Portada :: Cultura
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 22-11-2017

Sobre la militancia comunista

Salvador Lpez Arnal
Rebelin

Palabras de presentacin: Palau de la Virreina, Barcelona 15 de noviembre de 2017, 19 horas. Sesin sobre la militancia comunista [1]. Intervinieron Ruth Morales y Sira Rego.


Para las activistas, para las militantes y su constancia. Porque de ellas ser la Repblica de la Justicia. Para Constantino, para Ruth, para Sira.

Los organizadores de esta "Intervencin 1917. El ao que s hicimos la revolucin", a quienes agradezco el detalle, el generoso detalle de esta invitacin, saben "que el pasado acta sobre el presente y sobre la configuracin del futuro". Pero afirman tambin que, complementariamente, sucede lo contrario: "la idea de futuro modela las expectativas del presente y cada presente lee en su propia clave los acontecimientos del pasado".

Lo segundo parece algo ms complicado pero creo que se puede entender: futuro-presente-pasado estn unidos por relaciones culturales, polticas, ideolgicas, sin que esa unin implique o tenga que implicar inexorablemente, como dira un lgico algo desmelenado, ubicar la verdad histrica en el basurero de lo trasnochado. No es eso, no debe ser eso. De hecho, si pensamos hasta el final, todo es presente, nuestro presente, que es pasado y futuro al mismo tiempo. Recordemos unos versos de W. Z que eran muy del agrado de Paco F. Buey, un maestro, un marxista-comunista-gramsciano y federalista que hubiera estado muy a gusto en estas jornadas. Los versos de los que les hablaba: "Cuando digo la palabra futuro/ la primera slaba pertenece ya al pasado".

Los organizadores han aadido que para realizar esta intervencin 1917 en 2017 se ha concebido una serie de materiales y dispositivos que permita a los lectores construir con autonoma su propia lectura. Para ello, prosiguen, "se decidi elaborar una estrategia encaminada a que resulten extraas y perturben, en lo posible, aquellas lecturas previas ms esperables teniendo en cuenta las distintas posiciones y actitudes polticas presentes en nuestro escenario poltico". Perturbar, alterar lo que pensamos, resultar extrao a nuestras ideas previas, no dar vueltas idnticas a la noria (a veces trgica) de la historia y sus cansinas interpretaciones, no es asunto que debamos menystenir, menospreciar o subvalorar.

Pues bien no estoy seguro, es an futuro enlazado a este presente, si la sesin de esta tarde encajar con esta descripcin. Pero conjeturo que s teniendo en cuenta su presencia y la de las invitadas. Estara muy bien, pero muy bien, que salisemos perturbadas y perturbados de esta sesin.

Lo que cabe decir desde mi punto de vista es que el tema de hoy y el gran tema 1917 estn fuertemente relacionados. Si yo fuera popperiano -no lo soy, no se asusten- dira que en este caso casi no hay posibilidad de falsacin por mucho que nos empeemos, por muchos escenarios consistentes que queramos aventurar: pequeas y grandes acciones, militancias, reuniones, activismo social consistente, organizacin, riesgos y ms riegos, huelgas con finalidades obreras y sociales (no de otro tipo), intervenciones institucionales cuando es el caso, ayuda mutua, fraternidad, tenacidad, estos pequeos o no tan pequeos granos de arena, que suelen formar montones como quera Zenn de Elea, estn relacionados, aunque a veces no lo parezca porque nos sentimos minsculos (quarks, leptones, estamos hechos del polvo, composicin, complejidad y silencio de las estrellas), esos granos, deca, estn fuertemente vinculados con grandes acontecimientos histricos como este de la revolucin del 17, una revolucin -como todas ellas, como todas las acciones poltico-histricas que me vienen a la mente- tiene sus luces y sus sombras, en ningn caso slo con estas ltimas como a veces, muchas veces, suele afirmarse en sesiones de agit-prop muy o bastante conservadoras y olvidadizas del pasado sobre el que irrumpi esa gran revolucin obrera y popular.

Sin el activismo y militancia de los de abajo estas "grandes pginas histricas" -la sovitica, pero tambin la cubana, la china, la portuguesa, la nicaragense, la allendista, nuestra II Repblica, nuestra lucha antifranquista y tantas otras- no suelen darse, no pueden darse. Porque, sin esa participacin, sin ese inters humano y muy humano, sin esa vinculacin organizativa, no hay en la prctica optimismo en la voluntad ni deseo de transformacin en la inteligencia. No existe la creatio ex nihilo en el continente historia, como dira aquel trgico filsofo marxista que habl de la revolucin terica de Marx en su Pour Marx.

Lo primero, esos humanos granos de arena, no es condicin suficiente para lo segundo, pero s, por supuesto, condicin necesaria. No conozco ningn proceso revolucionario importante, no hablo de transformismos ni de procesos que usan lenguaje y palabras con significado muy alterado, que no haya contado con el esfuerzo previo, con la dedicacin, con el tiempo -que es otra forma de hablar de vida, como nos ense Gramsci y aqu nos record Sacristn- generosamente dedicado de gentes, de muchas y muchas personas, que han tenido en su mente, corazn y cuerpo, en su hacer de cada da, en su vida cotidiana, valores asociados a la emancipacin social de la ciudadana-trabajadora.

Aunque esto de la militancia no es cualquier cosa. Para algunos, la militancia, la militancia comunista en el caso que las dos personas que nos acompaan (pero lo mismo podra decirse de la militancia libertaria o de otras militancias no vinculadas a cmodos suelos institucionales), es a veces dura y sacrificada, un rollo para decirlo con una sola palabra, y afecta o puede afectar a las relaciones familiares haciendo que en algunos casos padres, esposos, hijos o hijas la rechacen. En otras ocasiones, en cambio, la militancia constituye un casi estado natural y es, a un tiempo, una enseanza que se conforma como ejemplo a seguir. El aprendizaje a travs de los padres y familiares supone incorporar un rico bagaje procedente de otros tiempos y otras experiencias. Un pasado que enriquece el presente y abona o puede abonar el futuro.

Adems, en el imaginario colectivo construido y muy abonado estos ltimos aos, ustedes estn fuera de l desde luego, el llamado "totalitarismo comunista" da lugar, de manera deductivamente impecable se dice, sin saber muy bien lo que se dice, a una educacin-formacin inhumana, mecnica, sin alma, autoritaria, ideologizada en extremo, totalitaria vuelvo a repetir, que genera, forma y crea personas fras, rgidas, antipticas. Seres-mecano-mecnicos como en el mundo feliz o en tiempos modernos. Pues bien, aqu s, aqu me pongo muy popperiano y vern ustedes que esta afirmacin publicitaria e interesada queda totalmente refutada por las personas que hoy nos acompaan y que ahora mismo paso a presentar. Como veremos es ms bien todo lo contrario, la inversin hegeliana decamos hace aos: son ambas personas despiertas, crticas, abiertas, de talante muy democrtico, que escuchan y atienden. Humanas, muy humanas, demasiado humanas tal vez en ocasiones.

Se las presento brevemente.

***

Ruth Morales es licenciada en Geologa por la UCM. Y miembro del PCE, de IU y afiliada a CC.OO. Por tanto, una geloga comunista. Algo poco frecuente. No piensen en todo caso que su campo de investigacin cientfica, como geloga, sea estudiar el pasado remoto, geolgico, de la tradicin comunista. No es ese su tema por el momento.

Ruth trabaja en el aeropuerto de Barajas como operaria de handling (cargo y descarga de maletas en su propia traduccin).

A pesar de su juventud, tiene dos hijos, de 21 y 19 aos. Abonarn tambin su tradicin poltico-cultural? El futuro est abierto, no est escrito.

Dice Ruth de ella misma que no es sindicalista propiamente pero que no por falta de ganas. Aun as, son tambin sus palabras, ha participado activamente en todas las movilizaciones de su centro de trabajo (pocas, muy pocas, aade, ustedes ya observan su espritu luxemburguista y su forma entre temperada y radical de contar huelgas y movilizaciones), en esas luchas, deca, y en otras movilizaciones a las que le ha llevado su militancia y la solidaridad. Entre esas luchas, las de 15M, lo cual est muy, muy bien.

Sira -qu hermoso nombre! Ruth tambin lo es-, Sira Rego, deca, conoce muy bien uno de los grandes dramas del siglo XX y del XXI. El drama, la tragedia palestina, la limpieza tnica de un pueblo en el informado decir de Ilan Papp. Es hija de palestino y espaola. Su madre vivi en un ambiente politizado, ms volcado en la cultura y el sindicalismo. Sira vivi unos aos de su infancia en Palestina, en una familia muy activa en la lucha de liberacin. Aos despus milit activamente en el moviendo estudiantil.

Sira es actualmente responsable federal de Estrategias para el Conflicto de Izquierda Unida. Yo no s muy bien en que consiste eso de las "estrategias para el conflicto" pero seguro que, teniendo en cuenta el significado usual del trmino conflicto (que no es precisamente un significante vaco), no debe descansar ni un segundo, ni siquiera un nanosegundo. Menuda le ha tocado!

Por si faltaba algo, es adems segunda teniente o tenienta de Alcalde, hasta hace poco primera tenienta, en Rivas Vaciamadrid, un pueblo ciudad donde, salvo error por mi parte, el PCE e IU siempre han tenido mucha o bastante presencia.

Diplomada en nutricin, Sira tiene un hijo de 11 aos y participa en las actividades del PCE, IU, CC.OO. y Ecologistas en Accin. Cuatro en una, cinco o seis, si contamos las dos anteriores. Superan ambas, casi duplican ms bien, el misterio de los misterios, el misterio antilgico-teolgico de la Santsima Trinidad: ms de tres personas distintas en cada una de ellas.

Llegamos a los interesante, ahora viene lo bueno. Ya pueden desconectar los mviles.

***

Preguntas para las intervenciones

1. Empecemos por lo ms bsico. Qu os llev a militar? Ms en concreto: qu os llev a militar en vuestras organizaciones?

1.1. "Presiones" familiares? Valores familiares? La educacin que recibisteis en vuestras familias? Vuestro entorno "natural"?

1.2. Qu papel jug el barrio donde habis vivido (si jug alguno)?

2. Se puede hablar realmente de libertad de eleccin, de auto creacin de vuestra propia vida, cuando el entorno, si fuera el caso, "empuja" tanto? No os habis sentido coaccionadas en algn momento? O la militancia activa o la desconsideracin-o-incomprensin familiar. Ese fue vuestro dilema?

2.1. Sois, os sents herederas de la tradicin militante de vuestro entorno, de vuestra familiar? Si fuera as, qu significa ser heredera en este caso? Una responsabilidad que abruma, que puede vivir-sentirse como una carga?

3. Os ha marcado-dificultado esa militancia en vuestras relaciones con amigos o amigas? Aceptan vuestro compromiso aunque ellas/ellos estn muy alejados de vuestras coordenadas vitales y ciudadanas? No os marginan?

3.1. Os movis acaso tan solo en crculos de militancia, con amigos o amigas que comparten vuestra decisin?

4. Cmo entendis la militancia? Qu es militar para vosotras? Reuniones, ms reuniones, conversaciones, alguna accin, comentar alguna cosa, listas electorales, preparar elecciones... Algo ms?

4.1. No hay demasiado tiempo, demasiada vida, como dira Gramsci, entregada a esta tarea?

4.2. En caso de dictadura, el fascismo espaol sera un ejemplo, una militancia puede llegar a conllevar una lucha mucho ms drstica, armada incluso? Tendra o no tendra sentido en vuestra opinin?

5. No os aburre, perdonad el atrevimiento, tanta militancia? No sera mejor, ms humano se dice, dedicaros a vuestros placeres?

5.1. La vida, dicen algunos, es corta para tanta militancia. No tengo tiempo para esas cosas que no son esenciales. No puede suceder que os arrepintis en el futuro?

6. Agota, cansa la militancia? Deja respirar?

6.1. No es demasiado repetitiva, una vuelta permanente a lo mismo o a lo que es muy similar? Reuniones, discusiones, reuniones, discusiones.

7. Cmo vivs las disidencias, los conflictos en vuestras organizaciones?

7.1. La militancia no puede ser muy cruel cuando hay conflicto?

7.2. No se pierden muchos amigos en ocasiones? La poltica no puede separar mucho?

8. Se dice tambin en ocasiones que "el totalitarismo comunista", hablo ahora del familiar o del partidista, da lugar a una educacin-formacin dura, inhumana, que crea personas fras, rgidas, antipticas. Es vuestro caso? La militancia, el totalitarismo comunismo, es contrario a ser una persona despierta, crtica, abierta?

9. Os podras pensar a vosotras mismas sin militar en ninguna organizacin? Valdra la pena, desde vuestro punto de vista, una vida sin militancia?

10. De todas vuestras experiencias militantes, nos contis alguna que os haya marcado especialmente? Por el contrario, una que preferirais no haber vivido.

11. Ha cambiado a lo largo de los aos la forma en que los activistas viven la militancia? Es lo mismo militar en los aos ochenta, pongamos por caso, que en la actualidad?

12. Las mujeres militis de forma distinta a como militan los hombres? Hay un toque feminista en este asunto tambin?

12.1. Problemas con machos-alfa o beta en vuestras organizaciones? Acosos sexuales incluso?

13. Cmo vivs las luchas de poder en vuestras organizaciones?

14. Vuestros compaeros o compaeras, vuestros esposos o esposas, entienden, comparten vuestro militancia?

15. Educis o educaras a vuestros hijo en ese, en vuestro espritu militante?

15.1. No es comerles un poco el coco? No les estis "dirigiendo en exceso"?

15.2. Y si luego no quieren meterse en esos, en vuestros asuntos? Y si no quieren seguir vuestros pasos?

16. Ser militante es como formar parte de una secta? Un militante, una militante, es sectaria por definicin?

17. Un consejo, alguna sugerencia, para los que no militan empiecen a militar? Se pierden algo que vale la pena?

18. Militar no implica pensar y actuar sin libertad, de forma muy sesgada, siempre al servicio de un fin nunca cuestionado, sin poder discutir los "principios" de la formacin?

19. Tenis algn referente cuando hablamos en trminos de militancia?

20. Marcos Ana, es un ejemplo, estuvo ms de 20 aos en la crcel. Si hacemos una encuesta, seguramente a menos del 5% de la ciudadana le suena su nombre. Vali la pena tanto esfuerzo? Para qu tanto sacrificio?

21. Se milita siempre para conseguir, un da u otro, algn cargo institucional y vivir entonces ms desahogadamente, incluso ascender socialmente como dicen algunos?

22. Algo ms que queris aadir?

 

Nota de edicin:

Exposicin: http://ajuntament.barcelona.cat/lavirreina/es/exposiciones/intervencion-1917-el-ano-que-si-hicimos-la-revolucion/179

Coloquios: http://ajuntament.barcelona.cat/lavirreina/es/actividades/intervencion-1917-el-ano-que-si-hicimos-la-revolucion/180


Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter