Portada :: Cultura :: Leer
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 22-11-2017

A vueltas con el proteccionismo en un mundo en crisis

Mara Jos Vicente
Economistas frente a la crisis


El retorno del proteccionismo es evidente en los discursos polticos. Ciertamente, la eleccin de Donald Trump es paradjica, ya que se ha pronunciado de manera marcadamente proteccionista (defendiendo, entre otros, tanto la limitacin de la movilidad geogrfica de los trabajadores como de la libertad de mercancas). El smbolo era un anuncio de sus primeras medidas para acabar con el tratado de libre comercio de Asociacin Transpacfico (TPP), que unira 12 pases de la cuenca del Pacfico. Vemos que Europa no se queda atrs en trminos de proteccionismo. Lo vemos a travs de la subida de soberanistas de derecha a izquierda, en Francia, Marine Le Pen Jean-Luc Mlenchon, y en casi todos nuestros socios de la Unin Europea. El episodio del acuerdo comercial entre la UE y Canad es significativo ms all de bloqueo de Valonia. Como podremos comprobar en las diversas encuestas publicadas y que se han recogido en este libro, ha habido marcha atrs en pronunciamientos otrora favorables al libre comercio y as, es importante reconocer que los proyectos de liberalizacin se enfrentan a la hostilidad de un amplio sector de la opinin pblica. Las decisiones proteccionistas se multiplican y la OCDE, en su perspectiva econmica publicada el 28 de noviembre de 2016, da un ejemplo revelador que muestra la explosin de medidas comerciales restrictivas desde la crisis del 2008, en los pases del G-20. El proteccionismo crece en realidad y no slo en los discursos.

Para los detractores del proteccionismo, entendiendo la realidad de este proteccionismo sin sesgo nacionalista, el proteccionismo reducira an ms el crecimiento y aumentara el desempleo, poniendo el acento en que la historia ha demostrado que la retirada era sinnimo de tensiones y conflictos internacionales. A pesar de las constantes crticas a los medios de comunicacin por parte de Trump, su triunfo, para muchos analistas, no ha sido una sorpresa, valorando adems que durante la campaa, los votantes no revelaron sus intenciones de voto, subestimndose as las posibilidades reales de Trump.

Desde una perspectiva econmica, Trump ha defendido un programa fiscal agresivo, con un aumento del gasto en infraestructura, que podra generar un efecto beneficioso a corto plazo en cuanto a crecimiento. Desde una perspectiva comercial, el establecimiento de barreras comerciales podra dar lugar a medidas retorsin, siendo pernicioso para EEUU y para el comercio internacional.

Esta retorsin existe cuando un Estado aplica a otro la misma restriccin que ste, aplicndose en detrimento de los intereses de aqul. La autotutela es la manera ms moderada de reaccionar, cuando se responde con un acto poco amistoso pero lcito dentro del Derecho Internacional Pblico.

Segn el FMI, a pesar del discurso de Trump, no hay riesgo de que se avecine una guerra cambiaria internacional, subrayando que se seguira en la defensa del comercio libre y justo. Los mercados s parecen tener temores. El congreso americano se caracteriza por su naturaleza pragmtica, al actuar en contra de los intereses que parezcan estar en contra del pas, pero el controvertido Trump, outsider de la poltica, representante de la especulacin en los aos de abundancia econmica gracias a las inversiones inmobiliarias, no se sabe por dnde va. En cuanto a su idea de expulsar a ms de 11 millones de inmigrantes indocumentados, se tendra que valorar el impacto negativo que esta medida podra tener sobre el mercado de trabajo.

Intentando dar soluciones o plantear escenarios de salida de la peor crisis econmica de los ltimos decenios, con un liberalismo exacerbado ayudado por un sistema financiero desregulado y con la izquierda socialdemcrata perdiendo influencia en los principales pases desarrollados, se dan aparentes cambios en los paradigmas y visiones de cmo se ha visto la poltica hasta el momento. La poblacin estadounidense, en medio de esta crisis, es tambin cada vez menos favorable al librecambismo.

Las propuestas de Trump son controvertidas en cuanto a novedosas al querer, por ejemplo, imponer aranceles a las importaciones chinas, pero los dos candidatos a la nominacin demcrata, Hillary Clinton y Bernie Sanders, se han mostrado en contra del Acuerdo Transpacfico de Cooperacin Econmica (TPP) firmado por George Bush en 2005. El proteccionismo, como vemos, est plenamente arraigado en la actualidad en el discurso poltico. Por ejemplo, en 2008, cuando la carrera por la nominacin demcrata, Barack Obama se comprometi a renegociar el Tratado de Libre Comercio entre Colombia y Estados Unidos (TLC) tras el aplazamiento de su aprobacin por parte de Bush en abril de 2008. El candidato republicano John McCain s que se pronunciara favorable al tratado, mientras que el demcrata Barack Obama expresaba sus reservas indicando que no le pareca conveniente este tratado mientras en Colombia hubieran violaciones a los derechos humano, aunque posteriormente tuvo que matizar subrayando la importancia de Colombia para EEUU y comprometindose a un estudio para modificar algunos aspectos del tratado, hasta ser aprobado en 2011.

De acuerdo con el criterio de analistas polticos estadounidenses consultados, en las ltimas dcadas, los republicanos eran ms favorables al libre comercio, mientras los demcratas se pronunciaban en sus discursos ms favorables al proteccionismo. En la campaa para las elecciones de noviembre de 2016, unos y otros se han opuesto abiertamente o han criticado la situacin actual del libre comercio.

Analizar el proteccionismo desde su dimensin econmica, comercial y poltica y desde el punto de vista de la comunicacin poltica ofrece una visin polidrica dado que es una temtica mal abordada desde el plano poltico, una cuestin no resuelta sobre cmo se gobierna la globalizacin cuando se ha creado un estado del malestar y se producen fragmentaciones sociales que estn minando el sistema de partidos conocido en Occidente. Ante discursos favorables a la proteccin del empleo por sectores y en la limitacin de la competencia y del dficit comercial, vemos tambin los discursos que alertan de las desventajas para la economa en la reduccin de la variedad de productos disponibles, de su encarecimiento y dems cuestiones abordadas desde la teora de la ventaja comparativa, con un estancamiento en la innovacin. Para evitar los inconvenientes de un liberalismo o un proteccionismo extremos, se fueron adoptando polticas conjuntas, unas veces a favor del libre comercio, especialmente en sectores en los que tengan una ventaja, otras veces a favor del proteccionismo, en las reas que se estn desarrollando o se consideran estratgicas.

Ante una crisis econmica de la que Europa y el mundo occidental, en general, no despierta, con empleos cada vez ms precarios y con cambios de paradigmas, con una socialdemocracia que no ha sido lo suficientemente fuerte para desafiar al neoliberalismo, intentando volver a encontrar sus marcos y su espacio ante el auge de los populismos, tanto de izquierdas como de derechas, el proteccionismo se muestra camuflado terminolgicamente, con mucha polisemia, en muchos discursos actuales, pero siendo un concepto menos tab.

En 2017 vemos que ha pasado a ser una tendencia internacional, no circunscrita slo a un pas y el proteccionismo granjea simpatas al ser utilizado como recurso discursivo de proteccin de la economa en defensa de las industrias propias para posteriormente, pasada la crisis, poder abrirnos fuera. El liberalismo se presenta como anarqua, con la poltica supeditada a los vaivenes de los mercados, ahondando en la exclusin que produce la lgica globalizadora, con economas antes a diversas velocidades y con una situacin actual de estancamiento de forma generalizada.

El proteccionismo que vence no es el nacionalista, que se esfuerza en mostrar diferencias de identidad, cultura, religin u origen, aunque existan ciertos tintes nacionalistas, pero la visin de desafo que encierra el proteccionismo econmico es la que crea cierto consenso entre los dirigentes de todas las tendencias polticas. Ah vemos a los socialistas Montebourg y Hamon defendiendo constantemente el patriotismo econmico, en una situacin de constante brecha ideolgica en la socialdemocracia europea, con muchas voces discordantes con la globalizacin pese a las posturas oficiales a favor que mantienen sus partidos en diversos pases. En todo lo que se ha abordado en este libro, en el cual ha habido referencias a medidas proteccionistas adoptadas como el decreto Alstom en Francia y las suspicacias creadas en Bruselas, conviene seguir valorando los costes del proteccionismo, cuando se presenta como la nica va de solucin al neoliberalismo, sin terceras vas y valorando que en el proteccionismo se asume riesgos hacindonos las preguntas de quin nos protegemos? y contra qu nos protegemos?, desechando el marco de la cooperacin interestatal como hasta ahora la conocamos.

En este escenario, asistimos a un nuevo orden internacional en el que habr un replanteamiento del encaje de los extintos Estados-Nacin y el proteccionismo tendr un papel ms protagonista en el marco de apostar por un mayor intervencionismo o de la economa del bienestar sobre la economa del mercado, con una socialdemocracia desafiante al capitalismo neoliberal que buscar de nuevo su espacio propio y con un centro derecha, con las mismas divergencias internas en torno al modelo econmico a defender, con una derecha britnica a favor del Brexit, las controversias actuales en torno al CETA y el contexto internacional que resulte del proteccionismo conservador de Trump.


Mara Jos Vicente es la autora del libro.

Fuente original: https://economistasfrentealacrisis.com/a-vueltas-con-el-proteccionismo-en-un-mundo-en-crisis/



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter