Portada :: Cultura
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 09-11-2017

Entrevista a Gustavo Hernndez Snchez sobre La tradicin marxista y la encrucijada postmoderna: Notas para una historia social y cultural en el siglo XXI
Bourdieu debera ser un autor obligatorio en las escuelas de formacin de todas las organizaciones polticas de izquierda

Salvador Lpez Arnal
Rebelin


Doctor en Historia Moderna por la Universidad de Salamanca, donde el pasado mes de abril present su tesis sobre el fuero universitario en el periodo Barroco, Gustavo Hernndez Snchez ha sido miembro del Departamento de Historia Medieval, Moderna y Contempornea de esta Universidad como contratado FPU y ha mantenido siempre una preocupacin fundamental por la teora y la divulgacin del conocimiento histrico, elementos que considera necesarios para acercar su trabajo a la sociedad. Es miembro co-fundador del Grupo de Estudios Culturales A. Gramsci.

Nuestra conversacin se centra en el libro indicado que ha sido editado por Visin Libros, Madrid, 2017.

Estbamos en el captulo III de su libro, en este punto en el que me alejo de su contenido. Cul es el principal legado en tu opinin de la revolucin de 1917? Fue una revolucin, un golpe de partido, una insurreccin de la vanguardia? Una revolucin inicialmente popular que se transform en un rgimen dictatorial en poco tiempo por la presin exterior y por la propia falta de valoracin del republicanismo democrtico? 

He visto que has editado junto con Jordi Mir unos textos de Francisco Fernndez Buey sobre la Revolucin de octubre. Los estoy leyendo.

S, en efecto. 1917. Variaciones sobre la revolucin de octubre, su historia y sus consecuencias. En el Viejo Topo.

La verdad es que como historiador modernista me cuesta mucho hacer valoraciones sobre un periodo de la historia que no es mi campo de estudio, pero, por supuesto, tengo mi propia opinin como militante y como ciudadano. Creo que la revolucin de octubre es un ejemplo de que, en algunos momentos, las cosas se pueden poner de nuestro lado para que ganemos y tener la oportunidad de transformar la realidad. Pero tambin de que muchas veces la cagamos ms pronto que tarde, si me permites la expresin. Creo que debemos de estudiar nuestro pasado de forma crtica, sin caer en la autoafirmacin y en convertirnos un poco en clichs de nosotros mismos. El tema de la revolucin parece haber regresado al discurso de la izquierda y hoy todos y todas quieren ser leninistas y se apropian de la figura de Lenin, un poco lo mismo que pasa con Gramsci. Yo no sabra qu decirte... no s qu piensas t.

Te cito: "No rechazamos, por tanto, ni muchos menos, la dimensin cientfica de la historia". Qu dimensin cientfica es esa? Defiende que existe una ciencia de la Historia como existen unas ciencias de la Naturaleza (fsica, geologa, biologa, cosmologa, etc.)? 

Esta reflexin fue una cuestin compleja en el desarrollo del libro, porque no saba qu deba decir. Creo que el ensayo tambin es un reflejo de mis dudas como investigador y no creo que revelarlas o plantearlas sea un problema. Me he formado en una academia muy conservadora, que constantemente destac el valor de la historia como disciplina cientfica. Pero siempre he sido una persona, creo, muy inquieta, y esta idea no paraba de generarme algunas contradicciones. Ahora veo que ya hay autores como Rendueles que ponen en duda este carcter "cientfico" de la historia, y me alegro, porque se rompe esa idea hegemnica contra la que pareca que no se poda tener ninguna duda. El propio Raimundo Cuesta parece estar de acuerdo, pero yo no estoy tan seguro. Tal y como yo lo entiendo, s podemos considerar la historia como una ciencia, una ciencia que como todas condiciona su verdad a cuestiones de poder, es decir, no una ciencia como tradicionalmente se ha entendido, exacta, demostrable, constatable, sino un autntico campo de batalla cultural.

Vuelvo a citarte: "La verdad no es, por tanto, algo uniforme, algo concreto y revelador". Qu es entonces la verdad en tu opinin? Una cuestin subjetiva, como sealas, en la que la ideologa desempea un papel fundamental? Qu subjetividad existe en la afirmacin verdadera, segn todos los indicios: "La Luna gira alrededor de la Tierra"? Dnde se cuela la ideologa entendida, supongo, como falsa consciencia o mirada sesgada desde determinada perspectiva? 

Exacto, esto va ligado a mi anterior reflexin. Mi idea de la verdad creo que es la misma que la que planteara Foucault. Una verdad vinculada al poder ms que una cuestin subjetiva. Por ejemplo, la luna gira alrededor de la tierra, eso sera un hecho, pero a partir de ah podemos considerar que se trata de una cuestin gravitacional o bien que todo esto ha sido provocado por un ente que organiza el universo, lo que nos llevara del campo de la fsica o de la astronoma al de la filosofa y la metafsica. En una sociedad laica como la occidental la verdad, en este ejemplo que citas, la determina la fsica, pero existen otras sociedades en las que la metafsica sirve para explicar estas y otras cuestiones. Y para ello no tenemos que irnos muy lejos. En Estados Unidos, por ejemplo, existen escuelas secundarias que niegan la teora de la evolucin. Imagino que el currculo de las escuelas del Isis no ser mucho mejor, aunque lo desconozco. Tu y yo vamos a coincidir en qu es para nosotros la verdad, y de alguna manera vamos a luchar porque esa verdad no desaparezca, seguir pensando que la Luna gira alrededor del la Tierra, y esta alrededor del Sol, pero para muchas otras personas la verdad es algo muy diferente. Quiz este ejemplo sea bastante burdo, pero esto sucede tambin en muchas otras esferas de la vida cotidiana en la que, del mismo modo, t y yo vamos a disentir y los dos creeremos tener la verdad.

Otra cita. En el apartado "Fin de la historia" sealas: "En ltimo lugar sobre la cuestin del "fin de la historia", otro de los tpicos que errneamente relaciona postmodernismo y pensamiento nico neoconservador". De dnde esa relacin, esa vinculacin? Por qu esa confusin? Por cierto, conviene que nos recuerdes qu es para ti el postmodernismo. Te vale la propuesta de Keith Jenkins que citas? "La mejor manera de dar sentido o hacer referencia a los distintos cambios intelectuales producidos a nivel terico en los ltimos aos". 

Puede ser que esa cita sea apropiada, s. Entiendo la postmodernidad como la lgica cultural del presente, del mismo modo que lo plantea Jameson. Pero esto no tiene que ver con la idea de fin de la historia, o al menos no es su nica consecuencia. Ya sabes que la idea de fin de la historia la introdujo Fukuyama en los noventa y que esta sirvi para plantear que el liberalismo o neoliberalismo era el "fin" (pensamiento teleolgico) de ese Progreso del que hablbamos antes. Como si la historia se hubiese detenido y hubisemos alcanzado el estadio al que aspiraba la humanidad. Pues bien, esta idea fue difundida y financiada por lobbies neoconservadores, como explico en el libro, que tenan inters por que creysemos que el neoliberalismo era lo mejor a lo que podamos aspirar. El propio Fukuyama parece que despus rectific y aclar que simplemente haca referencia a la falta de alternativas reales al mismo, y un poco esto es cierto si somos realistas. La postmodernidad no habla de fin de la historia, sino de otras formas de hacer historia y por ello planteo que no tiene nada que ver con todo esto del "fin de la historia".

Qu aportaciones te parecen ms importantes de la crtica feminista en la tradicin marxista? Qu autoras te interesan especialmente? 

Bueno, creo que el feminismo ha sido clave para mantener la propuesta marxista en esos aos en los que pareca que Marx haba desaparecido. Especialmente la idea de que la desigualdad tiene un carcter de clase, adems del de gnero y raza. Quiz cuando muchos olvidaron esto, hablo especialmente del mbito acadmico, han sido las autoras feministas las que han sido ms "caeras" manteniendo un discurso muy radical que no era la tnica general en otros campos de estudio. Y como historiador muy interesado por los debates historiogrficos disfruto viendo todo este proceso, adems de alegrarme de que hayan sido ellas quienes nos hayan guiado en esta reapropiacin de Marx, a diferencia de otras etapas anteriores.

Me ha resultado muy interesante, por ejemplo, el debate mantenido entre Fraser y Butler en el ao 2000 en la New Left Review o las aportaciones de Federicci a travs del pensamiento de Foucault y que me han ayudado mucho en el desarrollo de mi tesis doctoral.

Quiz sean Federicci y Butler mis favoritas. Creo que Butler a veces puede ser mal interpretada, como estoy seguro que le pasar a mucha gente con la lectura de mi ensayo. Es una autora que ha sabido bucear en la postmodernidad para seguir ofreciendo una propuesta basada en la lucha de clases.

Todava tenemos mucho que aprender del feminismo y del desarrollo de la literatura feminista, especialmente saber incluir todas estas propuestas y darles la misma importancia que les hemos dado a otras.

Qu hay de peculiar en ese historia de los vencidos y vencidas de la que hablas en el ltimo apartado? No se ha hecho, no se est haciendo desde hace mucho tiempo? No es eso lo esencial de cualquier aportacin marxista en el mbito de la historia? 

El problema es que no hay muchos historiadores marxistas en la actualidad (risas).

Buenos, unos cuantos. Nunca se sabe. Hay marxismo escondido. La sombra y el legado son muy alargados. 

Una de las quejas de las que me hago eco en mi libro es precisamente del desplazamiento del marxismo dentro de la academia de historiadores, especialmente en algunos campos como puede ser la historia moderna. La historia contempornea, que suele ser la ms difundida y leda, es distinta y no tiene este problema. S que han habido propuestas que trataron de rescatar las voces de los vencidos y de las vencidas, pero recientemente quiz no tantas (salvando algunas excepciones como la historiografa feminista, que s est muy en boga como dije antes).

En historia moderna, por ejemplo, que es mi campo de estudio, se ha asistido a un absoluto olvido de la historia de todo lo que no fuesen lites de poder, tambin porque son mucho ms fciles las investigaciones en esta lnea. Solo muy recientemente algunos autores de los que hablo en el libro y en algunos artculos recientes se est volviendo a poner el foco en la historia de los campesinos o de las clases populares urbanas, por ejemplo. Pero nuestro pas permanece al margen de esto, ni tan siquiera estn traducidas sus obras. Por ello creo que siempre es importante destacar la necesidad de una historia que rescate todas estas voces, y no slo decirlo sino tambin hacerlo.

Hablas al final de este captulo de la crtica de Pierre Bourdieu al concepto de ideologa. Qu recoges, qu opinin te merece esa crtica? 

Creo que Bourdieu debera de ser un autor obligatorio en las escuelas de formacin de todas las organizaciones polticas de izquierda. Y no se habla mucho de l. Bourdieu plantea que los discursos tambin crean realidades, es decir, que no solamente serviran para ocultarlas (idea de falsa conciencia), y por ello condicionan nuestra prctica cotidiana. Es un instrumento de dominacin enorme del que dispone el capital, a travs de los medios de comunicacin, por ejemplo, pero no solo. La Escuela sera otro ejemplo muy cercano. De ello saben mucho los compaeros y compaeras de Fedicaria. En ella, si se inculca el discurso neoliberal a las personas desde pequeas es muy probable que los sujetos que salgan de esta institucin se comporten como neoliberales, no como unos robots que desconocen la realidad o la verdad, sino porque su propia racionalidad ya es as. Esto es un "mini" ejemplo muy simplificado de lo que puede suponer la construccin de subjetividades como dispositivo de control. No es tanto un ocultamiento de la realidad cuanto una construccin de nuestra visin de la realidad. As tenemos que un gran problema del presente es precisamente ese. No es que no estemos viendo que el mundo se va al garete o que no seamos conscientes de ello, sino de todo lo contrario, de que lo estamos viendo y nos da igual, lo hemos normalizado. Lo que me parece una cosa mucho ms grave.

Pasamos al captulo IV, el ltimo de tu libro. Nos quedaran luego las conclusiones, algunas sealas.

Nota de edicin

Las anteriores entrevistas pueden verse en:

Entrevista a Gustavo Hernndez Snchez sobre La tradicin marxista y la encrucijada postmoderna: Notas para una historia social y cultural en el siglo XXI. "Entiendo la postmodernidad como la lgica cultural del capitalismo avanzado (como lo entienden autores como Fredric Jameson)" http://www.rebelion.org/noticia.php?id=23207

Entrevista a Gustavo Hernndez Snchez sobre La tradicin marxista y la encrucijada postmoderna: Notas para una historia social y cultural en el siglo XXI (y II). "Reivindicar el pensamiento utpico me parece muy necesario en un mundo el que muchas personas se empean en decirnos que no existen alternativas" http://www.rebelion.org/noticia.php?id=232355

"Creo que Zizek forma parte -sigo a Judith Butler- del resurgir de la ortodoxia dentro de la izquierda" http://www.rebelion.org/noticia.php?id=232664

"Edward Palmer Thompson es un autor que s supo dar un giro copernicano a los estudios marxistas" http://www.rebelion.org/noticia.php?id=233019

"Csar Rendueles, entre otros autores jvenes, supone un soplo de aire fresco en todo el panorama acadmico" http://www.rebelion.org/noticia.php?id=233250

"El marxismo no puede ser una certeza en el sentido metafsico". http://www.rebelion.org/noticia.php?id=233462

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter