Portada :: Opinin :: 2017, cien aos de la revolucin rusa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 10-11-2017

Prlogo al libro La revolucin rusa 100 aos despus (Editorial Metrpolis)
Revolucin, partido, estado, burocracia: el ejemplo ruso

Guillermo Almeyra
Rebelin


A modo de introduccin

Ms que presentar los ensayos que forman este valioso y oportuno libro deseo subrayar algunos puntos fundamentales que nuestra poca poco informada en lo fundamental tiende a ver slo a la luz de lo sucedido posteriormente en la victoriosa Unin Sovitica o teniendo en cuenta los actuales datos demogrficos, culturales, econmicos y las tcnicas de informacin.

No me referir por consiguiente a los importantes ensayos que integran esta obra los cuales hablan por s mismos y, en su pluralidad, salvo en algunos detalles, presentan una poderosa y unitaria versin coral.

Recordemos: Rusia, coloso de pies de barro, con su zarismo, la Corte corrupta y desptica en la que reinara Rasputin hasta 1916 y el despotismo asitico de la dinasta de los Romanov, apareca ante un mundo occidental conquistado por los ideales de la Revolucin Francesa como una supervivencia del anacrnico absolutismo monrquico que sta haba combatido y los bolsheviks (o ala bolchevique de la Socialdemocracia rusa) eran escasamente conocidos fuera de los reducidos mbitos de las direcciones socialistas.

La Revolucin rusa de febrero fue por eso celebrada jubilosamente por socialistas, liberales y demcratas por igual mientras que la de octubre, para un mundo informado por las agencias Reuters (britnica) y Havas (francesa) en guerra con Alemania, fue presentada como una maniobra del Kaiser contra los aliados. Slo ms tarde los trabajadores de todo el mundo empezaron a reconocerse en lo que hacan y decan los revolucionarios rusos dirigidos por Vladimir Ilich Ulianov (Lenin) y Lev Davidovich Bronstein (Trotsky).

Algunas condiciones que favorecieron el estallido revolucionario

La revolucin en la inmensa Rusia centralizada por el poder del Zar y de la Iglesia ortodoxa fue posible porque, pese a los intentos de reforma, como la de Stolypin, ese poder chocaba no slo con los revolucionarios marxistas sino tambin con una naciente burguesa condenada por el rgimen a ser socia menor del capitalismo anglo-francs, con una intelectualidad europeizada, con sectores liberales y democrticos de la nobleza [1] y era resistido por las nacionalidades reprimidas y combatido por todas las tendencias socialistas, que influenciaban sectores obreros y estudiantiles. El zarismo era duro, brutal y capaz de infiltrarse en las organizaciones revolucionarias [2] pero esconda una gran fragilidad que se haba revelado ya en 1905 y que la entrada de Rusia en la guerra de 1914-1918 agrav de golpe.

La enorme y dispersa base campesina del pas, en miles de aldeas y dividida por nacionalidades, culturas y religiones, se convirti en 1914 en una sola masa al ser enviada al ejrcito como carne de can y se encontr durante aos en las trincheras con los intelectuales y obreros socialistas convertidos en suboficiales y oficiales. Esa doble educacin -por un lado, sobre los horrores del capitalismo y, por otro, sobre la posibilidad de una alternativa socialista-, hizo posible la alianza con los campesinos de un proletariado poco numeroso pero muy concentrado y esa unin, a su vez, cambi radicalmente la poltica agraria de Lenin y de los bolcheviques que pasaron a exigir tierra para los campesinos y paz y pan para todo el pas logrando as inmensa popularidad

Otra particularidad rusa que hizo posible la revolucin consista en su reciente historia. La revolucin de 1905, que form parte de un ciclo de revoluciones democrticas [3], haba sido una especie de ensayo de la de 1917 y en ella haban nacido los soviets (consejos obreros) como instrumento de autoorganizacin de los obreros. Tras un duro perodo de reflujo poltico y de reaccin desatada, las masas rusas se reorganizaron y la agitacin social y las huelgas con manifestaciones se sucedieron desde 1912 hasta la entrada en la guerra y sobre esa base reaparecieron los consejos obreros en 1917.

Por su parte, el Partido bolchevique, que en 1905 se haba opuesto a los soviets porque vea en ellos una competencia con su organizacin, no slo los reconoci entre la revolucin de febrero de 1917 y la de octubre sino que tambin incorpor a sus filas a Trotsky, presidente de los soviets en 1905, y a un grupo numeroso de amigos de ste.

La revolucin democrtica antizarista, por otro lado, al producirse durante una guerra de las grandes potencias capitalistas por el reparto de un mundo ya unificado por el capital, integr la lucha por las tareas democrticas -paz, tierra, democracia, libertad, eliminacin de los privilegios de la nobleza y del clero e independencia de los pueblos oprimidos por el imperialismo ruso- con el combate por las tareas anticapitalistas: igualdad, fin de las discriminaciones de todo tipo, expropiacin de los expropiadores mediante la eliminacin de la propiedad privada de los instrumentos de produccin, control obrero en la industria estatizada, instalacin de un nuevo Estado obrero para empezar a construir el socialismo. De ah la transformacin ininterrumpida de la revolucin democrtica en revolucin socialista y el carcter permanente de la revolucin (que implicaba igualmente la extensin de la misma a algunos de los pases ms desarrollados).

Los soviets (consejos obreros) en 1905 y en 1917 eran un instrumento de todas las capas de los trabajadores pues eran pluralistas ya que estaban integrados por todas las tendencias existentes en el movimiento obrero desde los laboristas hasta los socialistas revolucionarios, los revolucionarios o reformistas marxistas y los anarquistas. La influencia de las diferentes organizaciones evolucionaba, se meda cotidianamente en la accin directa de la clase obrera y determinaba los cambios en la direccin de los consejos.

Ese pluralismo caracteriz tambin al primer gobierno de los soviets dirigido por Lenin, Trotsky y los bolcheviques, e integrado por 14 bolcheviques, siete social-revolucionarios de izquierda, tres mencheviques y un menchevique internacionalista (Mrtov) y slo las vacilaciones ulteriores de los s-r y mencheviques hicieron que el Consejo de Comisarios del Pueblo (nombre de los ministros tomado de la Revolucin Francesa propuesto por Trotsky) quedase formado nicamente por bolcheviques.

Otra peculiaridad rusa era la existencia de un partido revolucionario fuerte, probado y seleccionado durante decenios de duras luchas. Dicho partido una la organizacin clandestina con el flexible y audaz aprovechamiento de cada espacio democrtico por mnimo que fuese, como la participacin en la eleccin para la Duma (el Parlamento) y libraba constantemente la batalla de las ideas con los libros tericos, ensayos y artculos de sus principales dirigentes y con la participacin de los mismos en los congresos socialistas internacionales, a diferencia de lo que sucedi posteriormente en todas las revoluciones posteriores, como las fracasadas en Hungra y en Alemania en la inmediata postguerra o, ms cerca de nosotros, en la boliviana de 1952, la cubana de 1959, la argelina de 1954, la sudyemenita en 1967-1990 o las revoluciones nacionalistas y antiimperialistas en Mozambique, Angola y Guinea Bissau [4].

Un partido revolucionario con una direccin revolucionaria

El Partido bolchevique tena una vida intensa y en su seno coexistan diversas tendencias, que discutan pblicamente sus respectivas posiciones. En el momento de la revolucin era un partido de jvenes -Lenin tena 47 aos, Trotsky, 38, Preobrajensky, 41, Zinoviev, 34 al igual que Kamenev- pero ellos tenan dcadas de luchas y adems la experiencia revolucionaria de 1905.

Lenin, como todos los marxistas de su poca, consideraba que el partido, por importante que fuera para la lucha por la revolucin era, sin embargo, slo un instrumento transitorio en la lucha por la supresin de las clases en el socialismo, al igual que el Estado de nuevo tipo que haba que construir sobre nuevas bases para empezar a superar el capitalismo.

Creador del partido, estaba lejos de ser fetichista respecto a una organizacin que consideraba al servicio de los trabajadores y que, si no cumpla su funcin, poda ser reemplazada por otra ms adecuada. Poltica y moralmente estaba en las antpodas de esa hechura totalitaria inventada por Stalin y la burocracia sovitica y cristalizada en el dogma marxista-leninista con su culto del Lder, su partido nico y monoltico fusionado con el aparato estatal y con el nacionalismo estrecho de una casta conservadora y parasitaria que vive de los privilegios que arranca a la sociedad sobre una base nacional y que una revolucin mundial pondra en peligro.

Como Trotsky y todos los revolucionarios rusos educados en el exilio europeo Lenin era un ferviente internacionalista y jams pens que la revolucin rusa pudiese subsistir si no se produca una revolucin en los pases ms industrializados, sobre todo en Alemania, que ayudase a superar el terrible atraso cultural y tcnico ruso. Crea tan firmemente que la revolucin rusa era slo un peldao en una lucha internacional permanente y que la tarea de los rusos era aguantar defendiendo la revolucin hasta que otra u otras ms importantes tomasen el relevo, por eso bail y salt de jbilo bajo la nieve del duro invierno moscovita cuando la recin nacida repblica sovitica super los dos meses y diez das (desde el 18 de marzo hasta el 28 de mayo de 1871) de duracin de la Comuna de Pars.

Lenin, descendiente de rusos, alemanes, calmucos y judos, era profundamente ruso por su cultura y su conocimiento del pas (su primera obra importante a los 29 aos -en 1899- fue un estudio de la realidad nacional titulado El desarrollo del capitalismo en Rusia), pero no se consideraba ni revolucionario ruso ni menos an estadista ruso, por el contrario, se vea a s mismo como un revolucionario internacionalista que luchaba en una parte del frente de la revolucin mundial y, en lo inmediato, se opona con toda su energa a la opresin del nacionalismo gran ruso sobre las nacionalidades asiticas oprimidas por el Zar, despus por Stalin y hoy por Putin que, como el zarismo y el estalinismo, se apoya sobre la visin imperialista gran rusa y sobre la Iglesia Ortodoxa rusa, que es profundamente chauvinista.

La burocratizacin del Partido y del Estado

El antiestatismo de Lenin desarrollado en El Estado y la Revolucin, su ltima obra antes de octubre de 1917, choc sin embargo con la realidad de un pas devastado por la guerra mundial de 1914-18 y la guerra civil que dur hasta 1923. Rusia, en efecto, tena antes del conflicto blico casi 126 millones de habitantes pero perdi en l 3.500.000 y otros 7.000.000 en la terrible guerra civil que comenz poco despus de la incruenta toma del poder. En 1923, despus de esa sangra, el pas estaba adems en ruinas: con respecto a 1913, el ao anterior a la Guerra Mundial, la tierra cultivada equivala a 62 % de la antes productiva, la cosecha era 40 %, slo quedaban vivos 16 millones de caballos de los 35 millones anteriores y 37 millones de vacas sobre 58 millones antes de la guerra. Los ferrocarriles, esenciales para las largas extensiones rusas, estaban destruidos y la clase obrera estaba prcticamente aniquilada (contaba con poco ms de un milln de trabajadores industriales sobre los tres millones anteriores) o, como comprobaba Lenin mismo, se haba desclasado pues haba sido la columna vertebral del Ejrcito Rojo sufriendo enormes bajas mientras los sobrevivientes se convertan en cuadros militares o estatales. Por ltimo, para hacer frente a la reconstruccin y a sus gastos el naciente Estado obrero y campesino deba emitir sin respaldo un 98 % de su moneda y una inmensa hambruna arrasaba Ucrania.

El Partido haba sufrido daos similares y an mayores. La pequea cohorte de militantes bolcheviques [5], formada en la vida clandestina, el internacionalismo activo, la discusin y la elaboracin terica fue diezmada por la Guerra Mundial y la Guerra Civil. Muchos de sus miembros principales se convirtieron en militares y los nuevos miembros o eran jvenes obreros sin preparacin cultural o soldados campesinos y suboficiales acostumbrados a mandar o, incluso, oportunistas que se arrimaban al poder.

Los sobrevivientes de la preguerra que haban hecho la revolucin quedaron en minora en ese mar de militantes que jams haban salido de Rusia ni haban participado en las grandes polmicas entre mencheviques y bolcheviques y en el seno de los bolcheviques mismos. La mayora del Partido, como la clase obrera y toda la poblacin rusa, despus de los esfuerzos y de los terribles sacrificios realizados quera gozar la paz tan duramente conquistada. La incultura y la barbarie de los mujiks rusos y la grosera brutal de la vida cuartelera entraron a formar parte de las costumbres cotidianas en el mismo Partido.

Al mismo tiempo, al conquistar el poder estatal, el partido fue absorbido por el aparato del Estado, al cual quiso controlar pero que termin imponindole su forma de funcionamiento a pesar de los esfuerzos -sobre todo de Trotksy- por innovar, quitndole poder a la Iglesia ortodoxa, eliminando grados y jerarquas en las Fuerzas Armadas y convirtiendo a los omnipotentes ministros en Comisarios del Pueblo, entre otras medidas democratizadoras.

La difusin del analfabetismo [6], la destruccin de las bases materiales de la economa y el escaso desarrollo industrial impidieron pues la socializacin de los medios de produccin que, estatizados, dieron base a lo que Lenin calific de Capitalismo de Estado con fuertes deformaciones burocrticas.

Hay una base econmica y tecnolgica para el desarrollo de la burocracia en la Unin Sovitica muerto ya Lenin y bajo la direccin de Stalin. La escasez, en efecto, exige alguien que racione los bienes y controle su distribucin (sirvindose siempre y antes de los dems, por supuesto). Pero esa burocracia no se habra extendido al poder sovitico y al partido si ste no hubiese suspendido transitoriamente la existencia pblica de las fracciones internas que siempre haban existido, si la clase exhausta hubiese podido mantener el poder de los soviets como control sobre el partido y el Estado y si el cansancio de las masas no se hubiese transmitido al partido bajo la forma de una burocracia incontrolada, conservadora y desptica que en pocos aos elev a Stalin como su representante.

Partido nico y sin vida democrtica interna, fusin entre partido y Estado an capitalista aunque sin representantes de la burguesa, formas de vida, costumbres, cultura burguesa atrasada en la burocracia, imitacin del capitalismo monoplico de los pases ms industrializados para tratar de superarlos, regionalismo y nacionalismo, fueron las condiciones esenciales para el desarrollo de la burocratizacin sovitica, que comenz con Lenin cuando ste combata una batalla contra la enfermedad que le impeda intervenir como quera en los asuntos del partido y del Estado.

Los requisitos para combatir contra el poder y hacer frente armas en mano a mltiples y numerosos enemigos no son siempre iguales que los necesarios para escuchar a los trabajadores y a las bases del partido, intervenir paciente y didcticamente, convencer y aprender en la construccin del socialismo. Muchos lderes campesinos eran caudillos y, en la guerra civil, muchos militantes obreros se acostumbraron a mandar y ser obedecidos pues eso impone la necesidad de ser eficaces frente a un adversario superior en medios y en experiencia.

Vencida la reaccin, la administracin de empresas complejas, de ramas econmicas enteras y de las diversas instituciones estatales requera conocimientos nuevos y una preparacin tcnica especial que pocos revolucionarios tenan. Era frecuente, por lo tanto, que stos se informasen preguntando cmo se hacan anteriormente las cosas a quienes las haban hecho bajo el zarismo (ms de dos tercios del personal tcnico del nuevo Estado haban servido al viejo, incluso en el ejrcito, lleno de ex oficiales zaristas) o cmo trabajaban empresas del mismo tipo o los servicios estatales en los pases capitalistas ms industrializados. Como deca Lenin y como haba sucedido en la antigedad en China con todos los conquistadores brbaros -tibetanos, mongoles, manches- los burgueses vencidos en Rusia imponan su cultura superior a los vencedores.

Lo nico que habra permitido acortar este forzoso aprendizaje, formar nuevos cuadros revolucionarios superiores a sus antecesores y controlar y depurar constantemente, sobre la marcha misma, a los aparatos del partido y del Estado, era precisamente lo que haba impulsado poderosamente a hacer la revolucin pero no exista ya en el momento de la construccin del socialismo: una esperanza en el triunfo de la revolucin en los pases ms industrializados de Europa, un fuerte apoyo internacional.

Rusia, destruida y agotada, dependa de s misma para la superacin de su atraso, de la hambruna, de la miseria generalizada. Eso acentuaba el cansancio de las masas, su nacionalismo atrasado e influa en la burocratizacin del partido la cual, a su vez, interactuaba con las masas retirndolas de la participacin, paralizando su control y sus iniciativas. Si Lenin hubiese sobrevivido habra retrasado por un tiempo el triunfo de la burocracia expulsando a Stalin de su puesto de Secretario general que le permita fomentarla y organizarla, pero no habra podido impedir el proceso objetivo de burocratizacin. Probablemente, como dijo Nadezhda Krupskaia, su compaera de lucha, al pasar a la oposicin, Lenin habra terminado asesinado o encarcelado, como sus compaeros y discpulos que hicieron la revolucin de Octubre.

Por eso, consciente de la fuerza de un proceso objetivo desfavorable, Lenin esperaba ardientemente que el poder sovitico en construccin y ya burocratizado pudiese nadar contracorriente frenando la degeneracin burocrtica con una audaz utilizacin del factor subjetivo, o sea, mediante una depuracin del partido mediante una accin unitaria del grupo dirigente reformado. Esa esperanza idealista no pudo concretarse porque Trotsky vacil y sobrepuso la defensa de su imagen [7] al pedido de Lenin de acabar con Stalin y ste tuvo tiempo para capear el temporal y afirmarse en el aparato apenas muri Lenin.

Todo lo que nace, muere, incluso los procesos revolucionarios. Pero lo que sucedi en Rusia debe ser tomado como lo hizo Lenin cuando el gobierno revolucionario super la corta e intensa vida de la Comuna de Pars. El camino de la victoria est empedrado de derrotas, dijo Rosa Luxemburgo.

De los errores de los jacobinos franceses aprendieron los heroicos comuneros que asaltaron el cielo y tambin la falange de bolcheviques aniquilada por el terror de Estado estalinista. De la experiencia de la Revolucin Rusa aprendern las nuevas generaciones revolucionarias de otros pases si el capital financiero no destruye la civilizacin actual y las clases existentes con una guerra mundial atmica o con un desastre ecolgico terrible.

Para salir de la barbarie en la que el capitalismo ha hundido ya al mundo, habr que retomar y terminar la obra iniciada por Lenin, Trotsky y sus compaeros de destino.

Notas:

[1] Lenin perteneca a una familia de la pequea nobleza y el prncipe Kropotkin o Bakunin, anarquistas, eran nobles.

[2] El jefe de la organizacin terrorista de los social-revolucionarios, que haba organizado atentados contra los zares y sus ministros y el diputado bolchevique en la Duma y ex Secretario del sindicato de metalrgicos, el obrero Roman Malinovski, entre otros muchos, eran agentes de la Ojrana, la polica zarista.

[3] La revolucin democrtica china de 1910, la persa y la mexicana del mismo ao.

[4] Quizs con la excepcin parcial de los partidos yugoslavo y chino, cuya temprana estalinizacin afect sin embargo duramente la circulacin interna de ideas, la vida democrtica y la elaboracin terica sobre los problemas nacionales.

[5] Diez mil en 1910, slo cinco mil en 1916, segn el muy interesante artculo de Pierre Brou Rusia 1917.El Partido Bolchevique en el folleto uruguayo Socialismo Internacional, 03/10/2010.

[6] Generalizado en la mayora campesina y prcticamente total en las minoras tnicas muchas de las cuales no tenan lengua escrita y detestaban la lengua rusa impuesta por los opresores zaristas.

[7] Me horrorizaba la idea de que el partido pudiese pensar que me opona a Stalin por ambicin personal, explica Trotsky para justificar su conciliacin con Stalin en ese decisivo momento.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter