Portada :: Opinin :: 2017, cien aos de la revolucin rusa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 11-11-2017

La revolucin bolchevique 100 aos despus

Yassel A. Padrn Kunakbaeva
Rebelin


En estos das, en que una hora nos parece mucho tiempo, cien aos representan una cantidad de tiempo absurda. Toda la maquinaria de la industria cultural y la dinmica del mundo econmico se conjugan para hacer que vivamos en un mundo de lo efmero y lo fugaz. Esto es verdad incluso en Cuba, donde se supone que deberamos estar a salvo. Es por eso que cien aos es algo cuya verdadera densidad ya casi no podemos experimentar. Cuando nos enteramos de que se cumplen cien aos o doscientos de algo, es como si pasara un cometa: ocupa por un momento el cielo, extrao, venido de otro mundo, y luego desaparece. No resulta extrao, por tanto, que nos cueste trabajo reaccionar frente al centenario de la Revolucin de Octubre.

Lo interesante, no obstante, es el estado de incomodidad ante la efemride que existe entre los ms diversos actores del escenario actual. Nadie sabe muy bien que hacer. Son muchos los que no quieren celebrarla, pero son incapaces de dejarla pasar en silencio. Los cien aos de la Revolucin de Octubre recuerdan el derrocamiento del absolutismo zarista y el surgimiento del primer estado socialista, una conmocin que sacudi los cimientos del mundo. Pero traen tambin a la memoria los horrores del estalinismo, la opresin de millones de personas en Europa del Este, etc. Se trata de una de esas fechas ante las que se hace necesario tomar una posicin, decidir de qu lado se est.

La revolucin de los bolcheviques pas ya hace cien aos. Puede parecer mucho tiempo, pero lo realmente sorprendente es que hayan pasado solo cien aos. Cuando uno piensa en cuanto ha cambiado el mundo desde 1917, parece que han pasado milenios. Las figuras de la revolucin parecen provenir de un pasado mtico, de una poca definitivamente perdida. En 1917 todava era posible que la historia vibrara y explotara. Todava eran posibles un Lenin de inteligencia y conviccin titnicas, un Smolny atestado de bolcheviques y un Petrogrado rebelde, indmito. Todava era posible, en fin, un asalto al palacio de invierno. Se crea, por aquellos das, en que sera posible construir una sociedad sin clases.

Frente a la grandeza de aquel acontecimiento y a los cien aos transcurridos es necesario hacerse la siguiente pregunta: Cmo fue posible que la hermosa locura revolucionaria de aquellos das se perdiera y diera a luz a un estado dictatorial e incluso sanguinario? Cmo fue posible que el socialismo se corrompiera hasta el punto de convertirse en un peso muerto sobre la vida de los hombres, en una verdadera muestra de vida enajenada? El mismo pueblo ruso que inici la construccin del socialismo fue aquel que derroc al estado sovitico y abjur de l. Fue el socialismo siempre un error?

No hay ninguna evidencia de que el socialismo como horizonte social sea una opcin errnea, sino todo lo contrario. Cada vez es ms evidente que el capitalismo como sistema social es insostenible a largo plazo. En algn momento, el afn de hacer trabajar a otros para enriquecerse y la necesidad de trabajar para sobrevivir deben dejar de ser las principales motivaciones para producir. En su lugar, debe aparecer la voluntad de construir un mundo mejor como motor de la sociedad. De lo contrario, la especie humana se vera aplastada por las consecuencias de su propio desarrollo descontrolado. El socialismo, como modelo de una sociedad donde se cumplen de verdad los ideales de la ilustracin francesa (igualdad, libertad, fraternidad), no ha dejado de ser un objetivo vlido.

Tampoco puede decirse que fue un error intentar construir el socialismo durante el siglo XX. La evidencia muestra que solo el socialismo pudo sacar a Rusia del atraso y convertirla en un pas industrializado. En general, en todos los pases en los que hubo un proceso revolucionario verdadero, el socialismo gener condiciones de vida superiores a las que haba con anterioridad. Adems, de no haber existido la Unin Sovitica, con su modelo de economa planificada, los pases capitalistas no habran realizado las reformas estructurales que les permitieron superar la crisis del liberalismo decimonnico y construir los estados de bienestar general. Tambin los pases capitalistas desarrollados tienen algo que agradecerle al socialismo del siglo XX.

El verdadero error est, como siempre, en los mtodos. El gran discurso de los documentos tericos no es la verdadera casa de la ideologa de una sociedad. El mtodo es la ideologa. La manera en que los hombres hacen las cosas es lo que determina la manera en la que piensan, aunque digan otra cosa. Esta es la enseanza primera del marxismo. Desgraciadamente, en los pases del socialismo real, los mtodos fueron autoritarios, basados en el ordeno y mando generalizado. Frente a ese proceder, el discurso de la democracia obrera tena muy poco que decir.

Es cierto que resulta muy difcil para una sociedad desprenderse de los mtodos autoritarios, sobre todo cuando estos vienen validados desde el mismo nivel del paradigma de racionalidad. La ciencia y la tcnica moderna estn constituidas para ser utilizadas por lites empresariales y tecnocrticas. El socialismo, en cambio, exigira el desarrollo de una democracia cognitiva como fundamento de la democracia poltica. Este cambio de paradigma, evidentemente, es poco factible ahora mismo (mucho menos hace cien aos), pero no por ello resulta menos necesario.

Los sistemas del socialismo real chocaron con la dificultad ontolgica de construir relaciones sociales no autoritarias y se rindieron pronto. Se conformaron con eliminar la propiedad privada, sin eliminar la gestin tecnocrtica de los recursos econmicos. A partir de ah, solo fue cuestin de tiempo que la corrupcin autoritaria se adueara de todos los aspectos de la vida.

Ni la revolucin ni el socialismo fueron un error: ms bien se trat de un salto a lo desconocido que, como suele pasar, termin mal a la larga. Lo imperdonable sera que nosotros no aprendiramos nada de lo que ha pasado en estos cien aos y continuramos cometiendo los mismos errores.

Viva la Gran Revolucin Socialista de Octubre!

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter