Portada :: Amrica Latina y Caribe
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 10-11-2017

El caso Guatemala
Transnacionales y criminalizacin de la protesta

Jesus Gonzlez Pazos
Rebelin


Recientemente, delegaciones de distintos pases latinoamericanos y europeos compartamos reflexiones sobre la guerra y el nuevo escenario posible que se abre con los acuerdos de paz en Colombia. Esto ocurra en una pequea comunidad embera, cerca de la ciudad de Medelln. En esa situacin, las autoridades tradicionales nos sorprendan cuando sealaban que hablar de ordenamiento territorial da a entender que es necesario ordenar la tierra. Sin embargo, la naturaleza siempre estuvo ordenada, en equilibrio. Nos decan que es el sistema dominante quien la ha desordenado; luego, lo importante, lo urgente, es ordenar el sistema que impacta negativamente contra los territorios, contra los derechos y contra la vida.

Es un hecho escasamente reconocido que en demasiadas ocasiones, las palabras ms sabias no necesariamente se encuentran en los seminarios acadmicos ni en las grandes conferencias mundiales de economistas o polticos. Por el contrario, la experiencia de cientos, miles de aos de comunidades y pueblos a lo largo del planeta es la que se traduce en verdadero conocimiento, tal y como las palabras de ms arriba nos transmiten. Es el sistema el problema, pues es ste el que est ocasionando desequilibrios, injusticias, explotaciones sin fin, empobrecimiento para las grandes mayoras, aumento de las brechas de desigualdad, machismos y feminicidios o el cambio climtico. Son stas, junto con otro largo etctera, algunas de las consecuencias ms graves que hoy sufrimos, pero la causa, por mucho que se nos trate de ocultar reside en ese sistema dominante que prima los intereses y beneficios econmicos de las lites por encima de los derechos humanos individuales y colectivos de las personas y pueblos, reprimiendo adems la protesta cuando sta se produce. Se nos sigue queriendo mostrar, en el mejor de los casos, solo el dedo (consecuencias) para que no podamos ver la luna (causas).

Se presenta en estos das el informe titulado Transnacionales, oligarqua y criminalizacin de la protesta social. El caso Guatemala. En el mismo, se evidencia, a travs del caso paradigmtico de este pas centroamericano, cmo la criminalizacin de las protestas sociales en defensa de los territorios y sus recursos naturales es una estrategia articulada al servicio de las transnacionales y oligarquas locales, para la proteccin de los intereses polticos y econmicos de estas lites y estructuras. As mismo, este informe deja patente cmo el estado, a travs de los sucesivos gobiernos y en el marco del sistema capitalista neoliberal, hace dejacin permanente de su obligacin de proteccin y mejora de las condiciones de vida de la ciudadana, de las grandes mayoras, pero de forma especial de los pueblos indgenas, campesinos y de sus derechos sobre los territorios que habitan.

Esta investigacin e informe consiguiente toma como centro el caso de Guatemala por ser el paradigma de este tipo de actuaciones y procesos en todo el continente latinoamericano. De alguna forma, se podra decir que desde los Acuerdos de Paz (1996) que pusieron fin a la larga guerra en este pas, se fueron poniendo las bases para el asentamiento del sistema que hoy definimos como neoliberal. La liberalizacin y privatizacin de sectores estratgicos, junto al dominio absoluto de los mercados y sus intereses por encima de la poltica y de las necesidades de las grandes mayoras, son piedras angulares que abrirn y entregarn el pas a transnacionales energticas, mineras, agroindustriales, etc. Guatemala es un pas barato y los ingentes beneficios de la explotacin de la biodiversidad y otros recursos naturales hacen de este territorio un espacio fcil y cmodo para esta actividad sin control y para el beneficio de todo tipo de transnacionales. Cuentan, desde el principio con la facilidad que da la liberalizacin de sectores estratgicos (aguas, tierras, hidrocarburos, riquezas minerales) y, por lo tanto, fciles de apropiar y explotar por estas estructuras econmicas. Cuentan con la oligarqua local que desde sus mbitos de dominacin social y, sobre todo, institucional y legislativo, se convertirn en aliados inmejorables para la entrada y asentamiento de estas transnacionales. Y cuentan con el apoyo del estado que no impone sino irrisorios impuestos a la explotacin y aprueba las leyes necesarias que les dan cobertura legal y, cuando es necesario, articula procesos de criminalizacin contra la justa protesta social de comunidades y pueblos que demandan la defensa de sus territorios y de una vida digna en los mismos. A partir de ah, lderes y lideresas, autoridades tradicionales y comunidades sern difamados, estigmatizados, acusados y perseguidos hasta su encarcelamiento o muerte, todo ello con el fin de acabar con la protesta.

As, los casos analizados en el informe mencionado, que tienen como protagonistas a empresas espaolas, se convierten en paradigmas de las actuaciones de la prctica totalidad de transnacionales y oligarquas locales en la globalidad de Guatemala. Porque, desgraciadamente, no es posible concluir que esos casos son la excepcin, sino que por el contrario se puede afirmar que son una constante en el pas y en el marco de accin del sistema neoliberal hoy dominante. Y por esto ltimo, debe de entenderse tambin que estas prcticas tienen un mbito territorial que traspasa las fronteras de un estado determinado, para alcanzar cuando menos tambin el mbito continental. El sistema econmico y poltico hoy preponderante en la gran mayora de Amrica Latina hace que lo que este informe presenta como caso Guatemala, fcilmente podra entenderse como caso Per, Colombia, Brasil o Argentina.

Todo ello porque las condiciones globales que hoy se convierten en dominantes tienen que ver con la liberalizacin absoluta (desregulacin) del comercio y las finanzas, con la privatizacin de muchos de los sectores que hasta entonces haban sido responsabilidad pblica, es decir, del estado, con las grandes y rpidas disminuciones (recortes) del gasto social, con el arrinconamiento del estado a un papel de mero gestor de las decisiones macroeconmicas que tomarn ahora los mercados o lites econmicas. Tiene que ver tambin con los ataques constantes y cooptacin de los sindicatos y la disminucin de la capacidad de presin de las y los trabajadores, as como con la constante precarizacin del trabajo y del descanso. Por ello, si hablamos de las consecuencias ms visibles e inmediatas de estas polticas neoliberales hablaremos de la precarizacin de la vida o, dicho con otras palabras, del empeoramiento evidente de las condiciones mnimas para una vida digna de las grandes mayoras. Por contra, y en paralelo, se produce un aumento exponencial de los privilegios y beneficios de unas lites cada vez ms enriquecidas. Es la llamada acumulacin por desposesin (D. Harvey) y el aumento enorme de la brecha de desigualdad, inequidad y las prdidas de derechos sociales, laborales y polticos de esas mayoras, aunque siempre con un acento de gravedad en las mujeres.

As el correlato de este nuevo marco brevemente descrito ms arriba, sern pases y sociedades que traspasan la puerta hacia el siglo XXI, como se suele decir popularmente, con su entrega barata, regalada, a las transnacionales que entrarn a operar en todos ellos sin ningn control por parte del estado y llevndose ingentes beneficios ya que no pagarn prcticamente impuestos ni sus inversiones se traducirn en mejoras de las condiciones de vida de las mayoras. La otra cara de esta misma moneda ser la concentracin, ms si cabe, del poder poltico y econmico. Y los propagandistas de este sistema seguirn dicindonos que no es para tanto, que debemos mantenernos en nuestra burbuja de cierto bienestar; en suma, que es mejor que sigamos mirando el dedo para no ver la luna. Pero la luna est ah fuera, solo hay que salir.

Leer: http://www.mugarikgabe.org/wp-content/uploads/2017/11/Informe-transnacionales-Guatemala.pdf

Jesus Gonzlez Pazos. Miembro de Mugarik Gabe

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter