Portada :: EE.UU.
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 11-11-2017

Crisis de opiceos en Estados Unidos

Asa Cristina Laurell
La Jornada


Desde hace una dcada se gesta en Estados Unidos una crisis muy grave de mortalidad por sobredosis de narcticos, relacionada con una alta prescripcin legal de potentes analgsicos opiceos. La autoridades sanitarias de ese pas calculan que en 2016 se produjeron 64 mil 70 muertes por esta causa, con un incremento de 21 por ciento respecto del ao anterior. Esto significa que esos fallecimientos son superiores a los provocados por armas, accidentes de automviles, homicidios y suicidios. La historia de esta crisis tiene elementos ilustrativos de la manipulacin poltica de esta tragedia, por un lado, y la ausencia de escrpulos de las farmacuticas y la falta de tica de muchos mdicos, por el otro.

A finales de octubre, Trump declar emergencia de salud pblica al respecto, con mucha sensiblera y gran cobertura de medios, pero al clasificarla como salud pblica y no como emergencia nacional logr que no haya nuevos fondos para actuar hasta que el Congreso los asigne expresamente. Los fondos disponibles actualmente corresponden a 2 centavos por adicto! Trump tampoco perdi la oportunidad de sugerir que sus planes de construir el muro en la frontera con Mxico tendrn efectos positivos para frenar el flujo de herona.

En el contexto de su declaratoria, la publicacin del informe de inteligencia de la DEA (la agencia antidrogas estadunidense) de julio pasado adquiere mucha importancia. Constata que el paisaje de los narcticos ha cambiado durante la dcada pasada con la epidemia de los opiceos, incluyendo a los analgsicos de prescripcin legal, fentanilo, otros opiceos sintticos y herona, aunque siguen siendo importantes la metanfetamina, la cocana y la mariguana. Subraya que los crtelesmexicanos son la amenaza criminal de drogas ms importante para Estados Unidos, al ser los proveedores al mayoreo de las bandas de ese pas. Los sealamientos de Trump y de la DEA alimentan la nueva narrativa sobre Mxico y los mexicanos, que justificara una intervencin ms directa e incluso militar; advierte tambin que el consumo de cocana se est recuperando como resultado del incremento de la produccin en Colombia, lo que que revela el fracaso del Plan Colombia, o sea, de la guerra contra las drogas, as como la pauta del plan Mrida con Felipe Caldern.

La epidemia de opiceos est directamente relacionada con la industria farmacutica y su intensa campaa comercializadora de potentes analgsicos opiceos de prescripcin legal. Ya en 2009 un artculo en el American Journal of Public Healthmostr esta relacin y alert sobre la agresiva maniobra comercial de OxyCotin, medicamento de oxicodona de liberacin prolongada, entre los mdicos, por conducto de representantes de la compaa Purdue, la cual aument sus ventas de 48 millones a 1.1 mil millones de dlares en cuatro aos. Sugiere, adems, que la FDA (la Administracin de Alimentos y Medicamentos, por sus siglas en ingls) podra intervenir para detener este antitico negocio.

A pesar de la oportuna alerta de los especialistas, nada serio se ha hecho para restringir la comercializacin. Un caso sonado en Estados Unidos fue la aprobacin unnime de una ley que limit las posibilidades de la DEA de restringir la distribucin de estos opiceos. The Washington Post hizo una investigacin al respecto y demostr la gran influencia de la presin de las farmacuticas, la ms importante contribuyente en las campaas polticas, en la redaccin de la ley. Incluso, encontr que el primer borrador fue redactado por un ex empleado de la DEA que se convirti en cabildero de esta industria. Pese a abundantes evidencias de que los adictos a opiceos legales tienden a pasar al consumo de herona, no se ha hecho nada; tampoco se han aprobado programas pblicos de terapia de sustitucin para ellos.

Es importante recordar que el procurador de Estados Unidos, Jeff Sessions, instruy en mayo a los fiscales federales buscar las penas ms altas para los delitos relacionados con drogas. Es el regreso a una poltica domstica de guerra contra el narcoque llev a ese pas a tener el nmero de presos ms alto del mundo y que ha probado ser totalmente intil para resolver el problema. Desde luego, ni Trump, ni Sessions quieren indagar en las causas del enorme mercado interno de drogas, cuestin negada, no obstante que la muerte por sobredosis es hoy ms comn entre la base de votantes de Trump: hombres blancos en edad productiva con bajo nivel educativo y frecuentemente desempleados.

Las soluciones represivas no resolvern el problema en Estados Unidos ni en Mxico. La derecha, particularmente la ultraderecha, usa este camino porque no puede admitir que el fondo del problema es la exclusin social estructural y la desesperacin creadas por su modelo econmico.

Fuente: http://www.jornada.unam.mx/2017/11/09/opinion/a03a1cie



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter