Portada :: Brasil
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 09-11-2017

Entrevista a Joo Pedro Stedile: economista y dirigente del Movimiento de los Trabajadores Rurales Sin Tierra (MST)
"Sin lucha de masas no hay cambios posibles"

Javier Larran
Correo del Alba


Desde su fundacin los Sin Tierra de Brasil trazaron polticas reivindicativas de altsimo contenido agrario y, en la actualidad, continan reclamando una nueva y profunda poltica redistributiva de tierras. Joo Pedro, reconocido y emblemtico lder del movimiento social ms numeroso de Nuestra Amrica, atendi generosamente las inquietudes de Correo del Alba acerca de la situacin poltica interna en el Brasil, as como el carcter de la contraofensiva conservadora continental y la condicin estratgica de la Revolucin bolivariana para las fuerzas de izquierda criollas. Sin embargo, en esta primera entrega, nos sumergimos en su diagnstico del Brasil de los ltimos tres lustros y, particularmente, en el proyecto poltico de Michel Temer y las posibilidades del retorno al poder de Lula.

Javier Larran.- Cul es la real dimensin de la concentracin de tierras y el problema agrario en Brasil?

Joo Pedro Stedile.- Brasil es el pas con mayor desigualdad social en el mundo, el de la ms amplia brecha entre el 1% ms rico y el 80% ms pobre. Y eso se refleja en la propiedad de la tierra; somos el pas ms latifundista del planeta: menos del 1% de los proprietarios, que son unas 36 mil familias, detentan el 52% de todas las tierras, alrededor de 300 millones de hectreas. En la otra cara de la moneda encontramos 4 millones de familias de campesinos sin tierra, 5 millones de obreros agrcolas y otros 4 millones de campesinos con poca tierra.

En las ltimas dos dcadas el campo brasileo fue apropiado por el capital financiero y las empresas transnacionales que impusieron su modelo de produccin agrcola que es el del agronegocio. Este modelo se expresa en la imposicin del monocultivo en escala elevada, mecanizacin intensiva, empleo de semillas transgnicas como medio de control de la produccin y elevado grado de utilizacin de agrotxicos como forma de librarse de la mano de obra. La mayor parte de la produccin son slo commodities agrcolas para exportacin.

Frente a esa realidad surgi, en la dcada del 80, el MST, como un movimiento campesino que luchaba por la distribucin de la tierra. As, la reforma agraria era sinnimo de la consigna zapatista: tierra para quien en ella trabaja. Para esa lucha anti-latifundista adoptamos la forma de tomas de tierras. Hemos hecho ms de 5 mil tomas de tierras en tres dcadas de existencia. Hemos conquistado asentamientos para ms de 300 mil familias de sin tierras. Pero, eso es insuficiente ante la metamorfosis del capital en el agro y las demandas de una vida digna en el campo.

Javier Larran.- Qu elementos debe tener cualquier reforma agraria inclusiva y justa, que favorezca a las mayoras?

Joo Pedro Stedile.- Con el tiempo hemos ajustado nuestro programa agrario, y ahora lo resumimos en la idea de una REFORMA AGRARIA POPULAR, o sea, que los cambios estructurales en el campo deben atender a toda poblacin, de ah lo popular y no slo lo campesino.

Este Programa muestra el cambio en los paradigmas ya que ahora no se lucha slo la tierra para trabajo, para el campesino cuestin que contina. Incorporamos la idea de que nuestro objetivo mayor debe ser tierra para producir alimentos sanos para todo el pueblo. Para eso hay que abandonar los agrotxicos, los transgnicos y adoptar la matriz de produccin agroecolgica.

Debemos producir en equilibrio con todos los seres vivos que hay en la naturaleza, desarrollar las fuerzas productivas con organizacin de la agroindustria en forma cooperativa.

Incluimos la demanda de la universalizacin de la educacin, luchando por escuelas en todos los niveles, desde la infancia hasta la Universidad, para todos los hijos de los campesinos. En estos aos hemos logrado formar ms de 5 mil egresos de universidades sin salir del campo, utilizando el mtodo de cursos con enseanza alternativa. Dos meses intensivos en la Universidad, dos meses en su comunidad. As no se pierden las races, los vnculos sociales y se mantienen en el campo los estudiantes despus de formados. Todo complementado con metodologas que valoran la cultura del campo, desde lo culinario, la msica, el respeto a las creencias, etc.

Javier Larran.- A fines del pasado mes de julio unos 15 mil miembros del MST tomaron fincas y haciendas de altos personeros de Gobierno, de hecho ocuparon tierras del ministro de Agricultura, Blairo Maggi, en el Estado de Mato Grosso, y del propio Michel Temer, en So Paulo, por qu?

Joo Pedro Stedile.- Brasil vive tiempos difciles porque la burguesa, vinculada a las transnacionales, tom de asalto al gobierno federal con un golpe, con la pretensin de salvarse sola de la grave crisis econmica, social, ambiental y poltica que vivimos. Con la vista puesta en que el costo social de la crisis recaiga en las espaldas del pueblo.

Ante eso, la tctica principal de todos los movimientos populares que nos aglutinamos en el Frente Brasil Popular (FBP), es tumbar al Gobierno y recuperar el derecho de elegir democrticamente nuevos mandantes.

Nuestra jornada de tomas de tierras de polticos corruptos, que estn en el Gobierno, fue para denunciar ante el pueblo el grado de degeneracin y podredumbre que envuelve a las autoridades actuales.

Javier Larran.- Qu otras formas de lucha, legales e ilegales, emplea el MST?

Joo Pedro Stedile.- Nuestras formas de lucha, a lo largo de tres dcadas, han sido muy amplias, y han ido desde tomas de tierras de manera masiva, con toda la familia campesina incluidos nios y ancianos, para aumenta la fuerza social y poder desarrollar la conciencia social de los que participan en la lucha concreta, hasta marchas multitudinarias y de larga distancia, que aprendimos con los pueblos andinos. En 1997, ms de cinco mil militantes emprendimos una marcha de 2.000 kms.

Tambin realizamos tomas de escuelas, de organismos pblicos, destruimos campos de reproduccin de semillas transgnicas, etc. Claro, adems emprendemos luchas propositivas, como son las que procuran la conquista, por parte de las clases campesinas, del derecho a estudiar en la Universidad, la construccin de viviendas en el campo, entre otras.

Igualmente desarrollamos, en todo el pas, escuelas de agroecologa y ferias de productos agroecolgicos en las grandes ciudades, para concientizar a la poblacin de que es posible producir alimentos sanos a precios accesibles.

Todas las formas de lucha son necesarias y buenas, porque las hacemos de forma masiva, con amplia participacin popular. Y, como dice el dicho popular: slo pierde quien no lucha.

Javier Larran.- Quisiera pedirle se pudiera referir sintticamente al proyecto poltico del MST, la presencia territorial a nivel nacional, as como a alguna experiencia concreta de empresas socializadas o cooperativas que administran.

Joo Pedro Stedile.- El Movimiento tiene presencia en casi todo el territorio nacional, aunque mayormente en la regin noreste y sur, donde predominan los campesinos sin tierra. En la Amazona despoblada y centro oeste, que hace frontera con Bolivia, casi no tenemos gente, ni lucha, aunque predomina el latifundio. As, en la Amazona apoyamos la causa indgena y defendemos el desarrollo de proyectos de preservacin del medio ambiente y de respeto a nuestras reservas mundiales de agua dulce, de biodiversidad y de oxgeno. Esta regin representa el 60% del territorio nacional.

En cuanto a los avances que tenemos referidos a las formas organizativas productivas, hemos implementado numerosas experiencias de cooperacin agrcola, que estimulan la divisin del trabajo, la agroindustria y el desarrollo de las fuerzas productivas en el campo, siempre bajo el control de los campesinos. Todas estas experiencias de cooperacin agrcola son necesarias y diversas, porque dependen de distintos niveles de acumulacin de capital y trabajo y de conciencia organizativa igual distinta. Y esas dos condiciones, objetivas y subjetivas, son las que determinan las formas que cada comunidad /asentamiento adoptan.

Actualmente gozamos de grupos comunitarios informales, para organizar una feria agroecolgica y utilizar un tractor de forma colectiva, y de cooperativas de alto nivel organizativo, que industrializan ms de tres millones de litros de leche por semana, con sus subproductos de leche larga vida, queso, yogures, mantequillas, bebidas lcteas, etc.

Sin embargo, nuestro orgullo es ser hoy el mayor productor de arroz orgnico de Latinoamrica, con una produccin anual de 600 mil sacos de arroz agroecolgico. Cereal que es industrializado y puesto en la merienda escolar del pas y tambin exportamos para Europa y Venezuela.

Javier Larran.- Entrando a la coyuntura poltica, qu ocurri en Brasil para que la derecha materializara constitucionalmente un golpe de Estado contra una presidenta electa en las urnas? Cules son los errores del Partido de los Trabajadores (PT), y en general de las fuerzas aliadas a los petistas, que impidieron la consolidacin y defensa del gobierno de Dilma?

Joo Pedro Stedile.- Vamos por partes. En el periodo 2003-2010 el pas vivi un boom econmico, la economa creci al 6 y 7%, lo que permiti tener un excedente econmico. Con el gobierno de Lula y el primer mandato de Dilma, era posible entonces aplicar una poltica de conciliacin de clases, donde todas las clases podan ganar, aunque los banqueros ganasen ms, como adverta el propio Lula. A ese programa se llam: neo-desarrollista, caracterizado por el crecimiento econmico con distribucin de renta (no de riquezas patrimoniales) y un rol importante de las polticas pblicas, por parte del Estado.

En ese periodo, el PT y los partidos de izquierda que estaban en el Gobierno se volvieron prepotentes, se crean invencibles, abandonaron el estmulo a la organizacin y concientizacin de las masas. No quisieron enfrentar a la burguesa a travs de reformas estructurales, porque la economa creca sin reformas y porque el Gobierno era de conciliacin. La burguesa tena fuerte presencia en el Gobierno, por lo general controlando los ministerios de Economa y de las Comunicaciones. Por su parte, la izquierda se quedaba con los ministerios de rea Social y Poltica Exterior. Y, como ese modelo lograba resultados electorales, los que estaban en el Gobierno no aceptaban crticas de los movimientos populares, donde estbamos nosotros.

Lula es un smbolo en tanto encarna la clase trabajadora, al pueblo brasileo como un todo.

Pero en 2008 vino la crisis, que Lula enfrent con polticas pblicas y logr detener temporariamente, aunque retorn con fuerza entre 2010 y 2014. A la sazn, con el estancamiento econmico, y el carecer de excedentes para repartir, se produjo el rompimiento de la conciliacin de clases. La burguesa abandon el Gobierno y Dilma no tena un liderazgo popular suficiente como para poder aglutinar a las fuerzas sociales y las masas, para hacer las reformas pendientes.

En las elecciones de 2014 la burguesa tom la decisin de apoderarse de los cuatro poderes de la Repblica, para tener la hegemona del poder absoluto y as enfrentar la mentada crisis. Para utilizar la metfora del Titanic: la economa y la sociedad brasilea se estaban hundiendo y la burguesa trat de salvarse sola, busc los botes salvavidas para ella, mientras lanz al mar, a un inminente ahogo, a la segunda y tercera clase, o lo que es lo mismo, a los trabajadores.

La estrategia descrita la financi a peso de oro y gastaron ms de 2 mil millones de dlares para elegir al nuevo Congreso. No hay paralelo en el mundo de una burguesa dispuesta a desembolsar tanto dinero para elegir a sus diputados. Lo lograron, tenemos el peor Parlamento de toda la historia: una cuadrilla de conservadores y corruptos. Pensaban derrotar tambin a Dilma en las urnas, pero no lograron. Y al otro da empezaron a conspirar.

Dilma cometi un error ms, asumi el Gobierno y traicion su programa de campaa al entregar la poltica econmica a la burguesa que puso a un banquero de ministro. Desde ah la crisis econmica se profundiz, y el resultado fue que las masas que votaron por ella acabaron dndole la espalda. Cuando los medios se dieron cuenta de esto, fue slo cuestin de tiempo y de buscar una frmula jurdica para tumbarla, se reuni el poder Judicial, el Congreso y los medios masivos, que aislaron a la Presidenta y le dieron el golpe. Nosotros, militantes de los movimientos populares, salimos a la calle, pero el pueblo no sali. Nos dej solos.

As fue la novela de la lucha poltica que tuvo como resultado el derrumbe del gobierno de Dilma. Un golpe de la burguesa, sin que el pueblo haya reaccionado.

Javier Larran.- Qu clases y/o grupos econmicos son los que sostienen a Temer? Cules calcula sern los efectos de esta oleada privatizadora y represiva que violenta los derechos de las capas sociales ms pobres?

Joo Pedro Stedile.- Hay que comenzar por sealar que no hay mucha novedad en lo que est haciendo la administracin Temer. La burguesa necesita superar la crisis econmica y para eso le urge salvar a las grandes empresas, vinculadas al capital extranjero.

El guin para hacerse de los botes salvavidas en el naufragio del Titanic capitalista, es claro: 1) recuperacin de la tasa de ganancia al interior de las empresas, y para eso necesitan despedir gente, disminuir los costos de mano de obra, etc.; 2) apropiacin de la plusvala social recaudada por el Estado, para ello requieren de gobiernos serviles, bajo su control absoluto; 3) usurpacin de los recursos naturales como el agua, petrleo, minera, biodiversidad, florestas y hasta oxgeno por la va de los crditos de carbono; 4) privatizacin de los servicios pblicos que pueden brindar jugosas ganancias, como la seguridad social privada, los servicios de salud, transporte, aeropuertos, etc.; 5) reubicacin de nuestras economas en la rbita de los intereses de la economa y de las empresas gringas.

Lo que he descrito es el manual del capital. No necesariamente significa una ofensiva neoliberal; hacen lo que siempre han hecho en tiempos de crisis. Pero eso tiene contradicciones graves, por eso no se transforman en hegemona neoliberal; esas polticas salvan a algunas empresas pero no a la economa como un todo. De all que la contradiccin sea que al afectar a todo el pueblo, ste le quita apoyo y resta hegemona. Hoy Temer tiene slo el 3% de apoyo popular; ni la clase media lo apoya.

Concluyendo, vivimos una hegemona poltica del capital en los poderes de la Repblica, pero no en la economa y mucho menos en la sociedad. De lo anterior se desprende que la crisis seguir por aos, hasta que las masas se acuerden y se levanten.

Javier Larran.- Por ltimo, de cara a las presidenciales de 2018, qu representa la figura del expresidente Lula para la poblacin brasilea? Cules son los desafos que debiera enfrentar en caso de resultar ganador?

Joo Pedro Stedile.- Lula es un smbolo en tanto encarna la clase trabajadora, al pueblo brasileo como un todo. l es mayor que el PT, que una simple alternativa electoral. Frente a la ofensiva de la burguesa, la clase trabajadora y el pueblo en su conjunto expresa que necesita de Lula para derrotarlos. Por eso ahora la burguesa quiere, por todas las vas, encarcelarlo e impedir su candidatura.

Los movimientos populares decimos que Lula tiene que jugar en estos momentos el rol de agitador de las masas, para ponerlas en contra del plan golpista de la burguesa. Anunciar que es posible otro modelo y otra manera de enfrentar los problemas de la gente.

Tenemos que dar una lucha en defensa de nuestros derechos, que han sido arrebatados, en defensa de la soberana nacional y popular, en defensa de los recursos naturales. O sea, debemos estimular todo tipo de lucha de masas, para mantener movilizadas las masas, y, al mismo tiempo, ir discutiendo y construyendo colectivamente un programa popular para Brasil.

Lula ser portavoz de la clase trabajadora y de la lucha popular, ya no puede y no tiene espacio para ser el conciliador de las clases; el modelo del neo-desarrollismo ya no tiene cabida en el momento actual.

Como he dicho, tendremos muchos aos de agudizacin de la lucha de clases, en Brasil y en toda Amrica Latina, y eso es bueno. Nuestro reto est en estimular las grandes luchas de masas. Sin luchas de masas no hay cambios posibles. En sntesis: necesitamos organizar al pueblo para que luche.

Fuente: http://www.correodelalba.com/det_entrevista/MVL2677611/Joao-Pedro-Stedile-Sin-lucha-de-masas-no-hay-cambios-posibles/


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter