Portada :: Espaa :: Crisis poltica en Catalua
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 11-11-2017

Critica a la caverna (II)

Carlos G. Osto
Rebelin

Se impone el silencio que hace olvidar los robos, explotacin y represin ejercidos por los poderosos. Es capitalismo.


Deca en un artculo anterior en Rebelin Crtica a la caverna, que Toda lucha contra el Poder, es la lucha contra la historia oficial, la violencia, el lenguaje y el silencio que imponen los poderosos, prrafo escrito en referencia a que es el sistema de poder el que define/legisla/regula las interrelaciones sociales, lo permitido y lo prohibido de toda conducta, y pona como ejemplo la situacin en Catalua, en la que la poblacin [1] se vea inmersa en un proceso independentista, dentro del cual, una parte importante de la misma, integra en su saber popular discursos sobre robos y agravios, banderas y emociones, diferencias identitarias, etc., discurso encaminado a que se crea por los catalanes que, con la separacin del Estado espaol se solucionan todos los males .

Volver a decir que deban tener derecho a votar (que menos en un rgimen democrtico, aunque este sea de baja calidad), el derecho a decidir nunca se les permitir, ya que esto, decidir, es prerrogativa de los dirigentes/elites que promueven el nacionalismo separatista unilateral y los defensores de mantener el statu quo nacional/espaol vigente.

Repetir que lo que se esconde tras esta disputa territorial que no social en un principio-, es la lucha de dos nacionalismos rancios y corruptos en confrontacin por parcelas de Poder y su deseo de hacer olvidar su implicacin directa a titulo de beneficiados/financiados con la corrupcin/saqueo de lo pblico a travs de partidos polticos en el gobierno y empresarios modlicos. Como se puede colegir, capitalismo liberal en accin.

PDeCAT y PP son partidos nacional/capitalistas de derechas, con responsables directos en las tramas de corrupcin, enriquecimiento y financiacin ilegal. Cierto es que, esto no impide que sean apoyados por otros partidos/intereses en sus maniobras, y en la construccin de los discursos justificativos de las acciones emprendidas.

El PDeCAT es apoyado por sendas fuerza de izquierda (segn tertulianos y analistas polticos), ERC Y CUP, aunando fuerzas que unilateralmente, y en minora de votos, declaran una republica, republica que, como todos sabemos, no sera una republica democrtica o social, sino una republica capitalista en la que la poblacin continuar estando igual, si se es optimista.

Estos partidos polticos, junto con otras asociaciones nacionalistas, engaan desde el principio a los catalanes al hacerles desear una supuesta independencia y ocultarles las consecuencias, as como que, no es posible la independencia sin controlar territorio y fronteras, y que no se puede arrebatar el control del territorio a un Estado sin usar violencia no poca-, queriendo enfrentar al mismo una resistencia pacfica de los ciudadanos, esto es; poner una masa humana entre ellos -los dirigentes polticos- (que estaran en las instituciones), y la fiscala, jueces y fuerzas de seguridad del Estado.

Qu decir del nacionalismo centralizador del PP? Este partido, adems de tener mil afiliados con responsabilidad poltica, encarcelados o imputados por todas las formas de corrupcin posibles, es el partido que est al mando del poder estatal, Un partido en el que sus fundadores tienen historial franquista y que acoge y tiene relaciones de hermandad con organizaciones de extrema derecha y neonazis.

Es verdad que les hermanan lazos ideolgicos y aoranzas, como el deseo de Espaa, Una, Grande y Libre, banderas e himnos les acerca, pero tambin la idea de un pas fuertemente jerarquizado, con clases diferenciadas, en las que cada uno sepa el sitio que le corresponde por nacimiento (Ortega y Gasset), que la masa apoye al lder jefe o caudillo-, y sobre todo, se sienta orgullosa de su raza y patria: nacionalismo en estado bruto. Recibe el apoyo del PSOE y Ciudadanos en este trance, partidos estatales, y gobierna apoyndose en partidos nacionalistas canarios y vascos -como antes de los catalanes-.

No nos engaemos, el nacionalismo de Catalua es tan burgus y pequeoburgus, egosta y corto de miras, como el espaolista, siendo lo contrario del internacionalismo, opuesto este a un elitismo xenfobo, as como a encerrarse en el inters particular e insolidario.

Burgus y pequeoburgus es olvidarse de las actuaciones polticas, recortes y represiones del gobierno correspondiente y recitar el mantra que habla de deslealtades, o robos y agravios del exterior, cuando todo se resume a un tema de impuestos y privilegios. Hablar de emociones y sentimientos resumindose estos en la interiorizacin de ideas/ideologa no pensadas ni contrastadas por la mayora, a diferencias identitarias [2] o hecho diferencial [3] , que esconden racismo y elitismo, adems de un cierto complejo de inferioridad; en fin, a la premisa de que los otros (no nacionalistas o habitantes del resto del Estado) son culpables de lo que me/le pasa a mi/la nacin. Nacionalismo pequeoburgus es clamar por boicots y la represin del Otro, insultarle y pitarle, agresiones que ponen cimientos nazi/fascista, ambos nacionalistas.

La gran burguesa, es internacionalista, global, y no apoya este tipo de aventuras cortas de miras, a menos que vea clara la obtencin de ganancia sin riesgos. La huida del IBEX afincado en Catalua es demostrativa, as como la subida del mismo ndice al aplicarse el art. 155 de la Constitucin espaola.

El acto instituyente [4] /constituyente neoliberal (da igual la parte/nacionalismo que lo utilice), solo es listeza/justificacin de cara a sus seguidores, y actuacin de hechos consumados frente al otro. Es atribuir a los dirigentes polticos/econmicos capacidades de conocimiento de las leyes, cuando todo se reduce al intento de su utilizacin en base a sus intereses, astucia utilizada para autoproclamarse como legtimos, cuando las ms de las veces, no llegan a tener una mayora de los votos estatales o territoriales, aunque s la capacidad de manejar fondos pblicos que les permiten construir narraciones perfectamente preparadas para la reproduccin del poder en Su territorio.

Siendo esto as, cabe recordar que el sujeto es responsable de lo que hace en sus interrelaciones, incluso cuando ejerce/delega con su voto, por lo que no debe dejar de ejercer la crtica en ningn momento, aunque solo sea por inters personal, egosta. Ser masa [5] no mejora tus condiciones de vida si sigues a los que ordenan. Las luchas entre poderes siempre estn ligadas a lo econmico, las guerras casi siempre han sido nacionalistas [6] , pero hay que recordar que las guerras son suyas, de las elites por riqueza y poder- y los muertos son de las clases populares.

Sigue la ceremonia de la confusin social a manos de las elites dirigentes de la economa/poltica, y el sujeto social se posiciona acrticamente, dando rienda suelta a lo que se acostumbra y al culto de los mitos. El Otro es el enemigo porque lo dice el Poder que dirige, la violencia es legtima contra quien se sale de SU tribu, el lenguaje torticero criminaliza; es la Idea que previamente mata al oponente/el otro. Se impone el silencio que hace olvidar los robos, explotacin y represin cometidos por los poderosos. Es capitalismo, y es nacionalismos enfrentados construyendo tica de tribu. [7]

Las gentes [8] miran las instituciones nacionales como si fueran rganos sin intereses y neutros. Espontneamente parecen saber que los conceptos que utiliza Su poder, son correctos, mucho ms si estos conceptos criminalizan y segregan a incorrectos polticos que practican una mirada social diferente. No les importa, en principio, la respuesta internacional a sus acciones, olvidando que la respuesta internacional a los nacionalismos no pueden dejar de ser tica de tribu como globalidad; la aceptacin de que, aun con distancias culturales entre unos pueblos y otros sus lenguas, costumbres y tradiciones, su simpata o frialdad en el trato-, se quiera o no, existe y se desea su permanencia- la identificacin en cuanto a la economa y condicionamientos sociales, piedra angular del modelo social que quiere la pujanza del capital.

Ahora bien, dentro del capitalismo, y en cuanto a lo que se conoce como Espaa, la descomposicin y la prdida de fuerza de la legitimidad del Estado , cada vez ms antisocial y represivo, dirigido por un Parlamento que no desea mejorar la democracia y las condiciones de vida de la mayora de los espaoles, virado escandalosamente a proteger los intereses de los poderosos econmico/polticos, y sin casi capacidad de negociacin con los poderes de las comunidades y sus nacionalismos, solo queda una solucin poltica no represiva- para desencallar en la inmediatez la confrontacin con/entre nacionalismos y comunidades: tocar la Constitucin espaola, de forma que desaparezca la monarqua parlamentaria y de paso a una republica de estados en federacin.

Notas:

[1] Conjunto de habitantes de un lugar

[2] El movimiento identitario es un movimiento europeo iniciado en Francia en el ao 2002 como un movimiento juvenil de extrema derecha. Defiende los derechos de los miembros de grupos especficos etnoculturales de Europa. La identidad cultural es el conjunto de valores, tradiciones, smbolos y creencias que conforman modos de comportamiento que cohesionan el grupo social, interiorizando en el sujeto social la idea de diferencia, como puntal en su sentimiento de pertenencia a unos intereses, cdigos, normas y rituales que comparten dichos grupos dentro de la cultura dominante. Otra vez racismo y egosmo.

[3] En Catalua, bailes, as como costumbres y lengua, no solo no estn perseguidos, sino financiados, lo que permite que hoy existan ms hablantes de cataln que en tiempos franquistas, a ms, de ser hablado por la mayora de los inmigrantes. La cultura es parecida a la de cualquier europeo mediterrnea, por lo que se tiene que convenir que la diferencia consiste en tener un mayor PIB que otras comunidades y en un deseo de hacer reconocer a LOS OTROS, que son superiores, como todo nacionalismo, incluido el espaol. Tener como agravio derrotas militares pasadas es un despropsito.

[4] P articipio activo de instituir, o sea, el que instituye, formaliza, educa, adiestra, instruye, alecciona o ilustra a una persona, y el que erige, funda o crea alguna institucin o corporacin.

[5] Habitualmente no se usa de forma neutra, sino con intencin ideolgica, al entenderla como posible sujeto comn de liberacin. Guarda estrecha relacin con conceptos como muchedumbre, plebe, pueblo, chusma, etc., as como con la expresin griega hoy polloi: los muchos, la mayora.

[6] Recordemos que en la I Guerra Mundial, las llamadas clases populares europeas, en un delirio nacionalista, se alistaron voluntariamente de forma masiva para combatir, y que masivamente fueron muertos y heridos ( La Primera Guerra Mundial dej entre nueve y diez millones de muertos y unos veinte millones de soldados heridos. Las vctimas civiles se contabilizaron en ms de siete millones) .

[7] La tica de la tribu es todo el aprendizaje, tradicin, domesticacin, gobernacin, sumisin, cultura transmitida en cualquiera de sus formas, que marcan antropolgicamente al sujeto, pero que el individuo responsable de sus actos, interioriza y repite. En la abstraccin tribu se horizontaliza una humanidad que antropolgicamente bebe de lo mismo, en la que la pirmide social es innegable y no abstracta, pero en la que la tica de la tribu, aunque emane en gran medida de las lites, es asumida e integrada por casi todos. https://carlosgosto.files.wordpress.com/2017/09/la-c3a9tica-de-la-tribu-poder-dominacic3b3n-y-sumisic3b3n.pdf

[8] Conjunto indeterminado de personas.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter