a las dos mayores mineras del mundo, la brasilea Vale y la anglo-australiana Bhp Billiton), contrasta con el lamento de las 300 familias que siguen sin recuperar su vida, que velan a sus muertos, a los del 5 de noviembre y a los que han fallecido a lo largo de estos 24 meses, hundidos por la tristeza del que se ha quedado sin nada.

Tereza das Cruzes echa de menos su horno de lea; Maria do Rosario Rodrigues, las horas que pasaba sentada debajo de la bananera; y Silvio Diniz, levantarse a las cuatro de la maana para ir a pescar. Todos ellos quieren volver a sus casas, al campo, a la tierra, y poder empezar de nuevo. Ahora slo repiten una frase: Estamos presos como un pjaro en una jaula.

Despus de siete meses de lucha, estas familias consiguieron que las reubicaran en apartamentos dentro de la ciudad de Mariana, la ms prxima al desastre y la ms poblada. Pero la reubicacin definitiva, la que supone volver a su tierra, est prevista para 2019, aunque son pocos los que confan en que esa fecha se cumpla.

Conseguir las indemnizaciones correspondientes ha sido una batalla que todava est por vencerse. La Fundacin Renova es la institucin que se cre (bajo el mando de las mineras Samarco, Vale, Bhp Billiton) con el fin de encargarse de las indemnizaciones y reparaciones de los afectados. Los que tenan una casa pero la usaban como segunda residencia recibiran 3.000 euros. Los que se quedaron sin su residencia principal, 6.000 euros. Y aquellos que perdieron a familiares, un total de 30.000. Las 300 familias reubicadas deberan recibir un salario mensual de 350 euros por quedarse no slo sin hogar, sino sin su trabajo: la agricultura y la pesca.

Fractura social: Pies de barro

Si en un primer momento las vctimas fueron acogidas en Mariana con los brazos abiertos, el paso de los meses ha provocado que los nuevos habitantes sean vistos como enemigos. Cuando salen a manifestarse para reclamar sus derechos no es raro escuchar eso de ah estn los beneficiados de la tragedia, o lo de poneos a trabajar, desempleados.

El cierre de Samarco, en una regin que viva casi exclusivamente de la minera, provoc que el desempleo pasara de un 5% a un 25%. La mayora de los impuestos que recaudaba el ayuntamiento de Mariana vena de esta empresa, su desaparicin temporal ha supuesto una prdida de cuatro millones de euros para el municipio, y un recorte de otros 300 puestos de trabajo en el sector pblico: Hay una minora de la poblacin que ve a las vctimas de la tragedia como a los responsables de la situacin que vivimos en Mariana, pero es completamente falso, reconoca su alcalde, Duarte Junior a BBC Brasil.

La adaptacin a la ciudad ha sido para los afectados una de las partes ms difciles en estos dos aos. Algunos se quejan de que los vecinos no les hablan, de lo caro que est el kilo de tomates (ellos los plantaban), o de lo duro que es no tener un horizonte por el que mirar desde la ventana. Los pedidos de asistencia psicolgica han aumentado un 125%. La depresin afecta a los ms mayores. Los jvenes se quejan de trastornos de ansiedad. Y despus est el caso de los cien nios de Bento Rodrigues que al entrar en la escuela de la ciudad, escuchaban cmo les decan: Ah vienen los de los pies de barro. Mi hijo no quera ir a la escuela, l y sus amigos sufran todo tipo de humillaciones, cuenta Maria dos Anjos de Almeida.

Hace cuatro meses que la Fundacin Renova habilit un nuevo colegio para separar a los menores afectados por la tragedia de los que ya vivan en la ciudad: Es una tristeza que la adaptacin a la ciudad est siendo tan difcil. Nosotros hemos colaborado abriendo un centro de convivencia en Mariana, deca esta semana Roberto Waak, el presidente de Renova.

Un ecosistema para los prximos cien aos

El verde y el azul de los ms de seiscientos kilmetros de ro sigue marrn. Segn el profesor Marcus Vincius Polignano, que monitorea la actividad econmica y su impacto ambiental en las cuencas hidrogrficas de la regin, el 80% del ro Doe est perdido. La densidad de los residuos minerales y la prdida de oxgeno del agua dejaron 11 toneladas de peces muertos en un caudal que por tramos aparece totalmente seco, obstruido por el barro.

El investigador Carlos Alfredo Joly, del Instituto de Biologa de la Universidad de Campinas, asegura que todo el ecosistema est afectado, no estaremos vivos para ver una mnima recuperacin de la vegetacin perdida. Adems recuerda que tendr un efecto crnico: cuando llueva sobre el ro, los residuos retomarn su camino hacia el mar y la contaminacin del agua ser intermitente. Las comunidades ribereas fueron las primeras en sufrir este efecto. Medio milln de habitantes que vivan a lo largo del curso se quedaron sin agua durante 20 das.

El flujo de nutrientes en toda la cadena alimentaria en la tercera parte de la regin del sudeste de Brasil y la mitad del Atlntico sur se ver comprometida por un mnimo de cien aos, advirti en BBC Brasil el bilogo marino Andr Ruschi.

El desastre medioambiental no ha puesto en cuestin el modelo de crecimiento de la regin. El alcalde de Mariana reconoci en una entrevista que el pueblo necesitaba recuperar la industria minera cuanto antes. Ni Samarco, ni Vale, ni BBP Billing han ofrecido una explicacin clara sobre lo sucedido. Pero en el ltimo mes presentaron una peticin en la Secretara de Estado de Medio Ambiente de Minas Gerais para obtener un tipo de licencia operativa que les permita retomar algunas de sus actividades. Todava no han recibido respuesta.

El silencio del gobierno

La multinacional Vale, que en 2012 recibi de Greenpeace el ttulo de peor empresa del mundo por no respetar los derechos humanos y ambientales, es tambin lder en evasin de impuestos en Brasil, un pas que tiene una deuda de 15.000 millones de euros de impago. Pero lo compensa al colocarse como una de las principales donantes en las campaas electorales brasileas.

El periodista Alceu Castilho, en el portal Outras Palavras, explica cmo el PMDB (el partido del Ejecutivo de Temer y con mayora en el Congreso) es el principal receptor de ayuda de Vale, con un total de 8,2 millones de euros en 2014. El Partido de los Trabajadores ostentara el segundo puesto en donaciones de la minera, con 2,3 millones de euros, seguido por el PSDB (hoy tambin socio del Ejecutivo de Temer), con 1,5 millones.

Dos aos despus del accidente de Samarco muchas de las vctimas siguen sin recibir las ayudas prometidas, tampoco han podido volver a su tierra, ni recuperar sus vidas. Sin embargo las mineras brasileas y extranjeras han tenido mejor suerte con los ltimos tres decretos firmados por el Ejecutivo de Temer para liberar terrenos destinados a la extraccin minera en reservas ecolgicas y reas indgenas. Sobre los habitantes de Bento Rodrigues, Paracat y Gesteira, el presidente brasileo no se ha pronunciado.

Fuente: http://www.publico.es/internacional/minera-samarco-silencio-abandono-mayor-tragedia-medio-ambiental-brasil.html




Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter