Portada :: Mxico
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 10-11-2017

Ley General en Materia de Desaparicin Forzada en Mxico: una pantomima

Arsino Orihuela Ochoa
La digna voz


Dnde estn? Quin los desapareci?

Para abordar cualquier problemtica es necesario formular preguntas adecuadas. Y, para resolver un problema, es necesario responder acertadamente las preguntas. Por razones elementales, cualquier cambio o adicin a una legislacin debe adherir esta secuencia. Pero la razn no es un principio que rija comnmente los destinos de un Estado. De hecho, razn de Estado es una contradiccin, como la inteligencia militar. El delito de desaparicin forzada de personas, por regla, est encuadrada en estas contradicciones. La desaparicin forzada es la huella incriminatoria de un Estado militarista que se opone tajantemente a la razn e inteligencia. Por tanto, es virtualmente imposible que ese Estado persiga a los autores materiales e intelectuales de esos crmenes, acaso porque eso significara ir tras sus propios rastros de criminalidad. Por definicin, el delito de desaparicin forzada de personas comporta la aquiescencia del Estado. Esto explica los contenidos pantommicos de la iniciativa de ley que sobre esta problemtica impulsa la clase gobernante en Mxico; y que, por las flagrantes omisiones, permitir inferir que no atender ninguna de las preguntas referidas: dnde estn, y quin los desapareci.

El 12 de octubre, la Cmara de Diputados aprob la Ley General en Materia de Desaparicin Forzada de Personas y el Sistema Nacional de Bsqueda de Personas. Con 396 votos a favor y cero en contra, la cmara de diputados aval la minuta que el Senado de la Repblica envi en abril pasado (http://bit.ly/2gYgMOP).

Si bien an falta la promulgacin por el ejecutivo federal, es altamente probable que en fechas prximas la ley entre en vigor, antes de las elecciones federales de 2018. El Estado mexicano necesita una restauracin de imagen para atraer a los capitales forneos que buscarn anidar en el pas tras la ruptura con Estados Unidos y el fin del Tratado de Libre Comercio de Amrica del Norte (TLCAN); y, por aadidura, alterar a su favor la percepcin ciudadana (al fingir que el Estado combate la impunidad) de cara a los comicios del prximo ao.

Esta ley ha sido aprobada a 10 aos de que iniciara la llamada guerra contra el narcotrfico que, por decreto unipersonal, declar el expresidente Felipe Caldern en diciembre de 2006. Desde ese ao, y con la excusa del narcotrfico, el Estado mexicano desat una campaa de violencia institucional que arrastr al pas a una larga noche de terror social, tan slo equiparable con los captulos ms oscuros de la historia de Latinoamrica. De acuerdo con el Registro Nacional de Personas Extraviadas o Desaparecidas, desde el inicio de la guerra y hasta agosto del ao en curso, en Mxico desaparecieron 33.482 personas (http://bit.ly/2gAdu86). Cifra que recuerda peligrosamente e incluso supera el registro de desaparecidos en la dictadura argentina (30 mil). La organizacin de derechos humanos Comit Cerezo ha dicho que, por la opacidad que acostumbra acompaar a esta modalidad de crimen, es difcil contabilizar a las vctimas. Por ello, advierten, la cifra actualizada podra alcanzar los 300 mil.

Por cierto, que Argentina fue uno de los pases que encabez los esfuerzos para el diseo y aprobacin de las dos convenciones, la regional-interamericana y la internacional sobre desaparicin forzada de personas ("Convencin Internacional para la proteccin de todas las Personas contra las Desapariciones Forzadas" firmada en Pars el 6 de febrero de 2007). Demor cerca de 20 aos consagrar estos dos pactos internacionales. En Argentina, estas convenciones alcanzaron rango de clusula constitucional. Y en 2011, el congreso incorpor la tipificacin de este delito al Cdigo Penal (http://bit.ly/2h9ED23).

A pesar de este antecedente regional, la ley contra la desaparicin en Mxico lleg tarde y a todas luces amputada.

La presin nacional e internacional por la desaparicin de los 43 normalistas de Ayotzinapa en septiembre de 2014, forz a que el presidente Enrique Pea Nieto enviara una propuesta en materia de desaparicin de personas, a finales de 2015, con el propsito de disminuir el costo poltico de la desaparicin de los estudiantes. Desde entonces, un puado de comisiones del Senado trabajaron en la iniciativa, naturalmente con la exclusin de los familiares de vctimas y las organizaciones que, por lo menos desde hace 18 aos, trabajan en el diseo de esta propuesta de ley.

De acuerdo con personal de la Campaa Nacional Contra la Desaparicin Forzada, la ley que se aprob no garantiza el acceso a los derechos de Memoria, Verdad, Justicia, Reparacin Integral y Garantas de No Repeticin, bsicamente por siete razones (cito casi textualmente):

1. No crea un registro que responda a la naturaleza y especificidad de la desaparicin forzada

2. Excluye la responsabilidad de los superiores jerrquicos como lo establece la Convencin Internacional contra la Desaparicin Forzada

3. Crea una Comisin Nacional de Bsqueda, que realmente no es Nacional y que no posee atribuciones ni herramientas necesarias para la bsqueda adecuada en campo

4. Niega el acceso a todos los lugares de probable detencin de las vctimas, incluidos campos militares y lugares clandestinos

5. Omite la creacin de un Instituto Autnomo de Ciencias Forenses

6. Impide afincar responsabilidad a las Fuerzas Armadas, lo que garantiza la imposibilidad de que stas sean juzgadas

7. El Estado deja intocada su poltica de seguridad interna y sus polticas de seguridad pblica, a todas luces causales de las condiciones que propician la desaparicin forzada de personas en Mxico (http://bit.ly/2iVPnBC).

Con ests omisiones o silencios, la pantommica Ley General en Materia de Desaparicin Forzada garantiza la continuidad del ocultamiento y la impunidad, y habilita, por tanto, la persistencia de una prctica antigua y sistemtica del Estado mexicano: la desaparicin forzada.

Fuente: https://lavoznet.blogspot.com.br/2017/11/ley-general-en-materia-de-desaparicion.html

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter