Portada :: Ecuador
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 16-11-2017

El festn de los adjetivos

Luis Varese
ALAI

Es fundamental entender que las divisiones restan y no solo matemticamente sino con una proyeccin poltica exponencial. Se trata de entender que el proyecto poltico es ms importante que las personas y si este proyecto poltico se va desviando, se trata de unirse para enderezarlo desde la nica fuerza (aunque sea poco organizada) capaz de hacerlo, como es Alianza Pas.


...mirndonos a los ojosla crtica debe ser constructiva certera sin daar los sentimientos de los compaeros.

Toms Borge

En el artculo anterior habl de la ruptura de Alianza Pas y de la frontal pelea entre los dirigentes que hoy influyen mayoritariamente en la ciudadana. Jams dije que eso poda reducirse a una pelea de compadres ni ningn otro elemento que rebaje la discusin. Es lamentable, sin embargo, el nivel al que llegan los tuiters, las bromas del Presidente y las respuestas que provienen de militantes de diversos grupos o chats de las redes sociales.

En julio de este ao cumpl, con asombro ante la cifra, 52 aos de militancia activa, en ese periodo he visto, la intransigencia, las rupturas en la izquierda de toda tonalidad, fuerza, orden y dimensin. Todas tristes y muchas trgicas.

En la dcada de los 60 la ruptura chino-sovitica, produjo captura de locales, palazos y hasta balazos en los PC nacionales.

En los 70 e inicios de los 80, los movimientos armados, o muchos de ellos zanjaban sus diferencias con la eliminacin fsica de los discrepantes. Muchos tenemos en la memoria el asesinato de Roque Dalton, maravilloso, extraordinario poeta y revolucionario, que se salv dos veces de ser fusilado por la dictadura, para terminar en manos de sus propios compaeros en un asesinato ordenado por el que sera el Comandante Joaqun Villalobos del ERP, hoy asesor de Uribe y otros personajes similares.

El Frente Sandinista, dividido en las 3 tendencias: la Insurreccional, la Guerra Popular Prolongada y la Tendencia Proletaria, resolvi el triunfo de la guerra contra Somoza unificando las tres corrientes (que parecan irreconciliables a un momento) en un acuerdo donde los 9 comandantes (tres por tendencia) acordaron trabajar y compartir la lucha de manera totalmente unida. Y haba recursos, combatientes y armas de por medio, no puestos de trabajo. Las discrepancias polticas y militares se superaron.

Y en poltica 3+3+3 no dio 9 sino cuatro millones de nicaragenses contra Somoza. Toms Borge y Daniel Ortega fueron artfices principales de esa Unidad. Hoy, 40 aos despus, el FSLN gan 135 de 153 alcaldas en Nicaragua y sigue avanzando (todo ello bien lo conoce el compaero Ricardo Patio).

En el sur del continente de una fraccin del APRA surge el primer Movimiento de Izquierda Revolucionaria, MIR, da origen a la lucha armada en Per, y luego se fraccionara en decenas de grupos, prcticamente desapareciendo. El propio MIR chileno, tan orgnico, tuvo sus fuertes divisiones internas, igual que Montoneros, el PRT y otros.

Fueron las dcadas de las derrotas, orquestadas por la CIA, el Plan Cndor y otros servicios de inteligencia locales que, infiltrando y aprovechando debilidades y vanidades, lograron estas rupturas. Salvo en Nicaragua y 20 aos antes en Cuba el resto fue derrota y dictadura. La Unidad as con maysculas es un triunfo popular, de los movimientos sociales, no surge solo de intelectuales sino de los que tienen hambre y sed de justicia y a ellos hay que remitirse.

El surgimiento de la Alianza Patria Altiva i Soberana (precioso nombre) es el resultado de los diez o ms aos de luchas anteriores y claro de la decisin de sus dirigentes. Otros 10 aos de ejercicio del gobierno y en gran parte del poder no lograron consolidar a este movimiento con ideas frescas y renovadas sino que mantuvieron estructuras muy ligadas al gobierno, muy clientelares y antiguos vicios de partidos tradicionales de izquierda y derecha, con todo el autoritarismo a cuestas.

Hoy estamos, desafortunadamente, ante un festn de adjetivos que no dejan ver con claridad la perspectiva. Basta ya de insultar y denigrar a la Revolucin Ciudadana y sus militantes. Hoy pasamos de corruptos a violadores, por favor ese festn debe detenerse y no se lo pedimos a la derecha, se lo exigimos a los compaeros que dirigen el gobierno y por quienes votamos para que den continuidad al proceso, se lo pedimos a quienes se erigen como dirigentes de AP, y quienes desde la base militamos y tambin insultamos. El nico objetivo de la derecha es destruir el concepto de Revolucin y desaparecer a la Revolucin Ciudadana (el nuevo Plan Cndor que prepara la invasin a Venezuela).

Es fundamental entender que las divisiones restan y no solo matemticamente sino con una proyeccin poltica exponencial. Todava es factible repensar. Todava es posible reunir, no interesa tanto en este momento que sea uno ms uno, lo que interesa es ser una sola fuerza para volver a la ofensiva alrededor del programa. No se trata de que nos demos un abracito y todo bien. Se trata de entender que el proyecto poltico es ms importante que las personas y si este proyecto poltico se va desviando, se trata de unirse para enderezarlo desde la nica fuerza (aunque sea poco organizada) capaz de hacerlo, como es Alianza Pas. La derecha continental y transnacional, con su proyecto de destruccin de las fuerzas progresistas y democrticas est avanzando sobre las cenizas que dejan los adjetivos. No habr debate de las ideas, si no hay retroceso en los adjetivos.

Con serenidad y madurez podemos llegar a sentarnos a la mesa, debatir el tema de la consulta popular; preparar una Convencin Nacional en serio, con mesas previas a nivel de cada provincia e ir a las elecciones con al menos dos listas, porque si no, no son elecciones. Dos listas inclusivas, que contengan compaeros de diversas corrientes en cada una de ellas, porque esa es la realidad del movimiento y podemos aprender a trabajar en minoras y mayoras, sin perder de vista el programa. El objetivo siguiente sern las elecciones seccionales, parroquias, cantones y provincias. Y Alianza Pas debe ganar mayoritariamente.

Suena ilusorio, pero con tica y madurez es posible alcanzar el objetivo. Pongo la tica en primer lugar porque nuestro taln de Aquiles (de los humanos y las humanas) es la codicia y porque la ideologa dominante nos lleva al consumo y todo ello nos lleva a ver al Estado como botn, an en su nivel ms pequeo, como es la parroquia.

En el Ecuador y en el Movimiento Alianza Pas, an estamos a tiempo de volver al prestigio de la dcada ganada. Este gobierno deber cumplir con las promesas de campaa y sobre todo con el programa y la Constitucin. La Asamblea Nacional deber mantener su papel de trinchera de las conquistas y de avance en las nuevas propuestas y Alianza Pas debe trabajar para que ello ocurra. El equipo que hoy conforma la direccin debe corregir y buscar salidas de unidad junto con la Comisin de tica y los otros dirigentes. Si no lo hacen, lo ms probable que ocurra es que terminen siendo los que tienen la razn histrica, pero no la fuerza para mantener, impulsar y renovar a la Revolucin Ciudadana. Y en la Revolucin o lo que podamos hacer con ella, la teora sin la prctica, no deja de ser de una belleza intil.

Debemos recuperar El Telgrafo, los medios nacionales y al MIES. Parece imposible. Lo que lo puede hacer imposible es la guerra fratricida que le regala el triunfo al enemigo. Serenidad, firmeza, ligarse al movimiento popular. Es urgente para recuperar la iniciativa y la ofensiva. Lula volver, es probable, aprendamos la leccin. Releamos a Jos Mujica en su teora y en su prctica. Avancemos en lo posible para conquistar lo imposible.

Fuente: http://www.alainet.org/es/articulo/189225


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter