Portada :: Amrica Latina y Caribe
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 14-11-2017

Cuando los extractivismos y la corrupcin se encuentran

Eduardo Gudynas
Rebelin


En los ltimos meses ha quedado en evidencia que en Amrica del Sur, varias de las grandes aventuras extractivistas quedaron envueltas en tramas de corrupcin. Casos como los de Petrobras en Brasil o la minera SQM en Chile, treparon hasta los titulares de la prensa y desencadenaron serias consecuencias polticas dentro de cada pas.

Inmediatamente surgen todo tipo de preguntas: cules son las relaciones entre los distintos extractvismos y la corrupcin? cmo se organizan esas redes de corrupcin? quines son los principales participantes? cules son las consecuencias ms destacadas?

Un anlisis de este tipo se aborda en el libro Extractivismos y Corrupcin, que se acaba de presentar en Lima. Entre los resultados de esa investigacin se destaca que se han encontrado casos de corrupcin en todas las variedades de extractivismos, cubriendo todas sus posibles manifestaciones (mineros, petroleros, agrcolas, forestales, pesqueros, etc.). Ningn tipo de aprovechamiento de recurso natural parece estar a salvo.

De la misma manera, existen casos en todos los pases sudamericanos sin excepcin, incluyendo aquellos que muestran los mejores indicadores frente a la corrupcin. Es la situacin de Chile, que posee muy buenos registros de transparencia y fortaleza institucional, pero que en los ltimos aos ha vivido muy serios casos de corrupcin alrededor de los extractivismos (incluyendo pagos ilegales de mineras a congresistas de todos los partidos, trfico de influencias en la reforma de las regalas, irregularidades con la ley de pesca, y escandalosos manejos en el fondo del cobre controlado por los militares).

Estos y otros hallazgos se ilustran en el libro Extractivismos y Corrupcin siguiendo una metodologa que respeta distintos criterios. Por un lado, slo se tomaron en cuenta los casos confirmados por procesos judiciales o que cuentan con clara evidencia de respaldo, para no entrar en las controversias sobre denuncias en marcha. Por otro lado, el acento no est puesto en individualizar culpables, sino en entender cmo funciona esa relacin entre extractivismos y corrupcin. Aqu se comparten algunos de los resultados en esta obra.

Los mbitos, los involucrados y las dinmicas

En los extractivismos se encuentran distintas prcticas de corrupcin, como por ejemplo, sobornos para acceder a concesiones a yacimientos mineros o petroleros; el cohecho en modificar una evaluacin de impacto ambiental; abuso de funciones para ocultar los impactos ecolgicos; o trfico de influencias que ampara la violencia contra las comunidades locales. Es importante tener esto presente ya que la corrupcin en los extractivismos no es solamente pagar sobornos.

Sin duda que no todos los emprendimientos extractivos estn envueltos en la corrupcin, pero tampoco puede negarse que se pueden sealar muchos ejemplos. En efecto, existen casos a lo largo de todas las fases de los extractivismos, desde las primeras etapas de exploracin y prospeccin, pasando a la explotacin del recurso natural, hasta los momentos finales de abandono. De la misma manera, se registran casos en los propios enclaves extractivos, como de las obras de infraestructura que son necesarias (como sucede con la corrupcin en los contratos de rutas y caminos), as como en el manejo de los dineros que resultan de ese tipo de aprovechamiento de los recursos naturales.

Asimismo, se encuentran casos de corrupcin extractivistas bajo los ms diversos tipos de acceso a los recursos naturales y propiedad empresarial, tanto en las privadas como en las estatales, mixtas e incluso cooperativas. Por ello, es un problema que golpea tanto a gobiernos conservadores como progresistas. Dicho de otra manera, la corrupcin penetra bajo distintos regmenes de propiedad o acceso.

La corrupcin en los extractivismos opera tanto en el terreno de la ilegalidad, sin duda el ms evidente, pero tambin en las llamadas alegalidades. Este es un concepto importante y til, ya que ilustra los casos donde se cumplen las formalidades de las normas, pero se aprovechan sus vacos o limitaciones para lograr beneficios que tienen consecuencias en contra del sentido de esa norma. Los ejemplos ms conocidos son las empresas que sacan ventajas de esas limitaciones para pagar pocos impuestos o evadirlos. Algo similar se observa en el terreno ambiental, ya que hay emprendimientos extractivos que atienden las formalidades pero aprovechan, por ejemplo, ausencia de reglamentos adecuados, con lo cual persisten impactos ambientales que supuestamente la ley esperaba controlar. La investigacin muestra que la corrupcin tambin parecera operar para ampliar el campo de las alegalidades.

Se puede sealar que es comn que la corrupcin en los extractivismos se organice en redes, donde pueden actuar muy diversos actores, y que entre ellos fluye no slo dinero, sino tambin informacin y relaciones de poder. Como en algunos sectores extractivos las inversiones y las ganancias son enormes, ese dinero es un botn jugoso para los interesados en prcticas corruptas.

Algunas de esas redes pueden alcanzar una gran complejidad, como muestra el caso Petrobras en Brasil. En esa empresa, el dinero de los sobreprecios se encaminaba por distintas gerencias que corresponda a distintos partidos polticos, revelndose como mecanismos de recaudacin. La arquitectura financiera era muy complicada pero precisa; por ejemplo, la articulacin de la petrolera con la compaa constructora Odebrecht inclua cinco subsidiarias que enviaban el dinero a travs de 14 compaas intermediarias que operaban en al menos siete pases, involucrando a centenares de personas. Las reglas estaban muy claras, todos saban los porcentajes que reciban los intermediarios, los operadores y los partidos. Todo esto se mantuvo funcionando por aos, lo que muestra que contaba con una importante cobertura poltica.

Cuando se examinan los actores participantes en distintos casos de corrupcin en todo el continente, aparece una enorme diversidad. Se cuentan directivos y gerentes de empresas y polticos, tanto los que ocupan puestos dentro de un gobierno o en empresas estatales, como los que son legisladores. Hay redes donde actan, por ejemplo, periodistas que trafican con la informacin, acadmicos que distorsionan estudios de impacto ambiental u ordenamiento territorial, policas y fuerzas de seguridad que estn involucradas en la represin con violencia, y hasta integrantes de organizaciones ciudadanas.

En efecto, posiblemente uno de los resultados ms preocupantes de la investigacin fue encontrar casos de corrupcin en los extractivismos que involucraron a lderes campesinos o indgenas. Algunos de ellos son muy conocidos (como el pedido de lentejas, que en realidad era dinero, que haca un dirigente ciudadano para manipular la protesta local ante el proyecto Ta Mara en Per. Otros son menos conocidos, pero tal vez ms graves, como el desbarranco en Bolivia del Fondo Indgena. Este reparta dineros obtenidos de los hidrocarburos administrado directamente por delegados de organizaciones campesinas e indgenas, y que termin en un escndalo, con dos ministros y varios dirigentes encarcelados, sin saberse el destino o el uso de aproximadamente US$ 150 millones, aunque hay casos que evidencian que fueron aprovechados con fines electorales.

Erosionando la democracia, comprometiendo los derechos

Esas y otras dinmicas muestran que la corrupcin en los extractivismos penetra en distintos mbitos de la vida poltica y social. Los anlisis convencionales ponen el acento en sus impactos econmicos, tales como los tributos que no se pagan o la prdida de eficiencia. Pero esta investigacin tambin deja en claro que la corrupcin impacta en otros mbitos, como los mecanismos democrticos esenciales, desde impedir el acceso a la informacin a anular la igualdad entre los partidos que compiten en las elecciones. Hay tambin prdidas ecolgicas y fragmentacin territorial que se amparan en la corrupcin. Todos estos ejemplos indican que al final de cuentas lo que se deterioran son las polticas pblicas.

La situacin ms alarmante est all donde la corrupcin en los extractivismos incluso golpea a los derechos humanos. Hay casos que muestran que se apela a ella por ejemplo para amparar la criminalizacin de las disputas ciudadanas ante los extractivismos, mientras otros casos sealan al trfico de influencias para dar impunidad a fuerzas de seguridad que asesinaron manifestantes.

El libro concluye con un mensaje de alarma. Los extractivismos, especialmente aquellos de tercera y cuarta generacin (como la megaminera, el fracking o la explotacin petrolera en reas tropicales), por su propia naturaleza, ofrecen muchos flancos a la corrupcin, en especial aquella donde se articulan ventajas empresariales e intereses poltico-partidarios. Con ello, lo que est en riesgo sin duda son esas prdidas ecolgicas y en las condiciones de vida, as como la fortaleza de las polticas pblicas, pero tambin se arriesga la calidad de nuestras democracias y la salvaguarda de los derechos humanos.

El libro Extractivismos y Corrupcin, por Eduardo Gudynas, fue publicado por CooperAccin y RedGE en Per, y se discuti en un conversatorio en Lima con presencia de integrantes de organizaciones ciudadanas peruanas, periodistas y representantes de Chile, Ecuador, Colombia y El Salvador del Observatorio de Conflictos Mineros de Amrica Latina (octubre 2017).

Un artculo acadmico que resume algunas de las ideas en el libro se public en la revista RevIISE de la Universidad de San Juan (Argentina). Se puede descargar aqu:  http://ambiental.net/wp-content/uploads/2017/11/GudynasExtractivismosCorrupcionReviise2017.pdf

Una primera versin de este texto se public en el boletn de CooperAccin (Per); noviembre 2017.

Eduardo Gudynas es investigador en el Centro Latino Americano de Ecologa Social (CLAES), Montevideo, Uruguay.

Twitter: @EGudynas

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter