Portada :: Cultura
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 17-11-2017

Homenaje a un mexicano universal
Rulfo, cien aos despus veintitrs narradores lo celebran

Mercedes Arancibia
http://periodistas-es.com/


Cien aos despus no es Juan Rulfo, el mexicano que ha atravesado el tiempo con solo dos libros, la coleccin de 17 cuentos El llano en llamas y Pedro Pramo, la novela de la desolacin, en palabras de su autor relato de un pueblo: una aldea muerta, en donde todos estn muertos, incluso el narrador, y sus calles y sus campos son recorridos nicamente por las nimas y los ecos capaces de fluir sin lmites en el tiempo y el espacio.

No es Juan Rulfo, sino veintitrs escritores de los dos lados del Atlntico quienes ahora celebran el centenario de su nacimiento en un libro-homenaje de relatos editado por la filloga cubana, residente en Madrid, Mayda Bustamante.

Juan Rulfo es considerado por muchos historiadores de la literatura en castellano como el precursor de la llegada a las letras espaolas de los mejores escritores de un siglo, el XX, que vio desfilar a todo el boom latinoamericano, llegado para quedarse y para ensearnos las inmensas posibilidades de una lengua que reinventan en cada uno de los pases.

La escritora argentina Liliana Daz Mindurry se encarga del prlogo con un ensayo titulado Rulfo: la raz de la miseria, en el que relaciona los relatos del libro con los temas de la obra de Rulfo: Todos estos murmullos brotados de la obra de Rulfo, murmullos de vivos y muertos son, despus de todo, la literatura. Su obra crece en nosotros, revela y esconde. Nos quedan nuestros propios murmullos asombrados, que no afirman ni niegan, sino que interrogan. El llano en llamas y Pedro Pramo logran producirnos esa desinstalacin que es la belleza. Balbuceamos la sensualidad de haber ledo la magnificencia de semejante obra. La piedra y el pramo de nuestro origen crecen leyendo a Juan Rulfo, y nos llevan a fantasear y escribir nuevas ficciones en este libro, nuestro particular modo de rendirle homenaje.

En los 23 homenajes personales que rene este libro, de escritores muy dispares que han optado por temticas y gneros diferentes, sobrevuela el mundo de Juan Rulfo, sus personajes speros y sobre todo Comala, ese pueblo ficticio que es ms real que muchos autnticos, tan real y tan fantstico como aos despus sera el Macondo del colombiano Gabriel Garca Mrquez, deudor reconocido de Rulfo, quien dijo de Pedro Pramo que es si no la mejor, si no la ms larga, si no la ms importante, s la ms bella de las novelas que se han escrito jams en lengua castellana. Mediante un fascinante vaivn entre el paisaje y su gente, entre el pasado feudal y sus fantasmas, Rulfo abri el camino a una literatura autorreflexiva que se construye a medida que es leda.

A Juan Rulfo (1917-1986) le bastaron dos libros breves para convertirse en un escritor con un mundo propio. Como Borges, como Alejo Carpentier, como Garca Mrquez, como Cortzar (y algunos pocos ms). Un mundo que procede directamente de sus vivencias: cuando tena cinco aos vio a su padre muerto de un balazo en la espalda, a lomos de un caballo. A los nueve se qued sin madre. Luego vivi con su abuela pero enseguida le mandaron a un orfanato, del que sali a los 18 aos. No consigui ingresar en la universidad para estudiar derecho, y se convirti en un empleado pblico del servicio de Inmigracin, donde acumul una parte importante de los conocimientos que despus le valdran para dibujar personajes, caracteres, hablasLlenos de hambre y de cansancio, sin decir nada ni pelearse con nadie, sin fundar naciones, atravesar puentes o conversar sobre jazz y literatura en los cafs parisinos, sus personajes nos revelaron a Mxico, a los muertos, al sonido del silencio, escribe Deborah Quining en La diaria de Montevideo.

De burcrata, Rulfo pas a publicista, guionista y contratado en una productora de televisin. Dicen que cundo invent el pueblo de Comala tena 35 aos y era vendedor de neumticos para automviles.

A lo largo de su obra, Rulfo explora esa migracin forzada por el hambre y la violencia, a la vez que despliega una capacidad monstruosa para crear escenas y personajes, dando forma a sentimientos y estados de nimo que slo pueden sobrevivir y tener sentido all, en su mundo de campesinos, indios, ruinas, cielos encapotados y campos resecos. El desierto donde triunfa la escritura. A la vez, establece la ficcin como el mayor recurso para enfrentarse a la condicin humana, con sus tragedias personales, conflictos familiares y revueltas donde aparecen las balas.

En los veintitrs homenajes personales que rene este libro, de escritores muy dispares que han optado por temticas y gneros diferentes, sobrevuela el mundo entero de Juan Rulfo, sus personajes, pero sobre todo Comala (Vine a Comala porque me dijeron que ac viva mi padre, un tal Pedro Pramo, comienza la novela), ese pueblo ficticio que es ms real que muchos autnticos.

De los veintitrs relatos, mis preferidos son Ya lleg su padre, del mexicano Mauricio Bars, y Comala bajo la lluvia, del guipuzcoano Pedro Antonio Curto.


Fuente original: http://periodistas-es.com/rulfo-cien-anos-despues-veintitres-narradores-lo-celebran-94147


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter