Portada :: Amrica Latina y Caribe
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 22-11-2017

Anlisis de la Inversin Extranjera Directa en Amrica Latina 1990-2016

Francisco Navarro y Guillermo Oglietti
CELAG


1.- Introduccin

En los pases en desarrollo latinoamericanos nada genera tantas expectativas como la inversin extranjera. Grandes esperanzas se depositan en esta fuente de inversin de la que se espera un man de secuelas positivas. Se dice que contribuye al crecimiento y al empleo gracias a las inversiones en capital, que genera transferencia de tecnologa y hasta que traer un saber hacer gerencial derivado de la sola existencia de firmas extranjeras. Se espera que la inversin extranjera contribuya a desarrollar eslabones de las cadenas productivas que impulsen las exportaciones, o que ocupen sectores que nunca podran ser desarrollados por productores locales, y que, en el caso que existan productores locales, se dice que estimular una sana competencia que mejorar las empresas locales. Y tambin se espera, por supuesto, un aporte fresco de capital financiero que contribuya a aliviar el insuficiente ahorro interno.

En los pases en desarrollo latinoamericanos, si algo comparten a rajatabla los lderes de la izquierda, del centro y de la derecha, es que todos, sin excepcin, comparten esta fe desmedida en la inversin extranjera. De hecho, el glamour para atraer la inversin extranjera se ha convertido en uno de los atributos ineludibles que debe tener cualquier lder latinoamericano y una de las varas que medir el xito de su gestin sin duda es la sumatoria de dlares de inversin extranjera conseguidos.

En los pases en desarrollo latinoamericanos, lo nico que ha generado tanta expectativa con tan pocos resultados como la inversin extranjera, ha sido el consumo de vidrios de colores all por 1492. Resulta imposible hallar evidencia acadmica robusta que pruebe que la inversin extranjera ha contribuido al desarrollo en Amrica Latina. Los trabajos acadmicos encuentran ms bien que esta inversin ha contribuido ms a su subdesarrollo, lo cual termina revalorizando los enfoques tericos que predicen que la inversin extranjera es un caballo de Troya en la economa latinoamericana que ms bien contribuye a deprimirla y contener su potencial.

Los trabajos acadmicos encuentran que la inversin extranjera en Latinoamrica ha tenido un rol muy diferente al que tuvo en el sudeste asitico. En Latinoamrica se ha dirigido, sobre todo, a los servicios pblicos, al sector financiero y a la explotacin de recursos naturales. En efecto, las privatizaciones de los 90 en adelante les abrieron las puertas al muy redituable negocio de servicios pblicos como la telefona y la distribucin de gas, agua, electricidad etc., la desregulacin permiti su ingreso al sector financiero sin restricciones mientras que las garantas otorgadas a los inversores a travs de tratados de inversin internacionales o bilaterales, fueron una licencia para entrar masivamente a explotar recursos naturales sin riesgos ni ataduras. Pocas inversiones se dirigieron al sector manufacturero, que es el que tiene ms posibilidades de generar los impactos positivos de la inversin extranjera. Una gran mayora de las inversiones dirigidas a este sector no ampliaron la capacidad productiva local porque se trat de fusiones o adquisiciones de empresas locales. La inversin extranjera termin desplazando empresas locales. En cuanto a la mejora de la capacidad gerencial que se esperaba derivara del ingreso de inversiones extranjeras, es difcil afirmar cual fue su impacto real, pero a juzgar por los sectores rentistas a los que se ha dirigido, es ms posible que esta transferencia de saber hacer gerencial haya profundizado las conductas gerenciales rentistas preexistentes. En definitiva, los sectores a los que se dirigi la inversin extranjera fueron sectores que no generan exportaciones, como los servicios pblicos y las finanzas, donde desplazaron a empresas locales y se generaron economas de enclave, es decir, empresas integradas al mundo pero aisladas de su entorno geogrfico ms inmediato, y as fue como desaparecieron, por ejemplo, gran parte del tejido empresarial de proveedores de las grandes empresas privatizadas que fueron sustituidas por importaciones.

En muchos casos se ha observado que cuando las empresas nacionales demuestran capacidad para competir globalmente, por ejemplo gracias al desarrollo de una tecnologa propia, la inversin extranjera ingresa para comprar estas empresas y adquirir sus patentes, lo que difcilmente se traducir en un aumento de las posibilidades de desarrollo nacional.

Una de las razones que explica las adquisiciones de empresas nacionales es un fallo de mercado derivado del diferencial de intereses entre pases en desarrollo y desarrollados. Las firmas extranjeras consiguen financiamiento en el mercado internacional a tipos de inters mucho ms bajos que el costo al que acceden las empresas nacionales, por lo que una misma empresa nacional, pasa a valer mucho ms en manos de un propietario extranjero que en manos de un empresario nacional [1]. Se trata de un fallo de mercado, porque genera un sesgo artificial a favor de la concentracin propietaria de empresas en manos de los pases desarrollados y no al revs.

El objetivo de esta nota es el de evaluar la contribucin en trminos de financiamiento de la inversin extranjera, es decir, del aporte en trminos de capital fresco a las economas en desarrollo. Como veremos en los puntos siguientes, otra faceta del caballo de Troya de la inversin extranjera, es que esta hiptesis no se comprueba sino ms bien lo contrario. La inversin en cartera termina extrayendo ms recursos financieros de los que aporta a las economas en desarrollo agravando sus problemas de insuficiencia de divisas.

Recepcin de inversin extranjera en Latinoamrica

Para facilitar el anlisis hemos dividido la inversin extranjera en sus dos componentes, inversin en cartera e inversin extranjera directa. La principal diferencia entre ambos tipos de inversin es que la inversin en cartera es aquella que no alcanza a superar el 10% del capital social de la compaa en la cual invierte. Este umbral del 10% es una convencin arbitraria, pero til para diferenciar las caractersticas de la inversin. La inversin en cartera se espera que tenga un mayor grado de volatilidad porque tiene sobre todo una motivacin especulativa-financiera, mientras que la inversin directa, representa una mayor compromiso y poder de decisin del inversor con la empresa receptora de la inversin, por lo tanto, se espera ms estabilidad de parte de la inversin directa. La evidencia que soporta esta afirmacin es que suele verificarse que cuando un pas atraviesa una crisis hay influjos de inversin extranjera directa. Sin embargo, como lo afirma Krugman en su artculo Fire-sale FDI, esta supuesta estabilidad de la IED podra tratarse ms bien de adquisiciones a precio de ganga de empresas en pases que atraviesan crisis circunstanciales. En efecto, durante la crisis asitica, los valores de las empresas coreanas se redujeron un 70% aproximadamente para los inversores extranjeros, lo que atrajo muchas adquisiciones por parte de empresas del resto del mundo. Constituyeron este tipo de adquisiciones un aporte a la economa coreana?

Aunque la IED supone el primer componente de entrada de capital extranjero, la inversin en cartera presenta nmeros acumulados muy importantes. En el perodo de 16 aos estudiado (1990-2016) la inversin se divide casi por partes iguales entre inversin directa (53%) y en cartera (47%), aunque esta ltima ha perdido participacin desde el 2000 como lo muestra el hecho de que su participacin se redujo al 38% en el perodo ms reciente (2001-2016). Cabe destacar el caso de Mxico donde la inversin en cartera, una inversin que se realiza mayoritariamente en forma de pasivos de deuda (bonos o renta fija) es incluso superior a las entradas de IED. Por lo tanto, tiene un carcter financiero especulativo menos comprometido con la actividad productiva domstica.

Este rol de la inversin en cartera, con un mayor porcentaje de inversin en deuda, se repite en la mayora de los pases estudiados, excepto en Brasil, Chile, Repblica Dominicana y Honduras, donde la participacin en acciones tiene un mayor peso. En cualquier caso, la inversin en cartera que se materializa en pasivos de deuda suele tener una relacin indirecta con la actividad econmica domstica a travs de los diferentes instrumentos de financiacin que en ltima instancia pueden llegar a la economa real. No obstante, esto se acabar concretando en aquellas actividades que mayor rendimiento ofrezcan a corto plazo y conlleva importantes riesgos financieros y econmicos como puede ser la generacin de burbujas, por ejemplo, inmobiliarias.

En la tabla 1 se observa las entradas de capital de acuerdo a los conceptos de inversin extranjera directa (IED) e inversin en cartera en distintos pases de Latinoamrica.

Tabla 1. Inversin extranjera recibida acumulada. 1990-2016

En millones de dlares

* Fuente: Balanzas de Pagos. Cepal.org

** No se disponen de datos de algunos componentes de algunos de los pases estudiados.

Repatriacin (salida) de utilidades de la inversin extranjera

Histricamente, la IED se ha caracterizado por brindar altos niveles de rentabilidad y si bien en los ltimos aos esta rentabilidad se ha reducido considerablemente, la media de la ltima dcada sigue estando por encima del 6% segn el ltimo informe de la CEPAL La inversin extranjera directa en Amrica Latina y el Caribe.

Segn la CEPAL, entre 2006 y 2012 las utilidades obtenidas por la IED representaron el 92% de la IED recibida, lo que muestra el potencial de generacin de ganancia de esta inversin debido, especialmente, al crecimiento de los precios de las materias primas en ese perodo y tambin muestra que la IED no genera fondos frescos de divisas sino que los extrae de las mismas economas receptoras.

Una parte importante de esas utilidades son repatriadas por los capitales extranjeros, aproximadamente el 55% dependiendo del pas y el perodo. Esto significa que grandes cantidades monetarias de divisas vuelan de Latinoamrica cada ao agravando el problema de la restriccin externa caracterstico de nuestros pases dificultando nuestro desarrollo econmico.

En la tabla 2 se muestran los datos acumulados por pas sobre las utilidades repatriadas que tienen como fuente la IED y la inversin en cartera. Tan solo en concepto de repatriacin de utilidades de la IED, en el perodo que va del 1990 al 2016, se fueron de la regin ms de 935 mil millones de dlares, una cantidad similar al PIB anual de Mxico o de Corea del Sur. El grueso de esta salida de divisas se concentr en el segundo perodo (2001-2016), por lo que el crecimiento de los precios de las materias primas tuvo un papel protagonista explicando esta evolucin.

Este mismo patrn se observa en la inversin en cartera, cuyo monto total ascendi a 509 mil millones de dlares en todo el perodo, aproximadamente el PIB de Argentina o Suiza. Esto pone de manifiesto lo que se ha comentado en el apartado anterior sobre la importancia de esta va para la llegada de capital extranjero y la gran cantidad de utilidades que conlleva, con su consiguiente repatriacin.

Debe tenerse en cuenta que el rol ms financiero de la inversin extranjera nos hace prever un comportamiento cortoplacista, ms propenso a repatriar utilidades y por lo tanto, menos relevante que la IED para cumplir los objetivos de desarrollo nacional. Sin embargo, a lo largo del perodo 1990-2016, la inversin en cartera ha repatriado utilidades que representan un 39% del influjo de divisas a los pases latinoamericanos, mientras que la inversin extranjera ha repatriado un 49%. No quiere esto decir que la inversin en cartera est ms comprometida con el desarrollo latinoamericano que la inversin en cartera, sino que por el contrario, sugiere que son muy pocas las diferencias entre ambos tipos de inversin y que ambos tienen una conducta especulativa similar.

Teniendo en cuenta ambos componentes, las repatriaciones totales de utilidades en el perodo 1990-2016 sum ms de 1,44 billones de dlares; 1,23 de los cuales se produjo en el ltimo perodo de 2001 a 2016.

Debe destacarse el caso de Brasil, cuyas repatriaciones de IED son menores que las procedentes de la inversin en cartera, aun siendo la primera sustancialmente superior. Es un caso interesante que merece un estudio teniendo en cuenta distintas variables como las tasas de rentabilidad de ambos tipos de inversin y el porcentaje de repatriaciones de las utilidades totales. Resultados sugerentes son los casos de Bolivia, Ecuador o Nicaragua, que en el perodo muestran una salida neta de inversin en cartera, es decir, los aportes de esta inversin extranjera de capital fresco en estas economas fueron inferiores a las extracciones de capitales, lo que a nuestro criterio muestra una acertada poltica de regulacin y soberana financiera de parte de estos pases.

Tabla 2. Salida de utilidades por tipo de inversin acumulada. 1990-2016

En millones de dlares

* Fuente: Balanzas de Pagos. Cepal.org

* *No se disponen de datos de algunos componentes de algunos de los pases estudiados.

La tabla 3 muestra el porcentaje de repatriacin de utilidades respecto a los ingresos generados por cada fuente de inversin extranjera. En el perodo 1990-2016 por cada dlar recibido de inversin extranjera directa se han repatriado casi 50 centavos (48,9%), y 55 centavos en el perodo 2001-2016. Asimismo, como en promedio el 55% de las utilidades fueron repatriadas, se deduce que el 45% fueron reinvertidas, por lo que un porcentaje importante de la IED est conformado por las utilidades reinvertidas. Es decir, una parte importante de la inversin extranjera directa est conformada por utilidades reinvertidas, es decir, recursos financieros que se extraen de la propia economa receptora y no constituyen un aporte fresco de recursos provenientes del resto del mundo.

Tabla 3. Relacin entre salidas por repatriacin de utilidades y llegada de inversin extranjera (en periodos acumulados)

En millones de dlares

* Fuente: Balanzas de Pagos. Cepal.org

** No se disponen de datos de algunos componentes de algunos de los pases estudiados o los resultados presentan valores negativos a causa de la utilizacin de datos acumulados.

Reflexiones finales

Parece ser que cuando se trata de inversin extranjera lo que espera la teora y lo que dice la realidad son asuntos muy diferentes. Llama la atencin la capacidad de resistencia de la economa neoclsica para seguir promoviendo irreflexiva y exitosamente las bondades de la inversin extranjera an a costa de la abrumadora evidencia emprica en su contra en Latinoamrica. Llama la atencin que todas las corrientes polticas de todos los pases latinoamericanos no sean capaces de percibir esta realidad y sigan compitiendo ingenuamente entre ellas para atraer inversiones extranjeras. Llama la atencin que estas fuerzas polticas no hayan aprendido del ejemplo de los pases asiticos, que gracias a sus regulaciones consiguieron utilizar las inversiones extranjeras para transformar sus estructuras productivas. La inversin extranjera liberada a la fuerza del libre mercado, como en Latinoamrica, solo orientar las inversiones a los sectores ms rentistas, contribuyendo a consolidar la estructura productiva dependiente de Amrica Latina. La inversin extranjera no es ni necesariamente buena, ni necesariamente mala para el desarrollo de nuestros pases, todo depende de a qu se dedique, cunto exporte, cunta transferencia tecnolgica produzca, cuntos proveedores locales desarrolle y cunto financiamiento aporte. La evidencia latinoamericana al respecto es desilusionante y si no hay cambios en las polticas hacia la inversin extranjera seguiremos comprando vidrios de colores.

Nota:

[1] Como el mtodo ms utilizado para valuar una empresa es el Valor Actual Neto, que es una sumatoria de los beneficios futuros descontados por los tipos de inters futuros, al ser los tipos de inters ms altos en los pases en desarrollo, el denominador es mayor en los pases en desarrollo por lo que el valor actual de esta corriente de beneficios futuros de una empresa propiedad de un empresario de un pas en desarrollo es menor al que la misma empresa tendra de tener un propietario externo. Este fallo de origen explica la mayor proporcin de empresas de pases en desarrollo que son adquiridas por empresas de pases desarrollados y no al revs.

Francisco Navarro y Guillermo Oglietti son investigadores del Centro Estratgico Latinoamericano de Geopoltica (CELAG)

@navarroulos y @GOglietti

Fuente: http://www.celag.org/analisis-la-inversion-extranjera-directa-america-latina-1990-2016/

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso de los autores mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter