Portada :: Mentiras y medios
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 10-11-2017

Entrevista al periodista Pascual Serrano
Es absolutamente mentira que el medio privado es independiente

Iroel Snchez
La Jiribilla / La pupila insomne


Pascual Serrano lleva dcadas investigando los medios de comunicacin y tambin construyendo informacin alternativa a travs de internet. Sus libros se han vuelto imprescindibles para comprender los desafos que debe enfrentar el periodismo en el mundo contemporneo. Este es un dilogo sobre el contexto de esos desafos y tambin sobre el libro suyo que aparecer en la prxima Feria del libro de La Habana, Contra la neutralidad .

Comencemos por uno de los temas que has estado tratando ltimamente: la carencia de empleo para los periodistas, especialmente en Espaa. Se trata de una situacin aislada o es algo corriente?

Es muy habitual. Pienso en compaeros mos de promocin o incluso posteriores. Por ejemplo, tengo una sobrina que acab periodismo hace tres aos y trabaja de camarera. Pero yo creo que son dos problemas: por un lado la precarizacin o el desempleo que hay en esta profesin de periodista y, por otro, que no existe una demanda. La estructura de la economa de mercado para con el periodismo ha provocado que nadie est dispuesto a pagar por la noticia, por la informacin.

En la mayora de las profesiones lo que pasa es que te explotan y lo que quieren es hacerse ricos con tu trabajo, pero en el caso del periodismo no vale ni siquiera para que te exploten, no crea riqueza directamente para la empresa. La gente no est dispuesta a pagar por un reportaje en Siria o en Ucrania o por un trabajo de investigacin al que hay que dedicarle una semana o dos. Esto es un problema muy grave que hace replantearse el periodismo. Pero, ms all del sistema econmico, qu est pasando?, cmo conseguimos que el periodismo se financie de alguna manera, ya que la gente no est dispuesta a pagar por l?

Has escrito que en Espaa no hay censura, porque todos los periodistas que mereceran ser censurados estn sin empleo, no exageras?

Hay muchas razones o muchos modos de censura. Es el caso de los periodistas que dicen yo estoy en el peridico y a m nunca me han forzado ni me han impedido nada. Claro habra que saber por qu ests t y no estn otros. Quizs t ests porque nunca hace falta censurarte nada. Por otro lado, existen muchos mecanismos de censura para impedir que, en determinados lugares o medios, se pueda decir la verdad. Al final, el ciudadano termina no sabiendo la verdad, pues existe una cosa muy preocupante que es la impunidad para mentir. Entonces, si por censura uno entiende que determinados poderes impidan que una verdad se difunda, sin dudas la censura existe.

Otro mecanismo de censura en la economa capitalista es permitir que la mentira tambin se difunda. Hay muchos medios que mienten y al final el ciudadano no puede diferenciar el hecho real de la mentira, y eso tambin es censura, al fin y al cabo. Tapar una verdad con mentiras es otro modo de ocultar la verdad.

Pero existe mucho ms, ya que generar mucho ruido, mucha interferencia, muchos modos de entretener, de despistar o de desviar la atencin, es otro mecanismo para establecer la mentira. Yo utilizaba, por ejemplo, ese smil de que estamos en una situacin de dictadura y dos militantes, en la clandestinidad, tienen que transmitirse un mensaje en su buzn de correo. Tienen que dejar una cita para encontrarse, una noche, en el centro de clandestinidad. Qu hara la dictadura en este caso? Te interceptara cuando le vas a dejar a tu compaero el mensaje cifrado en el buzn, e impedira que se lo dejaras. La democracia, en cambio, cuando ve que has dejado el mensaje, va inmediatamente y deja otros cien mil mensajes en el buzn. Entonces no hay necesidad de censurar el mensaje bueno, ya que el receptor no sabr cul era, porque le han dejado en el buzn con otros cien mensajes. Esto se parece bastante al mecanismo moderno.

El hecho de que anunciantes y dueos o accionistas sean diferentes no es una oportunidad para la diversidad? Por qu si los anunciantes o dueos son distintos, los enfoques no son diferentes?

Hay una frase en Alicia en el pas de las maravillas donde el conejo dice cuando tengas dudas, pregunta quin es el que paga, y, efectivamente, es muy importante saber quin es el que paga. Cuando la gente me pregunta: de qu medio me fo, qu medio es de confianza?; yo le digo: no te voy a decir de qu medio te has de fiar ni de cul no, en principio, lo que s te voy a decir es que ests obligado a saber quin es el dueo del medio y cmo se financia, antes de poder nutrirte de esas informaciones. Los mecanismos son mltiples y an as, creo que la crisis de la prensa ha creado una esperanza. En el mecanismo de control pueden entrar primero los dueos, los grandes accionistas y luego otros que no son los dueos, en teora, pero que s lo son en la prctica, que es un tema del que casi nunca se habla.

Si uno mira a los accionistas de las grandes empresas mediticas espaolas, ve que los bancos no son los dueos, pero te das cuenta que la mayora de ellas les debe dinero a esos bancos. Existen algunos casos en que miras a los accionistas y no hay ningn banco, pero en el consejo de administracin de la empresa, s que ese sienta el banco, porque a ese banco se le debe mucho dinero y una de las exigencias que ha puesto es la de estar en el consejo, para ver lo que se hace. De ah que, si bien el banco no es el dueo, como se le debe, hay un dueo muchas veces oculto, que es el banco acreedor.

El siguiente grupo sera el de los anunciantes, que incluye grandes empresas de cualquier ndole. Los anunciantes constituyen un lobby de poder importante, en primer lugar porque no es verdad ese mantra de que los dueos de un determinado medio son los ciudadanos, quienes compran un peridico o ven una televisin, porque ellos componen la audiencia y, en la medida en que el espacio o el medio tiene ms audiencia, pues evidentemente se sanea econmicamente. Eso no es verdad. Los ciudadanos no pagan con su dinero la televisin que ven, ni el peridico que compran, lo pagan los anunciantes o las empresas o los bancos que aceptan las deudas.

Qu relacin existe entre la propiedad de los medios de comunicacin y la agenda poltica y econmica de un pas?

Primero hay un marco general, integrado por grandes empresas que se mueven en una economa de mercado, en la cual se favorecen polticas privatizadoras, como parte de las polticas propias del Estado. Esto quiere decir que si tenemos una empresa de hidrocarburos, una empresa telefnica o una empresa hidroelctrica; cualquier posicin editorial, informativa o reportaje que se haga sobre estos temas, estar mediatizada por esa intervencin del Estado, en funcin de evitar que cualquier problema que all ocurra se convierta en noticia a nivel internacional.

Si los indgenas mapuches estn denunciando que Endesa est destruyendo su paraje natural en Chile, esto malamente saldr en la prensa espaola. Por esa razn, si Endesa es un anunciante, si la empresa Telefnica era parte del sistema de comunicaciones en Venezuela, pues cuando el gobierno venezolano nacionaliza y compra la telefona para hacerla pblica, tendr toda la agresividad por parte de los medios relacionados con esa empresa, asociados a ella.

A m una vez me pregunt un ministro cubano, con honestidad y sobre todo con ingenuidad: qu t crees que podra hacer el gobierno cubano para que no fuera tan maltratado por el diario El Pas y quien dice El Pas dice cualquier otro de los dominantes. Y yo le respond: tiene una solucin muy sencilla, es muy fcil que El Pas te trate bien, lo nico que tienes que hacer es privatizar los hidrocarburos, drselos a Endesa, y las telecomunicaciones drselas a Telefnica, y privatizar la banca con el BBVA o el Santander y tendr usted unos maravillosos editoriales de El Pas.

Se suele decir que ya no existen medios de comunicacin pro gubernamentales, sino gobiernos pro mediticos, ests de acuerdo con esa afirmacin?

Hay un tpico que se utiliza mucho en nuestros pases, el de llamarle oficialistas a los medios pblicos, e independientes a los medios privados y yo he tratado de desmontar esa tesis, porque es absolutamente falsa. Primero, porque se puede tener un medio pblico que puede ser estatal o colectivo, con la debida independencia, siempre y cuando tengas un consejo editorial o un consejo asesor que recoja muchas entidades, los sindicatos, los sectores sociales, etc. Luego, es absolutamente mentira que el medio privado es independiente, porque tiene una servidumbre hacia su dueo que muchas veces es mayor que en los del gobierno, entre otras razones porque el gobierno, en una democracia siempre ser representativo de una sociedad, y el dueo de una televisin no lo es.

Un ejemplo de cmo muchas veces termina siendo ms independiente una televisin estatal que una privada, es lo que sucedi con Berlusconi. Cuando era primer ministro en Italia, controlaba todas las televisoras, las pblicas porque era el primer ministro y la privada porque era el dueo, el propietario de MediaSet, la empresa que controla muchas televisiones incluso algunas espaolas. Se da uno de sus escndalos, el de las fiestas que haca con prostitutas, en su mansin de Cerdea, a las que iban muchos dirigentes, y entonces, cul era la gran exclusiva periodstica?: conseguir una de esas prostitutas para entrevistarla. Por eso l intent a toda costa que no entrevistaran a ninguna de ellas, en ninguna televisin. Pasaron meses y, como al sptimo mes, hubo una televisin que s que logr vencer todos los obstculos para poder llevar a una de estas chicas a un plat y entrevistarla. Y quin la entrevist? una televisin pblica italiana, que pudo vencer los intentos de censura del Primer ministro, mientras las televisoras privadas, que eran propiedad de Berlusconi, no pudieron vencer, como es evidente, los controles de censura de su propietario.

Existen, por tanto, ms vas de burlar una censura en una pblica que en una privada, pero es que adems en Espaa se est viendo cmo los gobiernos neoliberales estn consiguiendo influenciar en los medios privados ms que en los pblicos. Los privados t los controlas mediante la publicidad institucional, declaraciones fiscales, polticas de incentivos, de ayuda a la inversin, de becas a los estudiantes, mecanismos para enviar fondos; porque los privados tienen menos mecanismos de control que los pblicos. Los pblicos tienen que rendir cuentas, son auditables de muchas maneras, pero no puedes controlar, auditar, del mismo modo una empresa privada que a una pblica. A una pblica la puedes llevar incluso al parlamento a discutir qu pas. Compara, por ejemplo, el poder que pueden tener los sindicatos con respecto a una televisin pblica y a una televisin privada y vers que es mucho mayor en el primer caso. Por lo tanto, no es verdad que un privado es independiente y uno pblico oficialista.

Has dicho que en poltica existe el NiNi, refirindote al que no est ni de un lado ni del otro y has escrito un libro titulado Contra la neutralidad. Realmente existe un periodismo NiNi?

El libro trata sobre cinco periodistas o fotoperiodistas cuya calidad y valor considero absolutamente indiscutibles, desde cualquier ptica ideolgica o poltica, y que no fueron neutrales. Se trata de que el periodista tiene que tener unos valores, unos principios, ya que desde principios es que se puede interpretar y analizar el mundo. Existe adems, y es uno de los discursos dominantes sobre el tema, la idea de que el periodismo es neutral, objetivo, imparcial, asptico, y eso es mentira. Son trminos que se manejan, por parte de los medios privados, para poder decirle a la gente: olvdese usted de polticos, de partidos, que yo le voy a dar una informacin virginal, objetiva, neutra, con datos y cifras.

A partir de ah, unos medios privados se convierten en agentes polticos de intervencin, frente a unas opciones polticas que quedan desautorizadas por definicin, mientras que el medio dice que te va a dar la informacin neutral y tiene para ello un mecanismo de informacin ideolgica mucho ms eficaz que el partido poltico y, por cierto, mucho menos legtimo, ya que no est sometido a los controles democrticos de los partidos polticos.

El libro analiza cinco periodistas, algunos conocidos en Latinoamrica, como el argentino Rodolfo Walsh y tambin Ryszard Kapuściński , un periodista polaco, referente en las universidades de Europa, que creo no es suficientemente conocido en Latinoamrica. Ambos estn fallecidos. Kapuscinski cubri los procesos de descolonizacin en Amrica Latina, e incluso en todo el mundo, puesto que trabaj durante las dcadas del 70 y el 80 e incluso escribi un libro sobre los movimientos insurgentes en Amrica Latina, que se titula Cristo con el fusil al hombro. Luego estn John Reed, que es conocido aqu por su libro Los diez das que estremecieron al mundo, Robert Capa que es el fotgrafo por antonomasia de la Guerra Civil Espaola y Edgar Snow, el norteamericano que cubri la Revolucin en China.

Estos periodistas nos ayudaban a entender elementos muy complejos y fundamentales del siglo XX y siguen siendo referentes, frente a este periodismo superficial y trivial que ya ni siquiera sirve para envolver el pescado del da siguiente, sino que se acaba hoy mismo, con la era de internet. Por eso los libros de estos autores se siguen distribuyendo y vendiendo, por tratarse de ese periodismo que interpreta la sociedad y explica el mundo, que se pronuncia y que tiene valores y principios; un periodismo que perdura en el tiempo y que aun hoy sigo reivindicando.

Qu les diras a quienes proponen como solucin para los problemas del periodismo en Cuba la naturalizacin de medios de comunicacin privados y su financiacin desde el exterior?

El primer problema es que los medios de comunicacin terminan convirtindose inexorablemente en agentes polticos. En el capitalismo se ha producido algo terrible y es que los mecanismos de intervencin poltica no son ya ni los partidos polticos ni las instituciones. Es decir, quien define los debates, quien crea ideologas, genera opinin y legitima representantes, incluso representantes polticos, son los medios de comunicacin. Como dice Ramonet, no es verdad que los medios de comunicacin de nuestros pases constituyen ese llamado cuarto poder, que vigilaba a los otros tres. En primer lugar porque ya los otros tres se han puesto al servicio de uno, el poder econmico y, en segundo, porque el que se supona que los iba a vigilar, que era el cuarto poder o el periodismo, est mucho ms claramente al servicio de la economa y del capital privado que los ya referidos. Esto algo muy peligroso, porque implica que el medio de comunicacin deja de hacer periodismo, deja de informar y se convierte en un mecanismo de intervencin poltica, porque el poder econmico ha descubierto que este nuevo uso es mucho ms eficaz, incluso, que el partido poltico.

La gente en nuestros pases no quiere como se dice vulgarmente que le coman el coco y cree que el partido poltico le come el coco, cree que la empresa publicitaria le come el coco, cree que el cura le come el coco y no le falta razn. Entonces la prensa se presenta para decir: yo no te como el coco, yo le voy a contar a usted objetivamente lo que pasa en Venezuela, yo le doy datos, le doy una informacin asptica. Basta ver como se llaman los peridicos: El Mundo, El Globo, El Pas, El ABC, El Diario. Son todos vocablos neutrales que evocan imparcialidad para, a partir de ah, decir: esta es la verdad, yo soy el que le va a dar la verdad; los partidos polticos le quieren a usted convencer; las empresas le quieren convencer, todo el mundo le quiere convencer, pero yo no, yo le voy a dar una informacin pura y dura. Y todo eso es mentira, porque se trata, en realidad, de un mecanismo de intervencin. Qu ha pasado, por ejemplo, en Amrica Latina? Las opciones polticas de derecha se han dado cuenta de que ya no convencen a nadie. Ya no hay partidos polticos de derecha o lderes de derecha que convenzan con un discurso de derecha. Cmo lo hacen, entonces? A travs de medios de comunicacin privados, bajo ese formato de neutralidad. Es as cmo se est inoculando un discurso y unas polticas neoliberales.

Un ejemplo de hasta qu punto los medios de comunicacin privados tienen una gran capacidad de intervencin, fue cuando se produjo el golpe de estado en Honduras. La primera medida que tom el gobierno golpista fue privatizar la televisin pblica. Y qu buscaba con eso? Cayeron en la cuenta de que si la televisin pblica se controla como gobierno golpista, maana llega un gobierno progresista y podr democratizar esa televisin; en cambio si se privatiza y se le entrega a un gran empresario, venga el gobierno que venga, ese asegura un predominio de la lnea neoliberal, con lo cual ganar o perder las elecciones no tendr ya la misma importancia.

Si a un ministro o a un diputado en mi pas le dijeran: qu prefiere usted, intervenir en el congreso y esperar su turno de rplicas o salirse fuera y dar una entrevista en la televisin? Dejara el congreso, perfectamente, y se ira fuera, a conceder una entrevista, porque es mucho ms poderoso e influyente. El tema es tan terrible que, en este momento, tiene mucho ms poder un analista, un columnista o un tertuliano, que lo ha nombrado nadie y que no representa a nadie ms que al poder econmico que le ha contratado para esa empresa, que un ministro, que tiene detrs el voto de diez millones de personas.

Incluso un ministro aunque no sea de mi partido, est ms legitimado en una democracia, tiene ms derecho a dirigirse a la gente que un tipo que es un columnista, designado por el dueo o un director de un peridico, cuyo propietario es BBVA. El columnista no representa a nadie, mientras que el ministro, aunque sea del Partido Popular, est ms legitimado que un analista, que seguro tambin va a ser del Partido Popular, pero que ni siquiera lo hemos votado.

Esa es la grave aberracin del periodismo que estamos sufriendo; son agentes de intervencin poltica, sin los mecanismos de control democrtico. En la democracia tienes un parlamento, los diputados hablan en funcin del tiempo, del voto que han tenido, de los resultados electorales, las votaciones son en funcin del apoyo ciudadano, y funcionan las votaciones y funciona la democracia. En cambio, qu democracia hay en un sistema de mercado de medios donde los dueos deciden quin habla?

Has escrito mucho sobre los desafos y oportunidades que abre Internet para la comunicacin. Por qu insistes tanto en que el hambre, la opresin y las injusticias se producen en el mundo real, no el virtual?

Yo creo que el tema de las redes e Internet merecen analizar bien sus dos vertientes, es decir la eficacia y lo que tienen de utilidad, y los peligros que tambin entraan. No debemos caer en la sensacin de que todo lo podemos hacer por Internet. Esas campaas, por ejemplo, de recogidas de firmas, de vamos a recoger firmas para que dimita Trump, etc. El seor Donald Trump no se levanta por la maana y mira a ver cuntas firmas hay en Internet, exigindole que dimita. O una de mil firmas para que quiten el nombre de una plaza y al lado otra de diez mil para que la hagan ms grande. Es evidente que se trata de una falsa militancia, de un falso activismo; pero tambin debemos reconocer que es una herramienta que ha ayudado, de algn modo, a terminar con ese oligopolio de medios que haba, que eran apenas cuatro medios los que nos informaban.

Ya no es as, ahora un movimiento a travs de las redes sociales puede disparar la lectura de un artculo, que de otro modo se hubiera quedado pequeito. Por lo tanto, alguna capacidad de intervencin tenemos sobre lo que se lee. Ahora, en las pginas webs, podemos decir que jugamos en la misma divisin que el peridico grande. Ellos con su artculo en la web y nosotros con el nuestro. No es lo mismo pero, de alguna manera, estamos jugando en la misma divisin.

Cuando hablo de Internet, estoy hablando de periodismo y de periodistas que cobran por su actividad; que mandan a un enviado especial a Siria; que trabajan un reportaje de investigacin durante 15 das. Eso en estos momentos lo hay gracias a Internet. Se difunde mucho gracias a las redes sociales y se pueden alcanzar por esta va cifras de ascenso perfectamente homologables a las de un gran peridico, s que se pueden conseguir esas cosas.

Ahora bien, tenemos que trabajar para decirle a la gente que no conviertan a Internet en un mecanismo para la banalidad, para exponer su vida ntima, para el cotilleo, para lo anecdtico, para lo divertido, para lo frvolo. Nosotros, que propugnamos una cultura de informacin, una cultura profunda, elaborada, crtica y luchadora por un mundo mejor, tenemos que intentar que Internet tambin se convierta en algo similar, y que no se convierta en el sitio donde uno pone la foto de la comunin de su hijo, de cuando estuvo en la playa, la fiesta de anoche u otras frivolidades y tonteras semejantes, que es lo que suele suceder.

Creo que hay que darle contenido a esas redes y advertir del falso activismo que puede suponer estar todo el da delante de un ordenador. Las movilizaciones, la lucha, las organizaciones no son virtuales. Las organizaciones polticas no son un grupo de Facebook y el hambre, el dolor, la violencia y la guerra, no son virtuales, son reales. Las movilizaciones se hacen en la calle, manifestndose y movindose. Creo que en cuanto a informacin, existen muchas posibilidades gracias a internet y las redes sociales, pero es tambin muy imprescindible aprender a manejarlas correctamente.

Debemos intentar a toda costa que las mentiras que hasta ahora eran patrimonio solamente de los grandes poderes, nosotros no terminemos hacindolas nuestras y reproducindolas, porque nosotros, desde nuestro activismo y nuestro compromiso, por falta de rigor y falta de seriedad y por no constratar, muchas veces terminamos difundiendo mentiras y es muy importante dejar claro que, dentro de nuestro espritu crtico, tenemos mucho ms rigor y ms veracidad y credibilidad que los grandes medios.

(La Jiribilla)

Fuente: http://lapupilainsomne.wordpress.com/2017/11/10/pascual-serrano-es-absolutamente-mentira-que-el-medio-privado-es-independiente-por-iroel-sanchez/



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter