Portada :: Cultura
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 14-11-2017

El Guernica Andaluz

Rafael Calero
Rebelin


Al activista social y poeta malagueo Paco Doblas lo conoc en Moguer, Huelva, la tierra del genial Juan Ramn Jimnez, en el caluroso verano del ao 2016. En aquellos das se celebraba la XVIII Edicin de los Encuentros Poticos Voces del Extremo, que el poeta Antonio Orihuela dirige y coordina cada ao en su pueblo natal, auspiciados por la fundacin Zenobia y Juan Ramn Jimnez. Durante aquellos das tuve ocasin de charlar alguna que otra vez con Paco y sobre todo, tuve ocasin de escucharlo declamar sus versos, con esa forma tan personal, tan llena de msica, tan hermosa, que el poeta malagueo tiene de decirlos. Algunos meses ms tarde, a comienzos de octubre de ese mismo ao, nos volvimos a juntar una maana de sbado. Esta vez el lugar era La casa invisible, ese espacio libertario y mgico que est en el corazn mismo de la ciudad de Mlaga, a tan solo unos metros del Museo Pablo Picasso de la capital andaluza. Esta vez nos encontrbamos en torno al lema Poesa y Activismo Social en unas jornadas que el actor y poeta Alejandro Ruz Morillas se sac de su chistera de mago de la palabra potica y donde gente de distinto pelaje (poetas, activistas, trabajadores de la hostelera, de la enseanza, etc.) nos juntamos a teorizar sobre la relacin entre el binomio poesa/activismo social.

Visto con la distancia que da el tiempo, creo que era inevitable que el camino de Paco y el mo se cruzaran en algn momento y en algn lugar. Y es que dedicndonos los dos a esto de la poesa, y adems hacindolo desde los mismos planteamientos ideolgicos y estticos era harto difcil que nuestros destinos no se cruzaran.

Y es que, tanto Paco Doblas como yo, nos movemos por los mismos parmetros estticos e ideolgicos. De esta manera, tanto su poesa como la ma, se pueden encontrar en las mismas antologas, por ej, poemas de ambos se pueden leer en Disidentes, la magnfica antologa potica de poesa crtica que realiz Alberto Garca Teresa hace un par de aos y los dos hemos tratado, de una manera preferente, el tema de la recuperacin de lo que se ha dado en llamar Memoria Histrica en nuestras obras. Yo lo hice con mi libro El llanto, la sangre, el fuego (Relatos y Poemas de la Memoria) y l con su libro El Guernica Andaluz,un libro extraordinario que estos das vuelve a ser reeditado con el aadido de 4 extensos poemas.

El Guernica Andaluz es el trabajo conjunto de tres creadores: Paco doblas, poeta; Leonor Jimnez, directora de La historia del silencio documental que acompaa al libro; y Antonio Zamorano, que se ha encargado de ilustrar los poemas de Doblas. As pues, El Guernica andaluz es el homenaje de estos tres creadores malagueos a toda aquella gente que en el invierno de 1937 vivi uno de los peores momentos, por cruel, por sanguinario, por inhumano, de toda la contienda civil, cuando miles de mujeres y hombres, nios y nias, ancianos y ancianas, se vieron obligados a desplazarse, principalmente a pie, desde la ciudad de Mlaga, que haba sucumbido al ataque y al cerco fascista, hasta la de Almera que an se mantena en manos del legtimo gobierno republicano. Como digo, miles de personas se vieron obligados a iniciar un xodo, a pie, sin comida y sin ropa, sin calzado preparado para tan largo camino, en fin, en las peores condiciones que imaginarse puedan, y encima siendo bombardeados y caoneados desde el aire y desde el mar por la aviacin italiana y por los buques de guerra franquista. Un holocausto en toda regla que, a da de hoy, tenemos la obligacin moral de recordarlo para que nunca jams se vuelva a repetir algo tan criminal como lo que ocurri en aquellos das aciagos.

Y eso es lo que han hecho tanto Paco Doblas con sus poemas y sus versos, como Leonor Jimnez con su documental y Antonio Zamorano con sus ilustraciones: denunciar que en aquella guerra (y en todas las guerras que han sido, son y sern) la poblacin civil se llev la peor parte. Y un claro ejemplo de esto es lo que ocurri en la carretera Mlaga-Almera.

Conviene recordar todos estos acontecimientos hoy, en este mismo momento, cuando miles de personas huyen de sus pases en guerra, y esperan en las fronteras de esta Unin Europea de los mercaderes y los insolidarios, porque, como digo, sus pases son vctimas de guerras que, en la mayora de las ocasiones, han sido promovidas, auspiciadas y financiadas con el dinero de los contribuyentes europeos o estadounidenses.

Voy a terminar esta breve introduccin tomando prestadas unas palabras que el poeta y profesor Miguel vila Cabezas escribi a propsito de mi libro El llanto, la sangre, el fuego, y que vienen como anillo al dedo aplicadas a El Guernica andaluz ya que esta gran obra de Paco Doblas nos restituye limpiamente la voz de la memoria que tanto se ha intentado, y an hoy, en aras de una torticera conciliacin histrica, se intenta cercenar, acallar, hacer abortar para que la verdad, la pura verdad de aquella masacre y represin planificadas nunca salga a la luz desde el fondo letal de las incontables cunetas y fosas comunes, de tantas crceles, campos de concentracin y calabozos que jalonan el dominio del horror y el oprobio.

Tengo que acabar dando las gracias a Paco, a Leonor, a Antonio, y a todo las mujeres y hombres que han contribuido a poner en pie este proyecto, porque est muy claro que mientras haya personas que sigan luchando porque la capa pesada y negra del olvido no se lo trague todo, an hay esperanza.


Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter