Portada :: frica
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 18-11-2017

Ni escuela ni salario
Nios que trabajan como esclavos domsticos en Zanzbar

Rebecca Grant
El diario/The Guardian

Rose, que creci en el territorio continental de Tanzania, fue captada por unos reclutadores cuya principal estrategia consiste en poner de relieve la riqueza y el lujo de Zanzbar para convencer a los padres de los menores de que los enven all para hacer trabajos domsticos


A los nios se les obliga a limpiar, pero no se les da un salario ni se les permite ir a la escuela EFE

Durante meses a Rose le obligaron a trabajar desde el alba hasta el anochecer, sin salario y bajo la amenaza de recibir una paliza si cometa el mnimo error. Ahora vive en un refugio para vctimas de trata escondido en un callejn de las afueras de la ciudad de Zanzbar. Esta nia de trece aos tiembla cuando recuerda su experiencia como trabajadora domstica de una familia rica.

Su recuerdo ms vvido es el olor ftido de una pequea letrina situada fuera de la casa donde la encerraron durante ms de 11 horas.

"Estaba fregando los platos pero se hizo oscuro y me fui a dormir sin haber acabado", explica: "A la maana siguiente me despertaron muy temprano y me pegaron. Me encerraron en ese cuarto desde las cinco de la madrugada hasta las cuatro de la tarde y fue entonces cuando me echaron de la casa".

Para los trabajadores domsticos menores de edad, la vida es un juego de azar. La encuesta nacional ms reciente sobre trabajo infantil calcula que unas 110.911 nias trabajan como criadas. Las que tienen la suerte de ir a parar a casas decentes reciben una educacin, un trabajo en la ciudad y pueden ayudar a sus familias. Sin embargo para muchas otras es el inicio de una vida de explotacin, miedo y aislamiento. Segn el Departamento de Estado estadounidense, la trata de nias para el servicio domstico constituye el principal problema de trata humana de Tanzania.

Rose, que creci en el territorio continental de Tanzania, fue captada por unos reclutadores cuya principal estrategia consiste en poner de relieve la riqueza y el lujo de Zanzbar para convencer a los padres de menores de que los enven all para hacer trabajos domsticos.

Engaan a sus padres

Con sus aguas cristalinas y sus playas de arena blanca, Zanzbar atrae anualmente a cientos de miles de turistas. Con ellos va unida la promesa de las oportunidades econmicas. "A los que viven en las zonas rurales del territorio continental del pas les parece una tierra de riquezas", indica Aisha Iddi, gestora del programa ActionAid Zanzbar.

"Zanzbar es un lugar turstico", explica: "hay hoteles, atracciones y dinero, as que los padres creen que si sus hijas van a la isla todo ser fantstico".

Un agente fue a visitar a la familia de Rose en su pueblo yprometi que vivira con una buena familia, tendra un salario decente e ira a la escuela.

"Los agentes les dicen que los patronos tratarn a las nias como hijas, pero cuando las nias llegan a las casas la realidad es otra", indica Aisha al Ibrahim, coordinadora de un refugio en Zanzbar para menores que han hecho trabajos domsticos. "No van a la escuela. No tienen un salario. No tienen amigos. Los tratan como esclavos".

En mayo, despus de que una familia llegara a un acuerdo con el reclutador, llevaron a Rose a casa de sus patrones. Pronto se percat de que nadie la iba a ayudar.

"Quera venir porque pens que conocera otro sitio, quera ver el mar", explica Rose: "Me hicieron muchas promesas y me dijeron que no tendra que trabajar mucho pero [la primera maana] me despertaron muy pronto y me pegaron".

En el siglo XIX Zanzbar era el principal puerto de comercio de esclavos de la regin africana de los Grandes Lagos. Por el puerto pasaron anualmente ms de 50.000 esclavos que iban a la pennsula arbiga, India y a otras partes del mundo. En la actualidad, la trata para el servicio domstico es un negocio floreciente.

"Estn a su merced"

"Muchas familias prefieren contratar a trabajadores domsticos de Tanzania continental porque no quieren hacer trabajar a las nias de aqu", indica Iddi: "No todas las familias tratan a los menores como si fueran esclavos, pero muchas lo hacen porque estos nios estn en una situacin de gran vulnerabilidad. Estn completamente a su merced".

Los abusos que sufren los nios en Tanzania se repiten a lo largo y ancho del planeta. La Organizacin Internacional del Trabajo (OIT) calcula que en el mundo ms de 17 millones de nios de entre cinco y diecisiete aos hacen trabajos domsticos en sus propias casas o en casas de terceros. Un tercio de estos menores se encuentran atrapados en lo que la OIT considera trabajos peligrosos, estn expuestos a la violencia y a abusos, trabajan en exceso y no tienen acceso a una educacin o a cuidados mdicos.

Rachel, de 14 aos, fue golpeada y obligada a trabajar 16 horas diarias y sin sueldo para una familia de la ciudad de Zanzbar. Cocinaba para ellos, les lavaba la ropa y cuidaba a los nios. El padre de familia la viol en numerosas ocasiones.

"[Mi jefe] me pregunt, No me quieres? Ven y sintate en mi regazo", explica Rachel. "Entonces me llev a una habitacin que tena un colchn en el suelo. Vio que estbamos solos y cerr la puerta con llave. Me tumb en el suelo y dijo: No tengas miedo. No soy tu padre".

Tras sufrir abusos fsicos y sexuales durante prcticamente un ao, Rachel consigui escapar cuando convenci a un conductor de autobs de que la llevara hasta el pueblo de Matemwe y consigui llegar hasta la comisara. Ahora est recibiendo cuidados en un refugio.

"Nos llegan muchos casos de nios de Tanzania continental, nios pequeos que son violados por sus patronos", explica un agente que trabaja en la unidad de proteccin de menores de Zanzbar: "No sabemos quines son los intermediarios que llevan a los nios hasta aqu, pero es un problema grave".

En la ltima edicin del informe sobre trata de personas, publicado en 2017, el Departamento de Estado de Estados Unidos seal que si bien Tanzania no cumple plenamente con las normas mnimas para la eliminacin de la trata de personas "est haciendo esfuerzos considerables en ese sentido". El Gobierno investig unos 100 posibles casos de trata en 2016 en comparacin con los 12 que haba investigado un ao antes. Lo cierto es que los nios que intentan escapar de estos abusos solo pueden acudir al refugio de ActionAid , que tiene diez camas, ya que es el nico sitio de Zanzbar que les ofrece proteccin.

Despus de que el patrn de Rose la encerrara en la letrina, una lugarea la ayud a encontrar la comisara ms cercana y el Departamento de Bienestar Social la envi al refugio. Ahora se prepara para regresar a su casa.

El personal del refugio no cree que la historia de Rose sirva para que otras familias se lo piensen dos veces antes de mandar a sus hijos a Zanzbar.

"Su familia no sabe lo que le ha pasado", indica al Ibrahim: "e incluso si comparte su historia con sus amigos y les dice que no vayan a Zanzbar porque no les espera un trabajo real, no la creern".

Traducido por Emma Reverter

Fuente: http://www.eldiario.es/theguardian/escuela-trabajan-esclavos-domesticos-Zanzibar_0_707630119.html



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter