Portada :: Feminismos :: Violencias
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 11-11-2017

Amenazas, control & Violencias machistas
La mayora de asesinatos machistas est precedida de denuncias de amenazas y control, no de agresiones fsicas graves

Marta Borraz
eldiario.es

Un informe del Consejo General del Poder Judicial revela que la mayor parte de los hechos denunciados antes del asesinato se refieren a violencia psicolgica.
"No es la violencia fsica extrema la que conduce a la muerte, sino que en la gran mayora de los casos es el clima de dominio el mayor indicador del desenlace", esgrime .
Estas denuncias no suelen ser tenidas en cuenta igual que los golpes: "Se suele vincular el riesgo a una agresin puntual y fsica", dice la jurista Mara Naredo


T.F. fue la primera mujer asesinada por violencia machista en 2015. En agosto de 2013 haba acudido al cuartel de la Guardia Civil de Santa Pola (Alicante) para denunciar a su marido por vejaciones, desprecios y amenazas habituales en los 45 aos de relacin, a la que luego puso fin. "Si me haces dao algn da, te mato y me da igual ir a la crcel", cita el atestado policial. El juez le impuso una orden de alejamiento, pero poco despus la sentencia absolvi al maltratador porque "los hechos no resultan suficientemente acreditados y existen versiones contradictorias entre las partes". Poco ms de un ao despus fue asesinada junto a su hermana.

El caso de T.F. demuestra que el asesinato machista no siempre est precedido de violencia fsica y que la violencia psicolgica, econmica o sexual tambin puede desencadenar ese final. As lo especifican los informes que anualmente elabora el Grupo de Expertos del Observatorio contra la Violencia Domstica y de Gnero del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ): "No es la violencia fsica extrema la que conduce a la muerte, sino que en la gran mayora de los casos es el clima de dominio el mayor indicador del desenlace", explican en el ltimo estudio, publicado el pasado septiembre y en el que incluyen el caso de T.F.

Varias juristas y expertas llevan aos llamando la atencin sobre el menosprecio de la violencia que escapa a los golpes y las palizas y que, en ocasiones, puede llevar a que la valoracin del riesgo de una vctima no sea adecuada. "Hay violencias que no dejan marcas fsicas y que socialmente estn invisibilizadas, pero que pueden ser el presagio de un asesinato", dice Mara Naredo, jurista y directora de prevencin y atencin frente a la violencia de gnero del rea de Gobierno de polticas de gnero y diversidad del Ayuntamiento de Madrid. "Se suele vincular el riesgo a una agresin puntual y fsica, pero el grueso de la violencia de gnero es violencia habitual, que no suele detectarse", prosigue.

Segn el CGPJ, "la violencia contra las mujeres tiene mltiples manifestaciones, todas ellas interrelacionadas". Las agresiones denunciadas, prosigue el estudio, "tienen que ver con hostigamiento, acoso, amenazas, coercin, intimidacin...actos todos ellos relativos al ejercicio del control y del poder por parte de los varones hacia quienes son o han sido sus parejas". Sin embargo, el Grupo de Expertos lamenta que estos hechos pueden ser minusvalorados porque "en el inconsciente social se equipara maltrato a agresin fsica en gran medida". Este tipo de denuncias, dice el CGPJ, "pueden hacer pensar que no revisten mayor gravedad o peligro para la integridad fsica de la mujer, pero todas ellas fueron vctimas de muerte violenta".

El Grupo de Expertos llega a esta conclusin tras analizar los asesinatos perpetrados por hombres contra sus parejas o exparejas en 2015 y sacar conclusiones de aquellos en los que haba un procedimiento judicial. Aunque ese ao solo denunciaron 13 mujeres de las 60 asesinadas, el organismo reclama una evaluacin detenida de la naturaleza de los hechos denunciados "para comprender que el maltrato es una cuestin de dominio y control, que en la mayora de los casos no se limita a agresiones fsicas".

Una mirada ms amplia

Ms del 80% de las denuncias presentadas son por insultos, vejaciones, amenazas o empujones...Es decir, un tipo de violencia que "por nimia que pueda parecer puede servir de detonante". El examen de las actuaciones judiciales previas, dice el CGPJ, deja ver que los hechos mayoritariamente denunciados "aparentemente pueden parecer de cierta levedad o de una entidad que, en su redaccin en las declaraciones tanto policiales como judiciales, difcilmente permiten presagiar una muerte". Por ello, los investigadores reclaman una ampliacin de la mirada a la hora de juzgar la violencia machista: "La clave es saber cules son los elementos que diferencian este tipo de violencia de otra. Y es en el por qu y para qu la utiliza el maltratador.

La violencia machista debe analizarse como una conducta dentro de una relacin mantenida en el tiempo en la que el objetivo no es daar porque s, si no controlar", explica el mdico forense y exdelegado del Gobierno para la Violencia de Gnero Miguel Lorente. Este mismo anlisis se desprende de otras investigaciones, como el reciente Estudio de los casos de vctimas mortales por violencia de gnero en Andaluca (2005-2015) , en el que se intenta establecer un patrn a partir de la evaluacin de 81 sentencias judiciales.

Una de las conclusiones es que haba violencia previa al asesinato, denunciada o no, y que lo ms habitual eran las amenazas, insultos o vejaciones. "Prcticamente en todos los casos concurren dos factores: violencia de tono medio-bajo y alevosa sorpresiva la vctima no se espera el ataque", explica la autora del estudio Aurora Genovs.

Una foto de la violencia poco fiable

Si los expertos coinciden en que este tipo de violencia es la ms habitual y constatan que hay casos en los que termina en asesinato, por qu no se previene el crimen? "Hay algo que falla. Hay un dficit de investigacin rigurosa y con enfoque de gnero porque los operadores jurdicos siguen concibiendo la violencia como algo puntual y no relacional. La foto de la violencia no es del todo fiable porque solo refleja la punta del iceberg, pero hay que saber bucear en la base para encontrar", denuncia Mara Naredo. La jurista ejemplifica: "Tu, como juez, puedes pedir un parte de lesiones y a partir de ah valorar el riesgo o puedes ver qu hay detrs de la amenaza o el insulto, mirar si hay violencia econmica, sexual o social, pensar cmo influye eso. Es decir, hacer un anlisis global que sea capaz de evaluar el clima de dominacin".

El Grupo de Expertos del CGPJ tambin alude a que a pesar de que las mujeres que denunciaron en 2015 se referan a malos tratos habituales, en las denuncias examinadas salvo en un caso "se cien al ltimo hecho de violencia y en pocos casos recogen episodios anteriores". De hecho, los datos demuestran que la mayor parte de delitos instruidos por los juzgados de violencia sobre la mujer son los englobados en el artculo 153 del Cdigo Penal, que se refiere a un hecho puntual de violencia en 2016, un 57,1% de los delitos se correspondi con este artculo, mientras que un 10,9% se instruy por violencia habitual.

Por eso, los investigadores piden un esfuerzo para que esta violencia habitual se tenga en cuenta y reivindican personal especializado adems de "un espacio idneo, tanto en sede policial como judicial, y una dedicacin de tiempo suficiente para poder reflejar los matices ms importantes de la relacin de violencia, as como los hechos y el clima de vida soportados".


Fuente: http://www.eldiario.es/sociedad/palizas-desencadenan-asesinato-machista-control_0_703780090.html





Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter