Portada :: Cuba
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 25-11-2017

Y qu hace Cuba con la violencia contra la mujer?

Yudarkis Veloz Sarduy
Progreso Semanal


En el mundo, una de cada cuatro mujeres ha sido violada alguna vez. Pensamos en violencia contra la mujer y pensamos en violaciones, asesinatos, golpes, en el marido abusador. Pero hay otras violencias de las que ni siquiera estamos conscientes. En Cuba, abogamos por la no violencia contra la mujer, pero se sigue instituyendo de algn modo, justificada en nuestra idiosincrasia, velada en el tipo de cultura y en la cotidianidad. Es muy cubano el piropo y la zalamera, a veces simptico, es cierto, pero a veces

Ser mujer, y condicin casi sine qua non de esto, ser un objeto de deseo andante, resulta inevitable. Fea, entonces, chica, es lo menos agresivo que te dice aquel al que no le haces caso. Vctimas de las groseras y actos desagradables de quienes por machos cubanos se creen en el derecho de soltarte en la cara lo primero que les viene a su cabeza, la mujer sigue su camino indignada, a veces temerosa, y otras ya les da igual porque es as como se manifiesta el da a da.

Nadie piensa en denunciar al tipo que detrs de un rbol te muestra su miembro mientras aprieta los dientes para sorber las secreciones salivares, ni al que sube a la guagua y se arrima demasiado o se pone su bolso delante para mirndote a los ojos tocarse su miembro o moverlo de arriba abajo en un evidente acto de violencia que preferimos ignorar aunque el movimiento de su codo sea la mxima expresin de que no son ideas tuyas.

Hace unos aos llam a mi trabajo un hombre preguntando por m, dijo haberme visto en la televisin mientras anunciaba la convocatoria de un Saln de Artes Plsticas, dijo que haba brincado en su asiento cuando di el nmero de mi oficina por si algn interesado tena alguna pregunta y as estuvo llamando cada da para decirme lo admirado que se haba quedado con mis rizos rojos y mis ojos expresivos. Con cortesa lo desped y con terror oa sonar luego cada da el telfono, pues a mis negativas el sujeto confes ser un convicto a punto de cumplir su condena, y que debajo de la tierra me buscara para hacerme pagar por mi desprecio. Mi jefe y yo fuimos a la polica, no tengo que calificar el insulto que me provoc la sonrisita del oficial de guardia y su comentario: Una mujer que no quiera que le pasen estas cosas no debera ir dando su telfono por ah.

Lo otro que es un problema cultural es que en Cuba la agresividad ha tomado niveles descomunales. La propia vida o la lucha por sobrevivir han influido sobre manera en los modos y ademanes, en una especie de ley de la selva en la que debes estar a la defensiva como si el proceso de seleccin natural fuera a prescindir de nosotros como especie. Entonces es muy normal que alguien te manotee mientras exiges un derecho o haces una pregunta, es muy normal tambin que si el que va a arreglarte el refrigerador ve que vives sola empiece por el a ti lo que te hace falta es un tipo como yo y termine quitndose el pulover porque le molesta para trabajar y le ponga la tapa al pomo gritndote que t lo que eres es tremenda mal agradecida.

La vulnerabilidad de la mujer sigue siendo una debilidad en un pas donde ya desde El retrato de Teresa (Pastor Vega, 1979) ha llovido lo suficiente como para que asistiramos a un suceso contrario. Segn la Convencin sobre la Eliminacin de toda forma de discriminacin contra la mujer, en Cuba las mujeres representan el 43,9% de la fuerza laboral, el 66,6% de todos los tcnicos y profesionales del nivel medio y superior, y ya hoy representan el 27,6% de los Diputados al Parlamento y el 61% de los actores fiscales. Con connotaciones tan de suponer a travs de estos datos, termina siendo una paradoja el hecho de que las mujeres cubanas sigan siendo vctimas de tan dismiles actos de violencia evidente y de la enmascarada en el gesto cultural.

No son suficientes el trabajo de la Federacin de Mujeres Cubanas, el CENESEX, la Ctedra de la Mujer, las Jornadas Cubanas por la No Violencia contra las Mujeres y las Nias, la Campaa Eres Ms que surgi de la iniciativa de varios jvenes universitarios. Hace falta informacin, que la mujer Y EL HOMBRE sepan cules de los actos a los que se exponen o cometen forman parte de lo que se debera penar legalmente. Habra que tomarse con seriedad estas manifestaciones desde lo legal y que el aparato legal tambin pase por este tamiz. Hace algunos aos escuch a un amigo que denunciaba la violencia en Espaa decir que algunas mujeres espaolas solan decir A m mi marido me pega lo justo, cuando puede ser justo un acto de violencia?

Es cierto que en Cuba no somos vctimas del cido en la cara como generalidad, pero mucho que hemos llamado a los asesinatos de mujeres a manos de sus maridos crmenes pasionales, hay cierta aceptacin en el eufemismo, y cierta defensa al agresor cuando lo ponemos en el lugar de quien tanta pasin sinti que tuvo que caerle a cuchilladas a la esposa. Tambin es cierto que no somos vctimas de ningn tipo de ablacin enmascarada tambin en una identidad cultural, pero nadie le dice a un gineclogo que un mal tratamiento del espculo no es nada ms un acto iatrognico. Tampoco escogemos eliminar o vender a nuestras hijas hembras como suceda en China, pero nadie le dice a los padres que el jueguito de a ti te encontramos en un latn de basura es una de las frases ms violentas y marcadoras en la vida de una nia.

Anda por ah una lista que expone 21 tipos de violencias contra la mujer, a m me gustara agregar el silencio, el castigo, la mentira, la promiscuidad y el haln de pelo que dan los nios a las nias cuando se enamoran en la primaria. En Cuba hace falta ms que una postura: una poltica marcadamente manifiesta, enfocada en la educacin y la mentalidad, recordemos que la desproteccin es y mucho otra forma de violencia.

Fuente: http://progresosemanal.us/20171117/cuba-la-violencia-la-mujer/



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter