Portada :: Iraq
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 29-11-2005

La historia de un desertor
Un soldado raso norteamericano fugitivo relata las atrocidades de guerra de Iraq

Jeff Riley
World Socialist Web Site

Traducido para Rebelin por Sinfo Fernndez


Hace dos aos, tras presenciar en directo las atrocidades llevadas a cabo por los militares estadounidenses durante la invasin y ocupacin de Iraq, el soldado raso Joshua Key prefiri convertirse en un desertor del ejrcito estadounidense antes que volver a incorporarse a filas en una guerra criminal.

Key est ahora en Canad con su mujer y sus cuatro nios, donde se ha unido a un nmero cada vez mayor de soldados estadounidenses que han llegado hasta ese pas intentando acogerse al estatuto de refugiado.

Habl con WSWS en Toronto, poco antes de mudarse con su familia a Gabriola Island, en la Columbia britnica, donde se encuentran viviendo en la actualidad.

A finales de noviembre de 2003, cuando regres a Fort Carson, Colorado, con un permiso de dos semanas, Joshua Key ya haba tomado la decisin de no volver a la guerra en Iraq. Tras siete meses en ese pas, no quera seguir participando en lo que describe como crmenes contra el pueblo iraqu, pueblo que considera a los militares estadounidenses como una fuerza de ocupacin ilegal y no deseada.

Escap de la base junto a su mujer y sus tres pequeos y tuvo que permanecer durante catorce meses escondindose del ejrcito y de que le aplicaran la condena por desertor antes de poder llegar hasta Canad.

Nacido en 1978 en Guthrie, Oklahoma, Joshua Key creci en un rancho y so con ser soldador, pero no tuvo dinero para conseguir el diploma en la escuela correspondiente. Encontr a su futura mujer, Brandi, a la edad de 18 aos y tenan dos nios, y otro ms que vena de camino, cuando en febrero de 2002 se encontr con un reclutador del ejrcito. Los reclutadores le prometieron que le asignaran tareas como constructor de puentes en una unidad que no se desplegara y le aseguraron que nunca se vera metido en combate.

Key comprendera ms tarde que los reclutadores saban exactamente qu cosas tenan que decirle, manipulando su falta de seguridad en un empleo y la carencia de asistencia social para l y su familia. Al tomar en serio las seguridades que le dieron que nunca enviaran al padre de tres pequeos a combatir y que podra adquirir las habilidades y tcnicas que necesitaba para su trabajo- pens que unirse al ejrcito era una buena decisin.

A finales de mayo de 2002, Key se march a Fort Leonard Word, en Missouri, para entrenarse y despus de nueve semanas le estacionaron en Fort Carson, Colorado, en una unidad de despliegue rpido con la 43 Compaa de Ingenieros de Combate. Para cuando lleg, las tropas estaban preparndose ya para embarcarse rumbo a Kuwait en previsin de la invasin de Iraq.

Tuve inmediatamente la sensacin de que, a pesar de sus promesas, iban a enviarme a combatir. Fui uno de los primeros en salir de mi base tan pronto como empezaron a desplegar gran nmero de tropas hacia Kuwait y acab llegando a Iraq un mes despus de la invasin, en abril de 2003, record Key.

Estaba en la 43 Compaa de Ingenieros de Combate, Regimiento de la Caballera Blindada. Formbamos parte del ejrcito, por lo cual podan situarnos donde quisieran. Nuestro tarea principal, as creamos que iba a ser, consistira en limpiar de minas y explosivos. Pero una vez sobre el terreno, no nos dedicaron a eso en absoluto. Nunca nos haban entrenado sobre cmo asaltar casas y establecer controles de trfico, o como imponer toques de queda por las ciudades y hacer que funcionaran, pero eso fue lo que nos pusieron a hacer. Al llegar habamos confiado en que la guerra se hubiera terminado ya porque eso era lo que se oa. Nos dijeron que bamos a ir a Ramadi, una ciudad de 300.000 habitantes. Al parecer, all slo haba un pelotn del 82 de Aerotransportados y nos enviaban para mantener el control de la ciudad.

Key explic que a todos se les haba dicho que el pueblo iraqu dara la bienvenida a las tropas estadounidenses con los brazos abiertos, uno de los puntos centrales de la propaganda anterior a la guerra de la administracin Bush. Al igual que la existencia de las armas de destruccin masiva, nos dimos cuenta rpidamente que todo era mentira.

Al principio, cuando llegamos, era difcil deducir por las expresiones de sus caras qu pensaban los iraques mucha gente sala de sus casas y se quedaban parados all cuando pasbamos, record Key.

Pero entonces supimos que cuando Sadam estaba en el poder, si sus militares pasaban por una ciudad, todo el mundo deba salir fuera y rodearles y vitorearles; si no lo hacan as, sus gendarmes entraban en las casas y les hacan saber lo que era bueno. Era obligatorio que la gente saliera fuera y les aclamara y aplaudiera. Por eso, lleg un momento en el que comprendimos que la gente sala a la calle por obligacin. As, al encontrarles fuera de sus casas cuando atravesbamos la ciudad, era porque no queran que les pasara nada ni a ellos ni a sus hogares. Era debido al hbito de aos de tener que aplaudir y vitorear. Pero ahora en sus rostros slo se ve clera.

La rabia del pueblo iraqu fue creciendo con los extendidos y al parecer indiscriminados asaltos a sus casas, ejecutados de forma rutinaria con fuerza y violencia. La denominada inteligencia que escoga como objetivos determinadas casas, dijo Key, se equivocaba casi siempre.

Saben?, [la inteligencia] nunca acertaban, dijo Key. Poda ocurrir algo tan sencillo como una boda para el pueblo iraqu es una tradicin disparar los rifles al aire cuando alguien se casa-, han estado haciendo eso desde hace Dios sabe cuantos aos. As que, de repente, te encuentras con que una Fuerza de Reaccin Rpida [QRF, en sus siglas en ingls] llega y empieza a asaltar una casa; y tu comandante se vuelve loco porque all no encuentra nada y no se le ocurre otra cosa que acordonar todo el barrio y empezar a asaltar todas las casas.

Las casas eran habitualmente asaltadas a medianoche o en la madrugada, casi siempre en la oscuridad, continu Key. La mayora de las veces llegbamos en vehculos civiles. Conducamos hasta una determinada direccin. Si la puerta era de madera, la rompamos simplemente de una patada. La mayora de las veces colocbamos explosivos C-4 y volbamos la puerta principal. Nos lanzbamos adentro y la gente corra y lloraba

-reconozcamos que es un tanto traumtico ver que dinamitan la puerta de tu casa con cargas de C-4 en medio de la noche- y normalmente ramos seis o siete los que llevbamos a cabo el asalto. (1)

Vas registrando habitacin por habitacin obligando a todo el mundo a tirarse al suelo a punta de pistola. Aadi Key. Entonces esposas a los hombres y te los llevas para la puerta. Dicen que slo hacemos eso con los varones a partir de una determinada edad, pero generalmente se hace con todos los varones que haya en la casa sin importar su edad. Se coge a muchachos de trece y catorce aos y se les esposa y se les lleva hasta un pelotn que est esperando fuera de la casa. Les arrojan en la parte de atrs de un camin de cinco toneladas y quin sabe lo que puede sucederles a partir de ese momento.

Mantienen detenida a la gente durante largo tiempo antes de que puedan volver a ver de nuevo a sus familias y puedo decir que nunca vi que nadie regresara y de forma categrica afirmo que yo nunca devolv a nadie a su casa. Hay decenas de miles de detenidos hacinados en las crceles sin razn alguna. Destrozan a las familias campesinas que dependen de los hombres para sobrevivir dejando solas a las mujeres para que se apaen como puedan.

La violencia contra las tropas estadounidenses en Iraq empez a registrar una escalada dramtica tras los primeros meses de la invasin, como consecuencia directa de las acciones de las fuerzas estadounidenses contra el pueblo iraqu.

Key explic: No haba mucha violencia al principio. Llegu a Iraq el 27 de abril de 2003. Estbamos en Ramadi y durante el primer mes apenas hubo problemas. De vez en cuando algn incidente con armas pequeas de fuego, pero no haba ataques con mortero ni juegos de rol a diestro y siniestro, quiero decir que haba calma real. Pero entonces empezaron a traer a soldados sin experiencia trasladan a la gente todo el tiempo, por eso nunca sabes qu es lo que ests haciendo. Todos tenan las mismas tareas, asaltar casas, patrullar y establecer controles de trfico, y todo el tiempo disparando a civiles iraques en el transcurso de sus acciones.

Continu, Entonces empiezas a ver que la gente se est poniendo muy nerviosa. Cuando llegamos al pas nos dijeron que si nos sentamos amenazados, disparsemos y eso es lo que muchos hacan. Todos escuchbamos historias sobre pelotones donde los soldados disparaban a la gente durante los asaltos, en las calles, en los barrios, por la simple razn de que alguien poda haber lanzado una piedra. Bien, los comandantes dicen que si no puedes distinguir la diferencia entre una piedra y una granada, sigue adelante y dispara. Personalmente puedo distinguir la diferencia y no me pareca bien disparar. Quiero decir, veamos, si no puedes controlar una situacin en la que te lanzan una piedra, entonces hay algo que no va bien. Con eso slo hemos conseguido que el pueblo iraqu nos odie un poco ms cada da.

Los puntos de control, o los controles de trfico, donde tantos civiles inocentes han muerto, es otro punto de inflexin de la violencia militar contra el pueblo iraqu. Key record un punto de control donde l estuvo y en el que los soldados estadounidenses slo hacan seales en el aire con la mano para conseguir que la gente se parara. Explic cmo tuvo que sacar de un coche a un muchacho herido al que su pelotn haba disparado por no parar cuando se lo indicaron.

Abrieron fuego sobre el coche porque nos haban dicho que lo hiciramos as, Key explic. En lugar de pararse a pensar durante un segundo, Hey, esto es un infierno, slo parecen un hombre y un nio slo trata de contenerte hasta que lleguen aqu, disparan sobre ellos. Y luego tienes que sacar los cuerpos del coche y evacuar a los heridos al hospital y sabes que son tan slo gentes inocentes.

La vspera de su despliegue, Joshua Key habl en profundidad con su mujer Brandi acerca de la guerra en Iraq. Senta amargura por el engao de los reclutadores, pero intentaron hacer todo lo que pudieron para racionalizar lo que estaba ocurriendo. Tragndose la informacin sobre la guerra, llegaron a la conclusin de que haba en efecto terroristas y armas de destruccin masiva en Iraq. Brandi apoy que fuera a la guerra, dicindole a Joshua que volviera sano y salvo tan pronto como pudiera. Y Joshua se fue a la guerra pero su opinin sobre la misma cambi casi desde el mismo momento en que pis suelo iraqu.

Cundo vamos a volver a casa?

Incluso desde el primer mes sent que no debamos estar all y mi nica preocupacin y la preocupacin de la mayora de los chicos que conoc- era saber cundo bamos a regresar a casa, explic Key. Y entonces nos encontramos con que cada da nos atacaban y tambin durante la noche con morteros. Era un infierno y no podamos ni dormir.

Y vas viendo que gente que conoces resulta herida y que algunos incluso se estn disparando en un pie para conseguir volver a casa. Por eso empiezas a preguntarte, qu estoy haciendo aqu? Obviamente, no tienen armas de destruccin masiva, si no las habran utilizado contra nosotros todos pensbamos lo mismo.

Key continu, Con todo el mundo buscando esas armas y no las puede encontrar nadie Y todo lo que estamos escuchando sobre lo bien guardados que estn los campos petrolferos y que es realmente esa la principal preocupacin de EEUU. Y ves que el pueblo iraqu empieza a manifestarse y te mandan all para reprimirles, y cuando llegas todos se estn cagando en el gobierno de EEUU.

Pero ellos se cagan en ti porque tu eres para ellos el gobierno estadounidense, aunque slo seas un soldado que hace lo que le han dicho que haga. Y te preguntan, por qu nos habis trado este infierno? Por qu monopolizis nuestra benzina [gas]?. Y me gustara decirles la verdad: Estamos aqu para quitaros vuestro petrleo, para rapiar todos vuestros recursos naturales; y sobre la pregunta hasta cundo vais a estar aqu?, decirles, nos vamos a quedar para siempre. Por supuesto, se supone que no puedes decir eso, pero eso es lo que yo quera decir todo el tiempo.

Key resumi la rpida transformacin de sus puntos de vista sobre la guerra y el de otros soldados:

Al principio, no me importaba si iba a morir o no porque pensaba que iba a morir por algo vas a morir porque tu pas est en guerra y hay que cargarse a Sadam Husein, dijo. Era un dictador y piensas que es una situacin similar a la que protagoniz Hitler. Pero cuando te hundes en esa situacin en las mentiras-, empiezas a volverte loco. Tus amigos van cayendo heridos y entonces empiezas a pensar, To, si muero por esto, por qu estoy muriendo realmente?

Y todo el mundo pregunta lo mismo, Si muero aqu, por qu infierno estoy muriendo? Bien, bamos a morir por la codicia del Presidente Bush. Para que las empresas de sus amiguetes pudieran medrar en Oriente Medio. Y lleg un punto en que decid que no iba a morir por ese motivo y que tampoco iba a ir a prisin por eso.

La mayora de los Joes sienten as, Key continu, al menos los que tienen conciencia la mayora de los chicos como yo hasta el rango de E-5, y despus todo es poltico. Para los oficiales es su trabajo, pero incluso algunos se sentan como nosotros.

En una ocasin tuve un jefe de pelotn que era un sargento que iba a ser promovido pronto a sargento de primera clase. Haba sido militar durante 16 aos y me dijo Cuando vuelva a casa, no voy a volver a hacer de nuevo esta mierda, voy a salir tan rpido como pueda porque no s qu demonios estamos haciendo aqu. Ese interrogante nos desmoralizaba a todos.

Key atestigua que cuestionar el objetivo de la invasin y la ocupacin estadounidense de Iraq era ms frecuente entre los soldados rasos de lo que las personas ajenas a ese ambiente podran pensar. Muchos estaban preguntando constantemente en algunos casos a sus superiores- por qu estaban all. Esa pregunta se haca constantemente tras regresar de incidentes de violencia devastadora.

Key explic, A uno de los sargentos de mi brigada le vol la pierna por los aires. Yo sola hablar con l antes de que le pasara eso e incluso l no poda darnos razn alguna de por qu estbamos all. Todos nosotros le preguntbamos, es que hay algo positivo en todo esto?. Tras una situacin de combate, hay compaeros de los que te haces amigo y otros no, y l fue uno con los que s hice amistad. Llegamos a ser buenos amigos y sentas que podas hablar sinceramente con l. Pero con los sargentos de mi pelotn o los jefes de pelotn no podas nunca preguntar nada parecido porque todos estaban ciegos con el ejrcito, mientras que el resto, los Joes, como ellos nos llamaban, girbamos a su alrededor diciendo, Por qu ponemos en peligro nuestras vidas para esto?

Key continu, Me sent muy mal durante el incidente en que el que mi sargento perdi la pierna. Me encontraba justo terminando una guardia de ocho horas y ellos estaban patrullando y entonces les dispararon con un RPG-17 que arranc las piernas de tres personas en un vehculo blindado. Y descubrieron ms tarde que haba sido con una de las propias armas que EEUU haba enviado a los iraques durante la guerra Irn-Iraq.

Nos informaron por radio, Key continu, por eso les esperbamos para ayudarles en lo que pudiramos, y entonces tienes que ir hasta all y recoger una de las piernas de tus amigos y colocarlas junto a ellos cuando les evacuaron. Y nuestros superiores nos hicieron recoger sus armas y como su vehculo estaba totalmente salpicado de sangre nos dijeron que tenamos que limpiarlo. Yo me dije Me ests cagando ya. Este era mi amigo y esa es toda su sangre y te estn diciendo que tienes que limpiarlo todo para que alguien ms pueda usarlo.

Despus de volver de Iraq, Key fue consciente de que la administracin y los medios de comunicacin estaban trasladando al pblico estadounidense la imagen de que la guerra era una lucha contra los terroristas extranjeros que trataban de impedir la democracia.

Cuando estaba escondindome segu las noticias intentando ver qu pasaba y todos los das me encontraba con la misma tabarra, record Key, Ya sabes, dos soldados estadounidenses asesinados por los terroristas o Diez heridos por los terroristas. Siempre eran terroristas nunca los consideraban como personas que est luchando por su pas. Para los iraques la guerra contina y estn luchando contra la invasin de su pas.

El gobierno estadounidense les llama a todos terroristas y as los presenta al pblico de nuestro pas. Desde luego, la gente est en contra de los terroristas sobre todo desde el 11-S, por eso el gobierno hace hincapi en esa palabra y en que la guerra contina. Piensan que si dicen que cada soldado estadounidense que muere, que todos los chicos y chicas que estn muriendo, es por culpa de los terroristas, pueden lograr que el pueblo de EEUU les siga apoyando.

Key continu, Incluso cuando estaba all oa todo el tiempo hablar de combatientes llegando de Siria, estn viniendo de Jordania, estn viniendo de todas partes y puede que s, que hayan llegado unos cuantos, pero la mayor parte son campesinos, son las gentes cuyos hogares tu has invadido sin razn alguna y de los que te has llevado a los miembros de su familia para encerrarlos en la crcel, destruyendo sus vidas; quizs has matado a su hijo o a su padre y quieren que te vayas de su pas. Nos miran como culpables de crmenes de guerra y eso es lo que somos. Les imponemos la muerte, los detenemos, les torturamos somos nosotros quienes hemos provocado esa situacin.

Y en cuanto al mito de la conexin de Iraq con al Qaeda, Key explic que tanto l como otros soldados no se lo tragaron nunca.

Key record, Estbamos recibiendo cartas de casa que nos contaban que a todo el mundo se le estaba diciendo que Iraq tena lazos con al Qaeda y todos nosotros comentbamos, Eso no es en absoluto verdad. A Sadam Hussein no le gustaban los terroristas, no estoy queriendo decir que fuera un buen hombre, pero no permiti que entraran terroristas en su pas. Sabamos que no era un fundamentalista radical como Osama bin Ladin es decir, que no haba conexin alguna. Todos sabamos que eso no tena sentido y no podamos creer que el pueblo estadounidense nos apoyara slo porque crean que estbamos combatiendo a terroristas implicados en el 11-S y que esa era fundamentalmente la razn que Bush alegaba para invadir Iraq.

A principios de 2003, cuando lleg a Fort Carson durante las semanas anteriores a su partida hacia Iraq, a Key le dijeron que no permanecera all ms de seis meses. El da antes de salir, el ejrcito cambi ese perodo por otro de entre 18-24 meses. Ese era el mismo tiempo en que los militares llevan a cabo un programa Stop-Loss (2), que impide que los soldados que han cumplido todo el perodo de servicio puedan retirarse o abandonar. En Iraq, como Key record, nunca sabas cunto tiempo o cuantas veces tenas que estar sirviendo all.

Cuando en Iraq, en noviembre de 2003, le dieron dos semanas de permiso, Joshua, su mujer y sus nios se metieron en un coche usado, dejaron su base en Fort Carson y se largaron conduciendo hacia el este. Decidieron quedarse en Filadelfia, pensando que era una ciudad lo suficientemente grande para permanecer en el anonimato. Al acabrseles el dinero, Key estuvo trabajando de soldador y su mujer Brandi en un restaurante. Durante un ao, se estuvieron mudando de motel cada 30 das para que la gente no les hiciera preguntas, todo el tiempo temiendo que alguien llamara a su puerta para aplicarle la ley.

Key era un hombre buscado y el FBI ya haba contactado con su madre en Oklahoma, quien no haba visto a su hijo desde su despliegue en 2003. Los agentes le amenazaron con acusarla por ayudar y ser cmplice de un criminal.

Un da, Key entr en Internet y tecle Desertor Necesita Ayuda. Finalmente, logr contactar con la Liga de Opositores a la Guerra de Toronto y con el abogado Jeffry House, quien aconsej a la pareja que esperara a que naciera su cuarto hijo antes de marcharse hacia el norte.

El gobierno canadiense del Primer Ministro Paul Martin rechaz en marzo pasado la peticin de estatuto de refugiado del soldado estadounidense Jeremy Hinzman. La decisin en ese caso demostr el servilismo de Ottawa hacia la administracin Bush y la guerra en Iraq; mientras, soldados desertores como Joshua Key, que han cambiado de opinin y postura y estn en contra de la guerra en Iraq, se enfrentan a un futuro incierto.

N. de T.:

(1) Vase informe en web CSCA: Lo que significa en Iraq recibir una visita de las tropas estadounidenses: www.nodo50.org/csca/agenda2004/iraq/jamas_16-06-04.html

(2) Stop-loss program (programa para detenerr la prdida [de efectivos militares]): En virtud de la orden emanada el 1 de junio de 2004 de la subsecretara de defensa de EEUU y que ha sido recientemente ampliada en sus plazos, los soldados en misin en Iraq o Afganistn no podrn abandonar el servicio durante el tiempo, que podr llegar a tener una duracin de varios aos, que sus superiores estimen pertinente.

Texto original en ingls:

www.wsws.org/articles/2005/nov2005/sold-n15.shtml



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter